Regístrate | Conectar
El Tamiz Libros Recursos Series Únete 12 Users Online
Skip to content

Aviones de combate de la II Guerra Mundial (II) – Tipos de aviones




Tras la introducción histórica a la serie publicada hace unos días, hoy comienzan los artículos “de verdad”, y en este primero hablaremos de las características generales de los aviones que contendieron en la Segunda Guerra Mundial…

Cazasubmarinos PBY Catalina

Durante la primera guerra aérea -Primera Guerra Mundial- los diseñadores tenían demasiado trabajo aumentando rápidamente la potencia de los motores y disminuyendo la resistencia aerodinámica de unas máquinas que seguían siendo lentas y vulnerables.

Mientras esta guerra avanzaba, los aviones se convirtieron en una exclusiva de los “caballeros del aire”, jóvenes de familias nobles en las que todos los hombres de su familia habían luchado en la guerra que había tocado en su generación. Los miembros de estas familias siempre se agrupaban para luchar en las unidades más distinguidas. Durante la Gran Guerra, esta unidad distinguida era la aviación. Por este motivo los aviones de esta época sólo se creaban con el combate evolucionante en mente, dado que el sentido del honor de estos jóvenes caballeros nunca les hubiera permitido algo tan innoble como dejar caer bombas sobre un enemigo incapaz de responder.

Aparte del sentido del honor de los caballeros, lo cierto es que estos aviones primerizos usaban motores prehistóricos, de muy poca potencia, con lo que no se planteó la posibilidad de cargarlos de bombas para dejarlas caer sobre el enemigo: el daño que hubiesen sido capaces de causar hubiese sido mínimo.

Sin embargo, gracias a los tremendos avances en motores durante los años 20 y 30, se vio que estas máquinas tenían muchas aplicaciones bélicas diferentes. Al disponer de motores más potentes, la carga útil que podía levantar un avión se multiplicaba geométricamente cada año.

Este aumento de prestaciones se tradujo en la creación de máquinas especializadas para la realización de las distintas misiones. Al inicio de la Segunda Guerra Mundial, los aviones ya se diseñaban con un sólo tipo de misión en mente.

Cazas

Los aviones de caza -también conocidos como interceptores- estaban diseñados para luchar en el aire contra otros aviones. Estas máquinas representaban el epítome de la lírica asociada a los combates aéreos. Capaces de volar a una tremenda velocidad y de soportar las grandes aceleraciones requeridas por el combate evolucionante, se usaban en misiones cuyo objetivo principal era el enfrentamiento contra otras unidades aéreas.

Caza P-38 Lightning

Salvo raras excepciones -como los aviones de caza nocturna-, los cazas de la Segunda Guerra Mundial eran de un sólo tripulante, e iban equipados con un número variable de ametralladoras de gran calibre que disparaban en la dirección de avance. Así, el único tripulante podía accionar las armas a la vez que pilotaba, lo que era un avance importante al reducir la necesidad de un artillero, aun introduciendo la necesidad de apuntar el avión entero hacia el objetivo.

Los cazas podían despegar en misiones de caza o intercepción, en las que se les lanzaba contra unidades enemigas previamente detectadas; de patrulla, en las que vigilaban una zona asignada para detectar formaciones de aviones enemigos intentando pasar; y de escolta, en las que volaban junto a formaciones de bombarderos para prevenir que cazas enemigos en misiones de caza o intercepción tuvieran oportunidad de derribarlos.

Los aviones más famosos de la Segunda Guerra Mundial solían ser cazas diurnos. No existían dispositivos de visión nocturna y, por lo tanto, no podían volar de noche. Sin embargo, por la noche la guerra no se detenía. Formaciones de bombarderos, más fáciles de volar y que contaban con un navegante capaz de orientarse por la posición de las estrellas, aprovechaban la cobertura de la noche para bombardear impunemente objetivos enemigos. Para la intercepción de este tipo de ataques se crearon, ya avanzada la guerra, los aviones de caza nocturna.

