Regístrate | Conectar
El Tamiz Libros Recursos Series Únete 21 Users Online
Skip to content

Los Problemas Filosóficos del Viaje en el Tiempo




En los últimos artículos de esta serie, hablamos acerca de cómo cambia la noción que tenemos sobre el tiempo a partir de las teorías de la relatividad especial y relatividad general, y de las implicaciones de la mecánica cuántica. Hoy comenzaremos a examinar una cuestión de asiduas controversias: los viajes a través del tiempo.

Todos nos hemos preguntado alguna vez: ¿será posible viajar en el tiempo?, y muchas veces sin considerar inmediatamente: ¿qué es el tiempo? Como hemos visto a lo largo de la serie, la naturaleza del tiempo aparenta exceder los límites del intelecto humano, si bien hemos avanzado mucho en la comprensión de su comportamiento físico, a través de los trabajos fundamentalmente de Albert Einstein. Al hablar de viajar a través del tiempo, ¿qué estamos entendiendo por “tiempo”, y qué por “viajar”? Por ejemplo, ¿estamos presuponiendo que tanto el futuro como el pasado existen físicamente, y que podemos acceder a ellos? Por otra parte, el concepto de viaje o movimiento se refiere a la relación entre espacio y tiempo (de ahí que hablemos de km/h, m/s, etc.); ¿qué significación le estamos dando al aplicarlo únicamente en el tiempo?

Es necesario preguntarnos ¿qué entendemos por viajar en el tiempo?, ya que de su respuesta depende ¿qué principios físicos avalan o comprometen el viaje a través del tiempo? En este artículo examinaremos el origen del concepto de viaje en el tiempo, las distintas interpretaciones desde la Física, y las implicaciones filosóficas que éstas sugieren. De modo que propongo comenzar con la pregunta: ¿De dónde y cuándo surge semejante idea?

time-machine-wells

Representación artística de “La máquina del tiempo” de H. G. Wells.

La expresión “viaje en el tiempo” brota en la Literatura, a finales del siglo XIX. Pero en contraste con una creencia muy extendida, no fue H. G. Wells en su obra “La máquina del tiempo” de 1895 quien propuso por primera vez esta idea. En años anteriores se escribieron otros célebres relatos como “El reloj que marchaba hacia atrás” de Edward Page Mitchell, publicado en 1891, o “El Anacronópete” del español Enrique Gaspar, en 1887. Existe un acalorado debate en torno a quién fue el primer escritor que ‘inventó’ la máquina del tiempo; hay quienes encuentran este artilugio de manera implícita en obras aún anteriores, mientras que otros sostienen que el viaje en el tiempo en la ciencia-ficción (es decir, no por métodos mágicos) empieza con “El Anacronópete”. Lo que sí es cierto es que fue “La máquina del tiempo” de Wells a través de la cual se extendió enormemente esta idea, y no sólo entre escritores sino también entre ‘aficionados’ que pretendían construirla o al menos ganar dinero o fama en el intento.

Consideremos el significado de la palabra viajar en el sentido cotidiano: nos referirnos al desplazamiento de un cuerpo a través del espacio, durante un período de tiempo. Cuando alguna de las coordenadas que indican nuestra posición cambia, decimos, pues, que viajamos en el espacio. Ahora bien, nuestra posición en el tiempo está cambiando constantemente, así que con el mismo criterio se puede afirmar que estamos viajando en el tiempo. ¿Quieres ir hacia el futuro? Sólo debes sentarte y esperar. Por supuesto, esto no es lo que tenemos en mente cuado hablamos de viajes en el tiempo. La idea que sugiere esta expresión es la de manipular, de alguna manera, nuestra coordenada del tiempo, en particular por la tentadora imagen que representa conocer nuestro futuro o modificar el pasado.

En esta serie enfocamos la cuestión del tiempo desde el punto de vista de la Física y la Filosofía; pero, con el fin de ver cómo nace la noción de viaje en el tiempo, me parece interesante que comencemos haciendo una breve referencia literaria. Echemos un vistazo a la novela de Wells. El personaje “Viajero a través del tiempo” que construye su dichosa máquina, narra lo siguiente:

Cogí la palanca de arranque con una mano y la de freno con la otra, apreté con fuerza la primera, y casi inmediatamente la segunda. Me pareció tambalearme; tuve una sensación pesadillesca de caída; y mirando alrededor, vi el laboratorio exactamente como antes. […] Observé el reloj. Un momento antes, eso me pareció, marcaba un minuto o así después de las diez, ¡y ahora eran casi las tres y media! […] El laboratorio se volvió brumoso y luego oscuro. La señora Watchets, mi ama de llaves, apareció y fue, al parecer sin verme, hacia la puerta del jardín. Supongo que necesitó un minuto o así para cruzar ese espacio, pero me pareció que iba disparada a través de la habitación como un cohete. Empujé la palanca hasta su posición extrema. La noche llegó como se apaga una lámpara, y en otro momento vino la mañana. […] Pronto, mientras avanzaba con velocidad creciente aún, la palpitación de la noche y del día se fundió en una continua grisura; el cielo tomó una maravillosa intensidad azul, un espléndido y luminoso color como el de un temprano amanecer; el sol saltarín se convirtió en una raya de fuego, en un arco brillante en el espacio, la luna en una débil faja oscilante; y no pude ver nada de estrellas, sino de vez en cuando un círculo brillante fluctuando en el azul.

¿Qué está significando aquí viajar en el tiempo? Desde el punto de vista del viajero, la máquina cumple la función de acelerar la evolución física del resto del Universo a un ritmo progresivamente elevado. Pero claro, desde el punto de vista de un observador externo (fuera de la máquina), la función de ésta consiste en retardar la evolución física del viajero, haciendo que todos sus procesos biológicos estén prácticamente ‘congelados’, y así avanzar en el tiempo sin envejecer. El método que usa el artefacto para lograr esto lo desconocemos; pero vemos que expresión ‘viajar al futuro’ no está significando más que un retardo o dilatación en la evolución física del viajero, a lo que para abreviar vamos a llamar viaje al futuro mediante dilatación. Hacemos esto para diferenciar esta idea de otra interpretación muy extendida sobre el ‘viaje al futuro’ que aparece en la ciencia-ficción.

Albert Einstein. Un gran músico.

Albert Einstein. Un gran músico.

Si has leído los artículos anteriores ya sabes que la Teoría de la Relatividad Especial demuestra que el viaje al futuro entendido de esta manera es perfectamente posible. Basta con adquirir una velocidad cercana a la de la luz, con respecto a los demás (o estar cerca de un campo gravitatorio intenso, según la Relatividad General) para que nuestro tiempo se dilate; cuando frenáramos veríamos que en el mundo ha transcurrido un tiempo mucho mayor al que estuvimos viajando. Desde luego que esto ya lo hemos comprobado hace muchos años, pero no con naves espaciales sino con partículas subatómicas. En un artículo posterior examinaremos los problemas de ingeniería que impiden que hoy aceleremos naves a estas velocidades extravagantes; pero ahora el tema que nos ocupa es analizar las distintas interpretaciones del viaje en el tiempo.

Otra idea muy popular en la literatura y el cine sobre el viaje al futuro, es la que consiste en un salto instantáneo desde el presente hacia un punto del futuro, lo que permite, a diferencia del viaje al futuro mediante dilatación, encontrarse con uno mismo. Por citar algún ejemplo conocido, esto aparece en las películas de la trilogía “Back to the Future” (“Regreso al Futuro” o “Volver al Futuro”). Ahora bien, esta interpretación trae consigo bastantes problemas. Antes que nada, el término viaje no se ajusta del todo, ya que no se trata de atravesar todos los puntos intermedios entre el tiempo de partida y de llegada, como sí ocurre en el caso de Wells. Si usamos la palabra viajar para referirnos a un recorrido, por ejemplo desde Montevideo hasta Moscú –que implica atravesar los países intermedios–, no podemos usarla también para indicar una ‘teletransportación’ instantánea desde Montevideo hasta Moscú. Así que para diferenciar aquella forma de ‘salto’ en el tiempo, vamos a usar la expresión salto instantáneo al futuro.

Este salto instantáneo al futuro, que en la ficción hace parecer al viaje en el tiempo tan fácil y asequible, acarrea dificultades muy complejas. Si miramos de nuevo el viaje al futuro mediante dilatación, notamos que, por decirlo de algún modo, el viajero nunca se ‘desprende’ de su tiempo presente. De hecho, si se llegara a pensar que el pasado y el futuro no existen, y que el presente es la única realidad, este tipo de viaje en el tiempo seguiría teniendo sentido. Sin embargo, en un salto instantáneo al futuro, es menester que eso que llamamos “futuro” exista como algo físico. Podemos viajar por una carretera porque la carretera existe; pero si pretendemos viajar al futuro de esta manera, ¿qué realidad o existencia tiene aquello a donde queremos llegar?; ¿acaso el futuro ya está determinado y fijo, y podemos acceder a él a antojo? Aquí es donde comienza a revelarse la importancia de qué entendemos por tiempo, en la expresión viaje en el tiempo.

