Regístrate | Conectar
El Tamiz Libros Recursos Series Únete 8 Users Online
Skip to content

El Conectoma cerebral. 14. Epílogo con el pdf.




“La mejor manera de darse cuenta de lo que uno sabe -y de lo que no sabe- acerca de su campo de conocimiento es escribir acerca de él

Joseph LeDoux, neurólogo y divulgador.

m

Por casualidad hoy es día 1 de enero de 2020. Así que es un gran placer el poder desearos un ¡¡muy buen y feliz año nuevo!!

Pues sí, llegó el final de esta serie sobre el Conectoma cerebral. A través de ella nos hemos movido por las redes cerebrales en sus vertientes más anatómicas y algo más, hemos visto cómo de sus estructuras iban apareciendo funcionalidades, algunas tan sui géneris como la actividad de la red por defecto o la aparición de una experiencia tan personal como la consciencia. O cómo podemos detectar este estado tan peculiar mediante una serie de marcadores somáticos que lo ponen al descubierto. También hemos visto cómo los neurólogos, y estudiosos de otras ramas de la ciencia se han movido intentando analizar a nuestro cerebro desde un punto de vista topológico, matemático e informático. Buscando cómo de una estructura material anatómica puede surgir la función, ¡difícil tarea! Aunque en su ayuda llegan los más osados intentando encontrar explicaciones alternativas a las más tradicionales. Así, hay un mundo que estudia el conectoma aplicando teorías de redes, otros que intentan bajar al suelo las volatilidades del cerebro intentando buscar parámetros medibles de complejidades neuronales, de interrelaciones dinámicas, de informaciones integradas y… mucho razonamiento lógico matemático. Veremos hasta dónde llegamos los humanos… estoy convencido de que muy lejos. Y estoy también convencido de que para bien de todos.

Casi como resumen me gustaría dar mi opinión personal sobre la esencia de nuestro cerebro, dibujar su retrato con unas breves pinceladas. Perdonen mi osadía:

- Es un órgano que nos regaló la evolución para dirigir nuestra acción en la complicada tarea de la supervivencia.

- Es un órgano encerrado en una caja de hueso, con una serie de información de entrada y salida muy inferior a la que realmente define su entorno. Y muy inferior a la que gestiona en su interior.

- En consonancia con lo anterior, y como lo hace muy bien, tenemos que pensar que es un gran inventor. Se inventa el exterior, se inventa lo que hay que hacer y lo contrasta continuamente. No le importa tanto la exactitud… le importa la eficacia.

- Este amasijo celular que tenemos en el cráneo se compone básicamente de neuronas (y otras células) y sus proyecciones, por donde se intercomunican. Esta red de influencias es, gracias a los cielos, cambiada continuamente por la experiencia.

- Esta red física de enlaces y “conversaciones” está estructurada a través de diversas escalas jerárquicas. Lo cual no quiere decir que haya un claro escalafón de actividad y “decisión”, ya que en todos los niveles hay comunicación interna y la hay también entre todas las escalas.

- La función cerebral surge precisamente a partir de la acción coordinada de los elementos neurales organizados en forma de ese complejo sistema multiescala.

- Pero la función emerge no de las propiedades y habilidades de las “obreras”, las neuronas, sino de las características del conexionado entre ellas o entre los grupos neuronales. Según sea la conexión en cada momento, así será la acción sugerida para dicho momento.

- La organización del cerebro básicamente no se diferencia prácticamente en nada con la organización de otros sistemas de redes “sociales” (en el sentido de redes que comunican elementos que se hablan y se influyen). Hay grupos de trabajo y hay grupos más selectivos de influencia.

- El cerebro, además de movernos exitosamente por la vida, hace algo fabuloso que hemos decidido llamar “pensar”. Con todas sus ramificaciones. Desde un estado consciente.

- Este estado es una emergencia inmaterial, aunque la percibamos, del sistema anatómico y neurofisiológico que es el cerebro. Como cualquier tipo de emergencia, no puede contravenir o poner en un brete al sistema de donde sale. La consciencia es, por tanto, fruto de un proceso material cerebral.

- Y aunque comenzamos a saber los correlatos neuronales que son el fondo de esta emergencia, tenemos firmes sospechas de que todo consiste en generar mucha información y en integrar esta información. Un proceso para algunos. Menos que un proceso para otros… simplemente una característica inherente al sistema neuronal, como su masa. Quizás al cerebro complejo humano no le ha quedado más remedio que ser consciente.

