Regístrate | Conectar
El Tamiz Libros Recursos Series Únete 12 Users Online
Skip to content

Los billetes del euro




Si vives en Europa, mejor dicho, en algún país de la Eurozona, llevas más de ocho años utilizándolos, pero… ¿qué sabes exactamente sobre los billetes de euro?

En este artículo de la serie sobre el euro veremos todo lo relativo a ellos, desde su diseño hasta sus medidas de seguridad. Muchas de las cosas las conocerás ya —el Banco Central Europeo se ha encargado de que los europeos estemos relativamente familiarizados con nuestra moneda—, pero si alguien, sobre todo nuestros lectores del otro lado del Atlántico, aprende algo nuevo, este artículo habrá servido para algo. Hablemos, pues, de los billetes de euro.

Los diseños

Para diseñar los billetes de euro se organizó un concurso el 12 de febrero de 1996, al que se presentaron numerosos diseñadores de varios países diferentes: 44 diseños en total, de los cuales sólo uno salió elegido. No obstante, no se podía presentar cualquier cosa: se publicaron unas líneas generales que debían seguir los diseños presentados.

  • El nombre de la moneda debía aparecer en ambos lados del billete, tanto en el alfabeto latino —euro— como en el griego —ευρώ—.
  • El valor del billete debía aparecer como mínimo dos veces, en ambos lados del billete.
  • Debían aparecer las siglas del Banco Central Europeo en cinco variantes —BCE, ECB, EZB, ΕΚΤ y EKP—, que representaban a todas las lenguas oficiales de la Unión Europea de aquel entonces.
  • Cerca de las iniciales del BCE, debía aparecer la firma de su presidente, que en la época era Wim Duisenberg.
  • Las doce estrellas de la Unión debían aparecer en el anverso de los billetes, aunque podían aparecer también, opcionalmente, en el reverso.
  • Por supuesto, los valores estaban predeterminados: serían 5, 10, 20, 50, 100, 200 y 500 €.
  • Los tamaños estaban ajustados a una tabla, desde los 120 × 62 mm del billete de 5 € hasta los 160 × 78 mm del de 500 €.
  • Los colores debían ser: gris para el billete de 5 €, rojo para el de 10 €, azul para el de 20 €, naranja para el de 50 €, verde para el de 100 €, amarillo o marrón para el de 200 € y morado o violeta para el de 500 €.
  • Por último, el diseñador podía elegir entre dos temáticas: el diseño «Edades y Estilos de Europa» o el diseño «Abstracto/Moderno».
    • Para el diseño «Abstracto/Moderno», el diseñador era libre para elegir el motivo, siempre que no representara a ningún país en particular.
    • Para el diseño «Edades y Estilos de Europa», cada billete tenía asociado un estilo: clásico para el billete de 5 €, románico para el de 10 €, gótico para el de 20 €, renacimiento para el de 50 €, barroco y rococó para el de 100 €, «hierro y cristal» para el de 200 € y contemporáneo para el de 500 €.
100 manat y 500 euro

Billetes de 100 manat y 500 euros, ambos diseñados por Kalina (Fuente: Wikipedia).

El día 3 de diciembre de 1996 se hizo público el diseño ganador: se trataba del que había presentado el diseñador austríaco Robert Kalina, del Oesterreichische Nationalbank. Kalina, que eligió el tema «Edades y Estilos de Europa», ya había diseñado los billetes del chelín austríaco —de hecho, se aprecia cierto parecido entre los billetes de 500 y 1 000 chelines de 1997 y los billetes de euro, sobre todo en el tipo de letra elegido para la numeración—, y el éxito conseguido con los billetes de euro le llevarían a diseñar también los billetes del manat azerí, que se ven igualmente muy parecidos a los europeos.

Aquí se pueden ver el resto de diseños que se presentaron a concurso. Personalmente, me gustan mucho la serie 12 —del portugués Luís Filipe Abreu—, la 26 —de los alemanes Klaus Michel y Sanne Jünger—, la 32 —de Brigitte Matoul, Benoît Grégoire y Véronique Boland, los tres belgas— y la 44 —de la española Ana Alavedra y el suizo residente en Barcelona Yves Zimmermann—. Además, los diseños 18, 19, 41, 42 y 44 son de diseñadores españoles.