Para encarar estas cuestiones, existen principalmente tres visiones o interpretaciones modernas del tiempo, que surgen como fruto de las Teorías de la Relatividad: el Presentismo, el Posibilismo y el Eternalismo. En realidad, estas visiones adoptan muchos nombres distintos; por ejemplo, a veces se usa “Block Time” o “Block Universe” como sinónimo de “Possibilism”, y a veces también de “Eternalism” (casi toda la bibliografía está en inglés). El hecho es que existen tres interpretaciones; veamos de qué se trata cada una en relación con el viaje en el tiempo.

El Presentismo se basa en dos postulados íntimamente relacionados: por un lado, que el tiempo presente es lo único que tiene existencia, mientras que el pasado y el futuro no; y por otro lado, que el universo es tridimensional (sólo se consideran las tres dimensiones de espacio, y no al tiempo como una cuarta). Si el pasado ya no es, y el futuro aún no es, lo único existente es el punto presente, que no tiene duración. De ahí que aquí al tiempo se lo conciba de naturaleza distinta al espacio: en una dimensión hay extensión (podemos saltar de abajo a arriba y viceversa); pero si en el tiempo no hay extensión (porque lo único que existe es el presente, que es un límite, un punto) no podemos decir que es una dimensión. Sin embargo, el Presentismo no habla de un ‘presente universal’: la Relatividad Especial nos dice que el presente es distinto para cada observador, según su velocidad relativa. El presente de una persona en un avión es distinto que el presente de alguien parado en una playa. Para esta postura, entonces, sólo los sucesos presentes son los que gozan de realidad.

presentismo_elcedazo

Analogía ilustrativa de la concepción presentista. No podemos representar el tiempo como una línea, tal como en los gráficos cartesianos, ya que según esta interpretación, el tiempo es un punto.

De modo que según el Presentismo, es coherente el viaje al futuro mediante dilatación, pero es imposible el salto instantáneo al futuro pues, de acuerdo con esto, el futuro simplemente no existe. (Desde luego que tampoco sería posible un salto instantáneo al pasado, pero eso lo examinaremos más adelante). Afortunadamente para los viajeros del tiempo, existen razones para creer que el Presentismo, aunque intuitivo, es falso.

El Posibilismo (también llamado “Block Time”, “Growing block Universe” y de diversas formas) plantea que el presente y el pasado tienen realidad física, mientras que el futuro es sólo posibilidad. Vamos por partes. A diferencia del Presentismo, aquí el tiempo sí es una dimensión (tiene extensión), pero de naturaleza distinta al espacio, ya que se trata de una dimensión que está en constante crecimiento, expansión y flujo. Para entender cómo es que el pasado tiene existencia física, tenemos que recordar que el universo no tiene tres, sino cuatro dimensiones: el espaciotiempo. Según el Posibilismo, el espaciotiempo es incompleto, y se va ‘construyendo’ mediante flujo del tiempo. Esto quiere decir que el futuro no está determinado y que cualquier posibilidad puede tener lugar. Notemos que este argumento se ve reforzado por las Relaciones de Indeterminación de Heisenberg (o “principio de incertidumbre”), que –recordemos– dice que cuanto más determinada está la posición de una partícula, menos determinada estará su velocidad y viceversa, lo que demuestra que, a grandes rasgos, el desenlace de los sucesos no está determinado por las condiciones iniciales (dicho mal y rápido, que el futuro no está escrito).

Resumiendo, el Posibilismo es la opinión de que tanto el pasado como el presente forman parte del espaciotiempo, pero que el futuro no existe a causa del Indeterminismo. Veamos ahora qué pasa con el viaje en el tiempo. El viaje al futuro mediante dilatación continúa siendo posible, y el salto instantáneo al futuro continúa siendo imposible. Pero, ahora vemos que un salto instantáneo al pasado tiene mayor coherencia. Según esto, intentar viajar al pasado es lo mismo que intentar viajar a la izquierda, por ejemplo. Sin embargo, el salto instantáneo al pasado (¡aún no estamos discutiendo el método para llevarlo a la práctica!) es uno de los mayores desafíos intelectuales, ya que de él nacen las famosas paradojas capaces de enloquecer al más prudente, que analizaremos en profundidad en el próximo artículo. La más clásica es la que dice: si volvieras al pasado y mataras a tu abuelo, nunca podrías haber nacido ni por tanto haber matado a tu abuelo.

posibilismo_elcedazo

Analogía ilustrativa de la concepción posibilista. El tiempo se extiende desde el pasado y culmina en el punto presente, más allá del cual, no hay nada.

Finalmente, está el Eternalismo (que peligrosamente algunos autores llaman también “Block Time”) que es la postura mantenida por Einstein: tanto el pasado, como el presente y el futuro, existen físicamente, formando la cuarta dimensión que constituye el espaciotiempo. Como hemos visto en artículos anteriores, la Teoría de la Relatividad nos muestra que el tiempo es sólo otra dimensión más de espacio. Decir que, por ejemplo, el pasado es más real que el futuro, es como decir que la derecha es más real que la izquierda. Considerar el tiempo como la cuarta dimensión del espaciotiempo, significa que debemos olvidarnos de la idea clásica de que el mundo es algo tridimensional que se va modelando con el tiempo. Los cuerpos se extienden no en tres sino en cuatro dimensiones. Para fijar ideas, el Universo “visto desde afuera” sería como un bloque estático, inmóvil, en donde se podría observar todo su desarrollo en lo que nosotros llamamos tiempo, con sólo dirigir la vista sobre una de las cuatro dimensiones que lo forman.

Para los no familiarizados con la Teoría de la Relatividad, esto puede parecer absurdo, y no hay culpa, ya que va contra toda intuición. Pero adentrándonos un poco más, veremos que ésta es la forma más consistente de entender la naturaleza del tiempo, en la Física. En artículos anteriores hemos visto que la Relatividad es determinista: pretende describir la totalidad de los sucesos pasados, presentes y futuros, con certeza absoluta. De ahí que también el futuro se considere como real: ya está escrito por las leyes de la Física –relativista–. Además hemos visto es una teoría reversible, o simétrica en el tiempo (si el tiempo fluyera en sentido contrario, las ecuaciones seguirían funcionando), por lo que el pasado y el futuro tienen en realidad la misma naturaleza.

Esto es a lo que refería Einstein en su famosa carta en memoria de su amigo Besso, que ya hemos citado en otra ocasión pero que no está demás reproducirla de nuevo:

Michele me ha precedido de poco para irse de este mundo extraño. Eso no tiene importancia. Para nosotros, físicos convencidos, la diferencia entre el pasado, presente, y futuro no es más que una ilusión, aunque tenaz.

Es decir, el espaciotiempo está constituido por cuatro dimensiones exactamente iguales (de la misma naturaleza), una de las cuales, a causa de una “ilusión tenaz”, el hombre ha decidido diferenciarla con el nombre de tiempo. Pero según la Relatividad, no hay nada que distinga el tiempo del espacio; el tiempo simplemente no ‘fluye’, como no fluyen las demás dimensiones de espacio. Quizá ese ‘fluir’ sea estudio de la Psicología, no de la Física, según el Eternalismo. Esto no quiere decir de ninguna manera que el tiempo como tal “no exista”; sabemos que es una dimensión más y que el pasado y futuro forman parte del espaciotiempo, pero el ‘flujo’, que lo distingue del espacio, aún no lo comprendemos. Lo que hay que rescatar de todo esto, es que son coherentes –como más abajo veremos– los saltos instantáneos al futuro y al pasado, en el sentido de que en estos ‘viajes’ al menos habría un lugar a donde llegar.

eternalismo_elcedazo

Analogía ilustrativa de la concepción eternalista. La extensión en el tiempo de los cuerpos ya está completamente determinada por la Causalidad. El presente, no es más que una arbitrariedad.

Sin embargo, aceptar el Eternalismo significa aceptar el Determinismo, admitir que las Relaciones de Indeterminación de Heisenberg no implican azar o incertidumbre en la Naturaleza, y gritar junto con Einstein que “Dios no juega a los dados con el Universo”. Porque sólo así el futuro tendría realidad física; de otro modo habría que refugiarse en el Posibilismo, que dice que el Indeterminismo implica que el futuro no existe.

