Regístrate | Conectar
El Tamiz Libros Recursos Series Únete 10 Users Online
Skip to content

El euro: Francia




Hoy, mi fidelísimo —y también muy paciente— lector, alcanzamos el ecuador de esta serie sobre las monedas del euro. Después del artículo anterior, nos vamos de Finlandia y partiremos hacia un país mucho más cercano a mi natal España. Hablaré, pues, sobre las monedas de la República Francesa.[1]

Mapa

Localización de la República Francesa en Europa. En verde clarito, la Unión Europea. (NuclearVacuum/Creative Commons Attribution-Share Alike 3.0 Unported)

El país

BanderaEscudoEn pleno centro de la Europa occidental, la República Francesa comparte fronteras, al sudoeste, con España y Andorra; al sudeste, con Mónaco e Italia; al este, con Suiza, y al nordeste, con Bélgica, Luxemburgo y Alemania. Se abre al mar Mediterráneo al sur —golfo de León—, al mar Cantábrico al oeste —golfo de Vizcaya— y al Canal de la Mancha al norte. Su forma de gobierno es la república semipresidencialista, lo cual quiere decir que el Jefe de Estado, si bien tiene notablemente más competencias que en las repúblicas parlamentarias del estilo de Eslovaquia, sigue sin ostentar el cargo de jefe de Gobierno, al contrario que en las repúblicas presidencialistas à la Chipre. Este jefe de Estado es, en el caso francés, el presidente de la República, cargo ostentado desde 2007 por Nicolas Sarkozy.[2] Por otro lado, el Primer Ministro es el jefe de Gobierno —desde 2007, François Fillon—.

Francia, además de su parte europea, posee numerosísimos territorios de ultramar, tanto insulares como continentales, y tanto dentro como fuera del continente europeo. Dejando aparte las más de 1 000 pequeñas islas a lo largo de su litoral y la isla de Córcega,[3] en el mar Mediterráneo, destacan:

  • En África, las islas de Mayotte y Reunión[4] y las Islas Dispersas del Océano Índico,[5] todas ellas cercanas a Madagascar.
  • En América, pertenecen a Francia las islas de Guadalupe,[6] Martinica,[7] San Bartolomé[8] y San Martín,[9] todas ellas dentro del archipiélago de las Antillas, además del archipiélago de San Pedro y Miquelón,[10] frente a las costas canadienses de Terranova, y el atolón deshabitado de la Isla de la Pasión,[11] en el océano Pacífico, al sudoeste de México. También pertenece a Francia, tierra adentro, la Guayana Francesa,[12] fronteriza con Surinam —la antigua Guayana Holandesa— y Brasil.
  • En Oceanía, son francesas la Polinesia Francesa,[13] Wallis y Futuna[14] y la Nueva Caledonia,[15] en la que se encuentra la mayor isla de Francia, Grande Terre, el doble de grande que Córcega.
  • En el sur del océano Índico, son francesas las Islas Kerguelen, la Isla de San Pablo,[16] la Isla Ámsterdam y el Archipiélago Crozet. Además, Francia reclama soberanía sobre un sector de la Antártida, Tierra Adelia.[17] Todas estas islas, junto con Tierra Adelia y las Islas Dispersas, conforman las Tierras Australes y Antárticas Francesas.[18]

Todas estas posesiones convierten a Francia en el país más extenso de la Unión Europea, con una superficie de 674 670 km², y eso sin contar la reclamación de Tierra Adelia, de 432 000 km². Incluso si sólo considerásemos la Francia metropolitana, es decir, la parte europea del país, sus 551 695 km² superan todavía los pocos más de 500 000 del siguiente país de la Unión, España.

La Francia metropolitana está dividida en veintidós regiones, sin autonomía ejecutiva ni legislativa, divididas a su vez en 96 departamentos. En cuanto a la Francia de ultramar, está constituida por cinco regiones de ultramar —Guadalupe, Guayana Francesa, Martinica, Mayotte y Reunión—, cinco colectividades de ultramar —Polinesia Francesa, San Pedro y Miquelón, Wallis y Futuna, San Martín y San Bartolomé—, una colectividad sui generis —Nueva Caledonia—, un territorio de ultramar —las Tierras Australes y Antárticas Francesas— y la Isla de la Pasión, que nadie me ha sabido decir qué leches es exactamente.

Igual que Alemania y Bélgica, Francia es uno de los países fundadores de la Comunidad Económica Europea, tras la firma del Tratado de Roma que la constituía el 25 de marzo de 1957.

