Regístrate | Conectar
El Tamiz Libros Recursos Series Únete 6 Users Online
Skip to content

El euro: Alemania




Tras el artículo sobre las generalidades de las monedas de euro, hoy comenzamos con nuestro recorrido, país por país, viendo las caras nacionales de las monedas de euro por orden alfabético. Por lo tanto, la primera nación que nos toca será la República Federal de Alemania.[1]

Mapa

Localización de la República Federal de Alemania en Europa. En verde clarito, la Unión Europea. (NuclearVacuum/Creative Commons Attribution-Share Alike 3.0 Unported)

El país

BanderaEscudoAlemania se encuentra en el centro-norte de Europa, haciendo frontera con Dinamarca al norte; los Países Bajos, Bélgica y Luxemburgo al oeste; Francia al sudoeste; Austria y Suiza al sur, y Chequia y Polonia al este. Es una república federal, es decir, está compuesta por diferentes estados —en concreto, 16 estados federales o Bundesländer—, siendo el jefe de Estado un presidente —desde 2010, Christian W. W. Wulff— y el jefe de Gobierno un canciller —desde 2005, Angela D. Merkel—. Con capital en Berlín, es el país más poblado de la Unión Europea, con más de 82,6 millones de habitantes, y el cuarto más extenso, tras Francia, España y Suecia.

Fue uno de los miembros fundadores de la Comunidad Económica Europea en 1957, cuando la República Democrática Alemana era aún un país separado. Tras la Reunificación, en 1990, el territorio de la RDA pasó a formar parte también de la CEE.

Antes del euro: el marco alemán

Breve contexto histórico

Desde 1948, la moneda oficial de Alemania había sido el marco alemán, el Deutsche Mark,[2] cuyo símbolo era DM, y que estaba dividido en 100 peniques o Pfennig. Tenía la reputación de ser una de las monedas más estables del mundo, gracias a las duras políticas del Bundesbank, el Banco Federal. De hecho, si observas la tabla del primer artículo de esta serie, puedes ver que un 32 % del valor del ECU de 1998 dependía del valor del Deutsche Mark: más que de cualquier otra moneda. Más incluso que del franco francés o la libra esterlina. Ése es un buen indicio de su fortaleza.

El marco alemán sustituyó el 20 de junio de 1948, en la Alemania Occidental, al Reichsmark o marco imperial, moneda oficial del Tercer Reich. En la Alemania soviética, por el contrario, se introdujo el marco de la RDA u Ostmark, y el Deutsche Mark no entró en circulación hasta la Reunificación. Para los alemanes, pues, el marco era una moneda muy querida. Era el símbolo de la recuperación económica de Alemania tras la Segunda Guerra Mundial, y una seña de identidad de la nación alemana.

El 1 de enero de 1999, el marco fue sustituido por el euro, a la razón de 1 € = 1,95583 DM.

Polémica respecto al euro

Este simbolismo tan fuerte del marco, unido a su ya mencionada estabilidad, ha producido un fenómeno curioso tras la crisis económica que nos viene azotando desde 2008. En efecto, Alemania, que fue desde siempre uno de los principales apoyos de la moneda única, no demuestra últimamente tanto entusiasmo por el euro: cada vez más alemanes ven con buenos ojos que su país se retire de la Eurozona y que el marco alemán vuelva a convertirse en su moneda oficial. Por ejemplo, la importante web de cotizaciones financieras börsennews.de decidió en junio de 2010 que, tras once años de euro, expresaría de nuevo las cotizaciones en marcos. Esta preocupación por el futuro del euro también se ilustra muy bien por medio del debate entre los economistas alemanes Peter Bofinger y Stefan Homburg en el diario Der Spiegel, que se puede leer aquí en inglés y aquí en español. Nikolaus Blume afirmaba también que hay un «sentimiento creciente de desasosiego [con el euro]; desasosiego con el hecho de que Alemania vaya a financiar la crisis financiera de Irlanda y Grecia, quizás Portugal, e incluso España».[3]

Las monedas del marco alemán

Pero bueno, dejemos la polémica a un lado y entremos en temas más livianos. Antes de meternos de lleno en los euros alemanes, veamos brevemente qué monedas se venían utilizando antes en Alemania, para las similitudes (imágenes tomadas de Wikipedia):