Recapitulemos:

  • Si el Presentismo es cierto, la única forma posible de viaje en el tiempo es el viaje al futuro mediante dilatación (esto es, la dilatación del tiempo que se adquiere al moverse a velocidades cercanas a la de la luz).
  • Si el Posibilismo es cierto, es coherente lo anterior y además podemos plantearnos la posibilidad del salto instantáneo al pasado.
  • Si el Eternalismo es cierto, es coherente todo lo antedicho y además el salto instantáneo al futuro.

Todo esto desde el punto de vista conceptual; ahora estamos en condiciones de preguntarnos: ¿la Física contempla la posibilidad de los saltos instantáneos en el tiempo? Hasta 1949 se creía que no. Pero en ese año, Kurt Gödel halló la primera solución a las ecuaciones de la Relatividad General, que demuestra que, bajo determinadas circunstancias y en determinados fenómenos gravitatorios, puede originarse un bucle en el tiempo (técnicamente una Curva cerrada de tipo tiempo) que permitiría a alguien trasladarse a un punto del pasado del espaciotiempo, como ya habíamos comentado en el artículo sobre Relatividad General. Desde entonces, físicos de todo el mundo han hallado cientos de soluciones que permiten la existencia de este extraño suceso.

Analogía de un espaciotiempo con una Curva temporal cerrada. Con estas características sería posible regresar a un punto del pasado.

Analogía de un espaciotiempo con una Curva temporal cerrada. Con estas características sería posible regresar a un punto del pasado.

Ahora, ¿en qué fenómenos gravitatorios puede existir una curva temporal cerrada? En la actualidad, el modelo más factible es lo que comúnmente se llama Agujero de Gusano (o Puente de Einstein-Rosen) que, como también vimos en aquel artículo, consiste en dos “bocas” que conectan dos puntos distantes del espaciotiempo, como un atajo. Por ejemplo, si alguien entrara allí, tal vez sólo recorriendo unos miles de kilómetros, acabase en otra galaxia lejana o en el año 5000 a.C. Es el día de hoy que no tenemos evidencia de la existencia de esto, ni sabemos si sería estable de modo tal que sirviera como máquina del tiempo, pero sí sabemos que encaja perfectamente en las ecuaciones de la Relatividad General. En otro artículo próximo examinaremos los fascinantes problemas que dificultan construir una máquina del tiempo de esta especie.

Sin embargo, antes de salir a la calle a gritar que la Física permite el viaje al pasado, tenemos que considerar otra forma de viaje al pasado que aparece en la literatura y que es totalmente imposible, según lo que hasta hoy sabemos.

Como vimos, la máquina de Wells que emplea el viaje al futuro mediante dilatación está avalada por la Relatividad Especial (salvo por el hecho de que no se desplaza a velocidades relativistas). Sin embargo, Wells se mete en problemas cuando, por el final de la novela, el “Viajero a través del tiempo” regresa con su máquina hacia el siglo XIX, describiéndolo así:

Debí permanecer largo tiempo insensible sobre la máquina. La sucesión intermitente de los días y las noches se reanudó, el sol salió dorado de nuevo, el cielo volvió a ser azul. […] Las agujas giraron hacia atrás sobre los cuadrantes. […] Empecé a reconocer nuestra mezquina y familiar arquitectura, la aguja de los millares volvió rápidamente a su punto de partida, la noche y el día alternaban cada vez más despacio. Luego los viejos muros del laboratorio me rodearon. Muy suavemente, ahora, fui parando el mecanismo. Observé una cosa insignificante que me pareció rara. Creo haberles dicho a ustedes que, cuando partí, antes de que mi velocidad llegase a ser muy grande, la señora Watchets, mi ama de llaves, había cruzado la habitación, moviéndose, eso me pareció a mí, como un cohete. A mi regreso pasé de nuevo en el minuto en que ella cruzaba el laboratorio. Pero ahora cada movimiento suyo pareció ser exactamente la inversa de los que había ella hecho antes. La puerta del extremo inferior se abrió, y ella se deslizó tranquilamente en el laboratorio, de espaldas, y desapareció detrás de la puerta por donde había entrado antes. […] Entonces detuve la máquina, y vi otra vez a mi alrededor el viejo laboratorio familiar, mis instrumentos mis aparatos exactamente tales como los dejé.

Ahora las cosas se tornan un tanto complicadas. ¿Qué se entiende aquí por “viajar al pasado”? A simple vista se podría pensar que la máquina cumple la función de hacer que la evolución en el tiempo del viajero se dé en sentido opuesto al del resto de los objetos fuera de la máquina. Como vimos en otro artículo, la flecha del tiempo está dada por el aumento de la entropía (dicho mal y rápido, las cosas tienden a desordenarse con el tiempo). Se podría llegar a suponer que lo que está haciendo la máquina es, de algún modo, invertir la flecha del tiempo dentro de la máquina: lograr que la entropía disminuya con el tiempo. Pero el resultado de esto no sería regresar al pasado, sino que el viajero rejuvenezca, mientras el tiempo sigue fluyendo indiferente fuera de la máquina. Desde luego, según la Física actual esto es imposible. Sin embargo, lo que Wells nos está pidiendo que aceptemos, es que la función de la máquina es invertir el curso del tiempo de todo el Universo, excepto dentro de la máquina; y esto claramente pertenece a la fantasía. Para abreviar, vamos a llamar a este imposible como retroceso gradual al pasado.

De modo que la única forma en principio lógica del viaje al pasado, es la emplea un agujero de gusano. Pero existe una objeción muy popular entre aficionados a la ciencia-ficción, hacia los saltos instantáneos en el tiempo del modo en que aparecen en la literatura y el cine. Esta objeción dice así: si viajáramos en el tiempo, no podríamos “materializarnos” [nótese la expresión usada] en el mismo lugar del que partimos, pues la Tierra estaría ya en otro lugar del espacio, teniendo en cuenta que orbita velozmente en torno al Sol, y el Sol en torno al centro de la galaxia, etc. Pero en la literatura y el cine se muestra que el viajero aparece en el mismo punto del planeta que partió.

Sencillo. Este problema nace porque algunos escritores imaginan el viaje en el tiempo como una suerte de “desmaterialización” del viajero, y “rematerialización” en otra época. Desde luego, la Física no contempla esta posibilidad. Lo que sí contempla, son los agujeros de gusano, cuyas “bocas” ya estarían definidas en espacio y tiempo antes de que nada viajase a través del agujero. De modo que no existiría, en realidad, ningún problema como el dicho arriba.

Hemos visto cómo la expresión “viaje en el tiempo” tiene múltiples significados: unos los hemos comprobado (viaje al futuro mediante dilatación), otros están avalados por la Física Teórica pero aún no tenemos evidencia (salto instantáneo al pasado), y otros son insostenibles según la ciencia actual (retroceso gradual al pasado y “desmaterialización”). Por eso, cuando leas que alguien habla de la posibilidad o imposibilidad de los viajes en el tiempo en general, sin especificar a qué se refiere, ten mucha cautela; es mejor no sacar conclusiones apresuradas.

De modo que para la pregunta “¿es posible viajar en el tiempo?”, la respuesta más indicada posiblemente sea un rotundo “¡depende a qué te refieres!”. En la próxima entrada, examinaremos las paradojas del viaje en el tiempo más interesantes, y las posibles soluciones que se han propuesto.


Sobre el autor:

lucas (Lucas Gabriel Cantarutti)

Existe una pregunta cuyos orígenes se remontan a tiempos inmemoriales. Una pregunta que todos nos hemos hecho alguna vez. Una pregunta para la que, quizá, la humanidad no tenga respuesta: "¿Por qué?"
 

{ 50 } Comentarios

  1. Gravatar Brigo | 29/07/2009 at 07:09 | Permalink

    Muy entretenido, pero no me resultó tan sorprendente e instructivo como los anteriores. Aquí ya estoy en terreno conocido. :-D

  2. Gravatar Lucas | 29/07/2009 at 10:58 | Permalink

    @Brigo, este artículo es más que nada una introducción; en los siguientes comenzaremos con lo verdaderamente interesante. :) Pero era imprescindible hacer esta distinción de interpretaciones, ya que resulta muy fangoso el modo en que generalmente se expone este tema en la red. Saludos.

  3. Gravatar Macluskey | 30/07/2009 at 09:21 | Permalink

    Pues a mí sí me ha gustado.

