Regístrate | Conectar
El Tamiz Libros Recursos Series Únete 11 Users Online
Skip to content

Las Dificultades Teóricas de las Máquinas del Tiempo




Después de discutir los problemas filosóficos y de analizar las paradojas del viaje en el tiempo, nos resta comentar acerca de las dificultades teóricas y prácticas que implican las diferentes “máquinas del tiempo” que los físicos han formulado. Naturalmente, la palabra máquina no es del todo adecuada: la Relatividad nos dice que son los fenómenos gravitatorios los que distorsionan el tiempo, no aparatos mecánicos, circuitos electrónicos o cosas por el estilo, como antiguamente imaginaban los escritores.

Einstein pasó por este mundo para mostrarnos que el modo en que funciona el universo es radicalmente distinto de lo que intuitivamente creemos. Probablemente, mucho más extraño que las mejores obras de ciencia-ficción. Estrellas supermasivas que colapsan hasta la nada, regiones del espacio que se curvan hasta el infinito, diminutas masas que liberan inconmensurable energía, tiempo que se dilata, retuerce e incluso detiene. ¿Pero, qué clase de universo es el nuestro? ¿Las leyes de la Física enloquecieron? Quizá el aspecto más desconcertante de la Relatividad General, es que también permite sin reparos la posibilidad de viajar al pasado. A Einstein siempre le aturdió este hecho, si bien sabía que las tecnologías implicadas para tal fin estarían muy lejos de los alcances de nuestra civilización. Pero, ¿qué tan lejos lo están? ¿Cuáles son exactamente las dificultades de las máquinas del tiempo? ¿Son sólo prácticas, o también teóricas?

Agujero de Gusano

Diagrama de un agujero de gusano en un espaciotiempo de dos dimensiones. Hablaremos de él más abajo.

Un comentario: este artículo requiere una lectura calma y pausada. Intentar leerlo de un tirón probablemente no tenga mucho sentido.

Al principio, los físicos se vieron obligados a recurrir a situaciones imposibles o improbables, que jamás podrían llevarse a la práctica, para ejemplificar cómo se podría viajar en el tiempo, según la Relatividad General. Una de las primeras máquinas del tiempo, fue la planteada en 1937 por el físico Willem van Stockum. Sus cálculos indicaron que la única forma de lograr una curvatura del espaciotiempo que permitiera viajar al pasado, sería por medio de un enorme cilindro de alta densidad, girando a velocidades espectacularmente elevadas, cercanas a la de la luz. Al rotar, el cilindro arrastraría consigo el espacio y el tiempo, deformándolos de un modo particular:

Imaginemos que un observador decidiera emprender un viaje en torno al cilindro. Al avanzar sobre su trayectoria, no notaría nada fuera de lo normal. Pero en un momento dado, se toparía con alguien que está a punto de emprender un viaje… que es él mismo, antes de haber partido. Es decir, se generaría lo que en Física se llama una curva temporal cerrada (que desde ahora abreviaremos como CTC), un tipo de trayectoria en donde el tiempo forma un bucle y se cierra sobre sí mismo. Sin embargo, los cálculos de van Stockum indicaban que esto ocurriría únicamente si el cilindro tuviese una longitud infinita. Y obviamente, algo así sería imposible de llevar a cabo.

El siguiente paso lo dio Kurt Gödel, en 1949, cuando descubrió que si el universo entero estuviese en rotación, habría CTCs por doquier: con estas características, el universo mismo sería una gran máquina del tiempo. Sin embargo, hoy sabemos que el universo no rota, sino que se expande. Luego, en 1963, Roy Kerr planteó que un agujero negro en rotación (¡sí, otra vez rotación!) podría originar CTCs, que crearan una situación parecida al cilindro de van Stockum, pero más realista. Sin embargo, Kerr era consciente de que si algún intrépido observador se acercase a este tipo de agujero negro con la ilusión de viajar en el tiempo, antes su cuerpo sería espeluznantemente destrozado por la intensísima gravedad, aun estando miles de kilómetros lejos. A Hawking le gusta llamar a este efecto como “espaguetización”: el cuerpo del desafortunado observador se estiraría varios kilómetros.

Todos estos fracasos de las ‘máquinas del tiempo’, hicieron pensar durante muchos años que, si bien la Relatividad avala explícitamente la posibilidad del viaje al pasado, probablemente no exista método alguno para llevarlo a la práctica. No fue sino hasta 1989, cuando el debate se reabrió (y más fervientemente que nunca) a partir de los trabajos fundamentales de Michael Morris, Kip Thorne y Ulvi Yurtsever. Para entender cuán importante fue lo que hicieron, debemos recordar lo siguiente:

Al poco tiempo que Einstein y Rosen descubrieran en 1935 cómo la Relatividad permite la existencia de agujeros de gusano (recordemos, el tipo de deformación del espaciotiempo que conecta puntos distantes a través de un ‘túnel’, como muestra la imagen del comienzo) los físicos se dieron cuenta de que éstos serían muy inestables, y se cerrarían inmediatamente antes de que nada pudiera atravesarlos. A partir de entonces, los agujeros de gusano fueron totalmente descartados.

Lo que descubrieron Thorne y sus colegas, para sorpresa de todos, fue un nuevo tipo de agujero de gusano que podría ser estabilizado y utilizado como máquina del tiempo. La estabilización, sin embargo, traería consigo curiosos y extraños problemas. Antes de hablar de ellos, debemos ver de qué modo este fenómeno podría emplearse como máquina del tiempo. A Thorne se le ocurrió un experimento mental para ilustrarlo:

Imaginemos que contamos con un agujero de gusano, cuyo cuello (la longitud del túnel) no es mayor que unos centímetros. ¿Qué aspecto tendrían las bocas? En realidad, no serían precisamente agujeros, sino más bien esferas. El diagrama del comienzo muestra que si el espacio tuviera dos dimensiones, las bocas de agujero de gusano serían circulares. Pero como nuestro universo tiene tres dimensiones de espacio, las bocas serían esferas. A través de una, emergería la radiación (luz) que ingresa por la otra, lo que quiere decir que podríamos ver el paisaje de la región en donde se encunentra la otra boca.

Supongamos que al principio ambas bocas están reunidas, y que un observador, llamémosle Albert, decide llevarse una de ellas en un vehículo que le permite trasladarse a velocidades muy próximas a la de la luz. Mientras tanto, otro observador, llamémosle Kip, se queda en su casa con la otra boca del agujero de gusano. El hecho de que las bocas se separen en el espacio, no significa que el cuello que las une se alargue, como se puede apreciar en la siguiente animación:

agujero_de_gusano_elcedazo

No debemos interpretar la altura del cuello como una dimensión de espacio adicional. Es simplemente una analogía para ayudarnos a visualizar el agujero de gusano.

Al moverse a velocidades cercanas a la de la luz, Albert experimentará los efectos relativistas, como la dilatación del tiempo. Lo interesante es que cada uno puede asomarse por el agujero y espiar lo que sucede con el tiempo del otro.

