Regístrate | Conectar
El Tamiz Libros Recursos Series Únete 23 Users Online
Skip to content

Las conquistas de Alejandro Magno (I)




Busto de Alejandro Magno (Wikipedia)

Génesis de una gesta

Empezamos una nueva serie sobre uno de los personajes más grandes e importantes de la historia, un personaje cuya vida es fascinante y, al día de hoy, incomparable con ningún otro. Para muchos, el militar, estadista y conquistador más grande de todos los tiempos. Un adelantado a su época, con una idea de gobierno universal sobre el mundo civilizado, Alejandro es una persona completísima, dotado de una inteligencia sobresaliente y de una inmensa capacidad de cumplir sus sueños. Como no podía ser de otra manera, dispuso de una fuerza de voluntad inquebrantable, nunca se daba por vencido, en el sentido literal. Ninguna empresa la consideraba imposible, y cuando muchos de sus hombres y oficiales se desesperaban o perdían ánimos ante situaciones adversas, él empujaba hacia adelante con su carisma y espíritu de aventura.

Su ejército de miles y miles de guerreros, inicialmente compuesto por griegos y macedonios, pero que con el tiempo se transformaría en un ejército multinacional formado por contingentes de todas las regiones conquistadas, lo amaban e irían al mismísimo infierno con él.  Con Alejandro descubriremos actos geniales y de gran nobleza… como también actos incomprensibles, como el asesinato de Clito (uno de sus generales) estando ebrio, el incendio del Palacio de Persépolis y la masacre innecesaria de algunas poblaciones. En fin, es, pues, uno de los personajes más complejos y difíciles de relatar, ya que despierta simpatías para algunos y rechazo para otros. Trataré de concentrar el relato en sus logros militares y políticos.

Por favor, recuerden que estamos en una época muy distinta a la nuestra. Por ejemplo, normalmente una ciudad conquistada por la fuerza luego de un sitio raramente sobrevivía al saqueo y matanza de sus habitantes, era lo usual y se usaba con fines políticos para convencer a la ciudades vecinas de lo que les esperaría si se resistieran. También era costumbre que una persona sospechosa de traición al rey fuera inmediatamente ejecutado, junto a todos los miembros varones de su familia por miedo a la venganza… pues bien, ésas eran tradiciones aceptadas en aquella época, hace dos mil trescientos años.

Como siempre hago, aclaro que este relato sucede durante el siglo IV antes de Cristo, por lo que las fechas mencionadas serán todas asumidas como A.c. Sólo aclararé con D.c. si algún hecho ocurrió después de Cristo.

Basta de preámbulos. Conozcamos, pues, esta aventura desde sus inicios.

Los primeros años del conquistador

Alejandro nace en el año 356. Olimpia su madre, era la hija del rey de Épiro (reino lindante a Macedonia) y era una de las tantas esposas de Filipo II, rey de Macedonia, que en aquella época era un estado de origen griego situado en el norte de lo que hoy es Grecia (actualmente existe el estado de Macedonia que se extiende por un territorio similar, pero no exacto, a la Macedonia de nuestro relato). Alejandro era el hijo mayor de Filipo, quien tuvo otros hijos con otras mujeres. Era muy religioso, seguía a Zeus, Apolo, Hércules y a los demás dioses olímpicos. Alejandro tenía una hermana menor llamada Cleopatra con la cual tuvo una muy buena relación. Leía y releía la Ilíada de Homero, su libro favorito. Soñaba con ser Aquiles, se decía que su madre tenía ancestros que la vinculaban con el rey Príamo de Troya y también con el mismísimo Aquiles. Del lado de su padre se decía que descendía de Hércules, ni más ni menos. Con el tiempo también se diría que era hijo del mismísimo ¡Zeus! que se le habría aparecido a su madre en forma de serpiente. Bueno, la idea es que de chico sabía que estaba destinado a grandes cosas, dado su linaje real y semejantes antepasados.

Sus padres: Filipo II y Olimpia

Se dice que Alejandro tenía un rostro con rasgos juveniles heredados de su madre, ya que su padre era tosco y de rasgos brutos. Olimpia era muy religiosa también, pero en ritos más oscuros; entre ellos veneraba a Dionisio, culto donde las mujeres eran poseídas por fuerzas sobrenaturales, y entre ellas Olimpia era de las más fanáticas. Si Alejandro fuera alguna vez rey, ella sería la reina madre. Olimpia anhelaba ese honor y no deseaba ser sólo una más de las tantas mujeres de Filipo. La relación de Alejandro con su madre era muy fuerte y obsesiva, pero sin embargo pudo evitar que influyera en él a la hora de dirigir su futuro reino.

