Regístrate | Conectar
El Tamiz Libros Recursos Series Únete 4 Users Online
Skip to content

Lo que se preguntan sus alumnos de 3º de la ESO – XV : ¿Cómo sabemos cuándo estamos soñando y cuando estamos despiertos? ¿Cómo distinguir si estamos en un sueño o en la realidad?




En esta nueva entrada de la serie sobre lo que se preguntan nuestros alumnos favoritos de 3º de la ESO, vamos a intentar dar una respuesta a unas nuevas preguntas: ¿Cómo sabemos cuándo estamos soñando y cuándo estamos despiertos? ¿Cómo distinguir si estamos en un sueño o en la realidad?

Reflexionando sobre cómo debía plantear la respuesta a esta pregunta me surgió la posibilidad de que tuviera una trampa subliminal: ¿Realmente nos preocupa saber si el sueño es un estado especial consciente, porque evidentemente la vigilia es así, o estamos interesados en algo más indetectable que se podría expresar con la duda de si la realidad es el sueño o el sueño, la realidad?

¿Viviendo la realidad del sueño mientras un observador les contempla desde la irrealidad de su mundo consciente? Parece que va a ser que no (Wikimedia, CC BY 2.5)

Siento tener que defraudar a los partidarios del segundo enfoque ya que, según mi opinión, los sueños son realmente lo que a veces experimentamos cuando dormimos, muy distinto al estado que experimentamos como “despierto”.  Y lo argumento con el hecho de que sueño y vigilia, tal como normalmente se conocen, son estados medibles, caracterizables y controlables, mientras que las experiencias oníricas son inconmensurables, caóticas y con vida propia ¿Es este caos la realidad y la medición una ficción? Aplico la prueba de la navaja de Ockham y me dice que la medición me explica muchas cosas, todo mi macro y microcosmos perceptible durante la vigilia -incluso me permite bucear en el mundo físico del sueño-, mientras que el mundo de los sueños no me explica nada. Es más plausible que la vigilia sea la realidad y el sueño una invención neuronal.

Podremos argumentar que la vigilia también es un constructo cerebral. Sí, pero sometido a la modulación de las señales que le llegan del exterior, cosa que no pasa con los sueños, como veremos un poco más abajo. La vigilia necesita una maquinaria y un exterior; los sueños sólo la maquinaria. Una maquinaria que se acaba con la muerte del organismo del soñador, mientras que el exterior le perdura. Insisto, desde mi punto de vista es más plausible que la vigilia sea la realidad y el sueño una invención.

Dicho esto, pasemos a intentar desarrollar el primer enfoque basado en la calidad de percepción durante los estados de sueño o vigilia. Y más concretamente, durante el sueño. Sabemos que estamos despiertos, pero ¿sabemos que estamos dormidos?

Ante todo diré que del sueño sabemos algo… pero no todo. Sabemos qué pasa durante el sueño, pero no sabemos muy bien por qué pasa y para qué pasa. Como dice el neurólogo Francisco Mora en su libro ¿Cómo funciona el cerebro?… “No hay todavía una contestación clara y satisfactoria a todas estas preguntas”.

El sueño es un estado funcional provocado por determinados circuitos neuronales que generan los ritmos circadianos -normalmente de ciclo diario-  que sigue nuestra fisiología. Tiene generalmente que ver con el nivel de luz percibido por la retina, que es percibido por un pequeño núcleo del hipotálamo, el núcleo supraquiasmático, que a su vez lo interpreta y envía un mensaje a la glándula pineal, la cual incrementa por la noche la secreción de la hormona melatonina. Una de las estructuras cerebrales que se ven afectadas es lo que conocemos como sistema de activación reticular, que se encarga, entre otras cosas, de la regulación del estado de vigilia. Es una estructura evolutivamente muy antigua, como es fácil de entender, y se encuentra situada en la parte inferior del cráneo, al poco de adentrase la médula espinal en el cráneo.

Y así caemos en estado letárgico, en brazos de Morfeo, hipnotizados por nosotros mismos. ¿Qué pasa cuando cerramos los ojos y desaparecemos en la neblina de las cada vez más difuminadas somnolencias?

Lo hemos medido. A lo largo de las horas de sueño se producen unos ciclos que tienen el siguiente perfil: Iniciados por una caída progresiva hacia un estado de sueño profundo para, una vez en él, reactivar el cerebro y pasar a un periodo en el que se sueña. Quizás os suene la fase de sueño REM –Rapid Eye Movement-, en español MOR -Movimiento Ocular Rápido-, que es como conocemos a este  estado funcional cerebral. Este ciclo de caída al sueño profundo seguido por el de REM se suele repetir unas cinco veces durante la noche, cada vez con un peso mayor de la segunda parte.