Antes del euro: el franco francés

Breve contexto histórico

La historia del franco francés,[19] la moneda oficial de Francia y sus dependencias antes del euro, es realmente extensa. El franco fue introducido por el rey Juan II el Bueno en el año 1360, y su nombre viene de la inscripción latina Johannes Dei Gratia Francorum Rex, «Juan, por la Gracia de Dios, Rey de los Francos». Dejó de emitirse en el siglo XVII, sustituido por el Louis d’Or o «Luis de Oro» y el Écu o «Escudo»,[20] pero la palabra «franco» siguió utilizándose.

Siguió utilizándose hasta tal punto que, con la Revolución Francesa, el gobierno de la Convención Nacional lo estableció como moneda oficial en 1795, esta vez, dividido de acuerdo con un sistema decimal, como mandaban los cánones: cada franco dividido en diez décimos,[21] y cada décimo dividido en diez céntimos.[22] A partir de entonces, y con la creación en 1800 del Banco de Francia, el franco comienza a demostrar su estabilidad. El 17 del germinal del año XI —traducido a nuestro calendario,[23] el 7 de abril de 1803— el valor del franco empezó a basarse en la plata, además del oro: fue el conocido como «franco Germinal» o «franco-oro», y su estabilidad fue proverbial… hasta que llegó algo que lo desestabilizó todo.

100 F 2007

Moneda francesa de 100 francos CFP, emitida para la Polinesia Francesa en 2007. (Imagen: Wikipedia)

La Primera Guerra Mundial, el déficit que generó y la inflación que azotaba toda Europa provocaron una tremebunda caída en el valor del franco, si bien no tan acentuada como la del marco alemán. La inmensa multa impuesta a Alemania —considerada entonces como única culpable de la guerra— no llegaba para reestabilizar la economía francesa. Cuando Raymond Poincaré vuelve a ganar las elecciones a jefe de Gobierno, en 1928, se instaura el «franco Poincaré», que valía la quinta parte del franco-oro.

La tranquilidad no duraría mucho, pues tras la Primera Guerra Mundial vino una Segunda, durante la cual la mayor parte de Francia fue ocupada por los alemanes. Tras el fin de la guerra, el franco Poincaré, que sería conocido más tarde como franco viejo, fue sustituido en 1958 por el franco nuevo o «franco Pinay»,[24] durante el gobierno de Charles de Gaulle, a la razón de un franco nuevo por cada cien francos viejos. El franco nuevo, de símbolo «», sería la última moneda utilizada por la República Francesa antes de la introducción del euro. El 1 de enero de 1999, el franco era sustituido por la moneda única, con una tasa de cambio de 1 € = 6,55957 ₣.

No obstante, el franco no desapareció en toda Francia. Ni Nueva Caledonia, ni la Polinesia Francesa, ni Wallis y Futuna pertenecen a la Unión Europea, y tampoco utilizan el euro, sino que siguen empleando un franco un poco más «especial»: el franco pacífico o franco CFP,[25] con símbolo «F». El franco CFP mantiene una paridad oficial con respecto al euro de 1 000 F = 8,38 €. No sé a vosotros, pero a mí me produce una sensación rarísima ver una moneda como la de la derecha: francesa, fechada en 2007, pero no de un euro, sino de cien francos. Una especie de anacronismo, ¿verdad?

Las monedas del franco francés

Muchísima atención a las monedas del franco francés, pues nos darán mucho que hablar a lo largo del artículo —además de ser muy bonitas, la verdad—. He aquí la última serie de las monedas francesas (imágenes tomadas de Wikipedia, excepto las monedas de 20 ₣ y 100 ₣, de worldcoingallery.com, y la de 10 ₣, que es mía):

Denominación

Reverso

Anverso

Imagen

1 c.

Valor facial

Espiga de trigo

1 c.

5 c.

Valor facial y espiga

Marianne

5 c.

10 c.

Valor facial y espiga

Marianne

10 c.

20 c.

Valor facial y espiga

Marianne

20 c.

