Regístrate | Conectar
El Tamiz Libros Recursos Series Únete 7 Users Online
Skip to content

Entendiendo un préstamo

Seguimos la serie de conceptos básicos que todo ciudadano debería conocer. Hasta ahora hemos cubierto la nómina y la declaración de la renta (en cinco partes); hoy vamos a seguir con los préstamos.

De nuevo, un préstamo es algo que casi con toda seguridad vamos a pedir en algún momento. Lo más habitual es pedirlo cuando vamos a comprar un coche, una casa (en cuyo caso, lo que solemos hacer es una hipoteca, que es casi lo mismo) o incluso cuando compramos una lavadora y la pagamos a plazos (aunque últimamente se ha puesto de moda que en lugar de ofrecerte un préstamo para ello, te abren una línea de crédito, que es parecido; lo veremos al final del artículo).

Sigue leyendo ›

El Cedazo en febrero de 2010

Esta vez, para variar, sí tenéis las estadísticas recién salidas del horno el primer día del mes. Como siempre, esto probablemente sólo es de interés para los aficionados a las estadísticas y gráficas y a los propios autores. Como cada mes, los artículos y páginas vistas, suscriptores e impresión general, en este caso de febrero de 2010.

Artículos

Enero fue excelente en cuanto a ritmo de publicación, pero febrero ha sido aún mejor y supone un nuevo récord en la historia de El Cedazo: once entradas publicadas. Este mes se han unido a la lista dos autores nuevos –Eagle y un servidor–, con lo que somos ya 23 autores distintos y tenemos 173 entradas publicadas.

Este mes ha habido bastante variedad; han continuado las series de música de Macluskey, de vuelo de Gurb, de Historia de chapu77, del Universo Subprime de Mazinger, la dedicada a la declaración de la renta de J con la colaboración de Macluskey, las antropogenias de sebacine… Además, han aparecido dos series nuevas: una serie informática de Eagle –por ahora, sólo la presentación– y otra literaria de traducción, mía. Vamos, un poco de todo y de todo un poco, lo cual era exactamente la idea en la creación de El Cedazo.

Sigue leyendo ›

Escipión el Africano (I)

Escipión el Africano

En la siguiente serie, intentaré no sólo complementar el primer capítulo sobre “Aníbal“, sino también describirles de forma amena e interesante al otro gran protagonista de la segunda guerra púnica: Escipión el Africano.

Para los que leyeron la otra serie, esta lectura les dará una visión más completa de lo sucedido entre Cartago y Roma y, por otro lado, ningún escrito sobre el tema puede ignorar y pasar por alto a este personaje. Gozando de menos publicidad de la que los autores modernos le dieron a Aníbal, sin él probablemente Roma hubiera tenido que rendirse con el tiempo ante Aníbal, ya que sus recursos y capacidad logística estaban siendo exigidos al máximo sin ningún tipo de resultado positivo, al menos en gran escala. Con esta serie tendremos una mejor idea de los hechos acontecidos en la segunda guerra púnica.

Publio Cornelio Escipión

Publio Cornelio Escipión (Wikipedia)

Para que no queden dudas, todas las fechas mencionadas se asumen que son antes de Cristo por lo que omitiré poner a.C. Sólo cuando la fecha sea después de Cristo lo indicaré expresamente con d.C.

Publio Cornelio Escipión, conocido después como “el Africano”, nace en el año 236. Se lo considera una persona carismática, proveniente de una de las familias más ilustres de Roma. Muy inteligente y culto, conocedor de la cultura helénica (cosa que le hizo ganar varios enemigos que consideraban lo griego opulento y decadente) y patriota hasta la médula, representa el ideal del político romano, entregado en cuerpo y alma a la república, y como buen romano nunca consideró la derrota como algo posible. Para él, el único final de la contienda es la victoria absoluta sobre el rival. Con este paradigma de vida, finalizará siendo el más grande general romano de la historia, sólo igualado dos siglos después por el gran Cayo Julio César.