Estos aviones eran por lo general modelos de cazas anticuados que no podían sostener un combate cara a cara con aviones más modernos, o bien bombarderos ligeros adaptados. Durante la guerra se fabricaron cazas nocturnos especialmente diseñados para esta función. La diferencia principal es que estos cazas debían admitir, al menos, dos tripulantes: el piloto y el operador de radar, además del voluminoso equipo de radar de la época. Esto convertía a los cazas nocturnos en lentos y poco maniobrables comparados con los cazas diurnos. Durante el día hubiesen sido presa fácil de cualquier otro avión. En la oscuridad, eran los reyes de la noche.

Bombarderos

Los bombarderos eran aviones cuyo objetivo principal era el ataque a tierra con bombas, de ahí su nombre. Su diseño era prácticamente opuesto al de los cazas, ya que debían estar diseñados para ser muy resistentes, tremendamente estables, tener una gran autonomía y cargar una cantidad significativa de peso.

Bombardero medio en horizontal B-25 Mitchell

Al tener que cargar con gran cantidad de peso, tanto en bombas como en combustible, no podían desarrollar una gran velocidad, y ni en sueños eran capaces de trabarse en un combate evolucionante. Su estructura no estaba pensada para resistir altas aceleraciones y los bombarderos pesados eran incapaces de realizar hasta las acrobacias más básicas.

A causa de todos estos compromisos de diseño, los bombarderos eran como patos en el aire para los ágiles cazas, lo que ocasionó no pocas bajas a lo largo de la Segunda Guerra Mundial, como iremos viendo a lo largo de la serie.

Dado que la evolución del arma aérea de caza ya había sido desarrollada y explotada hasta la saciedad durante la Primera Guerra Mundial, la gran evolución de la segunda fueron los bombarderos. Como veremos conforme vayamos avanzando en esta serie, las diferencias entre los bombarderos de 1939 y las superfortalezas volantes que sobrevolaban Japón en 1945 son abismales.

En honor a la verdad, esta gran evolución vino dada por una necesidad insoslayable. Debido al alcance netamente superior de los bombarderos, estos eran capaces de llevar a cabo misiones sobre territorio enemigo donde la escolta de cazas no podía seguirlos. A partir de ese punto, los cazas enemigos los derribaban con facilidad, lo que en un momento de la guerra se convirtió en un problema muy grave para los aliados -los mayores operadores de bombarderos medios y pesados-, dada la incapacidad de los ingleses para entrenar suficientemente rápido a las tripulaciones que debían sustituir a las que se perdían.

Los bombarderos se diferenciaban entre sí por la técnica usada para dejar caer las bombas.

Bombardero en picado: Los bombarderos más ligeros. Con una autonomía similar a la de un caza y una carga de bombas relativamente pequeña, estaban muy limitados en cuanto al daño que podían causar a un objetivo. A cambio eran mortalmente precisos. Se los usaba como cazacarros, antibuques y de apoyo a operaciones terrestres.

Bombardero horizontal: Se dividían en bombarderos medios y pesados. La diferencia radicaba en su tamaño. Los bombarderos medios eran por lo general bimotores, y los bombarderos pesados eran enormes cuatrimotores.  Su técnica de bombardeo, conocida como “bombardeo por saturación”, se limitaba a sobrevolar al objetivo a gran altitud-por encima de los 10.000 pies-,[1] y soltar las bombas aproximadamente sobre el objetivo. El lugar de caída de las bombas debía calcularse a ojo, con lo que sólo podían aspirar a destruir su objetivo si las formaciones de bombarderos eran grandes, y se dejaban caer las bombas en un área relativamente extensa. De todas formas, gracias a la velocidad de investigación en material bélico durante la guerra, pronto se desarrollaron miras de bombardeo que ofrecían una elevada precisión.

Bombardero pesado en horizontal B-17 Flying Fortress

Pese a todos los avances, los bombardeos horizontales nunca llegaron a ser efectivos contra pequeños objetivos en movimiento, como pueden ser tanques o posiciones artilleras, por lo que los bombarderos ligeros no perdieron su utilidad a lo largo de la guerra.