Denominación Reverso Anverso Imagen
1 Pf Valor entre espigas de trigo Hojas de roble (Eichenlaub) 1 Pf
2 Pf 2 Pf
5 Pf 5 Pf
10 Pf 10 Pf
50 Pf Valor facial Mujer sembrando un roble 50 Pf
1 DM Valor entre hojas de roble Águila federal (Bundesadler) 1 DM
2 DM Bundesadler Retrato 2 DM
5 DM Valor facial Bundesadler 5 DM

Puede apreciarse que los alemanes recurren casi exclusivamente a dos símbolos nacionales: las hojas de roble o Eichenlaub y el águila federal o Bundesadler.[4] Subrayo este hecho porque, como se verá, los mismos motivos se repetirán en las actuales monedas de euros. En cuanto a su significado, ya lo explicaré más adelante, cuando hablemos de…

Los euros alemanes

Hay bastantes cosas que contar de las monedas de euro alemanas, pero lo primero primerísimo es mostrar las imágenes:

Valores Alemania

Los 8 valores del euro: caras nacionales alemanas. (Imagen: Wikipedia, editada por Saúl Iglesias)

Tras haber visto los diseños de las monedas del Deutsche Mark, ya nos resultarán familiares las Eichenlaub y la Bundesadler, siendo el único diseño nuevo el de las monedas de 10, 20 y 50 céntimos de euro. Así que vamos allá, revisemos los diseños de las monedas alemanas de euro.

En detalle

0,01 € – 0,02 € – 0,05 €: Las hojas de roble

En los valores menores del euro, el motivo que orna el anverso de las monedas se trata de las hojas de roble, conocidas en alemán como Eichenlaub. Las Eichenlaub ya aparecían —como se ha visto— en las antiguas monedas del marco alemán: en los anversos de las monedas de 1, 2, 5 y 10 Pfennig, en el reverso de la moneda de un marco y, si nos fijamos, en el anverso de la moneda de 50 peniques, en el que una mujer planta un retoño de roble.

5 cent

Moneda alemana de 5 céntimos de euro, con las Eichenlaub, acuñada en Múnich y emitida en 2002. (Fuente: Wikipedia)

Pero ¿por qué esa obsesión de los alemanes con el roble? ¿Qué significan esas hojas para ellos?

La preguntita no es moco de pavo precisamente, y es que el simbolismo de las hojas de roble no viene de dos días. El Quercus robur, que así llaman los científicos al roble, era ya para los teutones[5] símbolo de la inmortalidad y la constancia. En el Romanticismo —siglo XIX— llegó a significar la lealtad.

Más tarde, con el surgimiento del Segundo Reich —el Imperio Alemán—, las Eichenlaub comenzaron a cobrar importancia como símbolo nacional, empezando a aparecer en las condecoraciones, por ejemplo. Durante el Tercer Reich se impuso la cruz esvástica, pero las hojas de roble seguían ahí como puede verse, por ejemplo, en los cuellos de algunos uniformes del nazismo. Tras la caída de éste, las Eichenlaub permanecieron como símbolo de Alemania, y hoy están presentes en numerosos ámbitos de la vida cotidiana de los alemanes. Por ejemplo, en sus monedas.

Por último, me gustaría hacerte volver la vista hacia aspectos un poco más técnicos. No es difícil darse cuenta de que, aunque representan el mismo motivo, el dibujo de los euros —con sus bellotitas, qué monas ellas— no es el mismo que el de los antiguos peniques. En efecto, el diseño moderno fue realizado en el año 1996 por Rolf Lederbogen (1928-), profesor honorífico en la Universidad de Karlsruhe, quien ha diseñado además diversos sellos alemanes y el antiguo logotipo de la mentada universidad.