Es interesante notar que el diseño original de Kalina, el 36, tiene bastantes diferencias con el de los billetes actuales: observa, sin ir más lejos, el reverso del billete de 5 €. Los que se muestran fueron los diseños originales del austríaco, que posteriormente sufrieron diversas modificaciones hasta llegar a los billetes que utilizamos hoy.

El diseño de Kalina

Puede verse que los billetes cumplen a la perfección las normas del concurso:

  • En la parte inferior izquierda se lee el nombre de la moneda en caracteres latinos —EURO— y griegos —ΕΥΡΩ—, tanto en el anverso como en el reverso.
  • El valor de cada billete aparece dos veces por delante y tres por detrás, más incluso de lo requerido por la norma.
  • En la parte superior se aprecian las siglas del BCE:
    • BCE: para el español (Banco Central Europeo), francés (Banque Centrale Européenne), italiano (Banca Centrale Europea) y portugués (Banco Central Europeu).
    • ECB: para el danés (Europæiske Centralbank), inglés (European Central Bank), neerlandés (Europese Centrale Bank) y sueco (Europeiska Centralbanken).
    • EZB: para el alemán (Europäische Zentralbank).
    • ΕΚΤ: para el griego (Ευρωπαϊκή Κεντρική Τράπεζα).
    • EKP: para el finés (Euroopan Keskuspankki).
  • Bajo estas siglas se ve la firma del presidente del Banco Central Europeo. En los billetes anteriores a noviembre de 2003 la firma es de Wim Duisenberg —por ejemplo, en el de 200 € de más abajo—, y en los posteriores —como el de 500 € de la foto— es de Jean-Claude Trichet.

Los diseños muestran, en su parte anterior, puertas y ventanas, simbolizando la apertura de la Unión Europea, y en su parte posterior puentes, que representan la unión entre naciones. Originalmente representaban monumentos reales, pero más tarde fueron sustituidos por prototipos neutrales para evitar recelos.

Toda la serie de billetes de euro (Fuente: Euromensa; ilustración autorizada según Decisiones BCE/2003/4 y BCE/2003/5)

Billete de 5 euros [reverso]

El billete de 5 euros es de color gris, con unas dimensiones de 120 × 62 mm. En el anverso aparece un arco típico de la arquitectura clásica, con sus columnas jónicas, y en el reverso aparece no ya un puente, sino un acueducto romano.

Billete de 10 euros [reverso]

El billete de 10 euros es rojo, y mide 127 × 67 mm. En este caso, la puerta que aparece en el anverso y el puente del reverso pertenecen a la era románica, entre los siglos XI y XII. En la puerta, por ejemplo, son muy típicos del Románico el arco de medio punto y las arquivoltas.

Billete de 20 euros [reverso]

Con unas medidas de 133 × 72 mm y color azul, el billete de 20 euros muestra motivos arquitectónicos del estilo gótico, que se desarrolló entre los siglos XIII y XV. Las vidrieras de las puertas del anverso, junto con sus arcos ojivales también presentes en el puente del reverso, nos ayudan a identificar el estilo arquitectónico.

Puente de Rialto (Venecia)

Puente de Rialto (Venecia, Italia), que inicialmente iba a aparecer en el reverso del billete de 50 € (Rüdiger Wölk/CC Attribution-Share Alike 2.0 License, Germany)

Billete de 50 euros [reverso]

El billete de 50 € es de color naranja, y mide 140 × 77 mm. Representa el renacimiento —siglos XV y XVI—, identificable por la presencia de elementos clásicos como columnas y frontones triangulares. El puente que iba a aparecer en el reverso era, originalmente, el puente de Rialto —Venecia—, pero fue sustituido por el puente genérico que hoy se muestra.

Billete de 100 euros [reverso]

Son el barroco y el rococó —siglos XVII y XVIII— los estilos que están representados en este billete, de color verde y medidas 147 × 82 mm. En la puerta que aparece en el anverso se aprecia abundante ornamentación, típica del barroco, y en la parte de atrás un puente barroco genérico. Éste sustituyó al que iba a aparecer originalmente: el puente de Neuilly en París.