½ ₣

Valor facial y rama de olivo

Sembradora

½ ₣

1 ₣

Valor facial y rama de olivo

Sembradora

1 ₣

2 ₣

Valor facial y ramas de olivo y roble

Sembradora

2 ₣

5 ₣

Valor facial, ramas de olivo y roble y espigas de trigo

Sembradora

5 ₣

10 ₣

Valor facial

Genio de la Libertad

10 ₣

20 ₣

Valor facial

Monte Saint-Michel

20 ₣

100 ₣

Valor facial y árbol inscrito en un hexágono

Panteón de París

100 ₣

Realmente numerosas, las monedas francesas: once, nada más y nada menos, y ninguna de ellas tiene desperdicio. La moneda de un céntimo fue muy poco utilizada, y desde 1980 se emitía únicamente para coleccionistas. En cuanto a la de 100 francos, de plata de 900 milésimas, se emitía especialmente para coleccionistas, pero sus tiradas demasiado altas —en 1984 se emitieron casi cinco millones de unidades, y otras tantas el año anterior— provocaron que algunas de estas monedas llegasen a circular.

La moneda de 10 ₣ es bimetálica, lo cual ya es bastante curioso por sí mismo, pero la de veinte francos es aún mejor. La moneda de 20 ₣ ha sido algunas veces calificada de trimetálica, lo cual no es del todo acertado dado que, a pesar de constar de tres campos diferentes —el centro, el anillo exterior y el espacio entre ellos—, el centro y el anillo externo están fabricados en la misma aleación. No obstante, es una de las pocas monedas de tres campos que se han emitido en el mundo, y además estaba dedicada a la circulación corriente, no a coleccionistas, lo cual era aún más insólito.

En cuanto a los diseños, quédate con la copla de la Marianne de las monedas de 5, 10 y 20 centimes; la Sembradora de las de ½, 1, 2 y 5 francos, y el árbol en un hexágono de la moneda de 100 ₣. Los tres diseños los veremos de nuevo cuando hablemos de…

Los euros franceses

En efecto, los motivos de los euros franceses recogen con mucho acierto la herencia que dejó el franco. Veamos sus diseños:

Euros franceses

Los 8 valores del euro: caras nacionales francesas. (Imagen: Wikipedia, editada por Saúl Iglesias)

La señorita de las monedas cobrizas es, efectivamente, Marianne. La Sembradora protagoniza las de 10 a 50 euro cent, y el árbol inscrito en un hexágono las monedas mayores. Analicemos, pues, las monedas de euro de Francia.

En detalle

0,01 € – 0,02 € – 0,05 €: La Nueva Marianne

El diseño de las monedas de 1, 2 y 5 céntimos de euro nos muestra a la Nouvelle Marianne, la «Nueva Marianne», y corre a cargo de Fabienne Courtiade (1970-), escultora de la Monnaie de Paris —la Casa de la Moneda de París, donde se fabrican las monedas francesas—. No obstante, el motivo de Marianne estaba ya presente en las monedas de 5, 10 y 20 céntimos de franco, con diseño de Henri Lagriffoul (1907-1981).

Marianne

Busto de Marianne expuesto en Dordoña, Francia. (Père Igor/Creative Commons Attribution-Share Alike 3.0 Unported License)

Pero ¿quién es esta mujer, y qué hace aquí?

Marianne es, sencillamente, una alegoría, que representa a la República Francesa. Ya en la Antigüedad era muy común representar ciertos valores mediante alegorías; es frecuente, por ejemplo, ver a la Justicia simbolizada por una mujer con los ojos vendados sosteniendo una balanza. Y son, en realidad, estos atributos —la venda y la balanza, en este caso— los que hacen reconocible a la alegoría.

Marianne no iba a ser menos, por supuesto: aunque en las monedas del euro no se aprecia del todo bien, en las antiguas monedas del franco sí se observa que Marianne está tocada con un gorro frigio. Esta prenda, durante la antigua Roma, era distintiva de los esclavos a los que se les concedía la libertad; por tanto, el simbolismo implícito en el gorro frigio es bastante indiscutible. Francia aparece, así, representada como una esclava de tiranos y déspotas durante el Antiguo Régimen, a la que la Revolución le ha concedido la libertad. Durante el siglo XIX, el gorro frigio se consagra como símbolo del republicanismo, lo que a Francia también le viene al pelo. Es por ello que, así como para los españoles no es un símbolo muy conocido, tal vez a los que me leáis desde el continente americano os suene más: el gorro frigio aparece en los escudos de Argentina, Bolivia, Colombia, Cuba, El Salvador, Haití, Nicaragua y Paraguay.