Fases del sueño (dormir.org.es, CC BY-NC-ND 3.0 ES)

Durante el sueño profundo el cerebro no se para, sino que parece que adopta un funcionamiento coordinado y rítmico, un suave ondular de baja frecuencia –de 1 a 4 veces por segundo-. Sorprendentemente, en algún momento, en este estado de beatífica quietud funcional, salta la tormenta. El ritmo del baile neuronal se acelera, llegando a observarse en el encefalograma del dormilón un patrón de vigilia, a 40 ciclos por segundo. Pero no está despierto, sino que ha entrado en la fase de movimientos oculares rápidos. Y ahora sí que comenzamos a soñar. ¿Qué relación tiene una cosa con otra? No lo sabemos, pero suele ser así.

Durante estos momentos en los que soñamos le sucede alguna otra cosa curiosa al cuerpo. Por un lado, se inhiben las entradas sensoriales. No quiero decir que el cerebro no “oiga”, ni “vea” lo del exterior… realmente al cerebro le llegan las señales sensoriales pero las detiene, les impide participar en las historias que van a tener lugar durante los sueños, muy al contrario de lo que sucede cuando estamos despiertos. No van a tener un significado funcional. También dice STOP a los gestores neuronales de los patrones de movimientos: ¡corred, volad…! pero sin que se muevan los músculos. Y así sentimos que corremos y volamos sin saltar de la cama por la ventana. Tenemos, pues, clausuradas las puertas de entrada y salida del cerebro, que queda en modo isla dispuesto a jugar a lo que realmente le gusta: fabular.

Pero antes aún tiene que acomodar sus estructuras. Durante la fase REM algunas partes del cerebro directamente implicadas en la regulación de las emociones, como las cortezas cingulada anterior y la prefrontal orbital, así como el núcleo central de la amígdala, se reactivan hasta alcanzar niveles de excitación similares o superiores a los que desarrollan durante la vigilia. En contraste, encontramos prácticamente desactivadas algunas partes de la corteza prefrontal que se dedican a la gestión de la memoria a corto plazo y de la coherencia de nuestras decisiones racionales. Podemos entender ahora el porqué los sueños son como son, resultado de una fabulación del cerebro que se ve impulsado por un mundo de emociones absolutamente desinhibidas por los circuitos racionales.

El cerebro crea su mundo en base a sus propios procedimientos internos y a los datos que tiene almacenados en sus estructuras de memoria. Crea un mundo prácticamente unitario, en donde todo se puede confundir, transmutar o fusionar en un instante. Tiempo o espacio no tienen un valor estable. Un mundo donde la componente emocional es decisiva, con un gran peso en la sensación de ansiedad. Realmente vemos colores, olemos olores, gustamos sabores, oímos sonidos, percibimos la realidad de nuestro cuerpo aunque de una forma casi ectoplasmática… e incluso, y eso es realmente la experiencia de uno de mis sueños, sentir la experiencia de otro sueño como parte del sueño real.

“La persistencia de la memoria”, pintura de Salvador Dalí, representación de un sueño que el propio autor había experimentado (MOMA, fair use)

El psiquiatra Allan Hobson comentaba en su libro States of mind: “… los ensueños son simplemente la conciencia subjetiva de un producto de la activación espontánea del cerebro durante el sueño”. Esta claro que, dentro de la inconsciencia con la que vivimos el sueño, somos conscientes de ellos gracias al estado de conciencia subjetiva que comenta Hobson. No obstante, ¿de dónde surge esta conciencia si dos párrafos más arriba decíamos de la inactivación de los sistemas neurales del raciocinio y la memoria? Pues de otra singularidad durante las fases de sueño, durante las que la actividad tálamo-corteza (el tálamo es como la oficina del registro cerebral) sigue con un patrón de actividad muy semejante a la de la fase de vigilia. Y es en esta actividad donde la neurología moderna sitúa las bases neuronales de la consciencia.

Luego ya sabemos cuándo se producen los sueños y cómo, gracias a las especiales condiciones funcionales de inhibición o de activación de sistemas encefálicos, estos nos parecerán caóticos si los recordamos. Hasta cierto punto hay una conciencia de ellos mientras duran, ya que desarrollan un patrón de memoria cuya recuperación es aleatoria tras la vuelta al estado de vigilia.

Así pues, volviendo a mi particular interpretación de las preguntas que han motivado esta entrada

¿Cómo sabemos cuando estamos soñando y cuando estamos despiertos?

¿Cómo distinguir si estamos en un sueño o en la realidad?,

no me queda más remedio que concluir con la siguiente simpleza: en la abrumadora mayoría de los sueños nunca serás consciente de estar viviéndolos, pero siempre –si no hay condicionas ajenas, como drogas, privaciones o enfermedades que lo impidan- serás consciente de la realidad que vives. Aplica esta regla y sabrás si estás en sueño o en vigilia. Cualquier otra interpretación puede ser objeto de debate filosófico muy entretenido y digno en los círculos culturales… no científicos. A los cuales no renuncio.