De acuerdo con la Relatividad Especial, cuando dos observadores se mueven el uno con respecto al otro, cada uno notará que es el tiempo de su compañero el que fluye más lento, y no el tiempo propio. Entonces, si alguno se asomara por la boca del agujero de gusano, ¿qué vería?, ¿vería al otro congelado?, ¿vería al otro moverse en ‘cámara rápida’? Supongamos que durante todo el viaje, las manos de Kip y Albert permanecen estrechadas a través del agujero. Cuando Albert adquiere una velocidad cercana a la de la luz, ¿acaso Kip notará que la mano de Albert está cada vez más rígida?, ¿al asomarse por el agujero lo verá moverse en cámara lenta y pronunciando palabras inentendiblemente dilatadas? Es más, ¡Kip podría atravesar completamente el agujero y estar en el mismo sistema de referencia que Albert, pero con distinto ritmo de tiempo!

Sin embargo, nada de esto sucedería en realidad. Cuando alguno se asomase por el agujero de gusano –explica Thorne–, vería que el tiempo de su compañero fluye de la misma manera que el tiempo propio. ¿Por qué? De acuerdo con el cuello del agujero de gusano, ambos están en el mismo sistema de referencia; ambas bocas están en reposo una con respecto a la otra, y no experimentan movimiento relativo, ni por tanto dilatación del tiempo. No obstante, observados externamente, desde el espacio normal, sí experimentan movimiento relativo y dilatación temporal. Es ahora cuando empiezan a ocurrir cosas verdaderamente extrañas.

Supongamos que Albert parte con su nave a las 00:00 horas del día 1 de enero del año 2100. Él se aleja de la Tierra a una velocidad muy cercana a la de la luz, durante 5 horas medidas en su tiempo propio. Luego da la vuelta y regresa a casa, lo que le lleva también 5 horas. Según el tiempo de Albert, entonces, el viaje de ida y vuelta duró en total 10 horas. Kip mantuvo su mano estrechada con él durante todo el viaje. A las 10:00 horas, Kip ve a través del agujero que Albert efectivamente ha llegado: detrás de él se puede ver el patio de la casa. Kip sale ansioso al patio, pero no ve a nadie; ni Albert ni la nave están. Como Kip había estudiado Relatividad, se da cuenta de lo que está sucediendo: toma un potente telescopio y observa que la nave de Albert todavía se está alejando de la Tierra en su viaje de ida, un viaje que, medido desde la Tierra duraría 10 años.

Consciente de ello, Kip continúa con su vida, hasta que en su sistema de referencia llega el año 2110 y Albert aterriza. Kip se acerca y descubre que, en efecto, Albert envejeció 10 horas, no 10 años. Además, observa que Albert tiene un brazo introducido en el agujero de gusano, estrechando la mano con alguien… Al acercarse más, Kip encuentra que ese alguien es él mismo, 10 años más joven, sentado en la sala de estar de su casa el 1 de enero de 2100. De hecho, si Kip-viejo atravesara el agujero, acabaría 10 años en el pasado; de la misma forma que si Kip-joven lo hiciera, acabaría 10 años en el futuro. De este modo, gracias a la dilatación del tiempo de la Relatividad Especial, el agujero de gusano se habría convertido en una máquina del tiempo. Pero notemos que no habría modo alguno de utilizarlo para viajar a un momento anterior al año 2100, que es cuando se originó la CTC, en nuestro ejemplo.

curvaturasAunque la Relatividad contempla todas estas posibilidades, existen serias dificultades. Más arriba mencionamos el problema de la estabilización del agujero de gusano. Thorne y sus colegas encontraron que para que no colapsara, habría que generar de algún modo una curvatura del espaciotiempo opuesta a la que produce la materia ordinaria, es decir, un tipo de repulsión gravitatoria que desde adentro mantuviese el agujero estable. La masa y la energía tal como las conocemos curvan el espaciotiempo de un modo positivo: esto es lo que llamamos atracción gravitatoria. Para producir el efecto contrario, o sea, una curvatura negativa, sería necesario emplear energía negativa.

¿Pero qué significa que sea negativa? Por ejemplo, un objeto en movimiento tiene asociada una energía (cinética) que es mayor cuanto más rápido se mueve, y cero cuando el objeto está quieto. Decir que la energía es negativa, ¡sería decir que el objeto se mueve más lento que estando quieto! Absurdo. No obstante, la Mecánica Cuántica revela que, por más estrafalario que suene, la energía negativa puede existir en ciertas situaciones. De hecho, a partir de la mitad del siglo XX, los físicos la producen en laboratorios, aunque en muy pequeñas cantidades, gracias al famoso efecto Casimir, descubierto por Hendrik Casimir:

Recordemos que el Principio de Indeterminación de Heinsenberg nos dice que, en intervalos de tiempo minúsculos, la energía está indeterminada y fluctúa aleatoriamente. Como habíamos visto en otra ocasión, esto implica que no puede existir el espacio vacío como tal, sino que siempre habrá fluctuaciones energéticas cubriéndolo todo, incluso la habitación en la que tú estás leyendo esto, el interior de tu cuerpo, etc. Naturalmente, la suma de estas fluctuaciones al fin y al cabo es cero (si no, observaríamos tazas de café que se calientan espontáneamente, libros que vibran, y cosas así).

Supongamos que enfrentamos dos espejos diminutos, a una distancia muy pequeña. Fuera del espacio que encierran los espejos, las fluctuaciones –imaginémoslas como ondas– pueden tener cualquier longitud de onda, es decir, pueden tener la energía que se les dé la gana. Pero en la región entre los dos espejos, no puede haber cualquier tipo de onda, sino únicamente las que “entran justo” (más precisamente, las que tienen un número entero de longitudes de onda entre espejo y espejo. Si la distancia entre ellos es un poquito más o un poquito menos que un número entero de longitudes de onda de una onda, ésta se cancelará luego de algunas reflexiones).

efecto_casimir_elcedazo

Aquí está la clave del asunto. En medio de los espejos la densidad de la energía es menor que fuera de ellos. Y si, como dijimos, afuera la suma de las ondas es cero, entre los espejos la energía tendrá una densidad negativa. Literalmente, si decimos que en el espacio vacío no hay nada, en esta región del espacio habría menos que nada. Como las fluctuaciones exteriores son más fuertes, producen un empuje que hace que los espejos se junten. Éste es el efecto Casimir, y se ha comprobado. De esta manera, conseguimos la energía negativa que estábamos buscando. Pero… ¿cuánta? Evidentemente una cantidad minúscula. Hoy no se conoce ningún método para generar una cantidad mayor, que pueda ser acumulada para emplearla en la estabilización de un agujero de gusano, y así construir la primera máquina del tiempo de la historia.

El hecho es que un problema: las leyes de la Física dicen que cada pulso de energía negativa es compensado inmediatamente por uno de energía positiva, anulándolo. Uno podría preguntarse, ¿no existe alguna forma de “atrapar” la energía negativa, antes de que sea anulada por la positiva? Los físicos Lawrence Ford y Thomas Roman investigaron muchos años esta cuestión, y concluyeron que el mismo acto de separar un pulso de energía negativa implica la intervención de energía positiva, que anularía necesariamente a la negativa. Podemos comparar la energía negativa con un préstamo de dinero, aunque con esta particularidad: cuanto mayor sea la cantidad de dinero que pedimos, menor será el plazo de devolución, a tal punto que ni nos dará tiempo para gastarlo.