Sigue leyendo ›

Los dioses de Pegāna – De la creación de los Mundos

Tras el relato de Skarl el tamborilero, he aquí la segunda historia de Los dioses de Pegāna. Espero que, brevísima como es, os haga sonreír un poco, suspirar levemente o ambas cosas. Como siempre, yo me callo y dejo hablar al buen Plunkett:

Sigue leyendo ›

Entendiendo la declaración de la renta (y V)

Hoy terminamos la serie de artículos dedicada a la declaración de la renta. Hasta ahora hemos visto para qué servía, el detalle de una declaración de ejemplo, un caso práctico en la tercera parte y unos supuestos cada vez un poquito más avanzados en la cuarta. En este último capítulo terminaremos con estos casos avanzados, y con la serie.

Como el anterior, ha sido un trabajo conjunto entre J y Macluskey, por más que en el pie de artículo solo aparezca J.

Sigue leyendo ›

Informática: esos locos, con sus locos cacharros – Presentación

Buenas.

Siguiendo el consejo de Macluskey, me he decidido a escribir una pequeña serie relacionada con lo que más entiendo y de lo que sobrevivo, la informática. Ya sé que esto suele ser un tema aburrido para los que no son informáticos y, si es demasiado técnico, hasta para los que son informáticos, por lo que voy a tratar los temas de manera algo superficial y poco técnica, para mayor comprensión popular de la gente que no ha visto estos asuntos en su vida, aunque le puedan sonar de algo. Además, no pondré código fuente, si es lo que estabais temiendo.

También debo decir que alguna opinión personal aparecerá por aquí, si bien espero que sean pocas y razonadas.

Es evidente que, al ser un tema centrado en tecnologías de informática, podrá resultar completamente aburrido para gente que no tenga el más mínimo interés en estas cosas pero, como decía mi abuelo, “a caballo regalado no le mires el dentado…” que ya sé que no tiene nada que ver con esto que estoy diciendo, pero es que a mí siempre me ha hecho gracia este refrán.

Así, a bote pronto, la temática que tendrá la serie será:

Los dos primeros temas son controvertidos como el que más, y tienen siempre seguidores y detractores, que van desde lo superficial a lo enfermizo. No es este mi caso, yo tengo las ideas claras respecto a ellos, y trato de elegir siempre lo más conveniente para cada caso, lo cual tampoco es fácil y no siempre se acierta.

Espero poder empezar con estos temas cuanto antes para que me podáis ir dando vuestra opinión al respecto.

Un saludo a todos, y hasta pronto.

Los dioses de Pegāna – De Skarl el tamborilero

Tras la introducción a la serie dedicada a los mitos de Lord Dunsany, hoy empezamos a conocer más de cerca a uno de los dioses del panteón de Pegāna, Skarl. Como dije en la introducción, no hay análisis, no hay texto que interprete la “poesía en prosa” de Dunsany, sólo la historia, la historia desnuda, breve y primitiva.

Como siempre, gracias al ínclito Macluskey por pulir mi traducción; espero que la disfrutéis y os entre el gusanillo por leer otras.

DE SKARL EL TAMBORILERO

Cuando MANA-YOOD-SUSHAI hubo creado a los dioses y a Skarl, Skarl hizo un tambor y empezó a tocarlo como si no fuera a parar nunca. Entonces MANA-YOOD-SUSHAI, porque estaba cansado tras crear a los dioses, y por el sonido de Skarl, se sintió soñoliento y se durmió.

Y los dioses se quedaron callados al ver que MANA descansaba, y el silencio reinó en Pegana salvo por el tambor de Skarl. Skarl se sienta en la niebla a los pies de MANA-YOOD-SUSHAI, sobre los dioses de Pegana, y allí toca su tambor. Algunos dicen que los Mundos y los Soles son simplemente los ecos del tambor de Skarl, y otros dicen que son sueños que surgen de la mente de MANA debido a la música de Skarl, igual que uno sueña cuando su descanso es perturbado por el sonido de una canción, pero nadie lo sabe, porque ¿quién ha oído la voz de MANA-YOOD-SUSHAI o visto a su tamborilero?

Ya sea la estación invierno o sea verano, sea por la mañana en los mundos o sea de noche, Skarl sigue tocando su tambor, pues los designios de los dioses aún no se han cumplido. A veces el brazo de Skarl se cansa, pero sigue tocando su tambor de modo que los dioses puedan realizar el trabajo de los dioses, y de modo que los mundos puedan seguir existiendo, puesto que si dejara de tocar un instante MANA-YOOD-SUSHAI se despertaría… y no habría ya dioses ni mundos.