Billete de 200 euros [reverso]

Con un esquema de colores en amarillos y ocres y unas medidas de 153 × 82 mm, el billete de 200 € nos enseña muestras de arquitectura del hierro y el vidrio, de la época del Art Nouveau —entre los siglos XIX y XX—.

Billete de 500 euros [reverso]

El billete de 500 euros, el «Bin Laden»,[1] tiene unas medidas de 160 × 82 mm —es el más grande de todos—, y un color violeta. Nos ofrece muestras de arquitectura contemporánea, de los siglos XX y XXI. Estas muestras son genéricas, pero originalmente el billete iba a mostrar en su parte trasera el puente de Normandía, en el norte de Francia.

Países emisores

Las monedas de euro tienen diferentes reversos dependiendo de qué país las haya emitido. Originalmente se pensó hacer lo mismo con los billetes: ponerles un anverso común y que cada país eligiese su reverso. Esta idea se abandonó y se optó por hacer todos los billetes iguales. ¿…Iguales?

No, en realidad no son todos iguales. Sí se puede saber qué país emitió tal o cual billete, mirando precisamente lo último que se nos ocurriría mirar en un billete: el número de serie. La primera letra del número de serie nos dice, en efecto, qué país emitió ese billete. Los países se colocaron en orden alfabético inverso en su propio idioma oficial: así, la Z correspondería al primer país, Bélgica —België—, que empieza por B.

Letra País Suma de verificación
En idioma oficial En español
Z Belgique Bélgica 9
Y Ελλάδα [Ellada] Grecia 1
X Deutschland Alemania 2
(W) Denmark Dinamarca (3)
V España España 4
U France Francia 5
T Éire / Ireland Irlanda 6
S Italia Italia 7
(R) Luxembourg Luxemburgo (8)
(Q) No usada
P Nederland Países Bajos 1
(O) No usada
N Österreich Austria 3
M Portugal Portugal 4
L Suomi Finlandia 5
(K) Sverige Suecia (6)
(J) United Kingdom Reino Unido (7)
(I) No usada
H Slovenija Eslovenia 9
G Κύπρος [Kypros] Chipre 1
F Malta Malta 2
E Slovensko Eslovaquia 3
D Eesti Estonia 4

Podemos ver algunas irregularidades: Grecia —que empieza por E: Ellada— está antes que Alemania —que empieza por D: Deutschland—. El motivo es que, dado que la Υ es una letra del alfabeto griego y la W —que es la que le habría tocado— no lo es, decidieron intercambiarse las posiciones de Dinamarca y Grecia. De este modo, Dinamarca, que debería ir antes de Alemania, va después. Irlanda, por su parte, debería ir antes de España, ya que el primer idioma oficial de irlanda es el gaélico, e Irlanda en gaélico es Éire; pero el orden se estableció por Ireland, en inglés.

Dinamarca, Suecia y el Reino Unido aparecen en esta lista… ¡pero no usan el euro! Tienen sus posiciones reservadas por si algún día llegaran a entrar.[2]

Por último, a los países que entraron al euro más tarde —de Eslovenia en adelante—, les fueron adjudicando las letras por orden de entrada, de ahí que para la H, G, F, E y D no se cumpla ya el orden alfabético. La Q, la O y la I no se usan para no confundirlas con el 0 y el 1. Sí, confundir una Q con un 0 tiene algo de delito, pero recordemos que los números de serie son leídos también por máquinas, que carecen de nuestra sensibilidad para esas cosas.

Lo de la suma de verificación se explica más adelante, en «Medidas de seguridad».

Imprentas

Código corto

Código corto en el billete de 10 euros. En el centro de la imagen se puede leer «K006G4». Además se aprecia la constelación de EURión (Fuente: Wikipedia).

Además del número de serie, los billetes llevan un «código corto», en el que aparece la imprenta donde se fabricó el billete. Esto no es banal: para empezar, hay países con más de una imprenta. Pero además, un billete emitido por España puede no haber sido impreso en España: realmente algunos billetes españoles están impresos en los Países Bajos, otros en Alemania o Bélgica.

