Regístrate | Conectar
El Tamiz Libros Recursos Series Únete 5 Users Online
Skip to content

Mitos, Leyendas y otros Desvaríos – Troya, el principio del fin




760px-J_G_Trautmann_Das_brennende_Troja

La Guerra de Troya

El relato que aquí les ofrezco intenta ser ameno y parte de la conjunción de diferentes versiones del mismo, seleccionadas más con la intención de hacerlos entretenidos y accesibles para todos, que con el rigor de los verdaderos estudiosos de la mitología, quienes nos brindan la posibilidad de acceder y disfrutar de estas maravillosas historias. Si sirve para brindarles un momento de apacible lectura y como puntapié inicial para despertar curiosidad sobre estos relatos ancestrales, estará cumplido con creces el objetivo de este humilde artículo.

Supongo que todos conocen con mayor o menor detalle la épica historia de la Guerra de Troya. Esta maravillosa historia, llena de pasiones y crueldades ha sido relatada completa o parcialmente innumerables veces, tanto por la prosa del inigualable Homero, como por las demás artes como la pintura, la música y el cine. Sin embargo no son tan conocidas las causas que llevaron a este colosal enfrentamiento del mundo Griego y la fundamental participación de los Dioses, que, como siempre en la mitología, dan el marco esencial para los acontecimientos mundanos.

La humanidad es así un personaje más o menos secundario, víctima de acontecimientos celestiales en los que su participación es a veces comparable a la de un títere movido por fuerzas que incluso puede llegar a desconocer. En el caso de la Guerra de Troya, todo comienza con un gran banquete celebrado en el Monte Olimpo (morada de los Dioses Griegos) en ocasión de la boda de la Diosa marina Tetis con el mortal Peleo, rey de Tesalia. Todos los Dioses fueron invitados a esta suntuosa celebración menos Éride, la Diosa de la discordia, quien tenía costumbre de sembrar peleas allí donde se encontrara, motivo por el cual tanto Zeus, el más poderoso de los Dioses Olímpicos, como su esposa Hera estuvieron de acuerdo en no invitarla.

Si por casualidad algún lector está organizando un festejo y se encuentra en la disyuntiva de decidir a quién invitar o no, le aconsejo que lea el artículo completo antes de repartir las invitaciones.

 

Situémonos ahora en el esplendoroso banquete, Dioses y Diosas reían y bebían alegres disfrutando de la maravillosa velada, complacidos por la ausencia de la siempre inoportuna Éride. Pero claro, ésta no iba a quedarse de brazos cruzados frente a tal descortesía y planeó un simple, pero efectivo, artilugio para vengarse. Deslizándose sin que la vieran en la sala, dejó caer una manzana de oro que contenía una pequeña inscripción.

Decía: “Para la más bella”.

No pasó mucho tiempo antes de que la manzana fuera encontrada por Hera, quien leyendo la inscripción, se alegró por tan bello presente. Pero recordemos que el lugar estaba lleno de Dioses y Diosas, y si hay una característica que comparten todos ellos, y ellas, es su belleza y orgullo.  Afrodita, al ver la manzana, se la pidió a Hera argumentando que evidentemente era para ella, pues claro, quién podría ser más bella que la Diosa del amor… Como si esto fuera poco Atenea, Diosa de la sabiduría y la estrategia de guerra, miró a su padre Zeus y le dijo -¿Acaso no me dices siempre que soy la más bella entre las Diosas?. Efectivamente Atenea gozaba del privilegio de ser la predilecta del grandísimo Zeus, lo que en ese momento no hizo mas que complicar las cosas, puesto que por grandísimo que uno sea, nadie quisiera encontrarse en la situación en que estaba Zeus en ese momento. Todos los Dioses lo miraban esperando que diera su veredicto, el cual lo obligaba a decidir entre la pulposa Afrodita, a quien todos querríamos tener de nuestro lado, o aun más, “a” nuestro lado;  su esposa Hera, quien lo miraba con esa mirada que para qué te cuento y Atenea, su hijita preferida.

A todo esto, por supuesto, la Diosa de la Discordia observaba todo fuera del palacio y se retorcía de la risa.