De acuerdo, pero uno está en pleno derecho de preguntarse ¿cuánta energía negativa se necesitaría exactamente para estabilizar un agujero de gusano? La respuesta es perturbadora. El matemático Matt Visser calculó que para mantener abierto un metro el cuello de un agujero de gusano, haría falta energía negativa de una magnitud equivalente a la energía que producen diez mil millones de estrellas durante un año. Thorne era consciente de este hecho, así que de antemano suponía que la opción más factible sería utilizar no energía, sino materia negativa. De acuerdo con la famosísima ecuación E=mc2, la masa es una forma muy condensada de energía, lo que significa que se necesita mucha menos masa para producir la misma curvatura del espaciotiempo que una enorme cantidad de energía.

La materia negativa (más técnicamente, de densidad de energía negativa) sería distinta de todo lo que hasta hoy se conoce. Como produciría repulsión en vez de atracción gravitatoria, un objeto constituido por esta materia literalmente se caería hacia arriba. A este tipo de materia se la denomina materia exótica, y se cree que posiblemente no exista, aunque no hay nada que lo demuestre. Hasta en el mejor de los casos, la cantidad de materia exótica necesaria para estabilizar un agujero de gusano seguiría siendo abrumadora: aproximadamente la masa de nuestro Sol.

Más allá de estas dificultades, el factor clave que requiere un agujero de gusano para convertirse en una máquina del tiempo, es que una de las bocas sea transportada a velocidades cercanas a la de la luz, y esto es severamente complicado. Incluso las naves espaciales más veloces que hasta la fecha se construyeron, son cientos de miles de veces más lentas que la luz. El combustible requerido para alcanzar velocidades tan fantásticas, sería monstruoso. Por suerte, conocemos bien cuál es el combustible más eficaz de todo el universo: la antimateria (no confundir con materia exótica). La antimateria es muy escasa en el universo, y producirla es muy costoso. Si una pequeña porción de antimateria entra en contacto con una de materia ordinaria, se libera una increíble cantidad de energía, de acuerdo otra vez con la ecuación E=mc2. Como la velocidad de la luz (c) es muy grande (más de mil millones de kilómetros por hora), al multiplicarla (encima su cuadrado) por una pequeña cantidad de masa, obtenemos muchísima energía, que de ser controlada podría ser usada como combustible para naves super-eficientes.

Por ejemplo, una moneda hecha de antimateria podría satisfacer los gastos energéticos de 60 viajes a la Luna. El problema está en que ¡producir antimateria con la tecnología actual requiere más energía que la que ella brinda! Si no podemos transportar la boca de un agujero de gusano a velocidades tan altas, existe otra opción quizá más realista, que es la que propusieron Igor Novikov y Valery Frolov en 1990: llevar la boca cerca de un campo gravitatorio lo suficientemente intenso, para que su tiempo atrase por la dilatación gravitatoria. Generalmente se habla de una estrella de neutrones, ya que es uno de los objetos más densos del universo, y que consecuentemente haría que el proceso de dilatación sea más breve. Dejando una de las bocas cerca de estas estrellas, el tiempo transcurriría alrededor de 3 segundos por cada 10 medidos desde el exterior. Es decir, si dejáramos allí la boca unos 10 años, para ella habrían pasado sólo 3, y obtendríamos una máquina del tiempo que permitiría viajar 7 años al pasado… y volver. Pero… ¿dónde está la estrella de neutrones más cercana? ¡Entre 250 y 1000 años-luz lejos de la Tierra!

Por otro lado, existe otra dificultad: ¿cómo rayos se forman los agujeros de gusano? En realidad, no existen razones para creer que se forman de un modo natural en el universo. Con los agujeros negros es distinto: son una consecuencia inevitable del colapso de estrellas muy masivas. Pero no se conoce ningún proceso análogo cuyo resultado sea la formación de un agujero de gusano. Para ‘fabricar’ uno, los físicos especulan en torno a dos métodos, principalmente: el método cuántico, y el método clásico. Veamos en qué consisten.

1299weinberg1

Las fluctuaciones del espaciotiempo podrían originar agujeros de gusano diminutos.

En 1955, John Wheeler dedujo que a escalas fantásticamente pequeñas, del orden de 10-33 centímetros (esta escala se llama Longitud de Planck), las fluctuaciones energéticas del vacío hacen que el propio espaciotiempo burbujee como agua hirviendo. Este fenómeno recibe el nombre de espuma cuántica. Cuando Einstein desarrolló su teoría, imaginaba el espaciotiempo suave y continuo, como el agua calma de un lago. Pero la Mecánica Cuántica nos muestra que eso es sólo una apariencia aproximada. A escalas suficientemente ridículas, el espaciotiempo que nos rodea está fluctuando turbulentamente, a tal punto que deberían formarse mini agujeros de gusano y desvanecerse casi de inmediato.

Para fabricar un agujero de gusano por el método cuántico, entonces, habría que ampliar de algún modo uno de estos mini agujeros de gusano que están en todas partes. Todavía no se comprende si las leyes de la Física lo permiten o no. Se presume que la forma de lograrlo es ‘inyectándole’ materia exótica al agujero, de la misma manera que un compresor infla un neumático. Pero hay diversos problemas. Recordemos que estos agujeros serían inconmensurablemente pequeños: intentar inyectar por ejemplo una partícula del tamaño de un electrón en ellos, sería como intentar introducir el planeta Tierra en una copa. También debemos recordar que se desvanecerían casi instantáneamente, a tal punto que quizá sea imposible controlarlos. Para entender el comportamiento de la espuma cuántica, hace falta una Teoría de la Gravedad Cuántica, que combine la Cuántica con la Relatividad. Hasta la fecha no existe tal teoría.

Pero entonces, ¿existe algún otro modo de crear un agujero de gusano, solamente a partir de la Relatividad, y sin meternos en problemas cuánticos? Sí y no. Si intentáramos desgarrar de alguna manera el espaciotiempo, para obtener dos agujeros y luego unirlos, esto implicaría la formación, al menos momentánea, de una singularidad en el lugar de desgarro. Y las singularidades sólo pueden ser comprendidas por la hasta ahora inexistente Teoría de Gravedad Cuántica.

Cuando parecía que no había escapatoria, apareció Robert Geroch, en 1966, para demostrar que sí es posible crear un agujero de gusano de un modo totalmente ajeno a la Cuántica y sus problemas. Pero al mismo tiempo, su método traería nuevas dificultades. Geroch encontró que la única forma de lograrlo es que, durante la construcción, además del espacio el tiempo también se retuerza. En otras palabras, la maquinaria empleada para construir el agujero debe distorsionar el tiempo tan violentamente que ella misma acabará viajando hacia atrás en el tiempo, así como hacia adelante. Es decir, para construir un agujero de gusano sin desgarrar el espacio, es necesario que la maquinaria empleada funcione brevemente como máquina del tiempo. Hasta la fecha, nadie tiene la menor idea de cómo lograr algo así.

Hemos visto las arduas dificultades de la estabilización y construcción de los agujeros de gusano, ¡y eso que son las máquinas del tiempo menos problemáticas! Sin embargo, existen otro tipo de dificultades… en el momento en que los agujeros están funcionando. El físico William Hiscock se dio cuenta de que las fluctuaciones energéticas del vacío, de las que estuvimos hablando, podrían acumularse hasta el infinito dentro del agujero y así destruirlo. ¿Cómo? Supongamos que las dos bocas se están alejando la una con respecto a la otra, a velocidades muy altas. Por ahora, el agujero de gusano no es una máquina del tiempo, ya que la dilatación del tiempo entre las bocas es relativa, no absoluta. Sólo cuando una de ellas da la vuelta se origina la CTC. Para entender por qué, debemos recordar la Paradoja de los Gemelos: hasta que un gemelo no de la vuelta y vuelva a la Tierra, no tendrá sentido preguntar quién es más joven y quién más viejo.