0,10 € – 0,20 € – 0,50 €: La Puerta de Brandeburgo

El diseño de las monedas de 10, 20 y 50 céntimos de euro es el único que constituye una novedad respecto al Deutsche Mark, y fue realizado por el artista Reinhard Heinsdorff (1923-2002). Eligió como motivo la Puerta de Brandeburgo.[6]

50 cent

Moneda alemana de 50 céntimos de euro, con la Puerta de Brandeburgo, acuñada en Múnich y emitida en 2002. (Fuente: Wikipedia)

La elección de la Puerta de Brandeburgo como edificio con el que simbolizar a Alemania no resulta demasiado sorprendente. Si Francia tiene la Torre Eiffel, el Reino Unido el Palacio de Westminster o Italia el Coliseo, la Puerta de Brandeburgo es, casi con total seguridad, el edificio que nos viene a la mente cuando oímos la palabra «Alemania», con la excepción, tal vez, del cercano edificio del Reichstag. Además, si has leído mi artículo sobre los billetes del euro, te darás cuenta de que el hecho de que la Puerta de Brandeburgo sea precisamente una puerta tiene también su propio simbolismo.[7] Con 26 metros de alto y rematada por una estatua de cobre —la Quadriga— de cinco metros de altura, la Brandenburger Tor marcaba el acceso al «nuevo Berlín» de la época en que se construyó: finales del siglo XVIII.

La Puerta, debido en gran parte a su carácter simbólico, ha sufrido diversas vicisitudes a lo largo de la historia. En 1806, Napoleón se llevó la Quadriga a París como trofeo tras la batalla de Jena,[8] y no volvió a Berlín hasta 1814, guardada en cajas. El acontecimiento debió de tener bastante repercusión, ya que el pintor Rudolf Eichstaedt representó en uno de sus cuadros en 1896 el momento en el que tan ciclópea escultura llegaba de nuevo a la ciudad.[9]

Durante la Segunda Guerra Mundial, la Puerta resultó gravemente dañada, al igual que su cobrizo remate. Cuatro años después de su restauración en 1957, se construía el muro de Berlín, y el monumento quedaba emparedado entre el Berlín Este y el Berlín Oeste, en tierra de nadie, sin acceso desde ninguna parte, abandonado durante años. No fue hasta la Reunificación en 1991 que se restauró de nuevo la Quadriga, que estaba en unas condiciones deprimentes, y en 2002 se reparó el resto del monumento.

1,00 € – 2,00 €: El águila federal

La Bundesadler o águila federal es la única figura que aparece en el escudo de Alemania y, por lo tanto, se trata de uno de sus más notables símbolos. Tiene su origen en el Sacro Imperio Romano Germánico —pocas veces denominado Primer Reich—, en cuyo escudo de armas aparecía un águila bicéfala negra sobre fondo amarillo. Tras desintegrarse en 1806 el Sacro Imperio, los pequeños estados que dejó atrás se quedaron sin escudo oficial, por lo que tras la fundación del Segundo Reich en 1871 se volvió a elegir al águila —esta vez, de una sola cabeza— como símbolo.

1 euro

Moneda alemana de un euro, con la Bundesadler, acuñada en Múnich y emitida en 2002. (Fuente: Wikipedia)

El diseño elegido para el Imperio Alemán fue variando con el tiempo, siendo rediseñado en 1919 para la República de Weimar y en 1935 para el régimen nacionalsocialista. Por fin, en 1950, se establecía el diseño actual de la Bundesadler. Debe decirse, sin embargo, que el diseño utilizado en el escudo no suele utilizarse para nada más. Si observamos las monedas alemanas de uno y dos euros, observaremos un águila muy diferente a la del escudo, un águila que fue diseñada por Heinz Hoyer (1949-) y su esposa Sneschana Russewa-Hoyer y que es, a su vez, mucho más estilizada que la de los antiguos marcos. En los documentos oficiales del Gobierno se utiliza otro diseño, en el Reichstag podemos encontrar otro diferente —apodado cariñosamente (?) la «gallina gorda»—… En fin, que no hay realmente un diseño normalizado.[10]

Fette Henne

La gallina gorda. ¿Hace un caldito? (Andreas Praefcke/Creative Commons Attribution 3.0 License)

Debemos hablar también del canto de la moneda de dos euros. Tal vez recuerdes de mi anterior artículo que las monedas de dos euros tienen en su canto una inscripción diferente para cada país. En el caso de Alemania, esa inscripción se trata del lema de la República Federal Alemana: «EINIGKEIT UND RECHT UND FREIHEIT», que significa «Unidad y justicia y libertad». Y, cómo no, además del texto podemos ver una pequeña Bundesadler.