De hecho, los bombarderos ligeros o medios, mucho más versátiles que los pesados, terminaron llevando a cabo una gran cantidad de tareas diferentes.

Ataque al suelo

Este tipo de misión consistía en atacar a blancos terrestres o marítimos con armas que no fueran bombas. Era llevada a cabo por cazas y bombarderos ligera o pesadamente adaptados para realizarla. Se glosa aquí porque existieron algunos modelos de aviones especialmente diseñados desde el principio para realizar misiones de ataque a suelo.

En general, las armas que se usaban para atacar al suelo eran enormes cañones automáticos de cadencia relativamente rápida. Aunque en jerga militar se les llame cañones, para el resto de los mortales son ametralladoras de calibre igual o mayor a 20mm. Los calibres más usados en aviones durante la guerra que nos ocupa esta serie fueron de 20mm, 30mm, 37mm y un gigantesco cañón de 75mm.

Cuando se llevaban a cabo misiones antibarco, los aviones de ataque al suelo podían ir equipados con torpedos. Entonces se les conocía como aviones torpederos.

A lo largo de esta serie veremos en detalle aviones particulares de cada uno de estos tipos, explicando sus características y encuadrándolos en sus teatros de operaciones y contextos históricos.

  1. Un pie son 30,48 centímetros; 10.000 pies son unos 3.050 metros. []

Sobre el autor:

zhalim (Juan Larriba)

Estudioso de todo en general y nada en particular, con un cierto interés en asuntos bélicos e historia militar.
 

{ 14 } Comentarios

  1. Gravatar Sergio B | 08/09/2011 at 09:14 | Permalink

    Bien bien, ya empezamos a entrar en materia. Una cosa, lo de los títulos creo que no esta bien logrado, ¿son todos cazas?, ¿ataque al suelo es una versión de bombarderos? Y bueno , respecto a clases, los torpederos creo que son suficientemente especiales como para ser considerados aparte, no eran simples adaptaciones, torpedos puedes ponérselos a cualquier avión, eso no lo convierte en un torpedero, ¿no? (baja velocidad de vuelo, alta estabilidad para poder soportar las ráfagas a ras de mar aparte del escaso margen que te da volar tan bajo e incluso las condiciones de corrosión son distintas, pero bueno, creo que los aviones se hacían para que durasen poco mas de lo que tardaban en cargárselos, así que no creo que eso fuera muy relevante), , y no se si había aviones de reconocimiento. Respecto a los bombarderos pesados, no creo que atacaran “aproximadamente” un objetivo, pero es que si tu objetivo es tan grande como una ciudad y te da igual matar a uno que al vecino, pues no es que no apuntes, es que el blanco es enorme, ¿no? No sabia que llegaran a equipar aviones con radares en la segunda guerra mundial, ¿sobre que año?

  2. Gravatar zhalim | 08/09/2011 at 11:23 | Permalink

    Hola Sergio B,

    arreglado lo de los títulos, WordPress había hecho alguna cosa rara con el formato, gracias por avisar.

    Los aviones diseñados específicamente como torpederos fueron meramente anecdóticos. EEUU y Japón tenían uno cada uno debido a que su guerra fue hecha principalmente en el océano. En general, las condiciones que comentas de la baja velocidad de vuelo y la alta estabilidad las cumplían todos los bombarderos medios y ligeros. El Stuka, el He-111 o el B-25 Mitchell actuaron con gran distinción como aviones torpederos. El tema de la corrosión no era tenido en cuenta.

    No hay ningún avión diseñado para ser de reconocimiento, sino que siempre son variaciones de los aviones existentes. Incluso el avión de reconocimiento más famoso y usado, el De Havilland Mosquito (del que hablaremos pronto en la serie) era un bombardero ligero adaptado.