No obstante, no nos quedemos en el gorro frigio, pues aún hay más. Marianne es representada, casi invariablemente, con la escarapela tricolor, azul, blanca y roja, que son los colores de la República, y muchas veces lleva una coraza —representando el poder de la República— o el pecho desnudo —que simboliza la independencia—. Es un gran ejemplo el cuadro de Eugène Delacroix La Libertad guiando al pueblo, de 1830: la Libertad aparece representada como una mujer con un gorro frigio, con el pecho descubierto y enarbolando una bandera tricolor francesa: es una muestra clara de Marianne, alegoría de la República Francesa, como símbolo de libertad.

0,10 € – 0,20 € – 0,50 €: La Sembradora Modernizada

Semeuse

Anverso de una moneda de 5 ₣ de 1960, mostrando la Sembradora de Roty. (Imagen: Wikipedia)

El motivo que aparece en las monedas medianas no es otro que la Semeuse, la Sembradora, un diseño original de Oscar Roty (1846-1911) reinterpretado para el euro por el marfileño Laurent Jorio (1973-). Roty realizó su diseño a finales del siglo XIX por encargo del entonces ministro de Finanzas, Joseph A. Paul Doumer (1857-1932), para reemplazar al tipo «Ceres» que había estado en uso en monedas y sellos desde mediados de siglo.[26] Así pues, el tipo «Sembradora» —o tipo «Roty»— vio la luz en el año 1897, en una moneda de 50 centimes que causó sensación entre la población. El periódico Le Figaro, sin ir más lejos, afirmaba, gratamente sorprendido:

Sobre el horizonte que iluminan los primeros rayos del sol naciente, camina una sembradora, orgullosa y alegre. Su brazo izquierdo sostiene la bolsa llena de grano. Con su brazo derecho lanza la simiente a puñados, y el viento de la mañana se recrea con los pliegues de su vestido. Su cabeza, graciosamente cubierta por el gorro frigio, rebosa confianza y voluntad.

Hasta tal punto gustó el diseño, que volvió a emplearse en 1960 para la emisión del «franco Pinay», con la nueva constitución que instauraba la V República. Esto, además, jugaba a favor de las autoridades monetarias de la época, pues, buscando un franco más estable después de las desastrosas guerras mundiales, nada mejor que retornar al diseño de aquel estabilísimo «franco Germinal» del siglo XIX. Y parece ser que el diseño de Roty seguía levantando pasiones, dado que, un siglo después de la aparición del tipo «Sembradora», el diseño Semeuse Modernisée —«Sembradora Modernizada»— de Jorio era elegido de nuevo para representar a Francia ante toda Europa, resumiendo de este modo más de cien años de historia monetaria francesa y haciendo que aquel sencillo diseño de Oscar Roty sobreviviese para ver también el siglo XXI.

Quisiera llamar también la atención sobre un detalle de estas monedas que quizás haya pasado desapercibido. Tal vez recuerdes que, en las monedas de Austria, aparecía la bandera austríaca con los colores representados heráldicamente: líneas verticales para el rojo y liso para el blanco. Pues bien, el fondo de las monedas francesas de 50, 20 y 10 céntimos de euro es exactamente lo mismo, pero con la bandera francesa: líneas horizontales para el azul, a la izquierda; liso para el blanco, en el medio, y líneas verticales para el rojo, a la derecha.

1,00 € – 2,00 €: El Árbol Estrellado

Logo RF

Logotipo oficial del Gobierno de Francia, en el que se puede observar a Marianne, los colores de la República y su lema oficial. (Dominio público)

O Arbre Étoilé, como dirían los franceses. Este diseño, del grabador Joaquin Jimenez (1956-),[27] recupera en cierto modo el motivo de la antigua moneda de cien francos tipo «Panteón»: un árbol inscrito en un hexágono. Como siempre, todo tiene su significado. El árbol simboliza el crecimiento, pero también la vida y, cómo no, un objetivo siempre buscado por el franco francés: la estabilidad.

El hexágono, por su lado, no es más que la misma Francia. ¿Cómo? ¿Que no entiendes? Fácil: observa un mapa de Francia, el de la parte de arriba de este mismo artículo, sin ir más lejos. Si los eslovenos buscaban parecidos con una gallina gorda, y a los españoles nuestra nación siempre nos ha recordado a una piel de toro, los franceses son más cartesianos: su patria es un hexágono.[28] Un hexágono con un lado en el Canal de la Mancha, otro en el golfo de León, otro en los Pirineos, otro en el golfo de Vizcaya, otro en la frontera italo-suiza y uno más en la frontera germano-belga.