Generalidades

Todas las monedas alemanas llevan las doce estrellas de la Unión Europea, situadas en las posiciones del reloj, como mandan los cánones. Hasta aquí, todo chupiguay. No obstante, hay otros dos detalles que reclaman nuestra atención, aunque puedan parecer poco importantes: el año y la marca de ceca.

Año de emisión

Las monedas alemanas vienen datadas a partir del año 2002. Si has leído el primer artículo de la serie, tal vez esto te haga levantar una ceja: «Pero si el euro, como Saúl me juró y perjuró, se convirtió en moneda oficial en 1999, ¿no deberían las fechas de las monedas comenzar en 1999?»

La respuesta es… depende.

Para explicarlo de forma rápida, las monedas tienen dos «fechas de nacimiento»: la fecha de acuñación —en inglés, mintage date— y la fecha de emisiónissue date—. La fecha de acuñación es el año en el que la moneda es fabricada físicamente, es decir, el año en el que la pieza se acuña. La fecha de emisión, por el contrario, indica el año en el que dicha moneda sale a la circulación, es decir, se emite, aunque ya lleve años fabricada.

Imprimir una u otra fecha en las monedas es cuestión del país emisor. De hecho, es una de las pocas cuestiones en las que el BCE deja libertad a los bancos centrales nacionales. España, por ejemplo, marca la fecha de acuñación. Alemania, por su parte, marca en sus monedas el año de emisión. Por eso comienzan en 2002: aunque hayan sido fabricadas desde 1999, no es hasta 2002 cuando entraron a circular.

Marca de ceca

La marca de ceca es una especie de «firma» de la fábrica —o «casa de la moneda», o ceca— donde la moneda fue acuñada. En cualquier país de la Eurozona suele existir una casa de la moneda, normalmente en la capital, aunque no siempre. Algunos países carecen de ceca, y encargan sus monedas a otros países para que después se las envíen, como es el caso de Luxemburgo, por ejemplo. En este aspecto, Alemania es un país raro, pues no tiene una ceca.

Tiene cinco.

En efecto, las monedas de Alemania son acuñadas en cinco cecas, y cada una de ellas se identifica en las monedas con una pequeña letra. El código es el que sigue:

  • A: Staatliche Münze Berlin, de Berlín.
  • D: Bayerisches Hauptmünzamt, de Múnich.
  • F: Staatliche Münzen Baden-Württemberg: Prägestätte Stuttgart, de Estútgart.
  • G: Staatliche Münzen Baden-Württemberg: Prägestätte Karlsruhe, de Karlsruhe.
  • J: Hamburgische Münze, de Hamburgo.

Este código, aunque pudiera parecer aleatorio, no lo es en absoluto: cada letra se fue adjudicando a las casas de moneda por orden de apertura. Así, la ceca de Berlín abrió en 1871; en 1872 abrieron Múnich, Estútgart y Karlsruhe, y Hamburgo en 1875. ¿Y entonces por qué faltan letras? Pues porque había más cecas, que han cerrado. La B correspondía a la casa de moneda de Hanóver (1872-1878), y más tarde a la de Viena (1938-1945), durante el Anschluss de Austria en el Tercer Reich. La C perteneció a la ceca de Fráncfort del Meno (1872-1879); la E a Dresde (1872-1887) y después al pequeño pueblo de Muldenhütten (1887-1953), y la H a Darmstadt (1872-1882). La K iba a corresponder a la casa de la moneda de Estrasburgo, que nunca llegó a producir monedas. De hecho, jamás llegó a construirse.

Si observas de cerca la foto de la serie alemana que hay más arriba, podrás comprobar que todas las monedas excepto la de dos euros llevan una D, es decir, fueron acuñadas en Múnich. La de dos euros fue fabricada en Berlín, como indica la pequeña A bajo una pata de la Bundesadler. Quiero remarcar que esto no significa que las monedas de dos euros se acuñen siempre en Berlín y las demás siempre en Múnich: cada año hay emisiones de todas las monedas en las cinco cecas de Alemania. Es más, hay coleccionistas que no sólo coleccionan todas las monedas de cada año, sino que para Alemania tienen cinco juegos de monedas de cada año, uno por ceca —todas las monedas de 2002 con la A, todas las monedas de 2002 con la D, etcétera—.