Si tienes dificultades con el párrafo anterior, no te preocupes y sigue leyendo tranquilo, pero retén esto: el agujero de gusano se convierte en una máquina del tiempo en el momento exacto en que una de las bocas frena y da la vuelta. En ese instante, las fluctuaciones del vacío que salen por la boca que está en la Tierra, viajan a la velocidad de la luz hasta la boca que está volviendo. Al ingresar por ella, acaban emergiendo por la boca que aguarda en la Tierra, a través del agujero de gusano, en el pasado; más precisamente en el mismo instante en que habían partido. Esto hace que las fluctuaciones se acumulen sobre sí mismas en un círculo vicioso, hasta alcanzar una intensidad infinita, lo que da como resultado el colapso del agujero de gusano.

El debate sobre si esto sucedería en realidad o no, está muy abierto. En particular, porque entender este proceso requiere, otra vez, una Teoría Cuántica de la Gravedad. Pero lo interesante de esto, es que parece como si las leyes de la Física intentaran destruir toda máquina del tiempo justo antes de que pueda ser utilizada, quizá resguardando el universo de posibles paradojas, como conjeturaba Stephen Hawking.

agujero de gusano artístico

Representación artística del interior de un agujero de gusano.

Pero además de los agujeros de gusano, posteriormente los físicos han encontrado otros fenómenos que podrían ser utilizados como máquina del tiempo, aunque en su mayoría requieren situaciones extremas o improbables. Por ejemplo, en 1991 el físico Richard Gott descubrió que sería posible viajar al pasado mediante el empleo de cuerdas cósmicas, unos fenómenos hipotéticos predichos por el Modelo Estándar de la física de partículas. Las cuerdas cósmicas no tienen nada que ver con la Teoría de Cuerdas, Supercuerdas, o similares. ¿Qué son, entonces? Son filamentos muy densos, escasos en el universo, que habrían surgido en los primeros instantes luego del Big Bang, como consecuencia del repentino enfriamiento.

Las cuerdas cósmicas no pueden tener extremos: o bien forman bucles, o bien se extienden por todo el universo. En sus cercanías, deforman el espacio de un modo tal que hacen que las trayectorias se acorten. Imaginemos que desde la Tierra hasta Plutón se extiende una cuerda cósmica: un observador que viajase en sus inmediaciones, y a una velocidad suficientemente alta, podría llegar a Plutón incluso antes que un rayo de luz propagándose por una trayectoria normal. Esto quiere decir que ese observador podría mirar hacia atrás y verse a él mismo antes de partir, pues la luz aún no lo habría alcanzado. Sin embargo, esto no sería ninguna máquina del tiempo, sino sólo una trayectoria acortada, que permite ganarle la carrera a la luz y observar estos curiosos fenómenos. Gott se dio cuenta de que si existieran dos cuerdas cósmicas paralelas, moviéndose una con respecto a otra, a velocidades muy próximas a la de la luz, sí sería posible viajar al pasado. Si un observador viajase bordeando una de las cuerdas, para luego retornar a través de la segunda, debería poder llegar al punto de comienzo, y encontrarse con alguien que está a punto de partir: efectivamente, él mismo en el pasado.

Empero, Gott era consciente de que encontrar una cuerda cósmica en el universo sería más difícil que hallar una moneda en todo el Sahara. Y todavía más improbable, si son dos cuerdas moviéndose a velocidades relativistas una con respecto a la otra. Por el momento, las máquinas del tiempo más viables, o mejor dicho, menos inalcanzables, parecen ser las que emplean algún tipo de agujero de gusano. Cuando Hawking publicó en 1991 su Conjetura de la Protección Cronológica, argumentó que si no es la acumulación estrepitosa de fluctuaciones, será algún otro fenómeno no tenido en cuenta el que destruya las máquinas del tiempo, como si la Naturaleza las aborreciese. Con su característico humor, mencionó que esta conjetura “haría seguro el universo para los historiadores”. Pero algunos años después, cambió su manera de pensar: ahora no sostiene que las leyes de la Física confabulen para impedir el viaje en el tiempo; más bien que no lo hacen práctico.

Esto nos lleva a retomar una pregunta que hicimos al comienzo del artículo: si las leyes de la Física contemplan la posibilidad de viajar en el tiempo, aunque quizá no sea práctico, ¿pero, qué clase de universo es el nuestro? Aún nos aguardan muchos misterios por descubrir, que hoy el ser humano ni siquiera llega a entrever. Hace un siglo, nadie hubiera imaginado que la gravedad puede distorsionar el tiempo, o que el universo haya comenzado en una singularidad, en la que toda la materia –incluida la que forma nuestro cuerpo y todas las cosas que nos rodean– estaba infinitamente condensada. El siguiente gran paso que daremos como civilización, ocurrirá cuando se desarrolle una Teoría Cuántica de la Gravedad eficaz. ¿Por qué es tan importante una teoría así? En palabras de Thorne:

Probablemente más pronto antes que más tarde, algunos físicos intuitivos descubrirán y desvelarán las leyes de la gravedad cuántica y todos sus íntimos detalles. Con estas leyes de la gravedad cuántica a mano, podremos concebir exactamente cómo nació el espacio-tiempo de nuestro Universo, cómo surgió de la espuma cuántica de la singularidad del big bang. Podremos conocer con seguridad si tiene significado o es absurda la tan planteada pregunta: «¿Qué había antes del big bang?». Podremos conocer con seguridad si la espuma cuántica produce múltiples universos con facilidad, y los detalles completos de cómo se destruye el espacio-tiempo en la singularidad del corazón de un agujero negro o del big crunch, y cómo y si y dónde el espacio es creado de nuevo. Y podremos conocer si las leyes de la gravedad cuántica permiten o prohíben las máquinas del tiempo. ¿Deben autodestruirse siempre las máquinas del tiempo en el momento en que empiezan a funcionar?

En este preciso instante, mientras el lector contempla estas líneas, multitud de físicos están investigando sobre estas cuestiones, hallando nuevas soluciones para las ecuaciones de la Relatividad, develando sigilosos misterios del universo, e inscribiendo una nueva página en la historia del conocimiento humano. La respuesta para la pregunta ¿son prácticas las máquinas del tiempo? llegará un día cualquiera; quizá no hoy mismo, quizá sí mañana.

Con este artículo, esta serie sobre el tiempo culmina. La próxima entrada estará dedicada a sacar algunas conclusiones y principalmente a formular preguntas, en relación a los aspectos más importantes de todo lo que estuvimos hablando a lo largo de la serie. Será hasta entonces.


Sobre el autor:

lucas (Lucas Gabriel Cantarutti)

Existe una pregunta cuyos orígenes se remontan a tiempos inmemoriales. Una pregunta que todos nos hemos hecho alguna vez. Una pregunta para la que, quizá, la humanidad no tenga respuesta: "¿Por qué?"
 

{ 46 } Comentarios

  1. Gravatar Macluskey | 09/09/2009 at 04:29 | Permalink

    ¿De verdad ha llegado el tiempo de que la serie sobre el tiempo termine (demostrando abruptamente que el tiempo, al menos, cierto tiempo no es infinito ;D )?? Pues vaya!