Sobre el autor:

jreguart ( )

 

{ 35 } Comentarios

  1. Gravatar Karlos F | 10/01/2016 at 07:09 | Permalink

    En resumen, sabes que estabas soñando una vez que dejas de soñar y vuelves a la realidad. Del mismo modo que distingues un recuerdo de la realidad, o algo que estas imaginando mientras lees de la realidad , etc.

  2. Gravatar algoritmo | 10/01/2016 at 08:52 | Permalink

    bueno,

    busca algo que se pueda leer, aparta la vista, vuelve a leerlo, si las dos veces leíste lo mismo estás despierto, y si cambia estás dormido

    a mi me funciona

  3. Gravatar jreguart | 10/01/2016 at 10:46 | Permalink

    Hola Karlos F, así es. Otra cosa es lo que grabe el subconsciente mientras estás soñando.

  4. Gravatar jreguart | 10/01/2016 at 10:48 | Permalink

    Hola Algoritmo,

    otros se tiran un pellizco… si duele… ya sabes. Aunque en este caso no estoy muy seguro… quizás sea un pellizco en el mundo onírico. Si te despierta es que estabas dormido… elemental, je, je

  5. Gravatar Alejandro Coria | 11/01/2016 at 02:42 | Permalink

    Lo que más me funciona a mi es taparme la nariz, cerrar la boca y tratar de respirar. Si estoy soñando siempre puedo respirar. Otra que me funciona la mayoría de las veces es contar los dedos de una mano, normalmente no cuento 5 si estoy soñando :P

  6. Gravatar Oscar | 11/01/2016 at 02:47 | Permalink

    No comparto la conclusión de “nunca serás consciente de estar viviendo un sueño”… y como prueba tenemos los denominados “sueños lúcidos” donde el soñador es consciente del sueño y puede controlar su evolución.

  7. Gravatar Soñador | 11/01/2016 at 09:59 | Permalink

    Totalmente de acuerdo Oscar. El hecho de estar soñando no difiere de tener la certeza de que se esta en uno. A mi me pasa con regularidad.

  8. Gravatar Pedro Mascarós | 11/01/2016 at 11:54 | Permalink

    Una diferencia importante entre la vigilia y el sueño, es que lo que ocurre en la primera, las modificaciones que se produzcan en el entorno, perduran de una vigilia a otra, en cambio, aquello que ocurra en el sueño, no tiene por qué tener consecuencias de un estado de sueño a otro.

  9. Gravatar Intihuatana | 11/01/2016 at 12:45 | Permalink

    …Yo necesitaba tener sueños lúcidos, crear algo inconscientemente pero basado en algo ” consciente”: música, imágenes,… Y lo conseguí un par de veces nada más, era una canción y una imagen; la imagen era como si la estuviese viendo de forma real y la canción la estaba oyendo. Es lo que yo denomino creación auténtica pues no deriva de la consciencia sino del inconsciente y basado este en la experiencia de la realidad cotidiana. Para poder ” crear ” necesitaba una motivación constante durante todo el dia, así durante 3 o 4 semanas. El momento álgido es siempre luego de la parte del sueño profundo, ese momento de vigilia en el que no se está del todo dormido ni del todo despierto, cuando la mente está más limpia de los dos estados. Ahí nace, durante varios segundos, la creación propia, de si mismo, sin copias ni improvisaciones contaminadas, en el filo de los sueños.

  10. Gravatar Censurator | 11/01/2016 at 03:57 | Permalink

    No comparto que se borren comentarios que, aunque no sean contestacion a la tematica, si tengan que ver con lo onirico y la realidad, sean borrados porque si. Lo considero una muestra de ignorancia y una falta de respeto. Un saludo.

  11. Gravatar JorgeGV | 11/01/2016 at 04:39 | Permalink

    Iba a comentar lo mismo: yo mismo soy capaz de experimentare sueños en los que soy plenamente consciente de que estoy soñando, y por eso precisamente controlo la evolucion de la historia vivida en el sueño (hasta cierto punto). No significa que siempre pueda hacerlo, o que pueda hacerlo a voluntad, pero cuando puedo…. que gozada de sueño!

  12. Gravatar POLOSUR | 11/01/2016 at 04:43 | Permalink

    La ciencia sabe mucho más de los sueños de que aquí se da a entender.

    Primero, la ciencia ortodoxa demostró hace décadas que en un sueño se puede tener plena consciencia de estar soñando. Lo que se llama desde hace un siglo “sueño lúcido” (que por otro lado puede tener distintos niveles de consciencia). Luego estás dando una respuesta equivocada.