Comúnmente se asume que Alejandro dejó la niñez el día que dominó al caballo Bucéfalo. La leyenda dice que Filipo deseaba comprar el caballo a un mercader, pero nadie lograba domarlo. Antes de desistir, Alejandro le dijo a su padre que deseaba el caballo, por lo que Filipo le dijo con tono de broma que, si lograba domarlo, él mismo lo pagaría y se lo regalaría. Alejandro había observado que el animal se ponía nervioso al ver su propia sombra. Para tranquilizarlo, lo orientó de tal manera que el sol le diera de frente y así no pudiera verla. Con éxito logra subir y cabalgar sobre el mismo (en aquella época no existían la silla ni los estribos), mientras el público miraba atónito. Cuando su padre lo recibe, le regala efectivamente el caballo y le dice ¡que se busque un reino más grande, ya que Macedonia le va a quedar chico!… cuánta verdad.

A los catorce años (año 342) ingresa en la Escuela de Pajes Reales, donde aprendió a luchar y también a pensar. Los pajes reales en sus últimos años de instrucción formaban parte de la escolta del rey en las batallas… algo así como ir a la mejor escuela que puede tener un país. Su más famoso tutor sería el afamado filósofo Aristóteles, contratado por Filipo. De él Alejandro hereda una firme pasión por la filosofía, por el conocimiento y por la aventura de descubrir cosas nuevas. En sus campañas llevaría a varios estudiosos con él para que documentaran lo que fueran descubriendo en los exóticos viajes. Esos documentos han tenido y tienen un invaluable valor para la humanidad.

En el mismo año 342, cuando unos delegados persas visitan la corte de Filipo II, Alejandro los agasaja y se pone a charlar con ellos. Los persas se quedan admirados por el joven Alejandro. Sus preguntas sobre el reino Persa, sus costumbres, geografía y sus ganas por conocer más asombran a los visitantes.

En el 340 hubo un levantamiento dentro del reino de Macedonia. Los que se levantan son los medas (atribuido a los de origen de Media, en Oriente Medio), situados en lo que es hoy la frontera de Grecia y Bulgaria. Alejandro, encargado de sofocarla por Filipo, se dirigió hacia allí y sometió la rebelión, expulsó a los nativos y repobló la zona con gente traída de Macedonia, Grecia y Tracia. A este pueblo lo llamo Alejandrópolis, imitando lo que hacia su padre. Tenía solamente 16 años…

En el 338 egresa de la escuela con 18 años, e ingresa junto a sus compañeros en la Compañía de Caballería.

Filipo II y la expansión de Macedonia

Para comprender la grandeza militar de Alejandro tenemos que hablar primero sobre su padre y el mundo político de aquella época, con lo cual veremos que nada es casual.

Históricamente, Grecia era una suma de ciudades independientes que guerreaban continuamente entre sí. Algunas ciudades armaban alianzas contra otras con el fin de dominar la mayor cantidad de ciudades posibles. El conflicto más conocido fue lo que se conoció como la Guerra del Peloponeso (431-404). En ese conflicto se enfrentaron en varias oportunidades la ciudad de Atenas con sus aliados (formando la Liga de Delos, éstas son las “democracias”) contra la Liga del Peloponeso (éstas son las “monarquías”), formada por Esparta y sus aliados. Luego de sangrientas batallas, Atenas es finalmente derrotada, y Esparta y su Liga (con la ayuda del imperio Persa) se erigen victoriosas. A partir de allí, Esparta irá gradualmente perdiendo fuerza como potencia griega y otras ciudades como Tebas irán creciendo en poder de la mano del gran Epaminondas, hasta vencer a Esparta en la batalla de Leuctra (371), estableciéndose como consecuencia Tebas como la ciudad más importante del mundo helénico.