    Bueno, mejor, así no tienes excusa, querido Lucas, para escribir ese libro que todos estamos esperando. Si necesitas que lo compre por anticipado, tú sólo dilo, y está hecho…

    Una serie excelente. Lo digo por enésima vez. Y me quedo corto.

    Felicidades

  2. Gravatar lucas | 09/09/2009 at 04:41 | Permalink

    Mac, primero agradecerte. Por ahora tengo pensado hacer un libro electrónico y gratuito, basado en los artículos. El libro impreso supongo deberá esperar algo… Pero todo llegará. Al fin y al cabo nos movemos en finitudes ;)

    Saludos, amigo.

  3. Gravatar Pedro | 09/09/2009 at 05:37 | Permalink

    ¿Eh? Jajaja, leyendo vuestra conversación, hasta podría parecer que la publicación del libro electrónico e impreso es algo que puede suceder o no suceder. Y eso no es así, ¿verdad? No, no… porque la violencia es una cosa muy fea.

  4. Gravatar rodo | 09/09/2009 at 05:44 | Permalink

    Increíble entrada, todo un gusto leerla

    muchas gracias!

  5. Gravatar EdGe | 09/09/2009 at 08:42 | Permalink

    Excelente! interesantisimo articulo, el tema es como una espiral que nunca termina, o como un laberinto con muchos caminos en que alguno se encuentran bloqueados, otros con acertijos, y otros aun sin descubrir. Genial.

  6. Gravatar Brigo | 09/09/2009 at 10:34 | Permalink

    Me lo he leído de un tirón porque me ha encantado y creo que bastante bien, solo hay una cosa (ahí se nota que conoces las limitaciones de tus lectores), cuando escribes: “Si tienes dificultades con el párrafo anterior”. Pues si, las tengo. No se si aquí o en el foro, pero me vendría bien alguna explicación.

  7. Gravatar German Garza | 09/09/2009 at 11:43 | Permalink

    asi acabando con lo que dijiste del tiempo, yo creo que eso sucede todo el tiempo, todo el tiempo se viaja al pasado el pasado al futuro el presente al futuro todo asi. la reversibilidad en el tiempo y los experimentos que han hecho basados en esa teoria o hipotesis, no lo recuerdo, los experimentos en los que el pasado es alterado por el futuro o presente en las que grababan unas cintas aleatoriamente con bips del lado derecho e izquierdo y asi… bueno ahi alteraban el pasado entonces se da por hecho que el tiempo ni si quiera exista o por lo menos no es el que rige todo. mira de hecho hace un par de dias por una muy extraña casualidad, di con el nombre de un cientifico de la UNAM Jacobo Grinberg quien fundo el instituto Para el Estudio de la COnciencia, era una chingonada de dr. se graduo con honoeres de las mejores escuelas doctorado maestria todo eso, pero lo curioso es que un dia desaparecio asi nada mas, hay una denuncia en la PGR y todo, pero extrañamente en la red no se encuentra mucho de el y lo que habla de sus experimentos no esta disponible porque la pagina no existe, ni siquiera en el cache de google. pero ya lo poco que hay es dequese manejan diferentes versiones que lo secuestro el gobierno, que la CIA, que incluso viajo a otra dimension. Naide sabe a ciencia cierta.

    Pero sus teorias y experimentos y lo que se llega a concluir es que todos sus experimentos daban positivos e hiba avanzando muy rapido en cosas como entender en si la propia existencia pero atraves de formulas ecuaciones fisica cuantica y todo encajaba a la perfeccion a tal grado de atravesar nuestro ser el umbral del todo y ser uno todo y todos uno algo asi muuuuuuuuuy loco, pero con tanto rigor cientifico y todo tan veraz y lo extraño de su desaparicion, da mucho de que hablar. incluso el instituto que fundo no hay nada de el en la red, como si no hubiera existido ni telefonos ni nada. Pero no estaria de mas que en este foro de al parecer gente que es chingona en el tema, me puedan ayudar a ver que pedo con eso. Es como quererse adentrar al fondo de la madriguera…. espero ayuda de ustedes.

    chido

  8. Gravatar Mazinger | 10/09/2009 at 05:54 | Permalink

    En efecto, como dice Pedro, la violencia es una cosa realmente mala. Estoy seguro de que pronto publicarás ese libro, ¡de lo contrario mantén tu guitarra lejos de mí!

    Estoy llegando con retraso a leer los artículos. Desde el verano no me he puesto al día. A ver si tengo tiempo de hacer una lectura tranquila y se me ocurre algo más interesante que decir.

    De momento baste un: ¡Qué pedazo de serie!

    Enhorabuena.

    P.D. No dejes en el olvido aquel proyectito sobre el (eso que llamamos) espacio del que hablamos.

  9. Gravatar Chemari | 10/09/2009 at 09:24 | Permalink

    Muchas gracias por tu artículo, lo he podido leer un tirón y se entiende muy bien. Así da gusto! Un saludo

  10. Gravatar Alcides | 10/09/2009 at 12:29 | Permalink

    Está interesante el tema, pero en mi caso me gustaría toda la explicación con fórmulas, es la forma en que lo comprendo mejor. Si es posible me gustaría saber en donde puedo encontrar lo mismo pero explicado con fórmulas. Gracias

  11. Gravatar Fran | 10/09/2009 at 01:43 | Permalink

    Lucas si piensas publicar un libro (aunque lo distribuyas electronicamente de forma gratuita) te aconsejo http://www.lulu.com/es donde podrás autopublicarlo y así quien quiera tenerlo en papel encuadernado (como yo) tiene la posibilidad.

    Un saludo.

  12. Gravatar Cristobal | 10/09/2009 at 02:05 | Permalink

    Muy impresionante el diseño del universo.

  13. Gravatar Juanma | 10/09/2009 at 02:15 | Permalink

    Primero, decirte que lo siento. Me he leído el artículo del tirón. No podía parar. Segundo, enhorabuena. Soy duro de mollera y nunca pude entender agujeros de gusano, paradoja de los gemelos y compañía. Con tu explicación además de enterarme has conseguido que quiera saber más. Cuando asimile mejor todo esto, leeré los dos artículos que recomiendas al final. Muchas gracias y sigue escribiendo así, por favor.

  14. Gravatar Underme | 10/09/2009 at 04:15 | Permalink

    Impresionante serie de artículos. Intentar explicar ciertas cosas ya de por sí complejas y no caer, o mejor dicho, hacer caer en la desesperación al lector tiene mucho, pero que mucho mérito.

    Para los que no sabemos de física profundicar así en las raices del universo nos vuelve locos. ¿Pero cómo narices va a hervir el espaciotiempo?

    Lo mejor es que los fenómenos a escala cuántica sean el fundamento de nuestra propia escala. Da un poco de miedo que a alguien le de por hacer engordar un mini agujero de gusano a base de antimateria, se le vaya de las manos y acabemos todos del revés, ya sabes, como cuando le das la vuela a una pieza de ropa.

    Por lo del libro, no te preocupes porque en realidad, si lo vas a escribir, ya lo has escrito, eso sí, en el futuro. Pero no te puedes ahorrar el trabajo de escribirlo entregándotelo a tí mismo en mano desde una versión tuya del futuro porque muy probablemente el intento sería lo último que hicieras… bueno, no tú, sino la versión futura de tu misma persona.

    Muchas gracias por la serie, de verdad!!

  15. Gravatar lucas | 10/09/2009 at 09:55 | Permalink

    Una vez más: ¡muchísimas gracias a todos! Disculpas si no puedo responder todos los comentarios.