    Los bombarderos pesados sí atacaban “aproximadamente” el objetivo, por mucho que eso actualmente nos suene extraño. Durante la mayor parte de la guerra, el objetivo no fue la población civil, sino las fábricas de maquinaria bélica. Las ciudades que rodeaban las fábricas se comían las bombas como meras “bajas colaterales” (palabro tan de moda en los telediarios de nuestro tiempo).

    Como veremos en la serie, los efectos de los primeros bombardeos “por saturación” eran risibles, tan problemáticos de realizar y de tan escaso efecto que su principal objetivo era asustar a la población, más útiles como arma psicológica que para lograr algún tipo de objetivo militar. Como curiosidad, decir que la “mira de bombardeo” era un cristal de óptica plana, normalmente situado en el morro, mirando hacia abajo. El bombardero se tumbaba en el suelo del avión mirando por este cristal, y, cuando le parecía que las bombas tenían una cierta posibilidad de caer sobre el objetivo, las soltaban. Algunos bombarderos se dibujaban con rotulador una especie de “mira de desviación” en función de su experiencia, elaborando una retícula que permitiría aproximar el punto de caída de las bombas, dada una velocidad y altitud.

    El radar fue inventado en Inglaterra en 1935, por casualidad, intentando desarrollar un “rayo de la muerte” que no funcionó. Durante la batalla de Inglaterra, en 1940, ya había aviones de caza nocturna equipados con radar -Bristol Beaufighter-. El desarrollo de estos aviones durante la guerra fue increíble, llegando a crear en 1945 un avión para caza nocturna que era prácticamente de ciencia-ficción: el P-61 Black Widow.

    Espero con esto haber resuelto tus dudas.

  3. Gravatar chapu77 | 08/09/2011 at 02:22 | Permalink

    Buen artículo.. nos dejas ganas de mas!!!

  4. Gravatar Tux,CarreterayManta | 08/09/2011 at 05:42 | Permalink

    Lo dije en el anterior artículo y me reitero en este, una explicación magnifica para introducirnos en el tema a los que no sabemos.

    Muchas gracias!

  5. Gravatar Laertes | 08/09/2011 at 05:47 | Permalink

    Sólo unas puntualizaciones. Parece que das a entender que en la IGM no se utilizaron bombarderos, lo cual no es correcto. Se fabricaron bombardros pesados como los Gotha G.I a G.V entre muchos otros y muchos pilotos llegaron a tirar pequeñas bombas manualmente desde la cabina.

    Por otro lado aviones diseñados especificamente como torpederos en la IIGM hubo muchos: el Swordfish y el Albacore ingleses, el Devastator y el Avenger estadounidenses, el Kate y el Jill japoneses… Y tuvieron no pocos exitos, por ejemplo los Swordfish colaboraron en el hundimiento del Bismarck, o la participación del Kate en Pearl Harbour y en el hundimiento del Lexington, Hornet y Yorktown.

    Que yo recuerde hubo al menos un avión diseñado especificamente como avión de reconocimiento, el Hughes XF-11, pero fue más bien una idea personal de Howard Hughes y sólo se fabricó un prototipo.

  6. Gravatar Sergio B | 08/09/2011 at 07:17 | Permalink

    Gracias Zhalim, no sabia lo del desarrollo del radar, increible. Quiza los bombardeos de la batalla de inglaterra fueran psicologicos, pero los posteriores de los aliados en alemania o en japon, decir que las bajas civiles eran “bajas colaterales”, pues por que ganaron la guerra, sino hoy lo veriamos como un crimen de guerra de los mas atroces de la historia. Pero bueno,no intentas polemizar y eso es bueno. Me resulta extraño que relamente no tuvieran mas que la precision que quisieran tener, teniendo en cuenta el desarrollo de la artilleria en cuanto precision al calculo de los fenomenos valisticos, otra cosa es que no les importase mucho o incluso, otra posibilidad, que no tuvieran tiempo de entrenar a alguien para hacerlo.