Grecia durante la Guerra del Peloponeso (Wikipedia)

Grecia durante la Guerra del Peloponeso. Click para ampliar (Wikipedia)

Filipo era unos de los hijos del Rey de Macedonia. De pequeño estuvo durante un tiempo como rehén en Tebas, donde aprendió a admirar la cultura de esa región de Grecia y a aprender la forma de guerrear de los tebanos, especialmente la de Epaminondas. Uno de los logros de Epaminondas fue evolucionar y mejorar la falange griega, creando así la falange tebana.

Macedonia era un reino griego de mediana importancia. Siempre estuvo acosada por sus vecinos hasta que Filipo tomó las riendas del asunto. Como tío y tutor del joven rey de Macedonia, Amintas IV, creó un excelente programa de instrucción militar que duplicó la cantidad de soldados de Macedonia y los entrenó hasta convertirlos en los mejores soldados griegos.

El ascenso de Filipo al trono es el producto de una serie de veloces sucesiones. Al morir su padre el trono pasó a los hermanos mayores. Luego sus hermanos mayores también van muriendo, así que el trono pasó finalmente al hijo de uno de ellos, el joven Amintas IV, y Filipo, como tío suyo, sería su tutor, como ya dijimos. Pero no duró mucho, y Filipo inmediatamente se hizo con el trono desplazando (pero no eliminando) a su sobrino Amintas.

El gran orador ateniense anti-macedonio Demóstenes (Wikipedia)

El gran orador ateniense anti macedonia Demóstenes (Wikipedia)

Luego de una serie de pequeñas conquistas sobre los vecinos, entra en una guerra religiosa que involucra a muchas ciudades griegas llamada Guerra Sagrada (con motivos religiosos, como por ejemplo cuando una ciudad saqueaba un templo sagrado con el fin de hacerse con las riquezas que estos guardaban para financiar una guerra). Filipo II y sus aliados salen victoriosos, erigiéndose Macedonia como la ciudad-estado más poderosa de Grecia… cosa que le causaría pronto problemas con Atenas y con Tebas. Estas dos ciudades forman una alianza contra el creciente poder macedónico (dicho rápido, los griegos del sur se creían más sofisticados que los griegos del norte, y los consideraban de segunda categoría comparados con los cultos y democráticos atenienses, por ejemplo). El principal orador anti-macedonio era el famoso ateniense Demóstenes, quien constantemente votaba en contra de cualquier alianza o pacto que Filipo proponía.

Falange Macedonia

Falange Macedonia

Macedonia y sus aliados, Épiro y Tesalia (ésta estuvo desde el principio de la época de Filipo casi como un protectorado), se enfrentan con los Tebanos y Atenienses en la batalla de Queronea (338) donde les dan una tremenda paliza. La excelente infantería del flanco derecho de Filipo II simula retirarse, logrando que el enemigo en esa zona rompa filas y se lance desaforadamente al ataque. Allí se forma un hueco y Filipo inmediatamente lanza todo el ejército para aprovechar la ocasión, y ordena a su hijo Alejandro, a la cabeza de la Caballería de los Compañeros, que penetre por el hueco formado en las filas enemigas, envolviéndolas y atacando por detrás. Filipo castiga duramente a la ciudad de Tebas pero perdona a Atenas (ya que la admiraba mucho porque representaba la Cultura Helénica por excelencia). Vimos aquí la primera gran batalla de Alejandro, eso sí, bajo las órdenes de su padre.

A continuación hablaremos un poco de la infantería macedónica. Ésta está compuesta por la conocida falange y por los hipaspistas. El soldado de la falange era denominado pezhetairoi, que usan la larga lanza de 5 metros aprox. llamada sarissa. Por otro lado estaban los hipaspistas, similares a la falange pero con lanza más corta y menor armadura, pero con mayor movilidad, quizás más parecido al hoplita. Ambos modelos de infantería demuestran ser muy superiores al clásico hoplita griego. Las tácticas usadas eran novedosas, y la pesada falange macedónica era prácticamente invencible de frente, siendo sus puntos débiles los flancos y la retaguardia. Un punto negativo era su movilidad, que, debido a las largas lanzas, era reducida, haciéndola poco apta para movimientos repentinos ante un cambio de situación. Como muchos deben saber, la táctica perfeccionada era la del yunque y el martillo. El yunque era la infantería pesada, la falange, mientras que las veces de martillo las hacía la caballería, penetrando o flanqueando al enemigo y atacándolo por detrás… Sencillamente mortal para los estándares de la época. Con eso en mente, y para descansar un poco, miremos este video de la batalla de Queronea. Está en inglés ya que no encontré la versión en español de la misma.