Las monedas conmemorativas

Monedas conmemorativas de dos euros

Alemania ha venido acuñando una moneda conmemorativa de dos euros cada año, desde 2006. Sin embargo, al contrario que otros países, en los que cada moneda es independiente de las demás, Alemania ha tenido una iniciativa muy curiosa.[11]

Conmemorativas

Monedas de la serie de los Bundesländer emitidas hasta 2011, junto con las emisiones conjuntas. (Fuente: Wikipedia, editada por Saúl Iglesias)

Ya he dicho que Alemania consta de 16 estados federados o Bundesländer. Pues bien, estos estados se van turnando la presidencia del Consejo Federal, el Bundesrat, de forma que cada año le toca a un estado diferente presidirlo. Y cada año, se emite una moneda dedicada al estado que preside el Bundesrat en ese momento, de modo que al cabo de 16 años habrá una moneda dedicada a cada estado federado. Éstas han sido las monedas emitidas hasta ahora, con sus diseñadores y las «firmas» de éstos:

  • 2006: Schleswig-Holstein. Diseñador: Heinz Hoyer (HH). En ella aparece la Holstentor o «Puerta de Holstein», en estilo gótico y fabricada en ladrillo, símbolo de la ciudad de Lübeck. Fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1987.
  • 2007: Mecklemburgo-Antepomerania. Diseñador: Heinz Hoyer (HH). Aparece representado el bello castillo de Schwerin —la capital estatal—, que data del siglo X y que sufrió diversas remodelaciones. Su aspecto actual se debe en gran parte a la llevada a cabo en el siglo XVI, en la que dejó de ser una simple fortificación para convertirse en un palacio.
  • 2008: Hamburgo. Diseñador: Erich Ott (OE). Representa la iglesia de San Miguel, construida en la ciudad en 1786 tras haber sido destruida la anterior por un rayo, en 1750. Como curiosidad, un ascensor permite subir a lo alto de la torre, en la que hay un mirador.
  • 2009: Sarre. Diseñador: Friedrich Brenner (FB). La Ludwigskriche, o iglesia de San Luis, que es el motivo de esta moneda, se encuentra en la capital de Sarre, Saarbrücken, y fue construida en estilo barroco en el año 1775. Fue severamente dañada en la Segunda Guerra Mundial, quedando en pie sólo los muros exteriores, y aún está siendo reconstruida.
  • 2010: Bremen. Diseñador: Bodo Broschat (BB). Esta moneda nos muestra el Ayuntamiento de Bremen, uno de los más importantes ejemplos europeos de arquitectura gótica, que data de principios del siglo XV. También aparece la Estatua de Rolando, de más de 10 metros de altura, de la misma época. Ambos monumentos fueron declarados en 2004 Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.
  • 2011: Renania del Norte-Westfalia. Diseñador: Heinz Hoyer (HH). En ella aparece la Kölner Dom, la Catedral de Colonia, construida en estilo neogótico entre 1248 y 1880, durante… ¡632 años! Con sus 157 metros, fue la estructura construida por el hombre más alta del mundo hasta 1884, año en que se terminó el Monumento a Washington en Washington D. C.

Han pasado sólo seis años y hay 16 estados. Ergo, si las matemáticas no fallan, faltan aún diez monedas conmemorativas más. Ya están programadas:

  • 2012: Baviera. Castillo de Neuschwanstein.
  • 2013: Baden-Württemberg. Abadía de Maulbronn.
  • 2014: Baja Sajonia. Iglesia de San Andrés de Hildesheim.
  • 2015: Hesse. Paulskirche de Fráncfort del Meno.
  • 2016: Sajonia. Palacio Zwinger.
  • 2017: Renania-Palatinado. Porta Nigra de Tréveris.
  • 2018: Berlín. Palacio Charlottenburg.
  • 2019: Sajonia-Anhalt. Catedral de Magdeburgo.
  • 2020: Turingia. Castillo de Wartburg.
  • 2021: Brandeburgo. Palacio de Sanssouci.