Pero volviendo a la situación en que se encontraba Zeus, la pregunta que se estarán haciendo es ¿Qué hizo?. Señores, permítanme decirles que hizo lo que todo hombre o Dios con los pantalones bien puestos hubiera hecho en tal situación. Se sacó el problema de encima. Argumentando que él no podía ser objetivo en tal elección, le ordenó a Hermes que fuera junto a las Diosas al monte Ida, le confiara a un pastor la manzana y luego de esto, al presentarse ante éste las tres bellísimas Diosas, decidiera quién de ellas se ajustaba mejor a la inscripción de la manzana.

Es aquí donde terminan por el momento los problemas de Zeus y comienzan los de Troya.

Paris, hijo de Príamo, rey de la rica ciudad de Troya, era sin duda uno de los playboys más codiciados de su época. Pero tenía, como tantos otros personajes mitológicos, un pasado oscuro, que incluía nada menos que una profecía en la cual se decía que sería el causante de la ruina de su padre y del reino que éste poseía. Por esta razón, luego de su nacimiento, Príamo decidió ejecutarlo para eludir tan funesto destino. Fue su madre Hécuba quien lo salvó, entregándoselo a un esclavo para que lo abandone en el bosque. Luego de ser amamantado por una osa, Paris es encontrado por un pastor, quien se ocupa de su crianza, y no es hasta su edad adulta cuando, con motivo de unos juegos celebrados en la ciudad de Troya, Paris vuelve a esta ciudad y se reencuentra con su verdadero padre. Entonces Príamo, ya anciano, celebra el regreso de su hijo dándole su merecido lugar como príncipe de Troya y se olvida de la antigua profecía.

Fuente: The National Gallery - The Judgement of Paris.

Fuente: The National Gallery - The Judgement of Paris.

Pero fiel a su humilde educación, Paris prefiere pasar la mayor parte de su tiempo cuidando los rebaños de su padre, en los alrededores de la ciudad. Es así como los caminos de Hermes, quien iba acompañado de Hera, Afrodita y Atenea, se cruzan con los de Paris. Mientras éste se encontraba cuidando el rebaño, se le aparecen estos Dioses y, tal como Zeus le había ordenado, Hermes le entrega la manzana de oro y le pide que decida cuál de las tres Diosas es la más hermosa.

¡Si para Zeus esta elección fue un gran problema, no me quiero imaginar lo que fue para el pobre Paris! Y, como si todo esto fuera poco, las Diosas no estaban dispuestas a dejar que este simple humano se decidiera así nomás por una de ellas, sino que una a una se acercaron a él e intentaron sobornarlo para inclinar la balanza a su favor.

¿Qué le ofrecieron? Y sobre todo, ¿por quién se decidió Paris?.

Si me siguieron hasta aquí supongo que pueden esperar un poco más para obtener estas respuestas, permítanme entonces que haga un pequeño paréntesis y les hable de una señorita cuya belleza aparentemente rivalizaba con la de las Diosas.

Helena

Helena

Su nombre era Helena y por aquel entonces era la mujer nada más y nada menos que de Menelao, rey de Esparta y hermano de Agamenón rey de Micenas. Pero este casamiento también tuvo sus detalles. Cuando Helena llegó a la edad de casarse, fueron tantos los pretendientes que se la disputaron, que Tíndaro, su padre (algunos dicen que Helena era en realidad  hija del mismísimo Zeus) tuvo miedo de que al decidirse por sólo uno de ellos, todos los demás le declararan la guerra. Fue entonces cuando el astuto Ulises sugirió que fuera ella misma quien eligiera y que antes de esto, todos los pretendientes juraran respetar la elección, asumiendo también la responsabilidad de castigar a quien se opusiera a este matrimonio, una vez pronunciado el nombre del agraciado. Finalmente Helena se decidió por Menelao. Seguramente este señor se habrá sentido muy feliz al poseerla como esposa, pero… poco le duró.

Volviendo a donde nos habíamos quedado, tenemos a Paris rodeado de ovejas, con la manzana en la mano, y tratando de decidirse entre las tres Diosas, quienes intentan sobornarlo.

Así es como entonces Hera se acerca a él y, susurrándole al oído, le dice: -Si me elijes te daré Poder sin límites.

Luego Atenea se acerca también y le dice que si en cambio la elije a ella poseerá –Absoluta sabiduría.

¿Y Afrodita?, Afrodita para ese entonces ya se había desabrochado la túnica y le ofreció -El amor de la mujer mas hermosa de la época, Helena. Posteriormente llamada Helena de Troya.