    De la Wikipedia:

    «Con base en lo anterior, el de 12 abril de 1975 se produjo la primera prueba del sueño lúcido35 por Keith Hearne en la Universidad de Hull en el Reino Unido. Su sujeto Alan Worsley señaló la toma de conciencia en un sueño mediante un código ocular acordado de antemano. Estas señales se registraron durante una fase de sueño paradójico. Así se demostró que era posible ser consciente en medio de un sueño.36

    Los resultados de Hearne no tuvieron una gran difusión. El primer artículo en una revista científica reputada sólo se publicó en 1981, siendo su autor Stephen LaBerge de la Universidad de Stanford, quien realizó independientemente una demostración similar para su tesis de doctorado.»

    Un documental del sueño lúcido: https://www.youtube.com/watch?v=1pcYFb811_E

    La respuesta a la pregunta, en realidad, es más sencilla, aunque no siempre funcione dentro del sueño: ¿Cómo se sabe? Comprobándolo. En el peor de los casos solo nos equivocaremos en los sueños. Y ADEMAS CONSIDERO MUY IMPORTANTE QUE SE DE A CONOCER INFORMACIÓN CORRECTA SOBRE ESTO A LOS NIÑOS. Cuanto antes se deje de considerar el sueño lúcido como algo no demostrado, más rápido avanzará el conocimiento sobre los sueños.

    Tienes más errores en el texto pero si tienes en cuenta la información que te doy, me doy por satisfecho.

  13. Gravatar jreguart | 11/01/2016 at 07:01 | Permalink

    Hola Oscar,

    gracias por tu comentario.

    Es bien cierto lo que dices de que existe la posibilidad de experimentar los sueños lúcidos, en el sentido que tu los defines. Tengo entendido que la probabilidad de que una persona experimente sueños lúcidos es bastante baja y además no suelen repetirse a menudo. Por otro lado los sueños lúcidos suelen experimentarse en gran medida, tras un aprendizaje especializado o inducidos desde el exterior con estimulaciones de ondas gamma mientras se duerme. Es decir, para mi me suena, aunque real, como algo bastante marginal y artificial. No quiero rebajar la categoría de estas experiencias, pero por regla general, para el común de los mortales los sueños no son lúcidos y de ahí que casi se pueda generalizar la frase “nunca serás consciente de estar viviendo un sueño”, aunque quizás sea más exacto el decir “en la abrumadora mayoría de los sueños nunca serás…” Introduzco el matiz en el texto.

  14. Gravatar jreguart | 11/01/2016 at 07:37 | Permalink

    Hola Alejandro Coria,

    si es verdad lo que me dices tendré que darle más crédito aún a lo de los suenos lúcidos ¡qué habilidades oníricas!

  15. Gravatar jreguart | 11/01/2016 at 07:59 | Permalink

    Hola Censurator,

    no tengo constancia de que se haya borrado un comentario tuyo. De todas formas puedes repetirlo.

  16. Gravatar jreguart | 11/01/2016 at 08:17 | Permalink

    Hola POLOSUR,

    te agradezco tu comentario, que ya viene desde el que ha hecho Oscar. Ya le comenté a él mi punto de vista y te lo transmito también a ti. Así como a los otros que han mencionado el tema de los sueños lúcidos.

    Quizás con ello veas que no tengo ninguna aversión a este tema, pero no me pareció necesario ampliarlo más, más allá de lo que es un sueño en la mayoría de los casos. Quizás es suficiente para los chicos de 3º de ESO.

    Sí me preocupa, y mucho, el no dar información correcta. Y no sólo a los niños. Por eso te agradecería participaras de nuevo en el foro para desasnarnos a los que lo necesitamos. Y yo soy uno de ellos. El mundo del conocimiento es infinito y yo soy un aprendicillo. Para ser positivo, te invito a que escribas en este blog de El Cedazo una entrada, o mejor una serie, sobre los sueños lúcidos. Es muy fácil hacerlo y yo mismo te puedo ayudar. Lo estamos deseando… pero con una condición, la pseudociencia no vale. No digo que los sueños lúcidos sean pseudociencia, lo que digo es que si te animas a escribirlo dale el enfoque que le daría un neurólogo o psicólogo, experto en el tema. Aunque no se precisan erudicciones. Experimentos comprobados, estudios fiables de la incidencia en la población, explicación neuronal de este tipo de sueño, técnicas experimentadas de inducción de este tipo de sueños, etc…

    Este blog tiene la gracia de que lo construimos entre todos. No es por nada el que uno de nuestros lemas es “compartir conocimiento”. Así que espero tus palabras.

  17. Gravatar jreguart | 11/01/2016 at 08:33 | Permalink

    Respuesta múltiple a Jorge GV, Intihuatana y Soñador,

    ya he comentado a Óscar y a POLOSUR mi forma de ver los sueños lúcidos en el entorno de la entrada que nos tare de cabeza del blog .También quiero que lo veáis como una respuesta para vosotros.