    Habiendo leído muchísima ciencia-ficción, donde si no hay saltos en el espacio-tiempo no hay posibilidad de viajar de sistema solar en sistema solar, está uno tan acostumbrado a “saltos por el hiperespacio” (Fundación), “teleyectores o saltos en el tiempo” (Hyperion), “control del tiempo” (El fin de la eternidad), etc, etc, que ya agradezco un artículo “made-in-Lucas” para poner orden en tanto lío. ¡Y qué bien escrito, ché!!

    Espero la continuación, que será como siempre: interesantísima.

    Abrazos (a cuarenta grados a la sombra)!

  4. Gravatar Sergio Hernandez | 30/07/2009 at 12:55 | Permalink

    Muy muy interesante este articulo, clarifica muchos conceptos vapuleados por la “sabiduria popular del bar”.

    Solo un “pequeño” fallo, si es que realmente lo es: La tercera opcion, la de que existe el futuro y el pasado (por la que voto fervientemente, por cierto), NO implica que todo esté predeterminado, al menos a mi nunca me lo ha parecido, y os explico:

    La primera opcion es una rodaja de pepino, elresto del pepino, no existe. En la segunda, solo existe la parte “inferior” dle pepino (del presente para atras), y en la tercera, el pepino existe completo… pero no necesariamente es invariante.

    Una carretera existe, el pasado, el presente y el futuro es lo recorrido, el punto actual, y lo que nos queda por recorrer. Pero aparte del “largo” de la carretera (que sería el tiempo en la realidad), resulta que existe un segundo tiempo (el tiempo real), con lo que aunque la carretera delante de nosotros existe, NO ES invariable ni está predeterminada: Igual, cuando llegues al kilometro 35 ha caido una roca… que “ahora” no está.

    Lo que digo es que, si existen 11 dimensiones como dice la teroria de cuerdas -por ejemplo- no podemos suponer que vivimos en 4D y que el futuro existe, pero es inamovible, podría existir un “segundo tiempo” como en el ejemplo de la carretera y, cuando lleguemos a nuestro futuro, podria no ser el que “vimos por una mirilla de agujero de gusano”.

    Ah! La tercera opcion presentada tiene una ventaja adicional, aparte de ser consistente con relatividad y fisica en general: Es consistente con la definicón matemática de diomensión de un espacio: El mínimo número de cantidades que hay que especificar para determinar un suiceso -lease punto- en ese espacio. Para acertar a una mosca en vuelo, necesitamos saber donde estará en que instante… 4 numeros, asi que vivimos en un espacio de 4 dimensiones, sin distinciones en principio entre ellas (por lo menos esto elimina la primera de las opciones… a mi entender, claro).

  5. Gravatar irakolvenik | 30/07/2009 at 02:06 | Permalink

    Genial artículo, lo he encontrado muy muy interesante e instructivo, incluso sin tener demasiada idea del tema creo haberlo entendido más o menos todo y me parece genial que alguien se haya decidido por fin a discutir el tema de los viajes en el tiempo de una manera seria y comprensible.

    Un saludo ^^

  6. Gravatar Alejandro | 31/07/2009 at 01:33 | Permalink

    Occidente… siempre bajo principios ordenadores, pero todo esto es más claro cuando entendemos al hombre como auto-creador o mejor dicho descubridor desde sus propias determinaciones sensoriales. Pues al comprender el tiempo como fenómeno desde el hombre, se diluye toda ingenua posibilidad de entidad que posea la palabra tiempo, y nos hace mirar fuera del círculo de la determinación o mito.

  7. Gravatar DaniWeTT | 31/07/2009 at 07:32 | Permalink

    Genial articulo. Lo he leido varias veces y cada vez me gusta más. Buena redaccion y contenidos. Un saludo. ;)

  8. Gravatar Marco | 31/07/2009 at 10:17 | Permalink

    Una pregunta que siempre me he hecho. Todo este tema de los viajes en el tiempo implican el hecho de inventar una máquina que permita probarlo. Es evidente que en la naturaleza no observamos a ningún ser o materia que pueda realizar esos viajes, luego sería necesario la manipulación humana para conseguirlo. Entonces me pregunto, ¿no es cualquier maquina que haya inventado el hombre para desplazarnos más rápido de lo que podríamos por medios naturales una especie de máquina en el tiempo? Las máquinas con las que nos desplazamos nos hacen estar en sitios donde sería imposible que nos encontraramos en ese instante del tiempo. Además implica un continuo cambio cada vez que nos desplazamos. Si no existieran los aviones sería imposible que en unas horas, alguien cuya acción sea importante en el transcurso de la historia, estuviese en un sitio lejano.

    No se si me he explicado bien, pero es algo que siempre me he preguntado.

  9. Gravatar krown | 31/07/2009 at 11:52 | Permalink

    Muy initeresante el articulo, pero una duda que me ha entrado, cual es el tiempo relativo del viaje a velocidades cercanas a la luz con respecto al presente. Y a partir de esta pregunta, si se viajara a la velocidad de la luz durante 400 años por ejemplo en el presenta pasarían 400 años, pero y para los viajeros??

    Saludos!

  10. Gravatar Ksawa | 31/07/2009 at 01:08 | Permalink

    Genial artículo, me ha encantado. Para mi que soy un desconocedor total en la materia ha sido muy fácil de leer y seguir sin perderse, Gracias!!

  11. Gravatar wake | 31/07/2009 at 01:24 | Permalink

    Yo apoyo completamente la 3ª teoría, pero… por qué no ha venido nadie del futuro a visitarnos todavía?

  12. Gravatar EnDleSs_DaRk | 31/07/2009 at 01:43 | Permalink

    Muy interesante el artículo, gracias!

  13. Gravatar Lucas | 31/07/2009 at 03:26 | Permalink

    Muchísimas gracias a todos. Aprecio mucho el apoyo. Disculpen si no puedo contestar todos los mensajes.

    @Sergio Hernández, hasta ahora, no hay nada en la Física que haga suponer que existe más de una dimensión de tiempo. Sin embargo, existen muchas variantes de la concepción eternalista que tienen en cuenta el Indeterminismo; pero con el fin de no liar más las cosas en el artículo, opté por poner la formulación clásica de esta concepción.

    @krown, el tiempo relativo se calcula así: t’=t/(1-v2/c2)1/2 donde t’ es el tiempo en la Tierra, t el tiempo en tu nave, v la velocidad de tu nave, y c la velocidad de la luz. Según la Relatividad especial no puedes alcanzar c, aunque puedes acercarte a ella tanto como quieras. Si viajas a 0.9c durante 400 años (siguiendo tu ejemplo), en la Tierra habrán pasado más de 917 años. Si viajas a 0.99c, habrán pasado 2835 años, etc. Ve http://eltamiz.com/relatividad-sin-formulas/

    Saludos a todos.

  14. Gravatar Daniel Martinez | 01/08/2009 at 07:00 | Permalink

    Interesantisimo tema. Me ha dejado picado. Tenía mucho tiempo sin leer un tema de estos que pudiera quitarme de hacer todas las demás cosas del día para terminar de leer.

    Me agrego al feed, muchas felicidades.

    Saludos!

  15. Gravatar nelson | 01/08/2009 at 11:45 | Permalink

    Primero que nada, es un interesante post.

    Tu escribiste “Resumiendo, el Posibilismo es la opinión de que tanto el pasado como el presente forman parte del espaciotiempo, pero que el futuro no existe a causa del Indeterminismo.”.

    Creo que en esa definición hay un error, ya que lo consideras solo desde nuestra perspectiva de tiempo presente. Por ejemplo, si yo pudiese ir 100 años al pasado, para las personas que encuentre, y que hacen sus vidas con normalidad, yo soy un ser de un futuro concreto, que ya existe, que tiene una historia. Por lo tanto para ellos el futuro si está escrito, si existe, y hasta es determinista. Y por lo mismo, quien asegura que yo, que escribo ahora este post, no estoy viviendo en el pasado de otro crononauta que ha decidido echar un vistazo al siglo XXI.

    Saludos.

    Nelson.

  16. Gravatar cruzki | 02/08/2009 at 02:12 | Permalink

    @Lucas

    Muy interesante el artículo, pero yo creo que el mayor problema a los viajes en el tiempo por “salto instantaneo” no es el “viaje por el espacio” sino más bien un problema de masas.

    Si “algo” con masa viaja al pasado, ¿de donde narices ha aparecido esa masa en ese tiempo? ¿Hemos extraido de ese tiempo la masa y ha reemplazado la nuestras? ¿O es que direactamente es falsa la ley de la conservación de la energía? Que hasta donde se, las leyes de la termodinámica son de las leyes más básicas y sin fisuras de la física.

  17. Gravatar cubi | 02/08/2009 at 09:56 | Permalink

    Y siquiendo al idea del comentario 15 de cruzki.