Batalla de Queronea

Batalla de Queronea. Etapa 1: Filipo simula retirarse. Etapa 2: Alejandro penetra por la brecha (John Gibson Warry)

Volvamos a Filipo y Alejandro. Luego de la batalla, Macedonia es el estado más poderoso de Grecia y de Europa, y a partir de allí definirá el curso de los acontecimientos de las demás ciudades griegas. El sueño de Filipo era una paz y unión entre los estados griegos, ya que consideraba que el verdadero enemigo era Persia. Es por esto que impuso una “paz” a la fuerza y creó la Liga de Corinto (mediante una asamblea en aquella ciudad) que engloba todas las ciudades griegas a excepción de Tesalia (con quien ya tenía una fuerte alianza). La otra ciudad que no ingresó a la liga fue Esparta. El rey Agis III de Esparta se mantendrá durante mucho tiempo en rebeldía al poder de Macedonia hasta que finalmente es derrotado, como veremos más adelante. Filipo formaría un excepcional ejército y regiría como líder helénico (hegemon) sobre todas las ciudades que forman la liga. Macedonia y la nueva Liga de Corinto convivirán juntos (a la fuerza, de ser necesario) con el fin de derrotar al verdadero enemigo, ¡el enorme Imperio Persa!, enemigo eterno de las ciudades griegas que, antes de que las ciudades griegas guerrearan entre ellas (en la Guerra del Peloponeso, como vimos), había invadido Grecia en varias oportunidades, aunque fue finalmente rechazado. De todas formas, el odio entre ellos perduró (Ver Guerras Persas).

El mundo conocido de la época

El mundo conocido de la época

Hagamos una breve pausa para hablar un poco del origen del Imperio Persa. Tiempo atrás (aprox. 600 A.c.)  el primer gran imperio en Medio Oriente era el imperio de Media, así llamado por las tribus de los Medas. Persia en esa época era tan sólo un reino dentro del imperio. Pero por el año 550 Ciro II el Grande, rey de Persia, se rebela contra su abuelo Astiages, quien era el rey de Media y del Imperio. Ciro II vence en batalla a su abuelo, y funda así la dinastía Aqueménida, dando inicio al Imperio Persa que luego de grandes conquistas termina abarcando territorios en tres continentes, incluyendo lo que hoy es Pakistán, Afganistán, Irán, Turquía (Asia Menor), Tracia, Mar Negro, Irak, parte de Arabia Saudita, Jordania, Líbano, Siria, Egipto y hasta parte de Libia. Es decir, el imperio más grande y poderoso del mundo occidental. Lógicamente, estas regiones en aquella época tenían otros nombres, y son estos los que usaremos en este relato. A modo de aclaración, la China de la época era apenas conocida por los pueblos de la India, y la India ya era de por sí una cultura lejana de la que se conocía entre poco y nada. Incluso los persas solamente gracias al comercio con las regiones fronterizas de la India tenían un cierto conocimiento de aquellos pueblos. Más aún, los griegos creían que el mundo finalizaba en la India, ¡y que ésta era apenas una diminuta región, qué sorpresa se llevarán!

A continuación vemos el mapa del extenso Imperio Persa anterior a la invasión de Alejandro. Como ven, es el imperio occidental más extenso y poderoso de la época, con diferencia. Durante esta serie viajaremos junto a Alejandro por todo el mismo, por lo que terminaremos por familiarizarnos con los nombres de las diferentes regiones.

Imperio Persa Siglo V A.C.

Imperio Persa Siglo V A.C. (Wikipedia)

Asesinato de Filipo II

Filipo vuelve a casarse una vez más, esta vez con una tal Eurídice, sobrina de un noble y militar macedonio llamado Átalo. En el brindis por ese matrimonio, Átalo tiene la desgracia de bendecir a la nueva pareja deseando que la nueva mujer le dé a Filipo un hijo varón “no bastardo” en clara alusión a Alejandro (ya que decían que no era hijo legítimo de Filipo). Esto enfureció al joven Alejandro, y le arrojó su jarra de cerveza. Filipo, muy ebrio, saca su espada y amenaza a Alejandro, pero se tropieza y hace el ridículo frente a los invitados. Es aquí que Alejandro se mofa del Rey de Macedonia. En fin, el resultado es que Alejandro y su madre se ven obligado a exiliarse por orden de Filipo y se van de Macedonia. Con el tiempo, Filipo, mas tranquilo, entra en razón y les permitirá volver.