Pese a que todas las ofertas eran muy tentadoras, Paris no dudo en dar la manzana a Afrodita, y es así como, luego de quitarle a Menelao su radiante esposa, Paris se lleva a Helena a la ciudad de Troya. Menelao invoca el juramento que todos los anteriores pretendientes habían hecho de castigar a quien se opusiera a este matrimonio, los ejércitos griegos se amontonan frente a las murallas, el caballito de Troya y todo eso, que forma en realidad, parte de otra historia…

Pero permítanme que antes de cerrar este relato deseando que lo hayan disfrutado, haga hincapié sobre un hecho particular, que es el que a mí más me impresiona.

A Paris le ofrecieron Poder y Sabiduría sin Límites, pero prefirió en cambio el amor de una sola mujer.

¡Vamos Paris, todavía!… claro que las cartas del destino de Troya ya estaban echadas, sobre todo cuando Afrodita se desabrochó la túnica…

 

Troya ¿Ciudad olvidada?

 

Las Murallas de Troya, hoy

Las Murallas de Troya, hoy

En este artículo me propuse narrar las causas de la Guerra de Troya según la mitología, sin hacer referencia a las verdaderas ciudades de Troya descubiertas por el arqueólogo alemán Heinrich Schliemann, para mantener separadas las aguas entre el fabuloso mito y la no menos apasionante historia de su descubrimiento arqueológico. Este breve apartado en cambio, abordará este tema y dará las razones por las cuales elegí este enfoque en particular.

Porque… ¡No una, sino diez ciudades fueron descubiertas en ésta y otras excavaciones posteriores!. Se encontraban superpuestas en diferentes estratos geológicos, correspondiendo cada una de ellas a un período histórico particular, que en conjunto abarca desde el  2920 a.C. hasta el siglo XIV. El estudio de estos asentamientos ha llevado a la conclusión de que la llamada “Troya VII” corresponde a la Troya Homérica. Pero la fecha de su caída se encuentra aún en discusión, situándose aproximadamente entre el año 1185 a.C. (fecha propuesta por Eratóstenes) y el 1250 a.C. (propuesta por Herodoto).

Recreación del Caballo de Troya, sito en la propia Troya

Recreación del Caballo de Troya, sito en la propia Troya

De igual modo se discuten las verdaderas razones que desencadenaron el enfrentamiento. Y para desentrañar este misterio, es importante tener en cuenta la privilegiada ubicación geográfica de la ciudad que, al dominar el estrecho de los Dardanelos, se encontraba en una posición privilegiada para el control del rico comercio con el Mar Negro. Motivo que sin lugar a dudas fomentó su crecimiento y riqueza, pero muy probablemente también las rivalidades mercantiles y económicas. Claro que este tipo de explicación es mucho menos jugosa, si lo que se pretende es contar una historia que más que realista, sea cautivadora. Hollywood sabe esto, pero Homero lo supo mucho antes.

Como se ve, si bien hoy en día parece innegable la autenticidad de la Guerra de Troya, esto no significa que los hechos hayan sucedido como se relatan en la mitología. Quizás piensen que esto es algo obvio y no necesitaba ser aclarado; sepan que si este artículo es bien acogido por ustedes, algún día me gustaría hablarles, por ejemplo, del mito de la Atlántida, los numerosos mitos de diluvios universales y muchos otros, donde si no tenemos en claro la diferenciación entre mito y realidad histórica, podríamos terminar naufragando en aguas turbias, poco profundas y muy contaminadas de charlatanes para mi gusto.

Les dejo aquí varios enlaces para quienes se hayan quedado con las ganas de seguir leyendo sobre estos temas. Después de todo, ésa era la idea…

Personajes mitológicos mencionados en este relato


Sobre el autor:

Sebastián Carrizo (sebacine) ( )

Más que alguien con grandes conocimientos… ¡un entusiasta!, con ganas de incitar a la lectura y la reflexión.
 

{ 24 } Comentarios

  1. Gravatar Rorschach | 22/10/2009 at 06:15 | Permalink

    Muy buenas,

    Me ha gustado mucho el artículo. Breve, pero el resto de la historia es más conocida y ya se ha escrito mucho sobre ella. Aunque ya la conocía, me ha gustado cómo la has narrado.