El lector avezado notará que, a partir de 2010, el diseño del anillo plateado de las monedas cambió. La razón es que, como ya se dijo en el artículo anterior, es política del BCE que en los anillos exteriores de las monedas aparezcan las estrellas de la Unión Europea tal como aparecen en la bandera de Europa, es decir, en las doce posiciones del reloj. Esto llevó a Alemania en 2010 a cambiar el diseño de sus monedas conmemorativas en 2010, desapareciendo la leyenda «BUNDESREPUBLIK DEUTSCHLAND» y cambiando la posición de las estrellas, además de añadir una «D». Pero cuidado: esta letra no indica la ceca, no es la D de Múnich, sino la D de Deutschland. Es el identificador de país, ya que es obligatorio que todas las monedas lleven la identificación del país al que pertenecen. La marca de ceca no aparece en el anillo exterior, sino en el disco interior.

Además de esta serie, Alemania ha realizado también las dos emisiones conjuntas de las que ya hablé en el artículo anterior: la del Tratado de Roma en 2007 y la del aniversario del euro en 2009.

Monedas de coleccionista

Alemania emite monedas de oro y plata en dos denominaciones: 10 y 100 euros. Las monedas de 10 € son de plata de 925 milésimas, o plata esterlina, y se vienen emitiendo 5 ó 6 al año. Por el contrario, las monedas de 100 euros son de oro de 999,9 milésimas —casi casi oro puro—, y se emite una al año. Las monedas de 100 € se dedican a un lugar de Alemania que sea Patrimonio de la Humanidad, excepto en 2002 —este año la moneda de 100 euros fue dedicada a la introducción del euro— y en 2005 —que se dedicó a la Copa Mundial de Fútbol de 2006—.

10 euro televisión

Moneda alemana de 10 € de plata, acuñada en Karlsruhe y emitida en 2002, con motivo de los 50 años de televisión en Alemania. (Fuente: Wikipedia)

A partir de 2010 se comenzó una serie de monedas de 20 euros de oro, dedicada a los bosques alemanes. Saldrá una moneda al año, comenzando en 2010 con el roble —¡cómo no!— y terminando en 2015 con el tilo.

Ha habido una excepción hasta la fecha: en 2002, para celebrar la introducción del euro, se emitió una moneda de oro de 999,9 milésimas con valor facial de 200 €, con idéntico diseño a la de 100 € del mismo año.

Como curiosidad, todas las monedas de coleccionista sin excepción llevan en su reverso la Bundesadler, así que si vas a la página correspondiente de Wikipedia puedes admirar un montón de diseños diferentes para el águila federal.

Cambios futuros

Para acabar con esta entrada sobre Alemania, resta solamente decir que deberá cambiar el diseño nacional de sus monedas en un futuro. La Comisión Europea obliga ahora a que todas las monedas lleven el nombre del país que las emite o una abreviatura del mismo, norma que Alemania no sigue. Sin embargo, Alemania declaró hace un tiempo que no cambiaría sus diseños por el momento, así que nadie sabe cuándo podremos ver una nueva serie de monedas alemanas, bien con el ubicuo «BUNDESREPUBLIK DEUTSCHLAND» o bien con una simple y sosa «D».

Bien, pues esto es todo por ahora. Espero no haberos aburrido demasiado, y que os queden ganas de leer la próxima entrada. En ella, hablaremos sobre el siguiente país en la lista, siempre por orden alfabético: la República de Austria.