Alrededor del diseño se puede leer el lema nacional de Francia, Liberté, Égalité, Fraternité: «Libertad, Igualdad, Fraternidad». Este lema nació, durante la Revolución Francesa, como «Libertad, Igualdad, Fraternidad, o la muerte» —Liberté, Égalité, Fraternité ou la mort—, pero la última parte fue eliminada por recordar demasiado a las políticas del Terror de Robespierre de finales del siglo XVIII.

Generalidades

Ahora que ya conocemos las particularidades de cada moneda francesa, veamos en qué se parecen todas. Además de poseer, todas ellas, las doce estrellas de la Unión Europea dispuestas en círculo según las posiciones del reloj —como era de esperar—, podemos ver también cinco elementos comunes:

  1. El identificador de país. En todas las monedas aparecen las iniciales «RF», por «République Française». En las monedas más pequeñas hay que fijarse un poco, porque parece que son los cabellos de Marianne, pero al detenerse un momento se ve que son las letras «R» y «F» en una tipografía manuscrita.
  2. La marca de ceca. Todas las monedas francesas llevan la marca de la Monnaie de Paris: una cornucopia, parecida a la de Finlandia, con la salvedad de que la de la Rahapaja Oy estaba en posición vertical, mientras que la de la Monnaie de Paris está en posición horizontal y, además, está representada de forma menos geométrica, más realista.
  3. La marca del director de ceca. La Monnaie de Paris ha tenido cinco directores de ceca desde la entrada del euro, cada uno con su marca. Éstos han sido:
    • Hasta 2000: Pierre Rodier, cuya marca era una abeja.
    • De 2001 a 2002: Gérard Buquoy, que firmaba con una herradura.
    • En 2003: Serge Levet, cuyas iniciales «SL» estaban colocadas formando un corazón.
    • Entre 2004 y 2010: Hubert Larivière, cuya marca era una trompatrompa instrumento musical, no trompa de elefante—, el emblema de Saint Hubert.
    • Desde 2011: Yves Sampo, cuya compleja marca es un pentágono con las letras «AG» —de Atelier de Gravure, «Taller de Grabación»—, «MP» —por Monnaie de Paris— y «YS» —sus iniciales—.
  4. Aparece, además, en todas las monedas la firma del diseñador. En las de 1, 2 y 5 euro cent aparece «F. COURTIADE» por Fabienne Courtiade; en las medianas aparece «L. JORIO d’ap. O. ROTY», significando «Laurent Jorio “según” —d’après— Oscar Roty», pues Jorio realizó su diseño a partir de la Semeuse de Roty. Por último las monedas de uno y dos euros aparecen firmadas como «J. JIMENEZ», por Joaquin Jimenez, su diseñador.
  5. Por último, constituye también un elemento común el año, que en el caso de Francia es, igual que en España, el de acuñación —por eso comienzan en 1999—.

Las monedas conmemorativas

Monedas conmemorativas de dos euros

Al contrario que sucederá con las monedas de coleccionista francesas, sus monedas conmemorativas de dos euros no son demasiado abundantes. Francia ha emitido tan sólo cinco, y dos de ellas son las emisiones conjuntas «Tratado de Roma» y «10 años de euro».

Conmemorativas Francia

Colección de monedas conmemorativas francesas. Las dos superiores corresponden a las dos emisiones conjuntas.

En 2008, con motivo de la presidencia francesa de la Unión Europea, se emitió una moneda, con una tirada de veinte millones de ejemplares, cuyo único motivo era el texto «2008 PRÉSIDENCE FRANÇAISE UNION EUROPÉENNE», cuya traducción es fácil de intuir.

En 2010, y con una tirada de veinte millones de unidades también, se puso en circulación otra moneda para conmemorar los 70 años del Llamamiento del 18 de junio. Así se conoce al discurso pronunciado el 18 de junio de 1940 por el general Charles de Gaulle en la radio británica BBC, exhortando al pueblo francés a no rendirse a los alemanes, quienes acababan de invadir Francia durante la Segunda Guerra Mundial. Con este discurso, De Gaulle se consagró como líder de la Francia Libre, el gobierno francés en el exilio que se oponía al régimen colaboracionista de la Francia de Vichy, satélite de la Alemania nacionalsocialista.