    Realmente siento envidia de vuestras experiencias. Esto es un hecho. Por lo que contáis veo una realidad, pero no una potente realidad. En el tenue momento de la duermevela o no perfectamente controlado… o percibir mientras sueño que soy yo, mi Yo, el que sueño. Yo también siento que soy yo el que el día del examen aún no me he estudiado nada de la asignatura (por decir un sueño que es muy recurrente), pero esto no lo considero un sueño lúcido.

    Seguramente estaré muy equivocado… pero soy incapaz de ver algo más profundo desde un punto de vista onírico a partir de lo que me decís. Quizás alguién más del foro pueda dar un poco de luz.

  18. Gravatar jreguart | 11/01/2016 at 08:34 | Permalink

    Hola Pedro Mascarós,

    efectivamente es otra forma de ver el tema… y en la misma dirección. Gracias por tu apunte.

  19. Gravatar Phan | 11/01/2016 at 08:38 | Permalink

    Cuando nos dormimos el director de orquesta que llevamos durante la vigilia desaparece , y los musicos improvisan , claro , sin director cualquier cosa puede salir .

  20. Gravatar Macluskey | 11/01/2016 at 09:06 | Permalink

    Censurator: Tampoco nosotros hemos borrado ningún comentario… ten en cuenta que este sitio tiene un sistema antispam (gracias al cual no nos volvemos locos, porque hay centenares de mensajes diarios), y podría ser que el sistema hubiera catalogado tu comentario como spam (nunca se sabe cuál es su lógica interna).

    Aquí no censuramos opiniones, por muy alejadas que sean de nuestra opinión, siempre que se respeten las reglas mínimas de urbanidad.

    Como decía jreguart, si no tienes inconveniente podrías repetir tu comentario y estaremos atentos por si vuelve a ocurrir.

    Saludos.

  21. Gravatar POLOSUR | 11/01/2016 at 09:34 | Permalink

    El problema con este tema con respecto a lo que “sabe” la gente sobre los sueños es precisamente que desde el ámbito de la divulgación se sigue ninguneando. Hoy en día se trata un poco más y mejor (como se puede ver en el documental que he puesto antes) pero sigue siendo algo marginal. Por eso a ti te parece que hay poca gente que tiene sueños lúcidos, no porque la gente no tenga. No solo no se divulga, si no que con frecuencia se encasilla en la pseudociencia, lo más gracioso es que se hace por ignorancia. La consecuencia es que la gente se calla por miedo a que la traten de estúpida.

    Obviamente, no todo el mundo puede decir que tenga o haya tenido alguna vez sueños lúcidos. La principal razón es porque mucha gente no le presta atención a sus sueños (por culpa del desprecio hacia el tema que se nos ha inculcado) y al no prestarles atención, los olvida e incluso algunos llegan a creer que no sueñan. Pero esto no quiere decir que sea un hecho de baja probabilidad. Te invito a que hagas una prueba sencilla. Pregunta a 10 personas en tu entorno si han tenido consciencia en un sueño alguna vez (no preguntes por el “sueño lúcido” porque aun es un término bastante desconocido y mucha gente se lía con “sueño vívido” y “soñar despierto”) y verás que al menos 4 te dicen que sí. A los que te digan que no pregúntales si en una pesadilla se han dado cuenta de que estaban soñando justo en el instante antes de despertar. Verás que casi todos te dicen que sí. Obviamente, este último caso se trata más de un episodio breve de consciencia en un sueño no lúcido pero te muestra que no es tan difícil conseguir consciencia en un sueño y que le puede pasar a, casi, cualquiera. Te puedo asegurar que en contraste a lo que has respondido en comentarios, lo abrumador es la cantidad de gente que tiene sueños lúcidos en relación a lo que se habla de ellos.

    Con respecto a tu propuesta, ahora no tengo tiempo pero no te digo que no. Entre otras cosas porque tendría que repasar qué cosas de las que sé están documentadas científicamente y no tengo tiempo de hacerlo justo ahora. En cualquier caso, tampoco estaría mal que aceptaras un artículo escrito desde el sentido común, aunque cojee a la hora de poder ofrecer fuentes a estudios científicos.

    Te pongo un ejemplo. En artículo afirmas esto: «Por un lado, se inhiben las entradas sensoriales. No quiero decir que el cerebro no “oiga”, ni “vea” lo del exterior… realmente al cerebro le llegan las señales sensoriales pero las detiene, les impide participar en las historias que van a tener lugar durante los sueños,»