Este es mi amigo el cerebro, al que admiro y deseo mucha vida. Mucha vida que surja gracias a la inquietud de grandes investigadores humanos. Una máquina admirable y asombrosa, tanto como la Existencia entera. Ésta es mi humilde opinión, claro está.

Esta serie ha cristalizado, casi de forma involuntaria para mí y autónoma para la serie, durante el intento de que siguieran un hilo ordenado los apuntes extractados a partir de múltiples lecturas de libros y artículos especializados. Muchos momentos felices y trabajosos. Entre los primeros, los libros, destaco los siguientes:

a. “Discovering de Human Connectome”, Olaf Sporns, 2012.

b. “Connectome: How the Brain’s Wiring Makes Us Who We Are”, Sebastian Seung, 2012.

c. “A Universe of Consciousness: How matter becomes imagination”, Gerald M. Edelman y Giulio Tononi, 2000.

d. “La conciencia en el cerebro: Descifrando el enigma de como el cerebro elabora nuestros pensamientos”, Stanislas Dehaene, 2014.

e. “El cerebro: nuestra historia“, David Eagleman, 2017.

No son muchos, pero absolutamente reveladores.

Ya sólo queda poner a vuestra disposición el pdf de la serie. El cual podréis consultar en línea, en vuestros gadgets o, lo que más me gusta a mí -soy un “mayor” romántico-, encuadernados en papel en la copistería de vuestra esquina. En blanco y negro… no es demasiado caro. En este pdf he incorporado otras aportaciones mías a El Cedazo, como son la miniserie de “El cuento de la neurona” y la de el Cerebro: Del año 0 al año 20.

Como en todos mis otros libros-pdf, este también esta colgado en la Plataforma ISSUU, pudiendo acceder a él a través de este enlace, aunque solamente permite la visualización y no la descarga.

Gracias a Mac, editor de El Cedazo por sus correcciones y apoyo, y gracias a los que habéis seguido la serie. En el fondo habéis sido una gran motivación en mi trabajo y estudio.


Sobre el autor:

jreguart ( )

 

{ 5 } Comentarios

  1. Gravatar Macluskey | 02/01/2020 at 10:04 | Permalink

    Una gran serie, Jaime, y un magnífico regalo de Año Nuevo.

    Felicidades para ti y para todos los lectores de El Cedazo!!!

    Mac

  2. Gravatar Oldman | 03/01/2020 at 10:51 | Permalink

    Pues “aprovechando” que es el quinto libro de Jreguart que me descargo, después de “Biografía de lo humano” en mayo de 2016, para completar los 50 MB de concienzuda “divulgación”, os deseo un bienaventurado 2020 a Jaime y Mac, junto con un especial recuerdo y mis mejores deseos para Pedro con el que hace años desempolvé el cerebro con que a los 84 años sigo disfrutando de temas futuristas que están a la vuelta de la esquina del Cedazo, donde quizás aparezca un joven sucesor dispuesto a aventurarse. Felicidades a todos de Oldman.

  3. Gravatar jreguart | 07/01/2020 at 08:35 | Permalink

    Hola Oldman,

    ¡qué bueno saber de nuevo de ti! Veo que por tus ánimos no pasan los años. Pues sí, aquí seguimos los últimos de Filipinas abusando de vuestra paciencia. Yo, al menos, me lo paso muy bien con todo lo que lleva implícito el escribir en El Cedazo. Y seguro que Mac también.

    Gracias por tus palabras y cariño. Ojalá saliera, como tu dices, un joven sucesor. Pero creo que hoy los gustos corren por otros barrios de más fácil acceso. ¡¡¡Feliz 2020!!!

  4. Gravatar Lalo Conca | 17/01/2020 at 04:00 | Permalink

    Hola amigos, quisiera saber como se explica aquello que el cerebro altera para nosotros lo relativo al tiempo . No se si me explico , pero se refiere más a algo subjetivo que otra cosa?….estoy comenzando a leer el Pdf . Muchas gracias por compartir conocimiento .

  5. Gravatar jreguart | 18/01/2020 at 08:42 | Permalink

    Hola Lalo, siento no poderte responder a lo que preguntas sobre la subjetividad del tiempo. Es un tema de investigación personal para el futuro. E intuyo que muy controvertido. No creo que sepamos mucho acerca de la “duración” del tiempo. Mientras espero que disfrutes con la lectura sobre el conectoma.

Escribe un comentario

Tu dirección de correo no es mostrada. Los campos requeridos están marcados *

Al escribir un comentario aquí nos otorgas el permiso irrevocable de reproducir tus palabras y tu nombre/sitio web como atribución.