Pero, cuando finalmente el brazo de Skarl deje de tocar su tambor, el silencio sorprenderá a Pegana como el trueno en una cueva, y MANA-YOOD-SUSHAI dejará de descansar.

Entonces Skarl se echará el tambor a la espalda y caminará hasta el vacío entre los mundos, porque se tratará del FIN, y el trabajo de Skarl habrá terminado.

Tal vez surgirá otro dios a quien Skarl sirva, o tal vez perecerá; pero a Skarl no le importará, porque habrá completado el trabajo de Skarl.

Puedes seguir con la siguiente historia: De la creación de los Mundos.

Historia de un ignorante, ma non troppo… Carmina Burana, de Carl Orff

Tras varios artículos dedicados a algunos de los mejores Conciertos para piano que en el mundo son, hoy cambiamos completamente de tercio para repasar una de las piezas más conocidas del repertorio: la Cantata Carmina Burana, Cantiones Profanae,[1] de Carl Orff.[2]

Carl Orff

Nacido a finales del Siglo XIX, Carl Orff es conocido hoy en día, casi en exclusiva, por su Carmina Burana. Su famosísima, interpretadísima y versionadísima Carmina Burana. El primer poema de la cantata, el ubicuo O Fortuna, es conocido, estoy completamente seguro, por todos vosotros, aunque no supierais ni el nombre de la pieza, ni de qué forma parte, ni mucho menos que su autor es un tal Carl Orff…

Sigue leyendo ›

  1. Canciones Profanas []
  2. Los enlaces son a la Wikipedia española, pero aquí somos, a lo que se ve, muy parcos en palabras, así que apenas hay información. Recomiendo navegar a la Wikipedia inglesa, que tiene mucha más información y de mucha mayor calidad. Eso sí: en inglés. []

Cómo volar (III) – Por los suelos

La radio. Generalidades.

Muchos pilotos novatos lo que peor llevan es lo de la radio. Los equipos de radio para comunicaciones aeronáuticas que montan las avionetas antiguas del aeroclub no destacan precisamente por la calidad del sonido. Si le sumamos el ruido del motor y del aire que se escucha dentro de la cabina, hace que entender lo que te están diciendo al principio cueste mucho. La cosa mejora bastante usando auriculares que reducen el ruido ambiente. Pero cuando eres novato y tienes que atender a la vez a los controles, los instrumentos, el tráfico y llevar el avión por donde tú quieres, la radio se convierte en un incordio que encima no se entiende nada.

Sigue leyendo ›

Los dioses de Pegāna – Introducción

Al leer los magníficos artículos de sebacine sobre cosmogonías, antropogenias y similares, me ha venido a la cabeza repetidas veces la obra de un escritor muy poco conocido –al menos en mi experiencia– en los países hispanohablantes, Edward Plunkett, Barón de Dunsany, más conocido simplemente como Lord Dunsany. Tanto he pensado en los mitos de Dunsany y en lo poco conocidos que son que no he podido evitar intentar compartirlos con vosotros, con la colaboración de Macluskey, que revisará mis traducciones para corregir expresiones artificiales y hacer del texto algo más fluido en lo posible.

Pero, antes de nada, ¿quién diablos es Lord Dunsany, qué mitos creó y por qué son interesantes para El Cedazo?

Lord Dunsany

No voy a contaros aquí su biografía, porque no viene al caso, pero para que os hagáis una idea, Lord Dunsany nació en Londres en 1878 pero vivió casi toda su vida en el castillo de su familia (de la más rancia nobleza irlandesa) cerca de Tara. Durante su vida escribió muchísimo, tanto historias cortas como poesía, obras de teatro, novelas, etc. De hecho, su estilo cambió mucho a lo largo del tiempo, de modo que si leéis otras cosas suyas escritas después de lo que pretendo mostraros aquí, tal vez no tengan demasiado que ver ni en los temas tratados ni en la forma de tratarlo.

Sigue leyendo ›