    Esto es una verdad a medias. En realidad depende de lo profundamente dormidos que estemos y aun así, es posible que a veces lo que percibimos del entorno físico influya en fase de sueño profundo. Desde la temperatura, pasando por la luz y el ruido, hasta el tacto y los olores. No digo que siempre sea así pero influye con más frecuencia de la que das a entender. En realidad, es más acertado decir que esa inhibición de los sentidos lo que impide es que la información que recibimos del exterior se adueñe de nuestra percepción, cómo lo hace cuando estamos despiertos. ¿Dónde está el sentido común aquí? Hay cosas que sí es verdad que les pasan a unos pocos y no se pueden demostrar así como así pero el hecho de que un sueño cambie cuando hay un cambio en el exterior es algo bastante normal y una siesta después de comer y un amigo o familiar que te quiera dar conversación, poner música o la tele, tocarte o soplarte mientras estamos dormido es suficiente para comprobarlo, si no tenemos el sueño excesivamente ligero o excesivamente profundo. No sé si en esto la ciencia me da, hoy por hoy la razón, pero no entiendo por qué tengo que omitirlo o decir otra cosa si “cualquiera” puede comprobar que es así y solo puede haber una explicación.

  22. Gravatar jreguart | 11/01/2016 at 09:36 | Permalink

    Hola Phan,

    un matiz. El director de orquesta que llevamos dentro no desaparece. Nuestro cerebro está dale que te pego con sus componendas. El es el director de orquesta. La diferencia es que en vigilia tiene unas referencias del mundo exterior, con las que modula sus invenciones haciéndolas “sensatas”, que en sueños no dispone. Pero en ambos casos fabula a tope. Si no le viene un feedback de afuera se apaña con lo que tiene almacenado en su memoria… y a tirar millas. No te extrañe que los músicos, como tu dices, dodecafonicen durante el sueño.

  23. Gravatar Argus | 11/01/2016 at 10:19 | Permalink

    El tema es escurridizo porque durante un sueño, en principio, puede suceder de todo, se puede percibir y ¨medir¨ cualquier resultado y esto está con un pie fuera de la ciencia.

    Ahora estoy seguro de que estoy despierto escribiendo este comentario. Esto lo puedo argumentar científicamente, aunque no tengo a mano un medidor de ondas gamma. Por otra parte, esta misma noche podría soñar que escribo esto, y estar igualmente seguro de que es real. Incluso sería muy probable que encontrase el dichoso medidor de ondas gamma en el cajón de los cubiertos y mediría que, efectivamente, estoy despierto.

    El Yo dormido me puede engañar como quiera, siempre que quiera, continuamente. Eso desvirtúa el experimento. A veces sí le he pillado y he tenido sueños lúcidos. En esos sueños suele haber algún peligro y me pregunto si estoy soñando. Por alguna extraña razón hay una parte del cerebro que sí detecta (muy pocas veces) que efectivamente sueño, que el peligro no es tal y por ejemplo soy capaz de lanzarme desde un acantilado a propósito y volar. Sé que sueño, sé que no me mato, sé que voy a volar… y vuelo un rato, hasta que me vuelvo a engañar, de repente parece real, me voy a caer… y me despierto del susto. Así no hay quien asegure científicamente en qué estado se encuentra.

  24. Gravatar jreguart | 11/01/2016 at 10:59 | Permalink

    Hola Argus,

    el problema que tengo es que no sé si confundo como la misma entelequia al Yo del sueño lúcido con el Yo que sueña. Es evidente que mientras sueño hay un sujeto en primera persona que deambula por el escenario, que se da cuenta de lo que le está pasando. Pero yo a esto no lo conceptuaría como sueño lúcido. Sueño y nada más que sueño. Otra cosa es que a este Yo soñante le puedas manejar a voluntad, siempre durante tu sueño… que en este caso si le llamaría lúcido. En mi caso, durante el sueño, está mi Yo viviendo una historia que en bastantes ocasiones está sujeta a lo que yo diría toma de decisiones. Por ejemplo, decide subir una montaña por un roquedal o por una pradera. Normalmente en situaciones arriesgadas y en cuesta abajo ¿Pero esta decisión de ir por un lado u otro es componente de un sueño lúcido? Pues hasta ahora no me lo había planteado así. Yo sé que mi capacidad decisoria es un constructo cerebral incluso en vigilia. Lo dicen los neurólogos ¿Por qué soñando le vamos a negar esta habilidad al cerebro? ¿Y si la experimentamos es algo raro? ¿Ya no es un sueño normal?

    Reconozco que nunca he tenido un sueño lúcido como lo definen los cánones, así que igual en estas palabras me he ido por otro lado que no es el que toca. La fabulación durante el sueño lúcido no pueden ser igual que la fabulación cerebral durante la vigilia. En este caso hay información de fuera y condiciona claramente la percepción y la sensación de lo percibido. La consciencia no puede ser igual. Creo que lo tengo claro, pero espero nuevos datos de nuestros amigos blogueros.