    Un saludo.

  2. Gravatar J | 22/10/2009 at 06:35 | Permalink

    ¿Cómo te atreves a insinuar que podríamos no querer que continuaras contando otras historias mitológicas?

  3. Gravatar Macluskey | 22/10/2009 at 08:09 | Permalink

    Muy buen artículo, Sebacine, muy buen artículo…

    Efectivamente, todos conocemos la música de la guerra de Troya, el caballito y tal… aunque no tanto la letra. Y creo que has puesto en su justo término el mito, con el contrapeso de lo que la Arqueología ha descubierto (sobre todo gracias a la infinita testarudez de Schliemann, que se empeñó en excavar donde todo el mundo decía que no había nada de nada…).

    Y estoy con J, ahora le toca el turno a otras historias menos conocidas… ¡o demasiado conocidas!, como bien has avisado. Deslindar la paja del grano en el caso de la Atlántida, sin ir más lejos, debe ser tarea de titanes. o de gente que sepa, como es tu caso.

    Saludos

  4. Gravatar mcosta | 22/10/2009 at 08:14 | Permalink

    “si no tenemos en claro la diferenciación entre mito y realidad histórica, podríamos terminar naufragando en aguas turbias.”

    Por eso es aun más importante que cuentas las historias

  5. Gravatar Joe Kozinski | 22/10/2009 at 03:43 | Permalink

    “si no tenemos en claro la diferenciación entre mito y realidad histórica, podríamos terminar…” ¡en un psiquiátrico!

    (o en un seminario)

    PD: Artículo bien acogido por unanimidad. A currar.

  6. Gravatar sebacine | 22/10/2009 at 05:17 | Permalink

    Muchas gracias por los ánimos y sobre todo quiero agradecer a Macluskey y Pedro por su ayuda. :-)

  7. Gravatar Macluskey | 22/10/2009 at 05:47 | Permalink

    Nada, nada, yo no he hecho nada. Pedro igual sí, pero yo me he limitado a poner un acento aquí y otro allá…

    Y te habrás dado cuenta de que ya hay impacientes que esperan tus próximos artículos.

    Como decía Joe Kozinski: ¡A currar! :D

    Saludos

  8. Gravatar Brigo | 22/10/2009 at 11:04 | Permalink

    Buen artículo, me ha encantado. La mitología griega siempre me ha parecido de los más atractiva, de hecho me he leído La Odisea, la Ilíada y hasta la Enéida. He parado porque no se que viene después. :-)

  9. Gravatar Pedro | 23/10/2009 at 05:43 | Permalink

    Brigo, la Eneida es romana; creo que te gustarían también las Metamorfosis de Ovidio (también romano), hay mitología para dar y tomar. Pero mi recomendación, aunque no sean tan “fantásticos”, dos historiadores griegos: Heródoto y Tucídides, ambos historiadores con estilos bastante distintos pero buenísimos ambos. No quiero enrollarme, que la pasión me puede :)

  10. Gravatar Mazinger | 23/10/2009 at 11:20 | Permalink

    Sí señor. A esto le llamo yo un buen comienzo. Un artículo muy ameno y divertido que contribuye a diversificar aún más los temas de El Cedazo.

    De nuevo una manzana, como en el Génesis bíblico, es la causa de un terrible castigo. ¡Malditas manzanas!

    Y no te exhorto para que curres porque ya veo que te has puesto a ello. ;-)

  11. Gravatar Sebastián Carrizo | 23/10/2009 at 06:29 | Permalink

    @Brigo, sumo a la lista de Pedro las Tragedias Griegas con sus tres autores principales Esquilo, Eurípides y Sófocles. Son ideales sobre todo si te pusiste la camiseta de algún Dios o Héroe en particular, para indagar más profundamente sobre ellos. En mi caso el Edipo Rey de Sófocles, es una de mis preferidas. Varias películas de suspenso tienen mucho que envidiarle a esta obra magistral. Si nunca leíste alguna de ellas, te recomiendo que tengas en cuenta un detalle, al tratarse de “obras teatrales” hay que tener en cuenta que no fueron escritas para ser “leídas”, sino “actuadas”, es decir que hay que tratar de “imaginar las actuaciones”, “escuchar los diálogos”… y el coro, es también algo que al principio a mi me costó un poco asimilarlo, porque me sonaba raro la participación de esos personajes mitad actores, mitad público. @Mazinger, exactamente, otra vez una manzana. ¡Y una mujer! en el centro del conflicto. Típico de las sociedades patriarcales… siempre les echamos la culpa a ellas. Y eso que no hablamos de Pandora… Ah y ya que mencionaste el Génesis, recomiendo también la lectura de la Biblia concentrándose en sus mitos, supongo que todos han leído las partes mas importantes, pero si no lo hicieron ¡ojo! que siempre es interesante ir a las fuentes..