¿Y dónde está el código corto? Pues depende. Suele estar escondido, impreso en letra pequeñita, pero siempre en el anverso: en los billetes de 5 € está en el margen izquierdo del dibujo; en los de 10, en una de las estrellas, cerca de la palabra «EURO»; en los de 20 y 500, en otra estrella; en los de 50, en el margen derecho, encima del holograma; en los de 100, en el centro del billete, escondido entre el microtexto, y en los de 200, cerca de una de las estrellas inferiores, en vertical.

El formato de este código es A000A0. Por ejemplo, el código L077C5 significa impreso por el Banco de Francia, en la placa 077, fila C, columna 5. Los códigos de las imprentas son:

Letra Imprenta Lugar Imprime para
(A) Bank of England Printing Works Loughton, Reino Unido -
(B) No se usa
(C) Tumba Bruk Tumba, Suecia -
D Setec Oy Vantaa, Finlandia L
E F. C. Oberthur Chantepie, Francia H, L, P, U
F Österreichische Banknoten und Sicherheitsdruck Viena, Austria N, P, S, T, Y
G Koninklijke Joh. Enschedé Haarlem, Países Bajos F, G, L, N, P, V, Y
H De La Rue Gateshead, Reino Unido L, M, P, T
(I) No se usa
J Istituto Poligrafico e Zecca dello Stato Roma, Italia S
K Banc Ceannais na hÉireann Dublín, Irlanda T
L Banque de France Chamalières, Francia U
M Fábrica Nacional de Moneda y Timbre Madrid, España V
N Τράπεζα της Ελλάδος Atenas, Grecia Y
(O) No se usa
P Giesecke & Devrient Munich / Leipzig, Alemania L, M, P, U, V, X, Y
(Q) No se usa
R Bundesdruckerei Berlín, Alemania P, X, Y
(S) Danmarks Nationalbank Copenhague, Dinamarca -
T Banque Nationale de Belgique Bruselas, Bélgica U, V, Z
U Valora – Banco de Portugal Carregado, Portugal M

No se utilizan, igual que en los números de serie, las I, O, Q y B —en este último caso, por confusión con el 8—. Igual que en los números de serie, las letras A, C y S están reservadas al Reino Unido, Suecia y Dinamarca, respectivamente.

Elementos de seguridad

Los billetes de euro incorporan novedosos sistemas de seguridad para prevenir las falsificaciones;[3] algunos de esos dispositivos son un secreto guardado celosamente por el Banco Central Europeo. Veamos algunos ejemplos:

1: Toca

El papel de los billetes está fabricado a partir de fibras de algodón. Esto hace que sea más áspero, resistente y duradero, además de producir un sonido característico al agitar el billete, conocido como «carteo». Por otro lado, algunos de los motivos del billete —como las siglas del BCE o el valor— están impresos con tinta en relieve, que puede notarse pasando la yema de los dedos o rascando ligeramente.

2: Mira

Varios elementos de seguridad se manifiestan al poner el billete a trasluz. Por ejemplo, en el área en blanco del costado del billete, se aprecia una marca de agua con el motivo principal del billete. El hilo de seguridad es una línea oscura que cruza el billete de arriba abajo, que también se observa al poner el billete a contraluz y que tiene inscrito el valor del billete. Además, todos los billetes tienen un motivo de coincidencia: si observas la esquina superior izquierda del anverso del billete verás la cifra del valor incompleta, y si la miras al trasluz se completará. Por último, al observar el holograma al trasluz aparecerá el símbolo además del valor del billete escrito en letra pequeña.

3: Inclina

Los billetes de 5, 10 y 20 euros poseen una banda holográfica en el extremo derecho del anverso. Al inclinarla, el valor del billete se va alternando sobre el símbolo del euro. Por la parte de atrás, en el centro, una banda iridiscente plateada o dorada con el valor del billete cruza el mismo de arriba abajo, y brilla al inclinar el billete.