Por último, en 2011 se ha emitido una nueva moneda recordando el trigésimo aniversario de la Fiesta de la Música. La Fiesta de la Música fue creada en el año 1981 por el entonces ministro de Cultura francés, Jack M. É. Lang (1939-), aunque su primera edición se celebró el 21 de junio de 1982. Desde entonces, se ha venido celebrando anualmente, además de haberse internacionalizado: hoy se celebra en más de cien países. Durante este día, además de celebrarse conciertos gratuitos, se intenta que músicos aficionados salgan voluntariamente a tocar a la calle.

Monedas de coleccionista

Francia posee un muy nutrido repertorio de monedas de coleccionista. Debido a la falta de fuentes, sólo trataré aquí las emisiones hasta 2007,[29] pero aún así hay mucho que decir: 288 monedas han sido emitidas por la Banque de France entre los años 2002 y 2007, y con muy variados valores faciales.

Moneda francesa de 50 € de 2007, en plata francesa —plata de 950 milésimas—, conmemorando la copa mundial de rugby de 2007.

  • ¼ €: Es el valor más bajo. Se han emitido 23 monedas y, al contrario que pasaba con otras monedas de coleccionista de valores faciales bajos, como las de 3 € de Eslovenia, todas las monedas de quart d’euro francesas están fabricadas en metales nobles: se han emitido 19 en coin silver o plata de 900 milésimas, dos en cobre, una en oro de 920 milésimas y otra más en oro de 999 milésimas.
  • 1½ €: Son las más abundantes de la colección francesa, pues se han emitido noventa entre 2002 y 2007. Todas ellas están fabricadas en coin silver, o plata 900.
  • 5 €: Aquí es donde se ve que a los franceses les gusta emitir un mismo valor facial en metales diferentes. En el caso de las monedas de 5 €, se han emitido dos en coin silver, otra en plata 950 —950 milésimas es el estándar francés para la plata, así que llamaré a esta pureza «plata francesa» en adelante para no repetirme—, otra en oro 920 y otra en oro 999, y eso sin contar las tres monedas bimetálicas en coin silver y oro de 18 quilates.[30]
  • 10 €: No hay gran cosa que decir de ellas. Se han emitido 47, todas en oro de 920 milésimas.
  • 15 €: Tan sólo existe —al menos, en mi catálogo— una moneda de quince euros en la colección francesa, fabricada en coin silver. Esta moneda, emitida en 2007, fue acuñada en honor del Panteón de París, el mismo monumento al que estaba dedicada la antigua moneda de 100 ₣ de plata.
  • 20 €: Las monedas de veinte euros constituyen el segundo valor facial más emitido de Francia: han sido acuñadas 77 monedas en dos metales diferentes: 56 en oro 920 y 21 en plata francesa. Y es una moneda de 20 € una de las tres que no es redonda: en 2007 se emitió una moneda de oro dedicada al pintor Edgar Degas con forma rectangular de 30 × 21 mm. Es una de las monedas más curiosas de la colección, y se emitió a la vez que otra de ¼ € exactamente igual —pero en plata—. Existe otra moneda que no tiene forma redonda, pero la veremos ahora mismo.
  • 50 €: He aquí la otra moneda que no es redonda. Bueno, normalmente sí: estas monedas están acuñadas en oro 999 —diez—, plata francesa —dos— o bien son bimetálicas en oro 999 y oro 850 —cuatro monedas—. Sin embargo, una de las de plata, acuñada en 2007, no tiene forma circular, sino ovalada.[31] Y es una forma muy apropiada, pues está dedicada a la Copa Mundial de Rugby de 2007. Como dato curioso, con 10 cm de diámetro —imagino que será el diámetro mayor—, tiene un peso de un kilogramo. Nada de onzas: ¡estamos en Francia, nación patria del Sistema Métrico Decimal! Y para más señas, tuvo una tirada espectacularmente baja: sólo se fabricaron 299 ejemplares.
  • 100 €: La Banque de France ha emitido 24 monedas de 100 €: diecinueve en oro 999, una en oro 900 y cuatro bimetálicas, en oro 999 y oro 850.
  • 500 €: Igual que en el caso de la moneda de 15 €, tan sólo hubo una emisión de quinientos, en 2004. Esta moneda, de oro 999, celebraba la ampliación de la Unión Europea de aquel año, de la que he hablado hasta la saciedad y en la que se incorporaron mogollón de países. Naturalmente, un acontecimiento semejante no merecía una sola moneda: este ejemplar —que tuvo una tirada de 200 unidades— vino acompañado de una moneda de ¼ €, otra de 1½ €, otra de 10 €, otra de 20 €, otra de 50 € y otra de 100 €, todas ellas idénticas salvo por el tamaño y el metal.