    @Pedro, ¿eso es una amenaza? De acuerdo, de acuerdo, ¡prometo que haré el libro!

    @Brigo, ahora no tengo mucho tiempo; mañana intentaré darte una explicación. Aunque, teniendo en cuenta la Paradoja de los Gemelos, pienso que deberías poder dilucidarlo..

    @Mazinger, la serie sobre el espacio llegará, supongo, pero ¡no me presiones!

    @Alcides, para entender la matemática de estos temas no bastaría con poner alguna que otra fórmula comprensible para cualquiera: harían falta toneladas de ecuaciones que requerirían muchos conocimientos matemáticos y físicos previos. Por otro lado, el objetivo de esta página es hacer estos temas accesibles para cualquiera, y las fórmulas suelen asustar mucho.

    ¡Saludos a todos!

  16. Gravatar hugo luchetti | 11/09/2009 at 02:54 | Permalink

    Para Germàn Garza sobre Jacobo Grinberg:

    Es autor de la TEORIA SINTERGICA que trata de las relaciones entre el Cerebro (Grinberg es neurofisiòlogo) y el Espacio. Parece que lo que meditamos tiene su correlato en bolsas de energìa espacial, las que se abren y cierran segùn las activamos nosotros mismos. De manera que PENSAR EN ALGO ES TOCAR UN LUGAR… La memoria, la mente y el espacio, son lo mismo. El tiempo, en la conciencia, se sincroniza con la energìa espacial o gravedad de todo lo que hay. El estado mental es una “forma espacial” en la percepciòn o en la mente. Chau, gracias

  17. Gravatar Alcides | 11/09/2009 at 11:08 | Permalink

    Lucas, comprendo perfectamente a que te refieres, tengo el background matemático y he estudiado física suficiente como para comprenderlo, por eso preguntaba donde puedo encontrar material, con la misma información pero explicado matemáticamente

  18. Gravatar Cristhian | 12/09/2009 at 12:51 | Permalink

    Sería excelente hacer una coleccion de libros de la Grandes Series de Eltamiz y Elcedazo, donde estén relatividad sin fórmulas, cuántica sin fórmulas, esta misma serie, esta otra serie de filosofia, “de cuyo nombre no quiero acordarme”, hablando de, etc.

  19. Gravatar lucas | 13/09/2009 at 01:12 | Permalink

    @Brigo, lo voy a intentar:

    Supongamos que ambas bocas del agujero de gusano se alejan, una con respecto a la otra. En este ejemplo debemos ignorar la aceleración: imaginemos que la velocidad siempre es constante. Mientras se apartan, por tanto, no hay una boca cuyo tiempo sí esté dilatado, y otra cuyo tiempo no: la dilatación es relativa. Según la perspectiva de una de las bocas, llamémosle boca A, la boca dilatada es la otra: la boca B. En consecuencia, si alguien ingresa por el agujero desde la A hacia la B, emergería en el futuro. Sin embargo, desde la perspectiva de la boca B, es A la que sufre dilatación; por tanto si uno ingresa por la boca B debería emerger por A en también el futuro. Esto quiere decir que, al menos por ahora, no hay forma de utilizar ese agujero de gusano para viajar al pasado.

    Supongamos que me respondes lo siguiente: “Si entrando por cualquier boca se emerge por la otra en el futuro, un observador desquiciado podría atravesar el agujero desde A hasta B, acabando en un futuro próximo, para luego retomar de B hacia A acabando en un futuro más lejano, volver a entrar en A, y repetir el proceso tantas veces quiera, hasta acabar en un futuro increíblemente lejano, sin posibilidad de retorno. De modo que al fin y al cabo, el agujero de gusano sí funcionaría como máquina del tiempo, aún antes de que una de las bocas dé la vuelta”.

    Sin embargo, esto no ocurriría. Supongamos que al principio, cuando estamos en reposo, vos y yo contamos con relojes sincronizados. En el momento en que comenzamos a separarnos, cada uno llevándose una boca (de nuevo, ignoremos la aceleración), observamos a través del agujero que nuestro relojes permanecen sincronizados; pero, observando a través del espacio normal que nos separa, cada uno verá que el reloj del otro está atrasado. Si a través del agujero yo veo que enciendes una lámpara, mirando a través del universo normal veré esa lámpara encendida varios minutos después. Es decir, se podría decir que a través del agujero veo el futuro.

    Supongamos que atravieso completamente el agujero, y que ahora estoy en el mismo sistema de referencia en el que estás vos. Al observar por el espacio, me vería a mí mismo allí a lo lejos, apartándome, ya que la luz que muestra el momento en que atravesé el agujero aún no nos ha alcanzado. Según dijimos antes, al volver a entrar en el agujero, debería acabar nuevamente en el futuro. Y, en efecto, el momento en que entré en el agujero es un suceso futuro para el sistema de referencia en el que estamos. De modo tal que al volver a ingresar en el agujero acabaré exactamente en la misma época en que partí: ni en el futuro, ni en el pasado.

    En resumen, mientras ninguna de las bocas pierda su estado de velocidad constante, no tendrá sentido hablar de “la boca dilatada” y “la boca sin dilatación”. Hasta entonces, el agujero no servirá para viajar en el tiempo, como acabamos de ejemplificar. Espero que esta explicación haya sido clara.

    @Alcides,

    La mejor fuente que te puedo recomendar, es Physical Review D, la revista científica en donde Thorne, Hawking y todos los autores de los que hablamos, publicaron sus descubrimientos. Eso sí, no son artículos pensados para deleitarse con su lectura, sino para informar a la comunidad científica de los nuevos avances; los artículos son muy técnicos.

    Saludos a todos.

  20. Gravatar javier | 13/09/2009 at 04:34 | Permalink

    hola…pues la verdad nuestro cielo es una maquina del tiempo–al pasado. pues la luz emitida por las estrellas salieron de alli hace algunos años. o miles o millones de años, y pues seguramnete algunas de esas estrellas que nos encanta ver dejaron de existir hace muchos millones de años……asi que la sdistancias que nos separan del universo..son tan enormes,,,que solo la teoria del gusano seria la unica posibilidada de trasladarnos en el universo, porque por desplasamiento seria teoricamente imposible.

  21. Gravatar timofonx | 13/09/2009 at 06:21 | Permalink

    Un pedido, si pudieses hablar acerca de las teorías de las dimensiones paralelas y las posibilidades de viajar entre dimensiones.

  22. Gravatar Pau | 13/09/2009 at 08:56 | Permalink

    Extraordinaria serie, me ha quedado clarísimo el tema, si bien no tengo mayores estudios en estos temas, sí me apasionan e interesan. Felicito a él o los creadores de este sitio por realizar divulgación científica de gran calidad, pensando en todos quienes no somos expertos pero sí estamos ávidos de conocimiento, sigan adelante con su labor, pues es de gran interés para muchos.

  23. Gravatar kemero | 15/09/2009 at 04:39 | Permalink

    Bravo! bravo! genial! exquisito! magnánimo!… excelente artículo Lucas, felicitaciones. =)

    Obviamente, no entendí todo todo, pero esta perfectamente bien explicado! jajajaja… hay muchas cosas que no me entran y debe ser por mi pobres conocimientos de cuántica.

  24. Gravatar Kjiel | 15/09/2009 at 07:47 | Permalink

    Hola Lucas!