En los billetes de 50 euros o más no hay una banda holográfica, sino un holograma individual, y no hay banda iridiscente. Por el contrario, el número que hay en la parte inferior izquierda del reverso cambia de color al inclinar el billete, pasando de violeta a marrón o verde oliva.

4: Otros

Todos los billetes llevan microimpresión, es decir, textos escritos con un diminuto tamaño de letra. Por ejemplo, si se observa con una lupa la palabra «ΕΥΡΩ» de la parte delantera del billete, veremos que el relleno de las letras no es de un color plano, ni un punteado, sino un texto diminuto que repite el valor del billete.

La suma de verificación, que ya se mencionó al hablar de los números de serie, consiste en lo siguiente: sumando todas las cifras del número de serie, y después sumando las cifras del resultado, y así hasta que sólo quede una, debemos obtener la cifra que se detalla en la tabla que se vio más arriba. Por ejemplo, el billete con número de serie V16008279573 no puede ser verdadero, porque 1+6+0+0+8+2+7+9+5+7+3=48; 4+8=12; 1+2=3; pero la suma de verificación de España (V) es 4, no 3. Otra forma de comprobar la suma de verificación es sustituir la letra por su posición en el abecedario, y sumarla también a la serie: siempre debes obtener 8. Por ejemplo, en el billete anterior, V16008279573, teniendo en cuenta que la V es la letra número 22 del abecedario, tendríamos 22+1+6+0+0+8+2+7+9+5+7+3=70; 7+0=7. Como 7≠8, el billete es falso.

Además, al observar el billete bajo luz ultravioleta, no resplandece todo el billete, sino sólo algunas zonas. Por ejemplo, aparecen fibrillas de seguridad por todo el billete en azul, verde y rojo; la firma del presidente del BCE resplandece en verde, así como la bandera de la Unión Europea; las estrellas aparecen naranjas. Por detrás, el mapa de Europa brilla en amarillo.

Por último, un dispositivo bastante curioso: como el lector tal vez haya oído o experimentado, los billetes de euro no se pueden fotocopiar ni escanear en la mayoría de fotocopiadoras, escáneres, impresoras, etc. ¿Y cómo sabe la fotocopiadora que eso que está copiando es un billete? Pues gracias a la constelación de EURión. La constelación de EURión es un patrón formado por cinco círculos con una disposición determinada; las impresoras, escáneres y demás máquinas están programadas desde hace tiempo para reconocer este patrón y producir un error. Si te fijas en la ampliación del billete de diez euros de más arriba, verás multitud de circulitos rojos y anaranjados: son la constelación de EURión repetida una y otra vez, en diferentes orientaciones.

Billetes de 1 y 2 €

Para rematar el artículo, una curiosidad: Austria, Italia, Grecia y Eslovenia han solicitado varias veces que se emitan billetes de 1 y 2 €, medida que, según ellos, ayudaría a reducir la inflación —a la gente le cuesta más gastar un billete de dos euros que una moneda de dos euros—. No es algo disparatado: Austria ya tenía billetes de 20 chelines (1,45 €) e Italia de 1000 y 2000 liras (0,52 y 1,03 € respectivamente). Por su parte, el menor billete de Grecia era de 100 dracmas (0,29 €), y Eslovenia tenía billetes de tan solo 10 tólares, que son ¡cuatro céntimos de euro![4] Sin embargo, el Banco Central Europeo mantiene que «emitir un billete de 1 € es más caro, y dura menos, que acuñar una moneda», por lo que esta petición ha sido desestimada hasta el momento presente.

Pues bien, esto ha sido todo hasta ahora. En la próxima entrada, para completar el tema, hablaré —¡por fin!— sobre las monedas de euro.