  12. Gravatar lucas | 24/10/2009 at 10:12 | Permalink

    ¡Bienvenido a El Cedazo, Seba (es decir, como autor)!

    Genial artículo; tienes una prosa muy lúcida y fresca.

    De estar en el lugar de Paris, creo que la opción más inteligente que podría haber elegido es el Poder sin límites, ya que de esta manera se tendría el ‘poder’ de adquirir la Sabiduría Absoluta… ¡y a Helena! Pero claro, hay que ver a qué se refiere concretamente con “Poder”. Recuerdo una paradoja de Bertrand Russell, en la que un ser con Poder Absoluto debe tener el ‘poder’ de crear una roca que él no pueda mover, y en ese caso se pondría de manifiesto que no es omnipotente; queriendo mostrar que el poder absoluto es autocontradictorio.

    Entre las propuestas que has recogido, a mí me gustaría agregar los mitos de Hesíodo, en especial su Teogonía, que es muy interesante.

    Saludos y espero que nos veamos pronto en el cine (o quizá antes en el espacio).

  13. Gravatar Mazinger | 25/10/2009 at 04:51 | Permalink

    @Seba.

    Te he hecho caso y he ido a la fuente. He releído el Génesis y resulta que no se menciona el nombre de ninguna fruta en particular, sino simplemente del fruto del “árbol de la ciencia del bien y del mal”. Pero creo que su representación como manzana está tan arraigada popularmente que si hiciésemos una encuesta todos contestarían “manzana”. Supongo que pinturas como “Adán y Eva”, de Tiziano, tienen la culpa de ello.

    @Lucas

    Así que “antes en el espacio” ¿eh? Si es que esto de escribir es un vicio.

  14. Gravatar Macluskey | 25/10/2009 at 05:10 | Permalink

    MEJOR: Nos venos en el espacio del cine, para olvidar la crisis subprime mientras escuchamos música…

    No está mal la idea, no.

    Efectivamente, esto de escribir esun vicio. Bueno, eso sí. :D

    Saludos

  15. Gravatar Luisantonios | 26/10/2009 at 04:57 | Permalink

    Hola Sebastian, disfruté leyendo como niño en un circo, gracias, sin duda alguna ésta es una comunidad enriquecida por la calidad de sus miembros, y estimado amigo Macluskey, gracias por la respuesta a mi anterior comentario, pero qué puede enseñar quién conoce de todo un poco pero de nada en particular. No soy más que un ávido lector que quiere aprovechar el precioso bagaje cultural aquí contenido. Un saludo fraternal a todos desde Colombia.

  16. Gravatar sebacine | 28/10/2009 at 05:30 | Permalink

    @lucas muy probablemente el próximo artículo lo encare por el camino que señalaste. Pero todavía lo estoy viendo.

    @Mazinger la verdad es que cuando escribí eso de “ ¡ojo! (…) ir a las fuentes ” no recordaba ese detalle. Aunque recuerdo que cuando leí por primera vez sobre esto, salí corriendo a releer la biblia convencido de que yo había leído “manzana” en el génesis. Es curioso como algunos conocimientos que se nos inculcan a cierta edad, parecen negarse a cambiar. Supongo que estos mecanismos tienen mucho que ver con la formación y deformación de los Mitos. Estuve buscando en Internet que se dice sobre este tema y encontré, por una lado eso mismo que vos señalaste sobre las pinturas y otros que dicen que el equívoco proviene de una mala traducción donde habrían confundido “malus-malum” (mal o fruto) por manzana. Probablemente ambas razones sean ciertas. Otro detalle que a mí siempre me llama mucho la atención es como se suele omitir el “árbol de la vida” al relatarnos esta historia.

    @Luisantonios ¡muchas gracias!