http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/2/21/Mark5.JPG

  1. En alemán: Bundesrepublik Deutschland, pronunciado «bundesrepúblik dóichland». []
  2. Se pronuncia «dóiche mark». []
  3. Cita obtenida de este sitio. []
  4. Eichenlaub se pronuncia «áijenlaub», y Bundesadler se pronuncia «bundesádla». []
  5. Cuidado con la «u». TeUtones. Ahorrémonos el chiste fácil, estimado lector —u honorable lectriz—. []
  6. En alemán: Brandenburger Tor. []
  7. Simboliza, entre otras cosas, la apertura de la Unión Europea y, por ende, de Alemania. []
  8. También podría haber elegido un trofeo más manejable, el tío. Seguro que quería remedar a los venecianos cuando se llevaron en 1204 la cuadriga helenística del Hipódromo de Bizancio a la Basílica de San Marcos —donde siguen ahora, no los verdaderos, que están en un Museo, sino una réplica—, aunque por algún motivo sólo llegaron los caballos, caballos que también se llevó Napoleón a París y que también fueron devueltos a Venecia en 1815 tras la derrota de Waterloo. Tenía fijación por los caballos, el amigo Napoleón. []
  9. El cuadro se titula ¡Victoria! El regreso de la Quadriga 1814, y puede verse aquí. []
  10. Sí, sé que me pongo muy pesado con lo de normalizarlo y estandarizarlo todo. Es lo que hay, estudio una ingeniería. []
  11. Iniciativa que, por cierto, ha sido adaptada años más tarde por España, como se verá a su debido tiempo. []

Sobre el autor:

Saul_IP (Saúl Iglesias Prieto)

Con 21 años, soy estudiante de Ingeniería Química, me gusta casi todo tipo de música (sí, la clásica también, ¡viva Bach!), los coches antiguos y coleccionar cosas, en especial monedas de euro. Llegué a El Cedazo a través de El Tamiz, del que soy un fan incondicional desde 2008.
 

{ 12 } Comentarios

  1. Gravatar Macluskey | 07/04/2011 at 09:02 | Permalink

    Desde que leo esta serie, no dejo de mirar las monedas que me caen en la mano… Y como los euros alemanes sion fáciles de encontrar en España, por esta vez lo tengo fácil… ¡Ya veremos cuando llegues a Luxemburgo o a San Marino!!!

    Excelente trabajo.

    Saludos

    Mac

  2. Gravatar Juan Carlos Giler | 07/04/2011 at 03:01 | Permalink

    Una consulta, en base al comentario anterior de Mac (y por estar nosotros al otro lado del charco)… ¿Los euros de otros paises, si pueden circular en tercernas naciones?

    Es decir euros alemanes en España? Españoles en Alemania? en Austria? etc.

    Gracias, y buen artículo, hurgando en la histopria individual de cada nación!!

  3. Gravatar Juan Carlos Giler | 07/04/2011 at 03:08 | Permalink

    Una aclaración, con “circular” me refería a “usar”…. o sea comprar cosas, pagar bienes, servicios, etc

  4. Gravatar J | 07/04/2011 at 03:54 | Permalink

    Juan Carlos Giler: los euro son euro independientemente de su procedencia. En España es tan de curso legal un euro español como un euro alemán.

    Por lo que he aprendido de estos artículos de Saul, parece que incluso los conmemorativos.

  5. Gravatar Macluskey | 07/04/2011 at 04:19 | Permalink

    Juan Carlos, ya te ha contestado J… imagina que en un momento dado tienes veinte monedas en el monedero (y estás es España). Lo normal es que tengas ocho o nueve monedas españolas, dos alemanas, dos francesas, una italiana, una holandesa, una irlandesa, una belga, etc…

    Tras casi diez años de euro, está ya todos mezclados.

    Y no te digo nada si vas, por ejemplo, a Egipto (ahora no es muy buen momento, pero ya lo será…). Allí te encontrarás continuamente con comerciantes que te pedirán cambiar euros en monedas por euros en billetes. Allí el batuburrillo es tremendo, cada moneda es de un sitio…

    Por si te lo preguntas, la razón de esta petición es que muchos europeos pagamos pequeños gastos o compras en monedas de euro o damos propinas con monedas de euro, y ellos las aceptan, claro, pero luego las monedas no las pueden cambiar en el banco, así que buscan a alguien que no le importe cambiar euros en billetes (que sí pueden cambiar) por monedas que luego usarán sin problemas en sus paises de origen. Las veces que yo he estado en estos países: Egipto, Turquía, etc, siempre he vuelto a España cargado literalmente de monedas de euro… Son tan amables y tan buena gente que no puedes negarte a hacerles el favor.

  6. Gravatar Juan Carlos Giler | 07/04/2011 at 04:31 | Permalink

    OK, gracias por las respuestas.

    Supongo que es equivalente, por ejemplo, ir a China, y pagar con dólares estadounidenes!

    Gracias nuevamente.