  1. Hay quien los llama así, porque «se sabe que están en algún lugar, pero son imposibles de encontrar». []
  2. A mí me parece tener un poco de morro: «No, no nos gusta el euro, no vamos a entrar… pero guardadnos el sitio, claro, no vayamos a ver que os va bien y cambiemos de opinión». []
  3. Al menos, cuando salieron los billetes, esos sistemas eran novedosos. Ahora están ya obsoletos y muchos son pasto de los falsificadores, por lo que se está planeando sacar una nueva serie de billetes en dos o tres años. []
  4. Y en EE.UU. siguen teniendo su sacrosanto billete de un dólar… Como curiosidad, en muchísimos países turísticos —Egipto, Turquía, Túnez, Jordania, Marruecos, etc, etc— suspiran porque haya billetes de un euro igual que los hay de un dólar; así sería mucho más fácil para ellos cambiarlos que las monedas… y un euro es un importe adecuado para una propina a un maletero o botones de hotel, mientras que cinco euros es muchísimo dinero. []

Sobre el autor:

Saul_IP (Saúl Iglesias Prieto)

Con 22 años, soy estudiante de Ingeniería Química, me gusta casi todo tipo de música (sí, la clásica también, ¡viva Bach!), los coches antiguos y coleccionar cosas, en especial monedas de euro. Llegué a El Cedazo a través de El Tamiz, del que soy un fan incondicional desde 2008.
 

{ 13 } Comentarios

  1. Gravatar J | 28/02/2011 at 03:48 | Permalink

    Aunque había oído la historia de que no se podían escanear billetes, he agarrado un billete de 10€ que llevaba en el bolsillo y me he ido a la cojoimpresora/fotocopiadora/escáner/trituradora/cafetera/batidora/sandwichera que tenemos en el curro y… lo ha escaneado :-(

    A lo mejor solo afecta a marcas europeas o vendidas en Europa o algo así (es una HP).

  2. Gravatar yomismo | 28/02/2011 at 05:05 | Permalink

    Normalmente lo que comprueba la constelacion EURion es el programa con el que escaneas aunque hay algunas multifuncion que lo hacen por hardware.

  3. Gravatar pablo | 28/02/2011 at 10:31 | Permalink

    Faltan las monedas de 5 euros, son necesarias!

  4. Gravatar Saul_IP | 01/03/2011 at 12:14 | Permalink

    @J:

    Sí, más gente ha comentado que ha intentado escanearlos y lo han conseguido… No sé, imagino que, como dice Yomismo, lo que comprueba EURión es el software. Por ejemplo, según tengo entendido, Photoshop da errores si lo intentas. Y seguramente la marca de la impresora también influye, o su antigüedad.

    Además, revisando en Wikipedia (en inglés) el artículo sobre EURión, parece ser que no afecta a reproducciones en blanco y negro, que sí están permitidas, sino sólo en color. De todos modos, debe de ser una medida de seguridad bastante débil, porque Internet (por ejemplo) está plagada de fotografías de billetes a gran resolución, así que…

    @Pablo:

    ¡Paciencia! :-) De las monedas de cinco euros, que son de coleccionista, y el resto de monedas, hablaré en el artículo siguiente, que va sobre las monedas de euro. ;-)

  5. Gravatar Spinning | 01/03/2011 at 04:29 | Permalink

    Menudo análisis! Muy completo y he descubierto cosas que jamás habría imaginado. Un 10.

  6. Gravatar Luthien Andrea | 29/05/2011 at 05:35 | Permalink

    Saul :gracias por aclarar acerca de la detección del EURion que no tenia idea en que parte del billete se encontraba. Te pido que corrigas la información de la suma de verificación porque la suma final de numero de serie debe ser 8, independiente de la letra que posea, por ejemplo: X28046661572. Reemplazamos la x por su órden alfabético (24) y sumamos: 24+2+8+0+4+6+6+6+1+5+7+2=8 he realizado con números de series que comienzan con A , Z y siempre me sale como resultado el numero 8 . Gracias!!

  7. Gravatar Saul_IP | 09/06/2011 at 04:42 | Permalink

    @ Luthien Andrea: Efectivamente, me he parado a comprobarlo, y tienes razón, pero el otro método (es decir, sumar sólo los números, SIN la letra, y comparar con el número de verificación) también es válido. De hecho, si vas a la tabla, y sumas la posición de la letra y el número de verificación correspondiente, verás que siempre da 8:

    V (22)+4=26; 2+6=8.