Por supuesto, con casi trescientas monedas, más las que se hayan acuñado desde 2008, a los franceses les ha dado tiempo a conmemorar casi de todo. Los más ínclitos personajes galos han tenido su moneda: Coco Chanel, Christian Dior, Julio Verne, Paul Cézanne… Se han emitido series de cuentos —Cenicienta, Pinocho, Blancanieves, la Bella Durmiente, Hansel y Gretel, Alicia en el País de las Maravillas—, monumentos —Montmartre, el Monte Saint-Michel, el Castillo de Chambord, el Arco del Triunfo—, se han recordado los más diversos eventos —el Festival de Cannes, el Tour de Francia, el Mundial de Rugby, el de Atletismo—, por no hablar de momentos históricos —el Desembarco de Normandía, la coronación de Napoleón, el primer vuelo transatlántico, la venta de la Luisiana a los Estados Unidos—. Vamos, que los franceses tienen monedas de coleccionista para dar y para regalar. Si en la variedad está el gusto, los franceses son los coleccionistas con más gusto de Europa.

Para terminar este artículo, te diré que puedes ver imágenes de las monedas de coleccionista francesas más recientes en el sitio de la Monnaie de Paris —en francés—. Y, mi querido lector, con esto finaliza la entrada sobre las monedas de euro francesas. Espero que no te haya parecido un tostón infumable.[32] En el próximo artículo, antes de visitar Grecia, nos tomaremos un respiro para hablar de uno de los más interesantes precedentes del euro: la Unión Monetaria Latina.


  1. En francés: République Française. []
  2. Su nombre completo es Nicolas Paul Stéphane Sarkozy de Nagy-Bocsa. []
  3. En francés: Corse. []
  4. En francés: Réunion. []
  5. En francés: Îles Éparses de l’Océan Indien. []
  6. En francés: Guadeloupe. []
  7. En francés: Martinique. []
  8. En francés: Saint-Barthélemy. []
  9. En francés: Saint-Martin. []
  10. En francés: Saint-Pierre-et-Miquelon. []
  11. En francés: Île de la Passion. []
  12. En francés: Guyane Française. []
  13. En francés: Polynésie Française. []
  14. En francés: Wallis-et-Futuna. []
  15. En francés: Nouvelle-Calédonie. []
  16. En francés: Île Saint-Paul. []
  17. En francés: Terre Adélie. []
  18. En francés: Terres Australes et Antarctiques Françaises. []
  19. En francés: franc français. []
  20. Tal vez recuerdes, del primerísimo artículo de esta serie, que el écu francés fue una de las razones por las que el ECU europeo pasó a llamarse «euro». []
  21. En francés: décime. []
  22. En francés: centime. []
  23. Con la Revolución, en Francia dejó de emplearse el calendario gregoriano, siendo sustituido por el calendario republicano. Éste se empleó entre 1792 —año I— y 1806 —año XIV—. []
  24. Antoine Pinay era entonces ministro de Finanzas. []
  25. CFP son las siglas de Colonies Françaises du Pacifique, «Colonias Francesas del Pacífico». []
  26. De hecho, el primer sello emitido por Francia, un sello negro de veinte céntimos de 1849, era del tipo «Ceres», pues llevaba la efigie de esta divinidad de la mitología romana. []
  27. Sí, debería ser «Joaquín Jiménez», con sus dos tildes, pero monsieur Jimenez es francés de nacimiento y, como tal, su nombre y apellido están escritos à la française, sin tildes, además de que se pronuncia “Jimenés”, con la última sílaba tónica. []
  28. L’Hexagone, dicen allí. No hay más que poner «L’Hexagone» en Google Imágenes y aparece todo plagado de mapas de Francia. []
  29. Me ha resultado imposible encontrar en Internet una lista fiable de monedas de coleccionista francesas, así que he tenido que recurrir a mi viejo catálogo Leuchtturm… que, además de estar en perfecto alemán, es una edición de 2008, así que no aparecen monedas posteriores a 2007. []
  30. El oro de 18 quilates, u oro de primera ley, es oro de 750 milésimas. []
  31. Sí, se ve que en 2007 les dio por hacer cosas extrañas. []
  32. Treinta y dos pies de página. Nada, que les he cogido gusto, oye. []

Sobre el autor:

Saul_IP (Saúl Iglesias Prieto)

Con 22 años, soy estudiante de Ingeniería Química, me gusta casi todo tipo de música (sí, la clásica también, ¡viva Bach!), los coches antiguos y coleccionar cosas, en especial monedas de euro. Llegué a El Cedazo a través de El Tamiz, del que soy un fan incondicional desde 2008.
 