  7. Gravatar J | 07/04/2011 at 05:35 | Permalink

    No, porque en China si quieren te cogen los dólares y si no, no (supongo).

    Es más bien como vivir en California, tener dólares californianos, ir a Ohio y poder pagar con ellos.

    La moneda de curso legal, por definición, tiene una peculiaridad que es que si tú tienes una deuda (como por ejemplo la cuenta de la cafetería) y ofreces pagarla con moneda de curso legal, y el otro no la acepta, la deuda se considera saldada. Así, si vas y pides un café y te lo tomas tranquilamente, y luego cuando vas a pagar le das un billete de 200€, el camarero no puede decirte que no te lo acepta. Bueno, puede decir lo que él quiera, pero entonces la deuda se considera saldada y no tienes por qué pagar el café con un billete más pequeño.

    Claro que esto es en la teoría, porque no sé qué ocurre si el camarero realmente no tiene cambio.

    Creo que el hecho de que eso aplique o no también a otras cosas que se pagan en el acto (como por ejemplo, la compra del supermercado, en que no adquieres la deuda y luego la pagas, sino que ocurre todo a la vez) depende ya de la ley concreta.

    http://en.wikipedia.org/wiki/Legal_tender

    http://www.pymesyautonomos.com/administracion-finanzas/no-se-pueden-rechazar-pagos-con-billetes-de-500-euros

    http://elsegurodeproteccionjuridica.es/2011/04/07/%C2%BFpodemos-rechazar-que-nos-paguen-con-billetes-de-500e/

    http://cajondesastres.wordpress.com/2010/03/26/no-se-aceptan-billetes-de-200-euros-y-500-euros/

  8. Gravatar J | 07/04/2011 at 06:24 | Permalink

    Ah, perdón, a lo mejor te referías a Egipto…

  9. Gravatar Juan Carlos Giler | 07/04/2011 at 09:57 | Permalink

    Gracias !!!

    “no sé qué ocurre si el camarero realmente no tiene cambio”.. eso depende del país en el que te encuentres :)

  10. Gravatar Saul_IP | 07/04/2011 at 10:31 | Permalink

    @ Juan Carlos:

    En fin, poco puedo añadir yo a lo que tan amablemente han contestado J y Macluskey… Efectivamente, en cualquier país (de la Eurozona) puedes utilizar euros de cualquier otro país. Técnicamente, existe un sólo Euro: aunque existan monedas con diferente dibujo, la divisa es la misma y, por tanto, puede ser utilizada indistintamente. No es el mismo caso, por ejemplo, en Namibia (África): allí circula el dólar namibio igual que el rand sudafricano, y se aceptan ambas, pero son dos divisas diferentes.

    @ J:

    Efectivamente, también los conmemorativos :) Pero ¡cuidado!, los de coleccionista no (los de oro y plata), ésos solo se pueden usar en sus respectivos países.

    @ Macluskey:

    ¡Gracias por los halagos! Y me parece que Austria, aunque no es Luxemburgo ni San Marino, te parecerá bastante interesante: sí se ven monedas austríacas por España pero, comparadas con Alemania, Francia o (sobre todo) Portugal, son relativamente raras ;)

  11. Gravatar Juan Carlos Giler | 12/04/2011 at 06:21 | Permalink

    Gracias a todos nuevamente…….

    Creo que China fue un ejemplo bastante extremo…. mas bien me referia a, por ejemplo, Canadá, Australia o México.

  12. Gravatar Alejandro | 27/04/2011 at 02:50 | Permalink

    Una cosa curiosa de los marcos es que en los 80, un marco eran unas 70 – 80 ptas. Sin embargo la moneda de 25ptas era idéntica en tamaño y peso a la de 1 marco, con lo que un viajecito a Alemania con un buen puñado de monedas de 5 duros me dio muchas cocacolas, bocadillos y hasta para tabaco (que yo no fumaba) en muchas máquinas…

    Lo mismo pasa ahora con algunas monedas turcas y la de 2 Euros.

    Saludos

Escribe un comentario

Tu dirección de correo no es mostrada. Los campos requeridos están marcados *

Al escribir un comentario aquí nos otorgas el permiso irrevocable de reproducir tus palabras y tu nombre/sitio web como atribución.