  25. Gravatar phan | 12/01/2016 at 04:19 | Permalink

    jreguart : según lo que creo el director desaparece – mejor dicho se va a descansar – , porque en la obra que ejecutan los músicos solos ( los sueños) se nota a veces la improvisación , los delirios , los deseos reprimidos que no pueden llevar a cabo cuando sí está el director (la voluntad) . esta analogía de la orquesta con director (vigilia) y sin el (dormidos ) la encuentro muy completa ; si la revisas te cuadra todo

  26. Gravatar Karlos F | 12/01/2016 at 03:09 | Permalink

    Mis sueños son muy incoherentes, las ubicaciones cambian caóticamente o son una combinación de lugares, por lo que me es difícil decir en donde trascurren mis sueños. Del mismo modo sucede con los protagonistas, a veces soy yo, a veces es otra persona, a veces soy yo siendo otra persona. A veces estoy con alguien, que en algún punto del sueño resulta que es mi hermano, pero luego es un colega de mi trabajo, etc.

    Recuerdo claramente las emociones, pero la historia del sueño no tiene coherencia argumental y es muy difícil contárselo a alguien una vez que despierto. Otras veces algo que me parecía genial en un sueño, resulta ser una tontería en la realidad.

    Pero, conozco gente que me cuenta sus sueños con lujo de detalle. Podrán ser realistas o fantásticos, pero son coherentes, como una película de sci-fi.

    Me pregunto, ¿realmente soñaran así, o construyen una historia coherente una vez que están despiertos? Cuando estaba el colegio, frecuentemente sentía que podía predecir cuándo teléfono o la alarma de mi reloj sonaría unos instantes antes de que sucediera. Buscando info al respecto, alguien sugeria decir en voz alta o escribir en papel lo que sucedería al momento de tener estas “visiones”. Jamas logré hacerlo. Uno tiene estas “predicciones” luego de que algo suceda y no antes. El cerebro crea un falso recuerdo de esa predicción luego del hecho. Algo parecido a los Deja-vu.

    ¿Podría ser el sueño lucido algo parecido? O sea, crear el recuerdo de que uno era consciente en el sueño, una vez que uno está despierto?

  27. Gravatar POLOSUR | 12/01/2016 at 03:20 | Permalink

    Karlos F. no, el sueño lúcido ya está demostrado científicamente. No es un recuerdo a posteriori porque se ha conseguido comunicación coherente (a través de un código con el movimiento de los ojos) con sujetos dormidos y que tenían consciencia mientras soñaban.

    Me parece entender que recuerdas algo tus sueños. Busca e internet información de como conseguirlos y prueba un par de meses. No hace falta que te lo creas cuando lo puedes probar tú mismo.

  28. Gravatar newen | 12/01/2016 at 11:52 | Permalink

    phan : quizá por director te refieres al mecanismo censurador que durante el día opera y no permite que se manifiesten los sueños en la vigilia por razones muy obvias me imagino ; además quien dijo que los sueños se construyen durante la noche , probablemente hay algunos que se elaboren hoy y una semana después el cerebro los emite en una siesta o en el sueño profundo de una noche cualquiera en que por diversas razones era propicio hacerlo por la dinámica del subconsciente , en lo que sí concuerdo es en la forma libre de control con que se expresa el subconsciente , ahí me hace sentido eso de que la voluntad no está presente en los sueños ; muchos de los materiales utilizados en los sueños son aquellos que vamos dejando debajo de la alfombra durante el día y que no nos gusta ver …. ahora con respecto a la pregunta me inclino por el hecho de que en vigilia todos nos reconocemos colectivamente mientras nuestros sueños son individuales nada mas . y como dice calderón de la barca “que toda la vida es sueño, y los sueños, sueños son”.

  29. Gravatar Manuel | 13/01/2016 at 05:44 | Permalink

    Hola. La duda es extremadamente interesante sobre todo porque no tiene solución. Mucho menos desde un punto de vista científico. No hay ninguna forma objetiva (mal adjetivo) de determinar si lo que percibimos/sentimos/imaginamos existe fuera de nosotros o no. En esto están de acuerdo desde los filósofos mas sesudos hasta los grandes físicos del siglo pasado (de Einstein a Schrodinguer , Feynman y colegas). Experimeto extremo es el que propone el solipsimo : supóngase que solo existo yo y que todo lo que siento, percibo, imagino, lo que entiendo como todo lo que hay esta en mi mismo (en mi imaginación, cerebro, llámesele como se quiera ya que en el planteamiento dichos conceptos no tendrían sentido)Demuéstrame que estoy equivocado y que tu existes. Pd: personalmente creo que seguramente mi tablet existe y estáis todos ahí.pero a ver quien es capaz de demostrar que no lo estoy imaginado

  30. Gravatar Cataclysm | 13/01/2016 at 02:01 | Permalink

    Buenas.

    Suscribo el último comentario de Argus sobre los sueños lúcidos. Yo he tenido la ¿suerte? de tener un par de ellos, y es curioso cómo puedes manejar el sueño a tu antojo. Por desgracia, cuanto más consciente soy de que estoy soñando, más posibilidades de despertarme tengo (al menos en mi caso).