    P (16)+1=17; 1+7=8.

    etcétera. De todos modos, lo incluiré en el artículo, porque yo no me había dado cuenta y es también interesante :)

  8. Gravatar Luthien Andrea | 14/06/2011 at 07:45 | Permalink

    Vale Saul, lo incluiré en el libro que estoy haciendo…también me gustaría compartir mas información contigo…vale!!!

  9. Gravatar Pabloski | 30/03/2012 at 11:48 | Permalink

    Saludos. Por si alguien me puede ayudar.Tengo un billete de 200 euros emitido en Alemania (X) e impreso en Berlín (R), pero lo curioso es que encima del valor situado en el reverso, parte inferior derecha, encima del valor, repito, hay impreso un círculo y en él inscrito la letra S en mayúscula. Gracias por vuestra información por adentado.

  10. Gravatar Jose Maria | 06/10/2012 at 04:05 | Permalink

    Hola Soy coleccionista de sellos y billetes y hago intercambios y alguna venta que otra. Mis amigos necesitan ver los detalles los sellos o billetes que tengo. Con los sellos todo bien, se escanean sin problema. Pero con los billetes de euro y la famosa constelacion de eurion, por lo menos con mi escaner, es imposible. Y claro si no puedo mostrarles una imagen del billete que les ofrezco pues no me lo compran ¿Hay alguna forma de escanear los billetes de euro? Si alguien sabe algo por favor agradecería su ayuda Saludos.

  11. Gravatar Mike Terman | 03/09/2013 at 09:54 | Permalink

    Me pregunto la razon de las dos letras de los nuevos billetes de 5 euros.

    He tenido ya unos entre mis manos y todos tienen las letras VA en la serie. Alguien sabe algo al respecto?

  12. Gravatar Saul_IP | 10/04/2014 at 05:17 | Permalink

    @ Mike Terman: Efectivamente, los nuevos billetes de la serie Europa tienen dos letras. La primera —la V, en tu caso— sigue siendo el código del país emisor: tu billete ha sido emitido por España. La segunda letra no tiene ningún significado: sencillamente, en lugar de estar compuesto por once números como antes, el número de serie de los nuevos billetes está compuesto por diez números y una letra, de modo que pueden originarse más del doble de combinaciones. Esa letra es correlativa: después del código VA vendrá VB, luego VC, etcétera.

    Si te interesa el tema —aunque ya veo que te respondo con muchos meses de antelación: no suelo revisar los comentarios de artículos tan antiguos— dentro de poco espero publicar el último artículo de la serie, la Actualización final, donde hablaré más en detalle de la serie Europa.

  13. Gravatar joan | 11/05/2015 at 10:19 | Permalink

    Muy bien SAUL, hoy ha llegado a mis manos un billete de 5 euros de serie VB

{ 9 } Trackbacks

  1. [...] Cómo son los billetes de euro y qué otros diseños pudimos haber usado   eltamiz.com/elcedazo/2011/02/28/los-billetes-del-euro/  por sacaelwhisky hace 3 segundos [...]

  2. [...] » noticia original [...]

  3. [...] amantes de los infinitos detalles técnicos del papel moneda encontrarán aquí más información: Los billetes del euro, en El [...]

  4. [...] amantes de los infinitos detalles técnicos del papel moneda encontrarán aquí más información: Los billetes del euro, en El [...]

  5. [...] amantes de los infinitos detalles técnicos del papel moneda encontrarán aquí más información: Los billetes del euro, en El [...]

  6. [...] amantes de los infinitos detalles técnicos del papel moneda encontrarán aquí más información: Los billetes del euro, en El [...]

  7. [...] amantes de los infinitos detalles técnicos del papel moneda encontrarán aquí más información: Los billetes del euro, en El [...]

  8. [...] amantes de los infinitos detalles técnicos del papel moneda encontrarán aquí más información: Los billetes del euro, en El [...]

  9. [...] técnicos del papel moneda encontrarán aquí más información: Los billetes del euro, en El [...]

Escribe un comentario

Tu dirección de correo no es mostrada. Los campos requeridos están marcados *

Al escribir un comentario aquí nos otorgas el permiso irrevocable de reproducir tus palabras y tu nombre/sitio web como atribución.