    Si usasemos un agujero de gusamo por ejemplo para viajar de lo alto de una montaña al valle de abajo ¿Que pasa con al conservacion de la energia?. Al desplazarte en un campo gravitatorio ha variado su energia potencial, pero aqui no se ha convertido en energia cinetica ¿Que ha pasado con ella?. Siempre he pensado que esto es un problema para lo viaje en el tiempo y la teltransportación (a menos que se haga enviados lo datos y reconstruyendo al sujeto con particulas ya existentes en el sitio donde se materealiza).

  18. Gravatar Cristhian | 02/08/2009 at 09:04 | Permalink

    Para ilustrar el viaje al pasado simplemente pongan al revés la ilustracion d ela cosa esa torcida

  19. Gravatar Lucas | 02/08/2009 at 10:23 | Permalink

    @Nelson, lo que estás diciendo en tu comentario es que crees que el Posibilismo es falso y que el Eternalismo es cierto. En la definición del Posibilismo se habla “del” presente y no de “un” presente, porque en esa concepción el presente no es arbitrario. Si consideramos que sí es arbitrario, (y el futuro determinista, como dices en tu comentario) entonces estamos hablando del Eternalismo.

    @Cruzki, esa paradoja de la “multiplicación” de materia, y la aparente violación del principio de conservación de energía, la trataremos en detalle en el próximo artículo. Como anticipo, esto puede resolverse si tenemos en cuenta la cuadridimensión del espaciotiempo, y desechamos idea la tridimensión del espacio modelada por el tiempo.

    Saludos a todos.

  20. Gravatar soloMenu.com | 03/08/2009 at 02:11 | Permalink

    Hola a todos. Realmente bueno el artículo, pero lo mejor que puede decirse de él es la calidad de los comentarios que ha suscitado.

    Permitidme introducir una nueva “dimensión” al debate, a riesgo de que OS ECHÉIS ENCIMA DE MI Y ME TIRÉIS LOS TRASTOS A LA CABEZA.

    Como premisa deciros que soy ingeniero, racionalista y aplico la lógica en todos los aspectos de mi vida (bueno, en todos los que puedo o me dejan. Los casados me entenderán…)

    Pero lo que voy a comentaros tiene lógica CERO, o tendiente a cero… Espero que los que no me creáis sencillamente me ignoréis…

    El interesante (como todos) apunte de Sergio Hernández (n.4), en el que hace un comentario sobre ver el futuro por una “mirilla” me ha animado a publicar en este foro que yo tuve una experiencia que exactamente fue esa.

    A través de una “mirilla” contemplé un acontecimiento (totalmente banal) de unas dos horas de duración, 4 días antes de que sucediese. Hago notar lo de las dos horas de duración (t. real) para distinguirlo de esas sensaciónes que todos tenemos de “esto yo ya lo he vivido” (deja-vu creo que se llaman…) Nada que ver. Es algo que para los restos de mis días recordaré por las consecuencias que de ello se derivan. El futuro, en cierta manera está “definido” y puede conocerse.

    Todo lo que he leído aquí por primera vez me permite pensar que existe una posible explicación teórica a lo que me ocurrió, al menos en parte. Me queda totalmente inexplicada lo que se refiere a la mirrilla utilizada.

    No fue un agugero de gusano, ni una máquina del tiempo “estándar”. Fue a través de un sueño. Hace unos 25 años que me pasó, y nunca se ha repetido nada parecido, pero el enigma lo tendré hasta que pase a “otra dimensión”.

    Gracias amigos. Fernando.

  21. Gravatar kemero | 03/08/2009 at 04:54 | Permalink

    Realmente muy interesante Lucas. Nunca me había puesto a pensar profundamente en las implicaciones de los viajes en el tiempo por la improbabilidad de que ocurran durante nuestra vida.

    Sobre lo de los agujeros de gusano: ¿no se supone que la puerta de ese túnel es un agujero negro? :S

    Espero ansioso la segunda parte. =)

  22. Gravatar Macluskey | 04/08/2009 at 08:36 | Permalink

    @Fernando: Tranquilo, nadie te va a tirar los trastos a la cabeza… ¡Aquí somos todos muy educados… casi siempre!!

    Tienes, naturalmente, una impresión muy viva cuando un sueño se cumple con exactitud un tiempo después… piensas: “Caramba, he podido ver el futuro…”.

    El mecanismo que crea los sueños no está, por lo que yo sé, suficientemente estudiado: parece que el cerebro aprovecha la noche para reordenar los enlaces entre neuronas, eliminando lo superfluo y consolidando lo importante para recordarlo más adelante (por eso en ocasiones nos acostamos con un problema que no podemos resolver, y al despertar al día siguiente su solución nos parece obvia). Y durante ese tiempo, se sueña. La parte consciente del cerebro interpreta toda esa actividad cerebral en forma de historia, generalmente alocada, desestructurada, donde aparecen personajes de los que no nos acordábamos hacía años en paisajes imposibles…

    Pero es también posible que, en esa estructuración nocturna, el cerebro compile toda la información que tiene, mucha de la cuál ni siquiera eres consciente de que la posees, para generar situaciones que pueden ser o haber sido posibles.

    Un mundo por desentrañar… pero sólo quiero hacer una reflexión: ¿Cuántas veces has soñado con cosas que luego NO han sucedido? Y… ¿Cuántas veces has soñado con cosas que SÍ que se han cumplido?

    Quizá sea todo un puro problema de estadística, y alguna vez, por pura casualidad, lo que sueñas se realiza…

    O quizá has entreabierto la mirilla al futuro…

    O quizas… ¡es un fallo de Matrix!

    Saludos

  23. Gravatar javi | 05/08/2009 at 12:04 | Permalink

    Con todo el respeto, (y sin haber leido el post ni los comentarios, pues a tengo una opinión formada despues de darle vueltas en el pasado al tema) a mí el tema del tiempo y las especulaciones sobre los viajes a través de él, y las paradojas de los universos múltiples, etc me parecen lo que podría llamarse “paja metafísica”. Pienso que lo único que existe es el instante presente. Lo demás son constructos o ideas que son producto de la manera que tenemos de entender y procesar la realidad: recuerdo=pasado; planificación=futuro. Impresión sensorial=presente. En todo el universo conocido solo existe un instante: EL AHORA. Tiempo es sinónimo de cambio, de flujo. Somos nosotros los que percibimos ese cambio porque poseemos memoria y conciencia. ¿Que significa que el tiempo transcurra a diferente velocidad según que condiciones relativistas’?: Que el cambio sucede a distinta velocidad. Pero el instante, el ahora, es único y universal y es lo único real. ¿se podría viajar en el tiempo?: mi respuesta es que NO, porque sencillamente no existe tal cosa, no existe una “realidad colapsada” en la que todos y cada uno de los instantes se encuentren superpuestos, y podamos encontrar una manera de saltar a esos espacios “futuros y pasados”.

  24. Gravatar Kurt | 05/08/2009 at 11:19 | Permalink

    Nunca me habían explicado el concepto de la cuarta dimensión de una manera tan clara como aquí. Gracias! Espero con ansias la próxima parte.

  25. Gravatar lucas | 05/08/2009 at 02:09 | Permalink

    @Fernando, como ha dicho astutamente Mac, que relaciones un sueño con un suceso posterior, es totalmente coherente estadísticamente. Una persona sueña todo tipo de acontecimientos, y las probabilidades de que alguno suceda más tarde son muy bajas, pero distintas de cero. ¿Tiene alguna explicación científica tu experiencia? Sí, azar. Pero no tiene en lo absoluto que ver con el viaje en el tiempo, entendido desde la Relatividad.

    @Presentista, quiero decir, javi, tu comentario es muy divertido. Dices que no has leído el artículo, y aún así presentas una opinión que, de hecho, está analizada y cuestionada en el propio artículo. Si es que tienes “una opinión formada despues de darle vueltas en el pasado al tema”, quizá no recurriste a la bibliografía adecuada. Estoy de acuerdo en que el modo en que este tema se suele exponer en la red, es a veces exasperante; pues quienes suelen escribir no han investigado lo suficiente, o simplemente no han investigado nada y escriben lo que su sentido común les dice, como por ejemplo disparates como este: “el tiempo no existe”.

    ¡Qué bien, no existe!, problema resuelto; ahora pasemos a otra cosa. No. En primer lugar, no se especifica concretamente qué es lo que no existe; por ejemplo ¿no existe como dimensión del espaciotiempo, no existe entendido como cambio o movimiento (es decir, la idea de Parménides), no existe como substancia material, no existe como concepto absoluto?, etc. De lo que podemos estar seguros, es que ahí hay algo, no sabemos bien qué es, pero está, y argumentar su inexistencia es escapar del deseo por comprender qué es esa cosa que llamamos tiempo. Ya sé que tú no has dicho semejante idea; pongo esto sólo como ejemplo.