  17. Gravatar Arkan | 30/10/2009 at 01:59 | Permalink

    Muy bueno el artículo. Espero con impaciencia otros parecidos empezando con el que has prometido de la Atlántida. Sólo una sugerencia, teniendo tantos cuadros disponibles que representan tales acontecimientos, ¿por qué no poner una imagen del “Juicio de Paris”? Quizás alguna de éstas: http://www.museodelprado.es/en/education/education-proposes/15-interesting-details/federico-jimenez-fernandez-the-judgement-of-paris/ http://www.nationalgallery.org.uk/paintings/peter-paul-rubens-the-judgement-of-paris/350015

    Muchas gracias y ¡a escribir!

  18. Gravatar oldman | 01/11/2009 at 09:08 | Permalink

    Muy bien Sebastián. Sigue, sigue…y seguiremos leyéndote. Pero una opinión, a contrastar con los amos: mejor evitar los temas bíblicos en este blog para evitar el riesgo, por su faceta religiosa aunque otros vean el lado mitológico, de terminar como el rosario de la aurora tras la posible reacción de obejas y pastores. Muchas gracias y hasta el próximo.

  19. Gravatar sebacine | 06/11/2009 at 05:58 | Permalink

    @Arkan muchas gracias. La razón por la cual no había incluido este tipo de imágenes es muy poco académica. Afrodita no me parece tan atractiva ahí, eran otras épocas y otros gustos. :-)

    @oldman Estoy trabajando en el siguiente artículo y tengo la esperanza de que sea mucho mejor que este. Porque la verdad es que viéndolo después de un tiempo y haciendo autocrítica me parece muy corto, muy conocido, muy… que se yo, quiero que el próximo sea mejor. Pero para eso lo que estoy haciendo es, por un lado mantener como eje principal los mitos griegos, pero en una segunda parte (similar a la de “¿Troya ciudad olvidada?” incluir varios mitos de otras culturas, como para darle un enfoque más amplio. Tengo mucho material que me parece les va a resultar interesante, sobre todo, a quienes conozcan de antemano el mito griego. Dudo que en el segundo artículo entre algo de la Biblia, pero en el tercero casi seguro. No quiero con estos artículos generar debates, pero si considero que mientras se traten los temas con cuidado y respeto nadie tiene porque enojarse. Para esto lo que si creo es que sería mejor que tengamos cuidado, estos mensajes son muy cortos y el tono no siempre es bien interpretado. Mejor no hablemos de “ovejas y pastores” porque ahí si que pueden generarse las reacciones que queremos evitar.:-) Gracias por los ánimos y las opiniones porque las valoro mucho, espero les guste el próximo.

  20. Gravatar Ed Hunter | 13/08/2010 at 09:46 | Permalink

    Una puntualización, mencionas la prosa de Homero, pero lo cierto es que en la versión original en griego, tanto la Iliada como la Odisea, es en verso, y sólo las traducciones y adaptaciones posteriores son en prosa.

  21. Gravatar Battosay | 01/02/2011 at 05:18 | Permalink

    Buenas, no sé si es aquí el mejor sitio para ponerlo, pero el link a esta entrada, tanto en el índice de la serie, como en el siguiente capítulo llevan a una página vacía.

  22. Gravatar Pedro | 01/02/2011 at 05:32 | Permalink

    Battosay, en algún momento se cambió el nombre del artículo, con lo que cambió la url y no cambiamos la referencia en los otros dos sitios. Cualquier sitio es bueno para decirlo, ¡gracias! Acabo de corregirlo :)

  23. Gravatar Battosay | 01/02/2011 at 05:52 | Permalink

    Jo, qué velocidad.

  24. Gravatar Juan Carlos Giler | 01/02/2011 at 07:19 | Permalink

    Hola. llegué algo tarde, pero me he devorado el excelente artículo aqui publicado. Felicitaciones!

    Con respecto a la manzana, me parece demasiada coincidencia. La pregunta de rigor es: ¿Está [esa parte específicamente de] la leyenda de Troya basada en la Biblia o es lo contrario?

Escribe un comentario

Tu dirección de correo no es mostrada. Los campos requeridos están marcados *

Al escribir un comentario aquí nos otorgas el permiso irrevocable de reproducir tus palabras y tu nombre/sitio web como atribución.