    Que buen artículo, por dios. Me encanta, es el que más me ha gustado de esta serie. Espero que sigas escribiendo series tan excelente como esta.

    One question. Conoces algún libro divulgativo en el que se traten temas físicos como es este? Agujeros de gusano, agujeros negros, mecánica cuántica, … he buscado alguno que otro pero algunos son un poco tostón y no explican las cosas de esta forma tan amena e interesante. Las explicaciones no tienen porque ser estrictamente cualitativas, si entra alguna que otra fórmula mejor, aunque como ya has respondido a un lector.. son una ristra de ellas y además no son fáciles. Cualquier cosa que me recomiendas será bienvenida.

    Muchas gracias!

  25. Gravatar yuhp14 | 16/09/2009 at 10:36 | Permalink

    Guau! Me ha encantado esta serie, increible último artículo el mejor sin duda de todos (y eso que ninguno de los otros desemerece). Muchas gracias por todos ellos.

  26. Gravatar sebacine | 18/09/2009 at 03:02 | Permalink

    En el último párrafo dice: “en relación a los aspectos más importantes de todo que estuvimos hablando”. falta un “LO”.

    En el párrago que está al lado de la imagen de las fluctuaciones del espacio tiempo dice. “entonces, habría ampliar de algún modo” falta un “QUE”.

    No tengo forma de explicar lo mucho que disfruté de estos articulos. La verdad me parecen excelentes. Es un enorme gusto haber encontrado estos blogs. Sigo leyendo!

  27. Gravatar lucas | 29/09/2009 at 03:51 | Permalink

    Kjiel, sobre estos temas existen infinidad de libros divulgativos de excelente calidad. Puedes leer los de Hawking (“Historia del Tiempo”, “Agujeros negros y pequeños universos”, “El universo en una cáscara de nuez”), los de Thorne (“Agujeros negros y tiempo curvo”), los de Paul Davies (“Cómo construir una máquina del tiempo”, “Otros mundos”), de Gott (“Los viajes en el tiempo y el universo de Einstein”) o “Nuevos viajeros en el tiempo” de David Toomey.

    Espero que escojas el que más te guste.

    Saludos.

  28. Gravatar chamaeleo | 20/01/2010 at 07:12 | Permalink

    Hola, tengo un par de comentarios a consultar:

    1) No sé si se ha propuesto crear un agujero de gusano que, en lugar de transportar personas, transporte electrones u otras partículas del estilo, para simplificar su contrucción. El diámetro podría reducirse de 1 metro a 0,1mm, lo que supondría un diámetro 10.000 veces inferior, o un volumen 1billón de veces inferior, 10^12 (no sé si la cantidad de anti-energía necesaria disminuiría proporcionalmente o exponecialmente). No permitiría trasladar personas, pero sí permitiría transmitir información, y una conexión al internet del futuro no estaría nada mal. Eso sí, conocer el futuro desde el presente supondría una amenaza para las administraciones de loterías.

    Por otro lado, ¿se ha estudiado la naturaleza gravitatoria de la antimateria, para usarla en la estabilización de agujeros de gusano? Ya sé que no hay que confundirlas con otras partículas exóticas. Pero aunque no tengan energía negativa, ¿curvaría al revés el espacio tiempo? Si conceptualmente se tratan de partículas normales con el tiempo invertido (eso entendí), entonces su reacción a la gravedad, consecuentemente, debería ser también invertida. Si dos neutrones se atraen, y le damos la vuelta a la película, veríamos que ambos ¿antineutrones? se alejarían.

    2) No entiendo cuando dices que el agujero de gusano presentaría un problema en cuanto empezara a funcionar: “En ese instante, las fluctuaciones del vacío que salen por la boca que está en la Tierra, viajan a la velocidad de la luz hasta la boca que está volviendo.”

    Esto presupone las fluctuaciones deben ser inteligentes, para que deliberadamente se propaguen en la dirección oportuna para dar con la otra boca del agujero y así crear la paradoja. (Esta duda también la tengo con las partículas virtuales transportadoras de fuerza).

    Gracias por el artículo.

  29. Gravatar carlosfierro | 11/03/2010 at 05:32 | Permalink

    Lucas, realmente me ha encantado esta serie de artículos relacionados a los viajes a través del tiempo, y estoy esperando ansioso el libro electrónico ¿o ya salió? lo que pasa es que estoy leyendo cosas que ya estan en el pasado y que para mí son nuevas dado a que recién las descubro…lo importante de ello es que tocan un tema tan complejo de forma tan sensilla que yo, que soy un nofito total en la materia, las pude comprender perfectamente; y aún hacer algún comentario al respecto…en este caso, y por lo aprendido a través de esta serie, estoy seguro de que los científicos no han logrado, ni lograrán viajar a traves del tiempo jamás…caso contrario, si sucediera en algún momento del espaciotiempo, ya lo hubiéramos sabido en nuestra época…¿o vos crees que si algún científico lo ubiera logrado, no ubiera viajado a distintas épocas haciendo notar su éxito? Pero esto estaría dentro de las paradojas enunciadas.

  30. Gravatar carlosfierro | 11/03/2010 at 05:35 | Permalink

    Lucas, realmente me ha encantado esta serie de artículos relacionados a los viajes a través del tiempo, y estoy esperando ansioso el libro electrónico ¿o ya salió? lo que pasa es que estoy leyendo cosas que ya estan en el pasado y que para mí son nuevas dado a que recién las descubro…lo importante de ello es que tocan un tema tan complejo de forma tan sensilla que yo, que soy un nofito total en la materia, las pude comprender perfectamente; y aún hacer algún comentario al respecto…en este caso, y por lo aprendido a través de esta serie, estoy seguro de que los científicos no han logrado, ni lograrán viajar a traves del tiempo jamás…caso contrario, si sucediera en algún momento del espaciotiempo, ya lo hubiéramos sabido en nuestra época…¿o vos crees que si algún científico lo hubiera logrado, no hubiera viajado a distintas épocas haciendo notar su éxito? Pero esto estaría dentro de las paradojas enunciadas.

  31. Gravatar Compotrigo | 07/04/2011 at 11:29 | Permalink

    Parece que no va a ser posible lo de viajar en el tiempo…

    http://www.cienciakanija.com/2011/04/07/un-metamaterial-revela-la-naturaleza-del-tiempo-y-la-imposibilidad-de-las-maquinas-del-tiempo/

  32. Gravatar CESS | 24/11/2011 at 04:58 | Permalink

    Segun entiendo la base energetica de una distorsion como el agujero de gusano, es la antimateria o la materia exotica, sabiendo que hay algunos metodos donde hay resultados residuales de antimateria como por ejemplo el antihidrogeno, no seria un gran paso antes de pensar en la maquina misma del tiempo dedicarle mas investigacion al posible combustible que vendria siendo la antimateria una forma de como crearla y almacenarla creo que seria un gran paso

  33. Gravatar CESS | 24/11/2011 at 05:14 | Permalink

    Tengo otra inquietud rondando mi cabeza amigos, siempre respecto a la antimateria, se supone que son particulas como por ejemplo en antihidrogeno, quisiera saber sin las antiparticulas tambien tienen atomos, y si los tuvieran sabemos lo que pasa al separar las particulas del atomo de hidrogeno la energia nuclear positiva causa explosiones, entonces al separar las particulas de energia negativa del antihidrogeno podriamos causar una implosion y asi una de dos, abrir un agujero negro o incluso uno de gusano que piensan

  34. Gravatar Sergio B | 24/11/2011 at 09:49 | Permalink

    Si se pudiese viajar en el tiempo, o mejor dicho si nosotros pudiésemos, conociéndonos, ¿no habríamos viajado ya al pasado para joder la marrana y no nos abríamos enterado ya?