    Es que el tiempo no es un concepto meramente metafísico, sobre el cual cada uno da la opinión que le parece. También es un concepto con implicaciones empíricas, y por tanto científicas, como nos ha mostrado las teorías de la Relatividad Especial, y sobre todo la General. Pero claro, quienes no están familiarizaros con ellas, tienden a sostener (inconscientemente) nociones newtonianas. Te propongo que profundices tus conocimientos sobre relatividad. Puedes comenzar con “Sobre la Relatividad Especial y General” escrito por el propio Albert Einstein.

    Saludos y gracias a todos por sus comentarios.

  26. Gravatar javi | 05/08/2009 at 06:02 | Permalink

    Lucas, prefiero definirme como Instantista en vez de presentista. Para mi lo único que existe es el “frame”, la cuña temporal que solamente dura 0,0000000000000000000000000000000000000000000000000000000000000000000000000000000000001 segundos (suponiendo que sea discreto). Lo demás es constructo de nuestra actividad neuronal: una ilusión perceptiva.

  27. Gravatar javi | 05/08/2009 at 07:05 | Permalink

    me reitero en lo que dije en el otro comentario: el tiempo es un constructo de nuestra manera de percibir la realidad. Somos nosotros, es nuestro cerebro el que está diseñado para percibir el flujo, el cambio, (ANTES era eso AHORA es eso otro, DESPUÉS quizás sea otra cosa). Fuera de nuestra percepción no existe tal cosa, en el sentido de dimensión explorable hacia adelante o hacia atrás.¿ Por que razón hemos de considerar al tiempo una dimensión real más? ¿Por que lo dicen las ecuaciones o las leyes? Las leyes y las ecuaciones son abstracciones humanas, basadas en la observación empírica, son moldes aplicables a la realidad, pero no son la realidad. Estoy de acuerdo en que el viaje “al futuro” mediante dilatación temporal si es posible. Lo de los agujeros de gusano y las dimensiones extra me parecen mas producto de los artificios matemáticos (como lo es el infinito)

  28. Gravatar Macluskey | 06/08/2009 at 10:20 | Permalink

    @javi, lucas: Perdonad que me inmiscuya.

    Creo, javi, que además de tener tu propia opinión (estás en tu perfecto derecho), deberías también leer la opinión de los demás. Igual encuentras algo que te reafirma en tus ideas… o que te hace pensar de otra manera. En mi modesta opinión, la postura de “yo tengo razón y yastá, así que paso de informarme sobre el tema” no sólo no es científica, sino que ni siquiera es de sentido común…

    Tampoco es necesario que te leas todo lo que cientos y cientos de filósofos, matemáticos, físicos, astrónomos, etc han escrito sobre el tema, que es mucho. En su lugar, te recomiendo vivamente que te leas la serie entera que ha escrito Lucas, donde repasa de forma amena e instructiva el concepto de tiempo a lo largo de la Historia de la Humanidad, desde la Prehistoria hasta nuestros días. Eso te ayudará a darte cuenta de que no estás solo (hay mucha más gente que ha opinado y opina igual que tú), pero también que existen muchas otras visiones diferentes que igual están en lo correcto.

    Pero… tú mismo.

    Únicamente, igual aparece por aquí alguien que sepa más que yo de matemáticas para rebatirte eso de que el infinito sea un artificio matemático… pero mis pobres conocimientos no llegan hasta ahí.

    Saludos desde algún lugar en el tiempo….

  29. Gravatar Maximus_Detritus | 07/08/2009 at 01:35 | Permalink

    Buen artículo.. solo decir que soy de la opinión de que la idea correcta es el Posibilismo, dado que si se consigue un “método” para pasar a otra posición en el tiempo, el objetivo sería claro, para entendernos una suceso temporal concreo. Sin embargo, el futuro es difirente, al ser posibles todos los sucesos englobados en el cono delimitado por la velocidad de la luz …, por lo cual, sería imposible determinar a donde se va. Y en el caso de poder hacerlo, el riesgo de “perecer” en el intento aumentaría exponencialmente a medida que se aumenta la distancia temporal desde la partida. Mucho love.

  30. Gravatar Pablo | 10/08/2009 at 05:15 | Permalink

    PARA MI NUNCA SE PODRÁ VIAJAR EN EL TIEMPO DADO QUE SI ESTO ALGUNA VEZ FUERA POSIBLE, ENTONCES EN EL MISMO MOMENTO EN QUE NOS ENCONTRAMOS AHORA (TIEMPO PRESENTE) SUPONGO QUE TENDRIAMOS QUE PODER TOPARNOS CON ALGUIEN QUE VENGA, POR EJEMPLO, DE LO QUE PARA NOSOTROS EN NUESTRO TIEMPO REPRESENTA EL FUTURO, LO CUAL POR LO MENOS HASTA AHORA, NO HA SIDO COMPROBABLE (EXCEPTO QUE LOS OVNIS SEAN LOS HUMANOS QUE ALGUNA VEZ DESCUBRIERON COMO VIAJAR EN EL TIEMPO Y POR LO TANTO VIENEN DESDE LO QUE PARA NOSOTROS ES EL FUTURO O QUE SE YO DIGO NO SÉ JAJA)

  31. Gravatar InTheater | 13/08/2009 at 11:39 | Permalink

    Dos observaciones

    En los tres escenarios que describes. No seria el segundo escenario un caso particular del tercero (o viceversa, no lo tengo claro). Pongamos el ejemplo del tiempo como la carretera que se va construyendo y tu andando en ella, si estas el primero después de la maquina constructora de carreteras estas en el segundo escenario, pero das un salto instantáneo la pasado y te encuentras en una carretera completamente construida (hacia atrás, pasado, y hacia delante, futuro), si admitimos las dimensiones como infinitas, se podría dar un salto al pasado tan largo como se deseara, hasta el punto de tener infinita carretera “por detrás” como “por delante”; en que se difiere esta situación del tercer escenario ?

    Lo que en mi opinión si cabe diferenciar son dos escenarios en los cuales las acciones presentes modifican o no el momento siguiente, así cabria dos opciones:

    • primera, todo esta escrito = dios no juega a los dados = no libre albedrío

    • y segunda, la cual me parece infinitamente mas interesante, cada acción que realizamos conforma/cambia el futuro, y permitiéndose viajes al pasado, nos encontraríamos en un momento ya pasado en el que podríamos cambiar alguna acción, creándose un nuevo futuro (futuro ya pasado desde nuestro punto de vista original, pero futuro desde nuestro ahora punto de vista), lo que conllevaría un desdoblamiento(?) del universo;, vamos, un fork (unix) en toda regla. Así hablaríamos de los multiversos, e igual que instantes en la dimensión tiempo, o lugares en cada una de las dimensiones espaciales, existirían infinitas “combinaciones” en la dimensión multiversica(?). Personalmente se me antoja como muy elegante esta posibilidad

    Y segunda observación,

    Expresas que los “retrocesos graduales al pasado” son imposibles, perdona que te corrija, acaso no conoces el funcionamiento del motor de materia oscura de Futurama (no es la nave la que se mueve, si no que la nave mueve el universo a su alrededor).

    Y ahora hablando en serio. Admitir esto basándote en la flecha del tiempo como dirección única, y en la imposibilidad de la disminución de entropía, seria admitir que el movimiento a través de la dimensión tiempo es absoluto, o sea, que existe un estado cero, un punto cero, lo cual significaría que la dimensión tiempo se comporta de manera completamente diferente a cualquier otra dimensión, es decir, que no existe acción/reacción ni conservación del momento. Y me explico.

    Imaginemos un escenario donde estamos en una colchoneta de aire en una piscina, toda para ti solo. Digamos al lado del borde de la piscina, para iniciar tu movimiento, necesitas aplicar una fuerza (sobre el borde de la piscina), lo cual produce que te desplaces hacia el centro de la piscina; dicha fuera, ejerce igualmente un movimiento de la piscina que despreciamos. Pero si ahora te encuentras en el centro de la piscina (con un amigo en una segunda colchoneta) y uno empuja al otro, independientemente de quien ejerza la fuerza y realice el trabajo, ambos os movéis, en sentido contrario; así tomemos el juego de ejes que tomemos, uno se moverá en sentido positivo y otro en sentido negativo. Volviendo al borde de la piscina, ese movimiento que infringes sobre la piscina (y en extensión sobre todo el planeta) aunque despreciable, existe. Es decir, en las dimensiones espaciales no existe punto cero, y debe conservarse el momento (creo recordar: igual a masa * velocidad), suponiéndolas así infinitas e independientemente de ser continuas o discretas.