    Por cierto, cuando has nombrado al mosquito, la verdad es que me has recordado al mosca, pero no encajaba que fuera de havillan, el Polikarpov I-16…vaya tengo que vovler a cuatro vientos. Y ademas, ¿un rayo de la muerte? tiene su coña, pero bueno, viendo los rendimientos del radar, tanto como que “no funciono” ;)

    Yo vi la peli del aviador hace poco y por eso me plantee lo de los aviones de exploracion, pero vamos, si solo fue ese no es mucho.

  7. Gravatar Sergio B | 08/09/2011 at 07:19 | Permalink

    Dios mio “valistico”, por favor, puedo soportar gazapos ortograficos, pero ese me ofende, deberia leerme mis comentarios tres veces antes de enviarlo.

  8. Gravatar zhalim | 08/09/2011 at 10:28 | Permalink

    @Laertes: ¡Me descubro ante tu sabiduría en asuntos marineros! En cuanto al avión de reconocimiento… los prototipos no cuentan ;)

    @Sergio B: A partir de 1943, cuando los americanos ya se habían afianzado en Europa y estaban avanzando en el Pacífico, tomaron la resolución de llevar a cabo bombardeo sobre la población civil con objeto de “destruir el espíritu de lucha del Eje”. Es a partir de entonces cuando las ciudades alemanas comienzan a ser sistemática y voluntariosamente destruidas (Sobre todo Dresden, con los bombardeos donde se probaron las bombas incendiarias).

    Sobre la precisión de bombardeo y el desarrollo de miras de bombardeo hablaremos en un futuro post, por lo que no quiero extenderme demasiado.

  9. Gravatar Juan Carlos | 08/09/2011 at 11:47 | Permalink

    Que gran e interesante artículo!!

    “muchos pilotos llegaron a tirar pequeñas bombas manualmente desde la cabina”…. ¿En verdad llevaban bombas en sus regazos y las lanzaban a punta de músculos?…. Que estúpidos que somos los humanos :)

    Saludos

  10. Gravatar zhalim | 09/09/2011 at 09:27 | Permalink

    No sólo bombas Juan Carlos. Empezaron cargando piedras y ladrillos, que dejaban caer en las trincheras, a ver si pillaban a alguien.

  11. Gravatar Juan Carlos | 09/09/2011 at 03:13 | Permalink

    Gracias….

    No me refería al simple hecho de tirar cosas para “alcanzar” a alguien (eso de por sí ya es demasiado estúpido), sinó el hecho de llevar en sus propios brazos una bomba!

    En fin!

  12. Gravatar Laertes | 09/09/2011 at 07:29 | Permalink

    @Zhalim: Nada de sabiduría, es que los aviones de la IIGM son una de mis pasiones.

    @Juan Carlos: No se diferencia en nada de llevar unas granadas en la mochila y lanzarlas a mano como hacen los soldados de infantería. De hecho las primeras bombas que se lanzaron eran granadas.

    Respecto a las miras de bombardeo, el principal problema es que necesitaban buenas condiciones de visibilidad para poder usarse con precisión, lo cual ocurre muy pocas veces. Pero supongo que ya entrarás en estos temas.

  13. Gravatar José | 23/12/2021 at 11:37 | Permalink

    No estoy de acuerdo con.lo que dice usted a cerca de que no hubiese bombarderos en la Gran Guerra… y menos aun porque no tuvieran potencia los motores o porque se considerase innoble el bombaedear a alguien sin que se pueda defender Recordemos los Caoroni por ejemplo, como se bombardea Londres y París (sobre todo la primera) desde dirigibles, antes de dicha guerra ya usaron el bombardeo aéreo los italianos

  14. Gravatar José | 24/12/2021 at 01:40 | Permalink

    Y tampoco con que solo EE.UU. y Japón tuviesen torpederos… ahora mismo que yo recuerde, también estaba el SWORDFISH ingles y el FI 167 alemán (y supongo que Italia y Francia también tendrían)

Escribe un comentario

Tu dirección de correo no es mostrada. Los campos requeridos están marcados *

Al escribir un comentario aquí nos otorgas el permiso irrevocable de reproducir tus palabras y tu nombre/sitio web como atribución.