    @CESS Las antiparticulas se comportan igual que las partículas normales y no emiten energía negativa, no existe energía negativa. Para comprimir, hace falta energía, de la de siempre, igual que para expandir. En fin, creo que lo que comentas no tiene el menor sentido.

  35. Gravatar Venger | 28/12/2011 at 06:35 | Permalink

    Bueno, ya me he leído esta fantástica serie del CEDAZO (mi primera). Y después de esto y de haberme leído toooooodas las series del TAMIZ hasta la fecha, he llegado a una conclusión completamente irrefutable:

    Pedro y Lucas: sois la misma persona con distinto nick…

  36. Gravatar Venger | 28/12/2011 at 06:37 | Permalink

    ¡¡Ah!! y a propósito, para sebacine: en 26, donde dice “párrago” debe decir “párrafo”…

    ja ja ja

    Un abrazo a todos y Feliz Año Nuevo!!

  37. Gravatar Macluskey | 29/12/2011 at 10:29 | Permalink

    @Venger: te aseguro, te prometo, te lo juro por Snoopy que Pedro y Lucas no son la misma persona… ;)

    Aunque sólo sea porque Pedro vive en España y Lucas en Argentina… simultáneamente.

    Muchos aquí nos preguntamos de vez en cuando: ¿Ande andará Lucas? En fin, a ver si un día vuelve y nos escribe “Eso que llamamos espacio”, como una vez, años ha, nos prometió. Snifff…

    Feliz Año.

  38. Gravatar Venger | 29/12/2011 at 11:52 | Permalink

    Sí, Mac, era una broma lo de Pedro y Lucas. El estilo es muy parecido, pero se notan las diferencias de cómo escribe uno y otro.

    Por otra parte, un placer conocerte “en vivo”, después de haber leído tantos comentarios tuyos en en los foros

    Acabo de terminar las consideraciones finales de esta serie (que se me habían pasado) y por las fechas es cierto, Lucas no está desde hace mucho. Es lo malo que tiene esto del foro, que cuando alguien desaparece, no sabes qué le ha podido pasar. Espero que nada malo. Pero puede ser que nunca lo sepamos.

  39. Gravatar Pedro | 29/12/2011 at 11:56 | Permalink

    Venger, aunque no puedo decir mucho por respeto a la intimidad de Lucas, sí sabemos lo que sucedió y él está perfectamente: se trata simplemente de falta de tiempo por responsabilidades ineludibles. Como mantenemos el contacto, tal vez algún día vuelva a iluminarnos con alguna otra serie. Ojalá, porque ésta es de quitarse el sombrero. Y luego, comérselo.

  40. Gravatar Venger | 29/12/2011 at 01:58 | Permalink

    Ah, estupenda noticia.

    Bueno, pues hasta que regrese, todavía quedan otros artículos que leer. Seguro que pillaremos una indigestión de sombreros, ja ja

  41. Gravatar Macluskey | 29/12/2011 at 06:11 | Permalink

    Bueno, pues hasta que regrese, todavía quedan otros artículos que leer…

    ¡¡Y tantos!!

    Creo que tenemos unas series realmente excepcionales, por su calidad y por lo variada de su temática.

    Si ya has terminado con todas las series de El Tamiz, je, je,

    Ahora no te queda más remedio que tragarte todas las del El Cedazo. ;) Más de una te va a gustar, seguro.

    … nos vemos …

  42. Gravatar Venger | 30/12/2011 at 02:04 | Permalink

    Sí, dalo por hecho. Ya veo que tienes tú un par de ellas. Quería haberme empezado la de la lógica, pero no la tienes completada y no quiero quedarme a medias. No sé aún por cual decantarme.

    De todas formas, quiero releerme alguna del tamiz, porque al principio no me leía los comentarios y ha sido más adelante cuando les he hecho caso. Y me he dado cuenta que se aprende mucho con ellos también.

  43. Gravatar Gustavo Nielsen | 22/08/2018 at 10:56 | Permalink

    Lucas: estoy escribiendo una novela con viajes en el tiempo, leí el libro de Hawkings y El orden del tiempo, del italiano Carlo Rovelli, quiero decirte que tus artìculos son maravillosos y me sirven también. Gracias!!!!

  44. Gravatar Gustavo Nielsen | 28/08/2018 at 04:12 | Permalink

    Lucas: Teng0 que testear mi novela de viajes en el tiempo para no cometer errores. Empezaré a corregirla en setiembre. ¿Podría contar con tu lectura? Te paso mi meil: gesnil@gmail.com. Voy a tener una versiòn legible para las primeras semanas de octubre. Escribime, por favor, así hacemos contacto. Abrazo, tus artículos son excelentes.

  45. Gravatar jreguart | 28/08/2018 at 06:53 | Permalink

    Hola Gustavo, soy jreguart editor de El Cedazo. Desgraciadamente hace mucho que no sabemos del gran Lucas. Yo mismo lo ando buscando pero el mail a través del que nos comunicábamos cuando Lucas escribía para el blog parece que ya no está activo. Si tu consigues dar con él te agradecería nos lo dijeras.

  46. Gravatar TAD | 09/05/2019 at 10:28 | Permalink

    Es increíble y fascinante que son las teorías acerca de las máquinas del tiempo, ojalá lo pudiéramos ver en esta generación. Buen artículo.

{ 5 } Trackbacks

  1. Gravatar meneame.net | 09/09/2009 at 03:09 | Permalink

    Las Dificultades Teóricas de las Máquinas del Tiempo…

    Después de discutir los problemas filosóficos y de analizar las paradojas del viaje en el tiempo, nos resta comentar acerca de las dificultades teóricas y prácticas que implican las diferentes “máquinas del tiempo” que los físicos han formulado. Natura…

  2. Gravatar www.enchilame.com | 09/09/2009 at 11:01 | Permalink

    Máquinas del Tiempo – Teóricamente imposibles?…

    Einstein pasó por este mundo para mostrarnos que el modo en que funciona el universo es radicalmente distinto de lo que intuitivamente creemos. Probablemente, mucho más extraño que las mejores obras de ciencia-ficción. Estrellas supermasivas que colaps…

  3. Gravatar efectotequila.com | 11/09/2009 at 01:36 | Permalink

    Las Dificultades Teóricas de las Máquinas del Tiempo…

    Las dificultades teóricas y prácticas que implican las diferentes “máquinas del tiempo” que los físicos han formulado. Naturalmente, la palabra máquina no es del todo adecuada: la Relatividad nos dice que son los fenómenos gravitatorios los que distors…

  4. Gravatar NeoTeo | 11/09/2009 at 06:17 | Permalink

    Enlaces Recomendados de la Semana…

    El capitán baja a la bodega de un barco movido p …

  5. [...] Por cierto, para los que siguieran el serial de las dificultades del viaje en el tiempo, ya tiene final. [...]

Escribe un comentario

Tu dirección de correo no es mostrada. Los campos requeridos están marcados *

Al escribir un comentario aquí nos otorgas el permiso irrevocable de reproducir tus palabras y tu nombre/sitio web como atribución.