    ¿ Como se supone que podemos trasladar esto a la dimensión tiempo ?, así como en las dimensiones espaciales existe dicha conservación del momento, ¿no debería existir respecto a la dimensión tiempo una conservación del nivel de entropía ?, de tal forma que para que un proceso “fluya” hacia el futuro, otro debe “fluir” hacia el pasado; así “avanzando gradualmente al futuro” no estaríamos “frenando” o (dependiendo de la “masa-temporal”) “retrocediendo gradualmente hacia el pasado” al resto del universo ?, o lo que es lo mismo, ¿ para acelerar nuestro aumento de entropía, no frenaríamos el aumento o incluso disminuiríamos el nivel de entropía del universo ? (En principio, y como dices en el articulo, las ecuaciones de la Relatividad general se validad tanto en un sentido como en otro)

    Se me antoja el símil, de los dos amigos en sendas colchonetas, en una corriente de agua a toda velocidad (los rápidos de un río o algo así) similar al viaje que sufrimos hacia el futuro; en el momento y de la forma en que uno pudiera empujar al otro con la suficiente fuera, uno seria capaz de remontar el río (es decir viajar al pasado) a la vez que el otro bajaría a una velocidad muchísimo mayor (viajar acelerado al futuro)

    Ciertamente, no alcanzo ni imaginar las implicaciones que cualquiera de las dos opciones tendría

    (Perdón por el tostón, y espero que si a alguien le sirve de inspiración, siga aquí la conversación)

    (Y por supuesto, agradecer a Lucas haberme hecho “perder” un rato divagando en lugar de currar)

  32. Gravatar Niico | 14/08/2009 at 02:55 | Permalink

    Hola… que buena lectura… por favor!! quiero la segunda parte gracias

  33. Gravatar C-porro | 19/08/2009 at 02:47 | Permalink

    He leido este articulo con atención y debo felicitar al autor por su esfuerzo, pero tan solo encuentro una certeza en él: si existen paradojas temporales es porque alguna parte o todo el planteamiento sobre el tiempo es erroneo. Empeñarse en encontrar una teoría valida basandonos en conceptos arcaicos y erroneos es un callejon sin salida. El tiempo es la forma en que nuestra mente percibe nuestro paso por una de las muchas dimensiones que tiene el universo, de la misma forma que percibimos que vamos hacia adelante o hacia atras, arriba o abajo… y para empeorar las cosas, las dimensiones que no percibimos, sencillamente no existen. Los sapiens somos materia y la materia es perecedera y por ello creamos la noción de tiempo, para medir la distancia que va desde el comienzo hasta la degradación o transformación de cualquier acontecimiento en que interviene la materia o sus manifestaciones. Maldito orgullo. Puestos a divagar sobre conceptos erroneos yo propongo lo siguiente; ¿podremos algún dia detener el tiempo? No veríamos casarse a nuestros tatarabuelos pero veríamos el universo en PAUSE. Cuando un planteamiento es erroneo lo mejor es olvidarlo y empezar de nuevo.

  34. Gravatar Jorge | 19/08/2009 at 08:58 | Permalink

    ¿Es posible que existan las 3 teorías y que puedan cumplirse en su totalidad según el momento (tiempo) en el que nos encontremos?

    Me explicaré con un ejemplo:

    Abrimos nuestro browser, en el que aparecerá nuestra página de INICIO. Sin pasado, ni futuro, solo el PRESENTE. Aquí no es posible viajar a la página anterior, ni a la posterior, puesto que no hemos estado todavía. (Presentismo)

    Una vez emprendemos el camino hacia la siuiente página, el PASADO ya existe y podemos volver a verlo. Sin embargo, no será posible corregirlo, tan solo podremos presenciarlo. Siendo posible ahora si, cambiar la dirección del viaje en un punto determinado. La paradoja consiste en que no hemos cambiado el pasado, ni el futuro, porque habremos estado en ambos sitios y ambos los recordaremos, siendo parte de nuestro PRESENTE. (Posibilismo)

    Ahora bien, llegados al punto de retroceder una, dos o varias páginas, si tan solo nos limitamos a presenciar el VIAJE que hicimos, siempre podremos viajar de nuevo al futuro (GO FORWARD ONE PAGE), es decir a lo que hacia poco tiempo era el presente, siendo así posible, que ya estubiera preestablecido cual sería nuestro recorrido. (Eternalismo)

  35. Gravatar timofonx | 01/09/2009 at 01:50 | Permalink

    Lo resolví: “Desde luego, según la Física actual esto es imposible. Sin embargo, lo que Wells nos está pidiendo que aceptemos, es que la función de la máquina es invertir el curso del tiempo de todo el Universo, excepto dentro de la máquina; y esto claramente pertenece a la fantasía. Para abreviar, vamos a llamar a este imposible como retroceso gradual al pasado.” Simplemente, haría viajes o saltos al pasado mínimos de sólo 1/40 segundo. Con los suficientes viajes se podría emular lo que Wells escribió. Soy un capo!

  36. Gravatar Ksaver | 11/09/2009 at 03:07 | Permalink

    En primer lugar, quiero darle mi enhorabuena al autor, pues me parecen cautivadores y bien redactados sus artículos.

    En segundo lugar, dar mi humilde respuesta al comentarista nº31 InTheater, porque ha hecho un buen aporte a la discusión y ha contrapartida.

    Si suponemos las dimensiones infinitas, como dices, el problema de dar un salto tan largo que la carretera que quede delante sea infinita y la de atrás también, es que para hacer eso el salto debe ser infinito también y se nos plantea una indeterminación matemática (infinito-infinito). Por otro lado, las dimensiones no son infinitas, se sabe que el universo es finito aunque ilimitado, y que hay un origen del tiempo (esto es lo que se debe decir, y no un origen del universo, pues el espaciotiempo se creo con el big bang, de ahí que no pudiera existir un tiempo anterior).

    Respecto a la conservación del momento, existe una magnitud muy popular que se corresponde con el momento en la dimensión temporal, la energía. La energía de un cuerpo junto con su momento forman lo que se conoce como cuadrimomento, y es esto lo que se conserva. Veamos un ejemplo para ilustrar como el cuadrimomento hace innecesario considerar un movimiento hacia atrás en el tiempo para mantener la coherencia. Si un objeto está en reposo y le comunico energía, el objeto adquiere una velocidad y por tanto, un momento. En cuanto adquiere una velocidad su tiempo se contrae y por tanto, cambia el momento que tenía el objeto inicialmente en la dimensión temporal, ¿cuanto cambia? justamente la energía que tiene el objeto en movimiento, energía que le he comunicado yo sin tener que irme al pasado para ello. Eso sí, el cuadrimomento del objeto en movimiento debe ser el que yo he perdido al hacer el esfuerzo de moverlo.

    Por último, una sugerencia para incluir en el próximo artículo: la máquina de Alcubierre y los viajes hiperespaciales.

    Gracias.

  37. Gravatar sebacine | 16/09/2009 at 11:12 | Permalink

    Segundo parrafo despuees de la imagen de la maquina del tiempo de Wells dice: “durante un período tiempo”.

    Bueno ahora te dejo porque me voy a decirle a mi “yo” anterior que preste mas atención a la profesora de matemáticas, porque despues de todo es mucho mas interesante de lo que parecía en ese entonces. COMPRO MAQUINA DEL TIEMPO!!! PAGO CON RELIQUIA ARQUEOLOGICA!!!

  38. Gravatar sebacine | 16/09/2009 at 11:14 | Permalink

    Si si, “despuees” va con una sola “e”. Ya sabía que tarde o temprano me iba a pasar. :-)

  39. Gravatar Jhon Estrella | 22/12/2009 at 06:40 | Permalink

    Yo pienso que si alguna vez se logra retroceder en el tiempo, digamos que yo, entonces yo no estaria retrocediendo el tiempo del mundo, estaria retrocediendo “mi tiempo”, entonces saldria de este mundo, para irme a un universo paralelo, donde existe lo que alguna vez pasó, ocntemplaré mi mundo como antes, pero mi aspexto físico seria el actual….ya que si se pudiera retroceder el tiempo con todo y aspecto fisico, seria poco menos que imposible, pues si retrocederia veinte años, yo ni siquiera existiria…. Me encanta este tema, tengo 17 años, la verdad es q no me gusta mucho la fisica, pero busco otra manera de entender xq vivimos en un mundo cambiate, de otra manera, muchos me dicen “loco”, pero yo me entiendo. Si alguien comparte comnigo el deseo de viajar al pasado, agreguenme frhans_mpe@hotmail.com Saludos…

  40. Gravatar Octavio | 08/12/2010 at 12:22 | Permalink

    Muy buena el articulo. Solo una pregunta, al viajar instantaneamente al pasado, no se violaria la conservacion masa-energia? …creo que ya lo preguntaron. Gracias

  41. Gravatar Cristhian | 08/12/2010 at 03:30 | Permalink

    @ Octavio:

    El principio de conservación de la materia-energía se aplica no al espacio, sino al universo en su conjunto, el espacio-tiempo, la materia-energía se mueve a otro tiempo o lugar, pero sigue existiendo.