    De hecho, lo que sí me pasa más a menudo (supongo que a los demás también), es lo de “darme cuenta que estoy soñando (por el motivo que sea) y despertarme justo a continuación”. En mi opinión, la habilidad de conseguir sueños lúcidos pasa por no despertarse al saber que se está soñando.

    Saludos.

  31. Gravatar POLOSUR | 14/01/2016 at 01:08 | Permalink

    Cataclysm, tan difícil como repetirse a uno mismo antes de dormirse que si se da cuenta de estar soñando tiene que conservar la calma. Y concienciarte de que darte cuenta de que estás soñando no implica que te tengas que despertar. Soñar no es una pérdida de tiempo, ni una tontería.

  32. Gravatar Argus | 15/01/2016 at 11:47 | Permalink

    No es tan fácil, Polosur: Para mí al menos, el darme cuenta de que estoy sonyando pone en marcha la consciencia pues así es como creo que voy a recabar la mayor información posible y como lo voy a disfrutar más. A veces he sonyado que leo un libro con información muy importante, sé que estoy sonyando y quiero leerlo con todo detalle para ver qué información tiene ese libro para mí… no sé… la demostración al teorema de Fermat en un folio, quizá, pero cuanto más me acerco y más detalles quiero, veo que los renglones empiezan a desaparecer. Poco a poco desaparece hasta el libro, luego hay oscuridad… y allí estoy yo, despierto con los ojos cerrados sin ver nada.

  33. Gravatar Alejandro Coria | 15/01/2016 at 06:49 | Permalink

    Argus, normalmente lo que te despierta en un sueño lúcido es la excitación o las ansias de hacer algo para aprovechar ese sueño. La mejor forma de evitar despertarse es estar calmado, pensar de antemano que deseas hacer una vez que tengas un sueño lúcido y usar diferentes métodos para mantener el nivel de lucidez alto (frotar diferentes texturas con las manos, girar con los brazos extendidos y sentir el viento, entre otros).

  34. Gravatar Tony | 18/01/2016 at 07:12 | Permalink

    Yo tuve hace poco un sueño lucido y para comprobar que estaba soñando mire por la ventana e hice zoom con mis ojos, y funciono. Asi pude darme cuenta de que era un sueño.

  35. Gravatar lucido | 12/02/2016 at 03:33 | Permalink

    En mi caso he tenido muchos sueños lúcidos y e experimentado con ellos a los 12 años aproximadamente.

    Llegue a varias conclusiones:

    La conciencia total es incompatible con el sueño, en muchísimos sueños me di cuenta de que el hecho de razonar y hacerme preguntas hacer a del entorno en el sueño me hacía ser mas consciente de mi alrededor y de las posibilidades que tenia en el sueño. Siempre que llegase a razonar “mucho” acababa despertando me sin querer. Para tratar de que esto no me pasara trataba de no pensar demasiado en el sueño, trataba de no enfocarme, pero eso provocaba que al despreocuparse perdiera la conciencia de ser sólo un sueño y pensaba que era real… es muy difícil mantenerse en la línea entre conciencia y sueño, pero nunca nunca podía resolver una ecuación en un sueño por ejemplo.

    Otra cosa es lo impresionante que me resultó la primera vez que sabiendo que estaba soñando, tocar una pared y sentirla, tocar el suelo…. etc… parecía matrix

    Otra cosa muy importante que me di cuenta es que el sueño es básicamente tu imaginación, cuando eres consciente en el sueño entonces puedes moldear el sueño. .. un ejemplo, yo soñando y sabiendo que es un sueño probé a mirar el cielo y decirme para mi, lo quiero verde, imaginarlo verde y plof el cielo se volvió verde, ahora amarillo ahora, que venga superman volando jeje y venía superman volando a donde yo estaba. ..

    Un saludo

{ 1 } Trackback

  1. [...] ¿Cómo sabemos cuándo estamos soñando y cuando estamos despiertos? ¿Cómo distinguir si estamos en un sueño o en la realidad? Reflexionando sobre cómo debía plantear la respuesta a esta pregunta me surgió la posibilidad de que tuviera una trampa subliminal: ¿Realmente nos preocupa saber si el sueño es un estado especial consciente, porque evidentemente la vigilia es así, o estamos interesados en algo más indetectable que se podría expresar con la duda de si la realidad es el sueño o el sueño, la realidad? etiquetas: realidad, sueño, despertar, despierto, soñando usuarios: 1   anónimos: 0   negativos: 0   compartir: sin comentarios cultura karma: 17 (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({}); (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({}); [...]

Escribe un comentario

Tu dirección de correo no es mostrada. Los campos requeridos están marcados *

Al escribir un comentario aquí nos otorgas el permiso irrevocable de reproducir tus palabras y tu nombre/sitio web como atribución.