{ 10 } Comentarios

  1. Gravatar boli | 17/11/2011 at 10:40 | Permalink

    Un artículo profético- en inglés- sobre la unión monetaria europea con casi 10 años de antigüedad y útil para comprender la crisis actual:

    http://www.lrb.co.uk/v14/n19/wynne-godley/maastricht-and-all-that

    (Con google translator resulta legible)

  2. Gravatar Juan Carlos | 17/11/2011 at 06:03 | Permalink

    Una moneda de un kilo? wow! :D

    Saludos

  3. Gravatar Macluskey | 18/11/2011 at 09:27 | Permalink

    Sí, de un kilo. ¡¡Y ovalada!! Menudo pedazo de moneda.

    Centenares de monedas de coleccionistas… Como decían los romanos: “¡Estos galos están locos!”

    Mmmm… ¿O era al revés?

    Un estupendo artículo, como siempre.

    Saludos

    Mac

  4. Gravatar sergio | 17/04/2013 at 01:36 | Permalink

    ¿La ceca es Monnaine de Paris, o Pessac?¿Qué es más correcto?

  5. Gravatar Saul_IP | 17/04/2013 at 10:48 | Permalink

    @Sergio:

    El nombre de la administración que se encarga de fabricar las monedas es Monnaie de Paris —en francés, “Casa de la Moneda de París”—. Pessac es la ciudad donde se encuentra la fábrica de la MDP, en el departamento francés de Gironda —sur de Francia—.

  6. Gravatar Adan Capistran | 22/02/2015 at 07:46 | Permalink

    Tengo una moneda que dice cathedrale norte-dame de París y por el otro lado dice vía viatores quaerit ..quisiera saber si tiene valor..se los agradeceriaaaa muchoo

  7. Gravatar cesar | 07/03/2015 at 04:04 | Permalink

    quisiera saber que valor pueden tener hoy; monedas de 1/2 franco 1974; 2 francos1943; 5centimos 1955: 1 franco 1942: 20 centimos 1990; 1 centimo 1963; 10 centimos 1970; gracias

  8. Gravatar Cristina Gonzalez | 08/10/2018 at 01:57 | Permalink

    Buenas tardes,

    Me gustaría saber que valor pueden tener hoy; monedas de 1/2 franco 1974; 2 francos1943; 5centimos 1955: 1 franco 1942: 20 centimos 1990; 1 centimo 1963; 10 centimos 1970; gracias. También monedas de 10 francos de 19990 1977 1 de dostonalidades y otra dorada?.

    Muchas gracias.

    Un saludo

    Cristina

  9. Gravatar Cristina Gonzalez | 08/10/2018 at 01:59 | Permalink

    Buenas tardees, Me gustaría saber que valor pueden tener hoy; monedas de 1/2 franco 1974; 2 francos1943; 5centimos 1955: 1 franco 1942: 20 centimos 1990; 1 centimo 1963; 10 centimos 1970; , además de monedas de 10 francos bicoloy y la otra dorada.

    Muchas gracias

    Cristina

  10. Gravatar Sergio B | 09/10/2018 at 08:32 | Permalink

    Saludos Cristina,

    No lo se exactamente, pero monedas tan recientes y que seguramente han tenido tiradas muy grandes no valen mucho mas de su valor facial a no ser que esten pristinamente nuevas (monedas nuevas de verdad tienes que estar por lo general en un paquete de plastico para prevennir contacto (habia un nombre para esto, pero no lo recuerdo)) en cuyo caso, solo valen un poco mas. Aparte, el interese en esas monedas suele ser local, en este caso, interesara a franceses, yo me he pasado muchos fines de semana en mercados numismasticos en barcelona y madrid y pesetas era lo unico importante, monedas corrientes de otros paises eran simples curiosidades.

{ 1 } Trackback

  1. [...] moneda que se usaba en aquellos tiempos fue el Franco Francés . Comparte:TwitterFacebookGoogleMe gusta:Me gusta [...]

Escribe un comentario

Tu dirección de correo no es mostrada. Los campos requeridos están marcados *

Al escribir un comentario aquí nos otorgas el permiso irrevocable de reproducir tus palabras y tu nombre/sitio web como atribución.