  42. Gravatar David | 17/01/2011 at 02:11 | Permalink

    Si el futuro ya existe entonces nunca se va a inventar la máquina del tiempo puesto que ya la conoceríamos.

    Me quedo con el presentismo, lo demás nadie lo puede demostrar.

  43. Gravatar David | 17/01/2011 at 02:30 | Permalink

    Me apunto al instantismo que menciona Javi en sus comentarios.

  44. Gravatar Búnkermann | 18/01/2011 at 01:36 | Permalink

    “Una partícula llamada Mariluz viajaba a mayor velocidad que la luz. Salió ayer de su casa en tan relativa vía y llegó el dia anterior”. Si bien llegó su cuerpo físico, no lo hizo así su psique que es un concepto ligado a un tiempo concreto. Y en su viaje al pasado, al adaptarse su conciencia a ese tiempo, no recordaba nada de sí misma dado que “nacía de nuevo” en cada espacio de tiempo diferente y por lo tanto no podría recordar si cometió alguna paradoja de matarse a sí misma o a algún “ascendiente”.

    En el caso diferente de mantener una “conciencia común” a todos y cada uno de los espacios temporales por los que pueda viajar, de forma que sepa en todo momento que podría cometer acciones en el “pasado” que influirían en el “futuro”, esta “conciencia común ó única” sería que el viaje hacia el pasado lo sería “fisicamente” posible pero no la interacción en ese tiempo y sería más bien como una especie de proyección en una sala donde existe también humo, luz infrarroja o sonidos que se mezclan pero no se interfieren entre sí.

  45. Gravatar Venger | 28/12/2011 at 01:15 | Permalink

    Estupendo, una vez más. Un par de erratillas

    • “Es el día de hoy que no tenemos evidencia de la “, sustituir “Es” por “En”

    • “…del viaje al pasado, es la emplea un agujero de gusano…”, falta un “que” entre “es” y “la”

    Y me ha encantado el comentario 31 de InTheater. Y la respuesta de 36 me ha dejado fascinado. Me da que pensar, mucho

  46. Gravatar José Miguel Ledesma | 27/07/2012 at 09:25 | Permalink

    No hay que olvidarse que el poder se basa en la mentira y que la ciencia es su rehén más valioso. No puedes viajar en el tiempo porque no es una magnitud útil para tal propósito, no tiene existencia real, es derivada del movimiento, una ilusión de la mente como los colores aromas, etc. Si no hay movimiento no hay tiempo, si sientes pasar el tiempo aunque nada se mueva es porque estás vivo, con todo el movimiento que eso implica. Mejor si te pasas la vida perdido en esas magias y no que razones en serio, que tomes consciencia del actual estado de cosas.

  47. Gravatar ingeniero? | 16/12/2012 at 12:21 | Permalink

    bueno yo no se mucho sobre matemática ni física solo lo que aprendí de la facultad y lo que leí como todos acá en artículos como este todavía no me recibí así que bueno yo creo que respecto a los viajes en el tiempo y que el tiempo es el crecimiento de la entropia son cosas que van ligadas lamentablemente no podes mermar la entropia por que esta solo aumenta así que no podrias viajar al pasado ya que si lo haces aumentarías la entropia y no seria el mismo momento que ya viviste y ademas este no seria El pasado sino que seguiría siendo el presente del lugar donde rompiste el espacio-tiempo digamos como lo que sucede cuando te acercas a un agujero negro tu tiempo parece quedarse inmóvil pero desde afuera claramente vas rapidísimo y desapareces en la oscuridad…si podrías generar eso no significaría que cambies a todo el universo a tu alrededor sino que modificaste la estructura en “esa parte” pero desde afuera todo sigue en el tiempo “normal” lo que quiero decir es que el tiempo es relativo y que solo puede ir hacia adelante bueno ahora puede matarme jaja (no considero tener la razón solo es una idea a ver si alguien que sabe mas me puede decir que esta todo mal y por que asi me quedo tranquilo jaja) gracias

  48. Gravatar aaron | 07/04/2013 at 06:28 | Permalink

    me gusto el articulo pero pongan como crear una maquina del tiempo

  49. Gravatar Juan Carlos | 08/04/2013 at 03:59 | Permalink

    ¿???

  50. Gravatar Macluskey | 08/04/2013 at 07:00 | Permalink

    Juan Carlos, no te extrañes.

    En realidad es muy fácil: Se agarra un De Lorean, se le pone un “condensador de fluzo”, se le enchufan “1,7 Gigowatios” y yastá. Un poco caro, vale, pero a toda prueba. Bueno, si no funciona a la primera, contratas a Michael J. Fox y te lo soluciona en un periquete… :)

{ 13 } Trackbacks

  1. Gravatar meneame.net | 30/07/2009 at 09:31 | Permalink

    Los Problemas Filosóficos del Viaje en el Tiempo…

    Algunas cuestiones profundas sobre los viajes temporales, explicando los orígenes del concepto y las posibilidades de llevarlo a cabo desde el punto de vista de la física relativista….

  2. [...] anotación en El Cedazo acerca de los problemas filosóficos causados por las teorías del viaje en el tiempo, las diferentes teorías y como un salto no es lo mismo que un viaje. Vía c Microsiervos. Leer [...]

  3. [...] el blog el tamiz encuentro este interesante articulo sobre los viajes temporales que todo gafapasta debe [...]

  4. Gravatar chuenga.net | 31/07/2009 at 02:31 | Permalink

    Los Problemas Filosóficos del Viaje en el Tiempo…

    ¿qué entendemos por viajar en el tiempo?, ya que de su respuesta depende ¿qué principios físicos avalan o comprometen el viaje a través del tiempo? En este artículo examinaremos el origen del concepto de viaje en el tiempo, las distintas interpretacion…

  5. [...] el Posibilismo es cierto, es coherente lo anterior y además podemos plantearnos la posibilidad del salto [...]

  6. Gravatar Week-Log.326 | Denken Über | 08/08/2009 at 05:41 | Permalink

    [...] El Cedazo Los Problemas Filosóficos del Viaje en el Tiempo [...]

  7. [...] en “El cedazo” (un muy buen blog), leo un articulo que me puso a pensar mucho, el articulo titula: “Los problemas filosóficos del viaje en el [...]

  8. [...] 17th, 2009 | Tags: Análisis de las Paradojas del Viaje en el Tiempo es la continuación de Los Problemas Filosóficos del Viaje en el Tiempo, dos artículos de El Cedazo, lectura obligada para quienes se sientan apasionados por el tema o [...]

  9. [...] [...]

  10. [...] @befana Una reflexión sobre el asunto del tiempo. http://eltamiz.com/elcedazo/2009/07/28/los-problemas-filosoficos-del-viaje-en-el-tiempo/ [...]

  11. [...] He de reconocer que una vez que se me han terminado las vacaciones, muy egoistamente lo único que quiero es que Caína se ponga a funcionar de manera normal. Y vuelvan las radios y vuelvan las series y vuelva el menos calor… Será que cada vez se me hace más largo el tiempo de espera para la última temporada de Perdidos. Ya sabéis cómo quedó la cosa…Si os apetece leer un poquito sobre los problemas filosóficos que entraña el pantallazo blanco (intento no generar spoilers) éste es vuestro enlace. [...]

  12. Gravatar Folium › 7 para llevar (II) | 24/08/2009 at 01:19 | Permalink

    [...] de la parte cuarto de la serie Eso que llamamos tiempo. Muy recomendable el primer articulo, Los Problemas Filosóficos del Viaje en el Tiempo. Existen diversas clases de paradojas causales del viaje en el tiempo. Dependiendo qué aspecto de [...]

  13. [...] tenemos que recordar la interpretación eternalista, o de ?universo bloque?, de la que hablamos antes. La Teoría de la Relatividad nos dice que el mundo es una combinación de espacio y tiempo ?el [...]

Escribe un comentario

Tu dirección de correo no es mostrada. Los campos requeridos están marcados *

Al escribir un comentario aquí nos otorgas el permiso irrevocable de reproducir tus palabras y tu nombre/sitio web como atribución.