Mientras tanto, en el año 336, Darío III sube al trono de Persia luego de la habitual (en la época) serie de asesinatos. Ese mismo año los acontecimientos nos llevan al inicio de la invasión de Asia Menor (grosso modo, la parte asiática de la actual Turquía, es decir, la península de Anatolia. En la costa turca que da al Mediterráneo históricamente había ciudades de colonos griegos sometidas a Persia). Filipo envía un ejército de avanzada al mando de Parmenión y de su nuevo suegro Átalo, que inicialmente logran importantes victorias y establecen bases para la futura invasión del mortal enemigo. Sin embargo, este feliz comienzo se verá interrumpido por un importante acontecimiento.

Pausanias asesinando a Filipo II (Wikipedia)

Pausanias asesinando a Filipo II (Wikipedia)

Mientras Filipo organizaba la fuerza griega principal que invadiría Asia decide realizar un festival que incluiría bodas entre ciudadanos de Macedonia. En aquel festival fueron invitadas las personalidades más importantes e influyentes de todas las ciudades de Grecia. El festival fue de gran pompa y boato, pero cuando entra el propio Filipo en la arena principal con un vaso en la mano y es aplaudido por el público, aparece repentinamente el jefe de su escolta, llamado Pausanias, que le apuñala y sale huyendo. Inmediatamente el asesino es capturado y dado muerte por tres guardias. Dos de ellos eran Pérdicas y Leonato (guardaespaldas) quienes en el futuro formarían parte del círculo cercano de Alejandro. Por lo tanto, mucho no pudieron interrogar a Pausanias.

La muchedumbre quedó estupefacta. Pausanias tenía unos caballos que lo esperaban afuera para huir. El hecho de que hubiera más de un caballo preparado indica que eran más de uno los implicados, esto siempre dio pie a la creencia de un asesinato organizado, un complot y no un mero despecho del muchacho para con el rey.

La versión más popular indicaba que Pausanias tiempo atrás tenía un amante que se quitó la vida por culpa de él. Esto había enfurecido a Átalo por algún motivo (el nuevo suegro de Filipo), quien mandó una pandilla de hombres a que atacarán y violaran a Pausanias en represalia. Cuando Pausanias se quejó ante Filipo, éste le dijo que no convenía hacer nada, y en compensación le dio tierras y obsequios. Pausanias enfureció y decidió vengarse asesinando a Filipo tiempo después. En fin, no es un argumento nada sencillo de comprender, espero que el relato sea lo suficientemente claro.

Otras versiones indican que Olimpia coordinó el asesinato, ya que nunca se llevó bien con Filipo, sobre todo por la forma en que éste la trataba frente a sus otras mujeres. Incluso hay versiones que aseguran que fue el mismísimo Alejandro quién ideó todo como venganza por haber sido enviado al exilio cuando su padre ebrio lo quiso atacar y, de paso, hacerse  con el trono, pero esta última tesis es la menos probable de todas, pues en el fondo le tenía afecto, y además Filipo consideraba a Alejandro como su sucesor. El último sospechoso de la lista es Demóstenes, el orador ateniense que tanto odiaba a Filipo y según se dice tenía fuertes relaciones con Persia, pero esta teoría tampoco hizo fortuna.

Prosigamos. Muerto Filipo, se reúnen en asamblea los nobles macedonios y militares y eligen a Alejandro como su sucesor, iniciándose así el reinado de Alejandro III (año 336), cuando contaba con veinte años de edad. Inmediatamente Alejandro intenta cuidar que todo el esfuerzo de su padre en “unir” a Grecia bajo la tutela de Macedonia no se desmorone. Sin un hombre fuerte a la cabeza el dominio de Macedonia se tambalearía. Repentinamente, varias ciudades democráticas se rebelan, incluso Tesalia, pero inmediatamente la sola presencia de Alejandro a la cabeza del ejército ratificó la alianza con Tesalia. Quedaban, pues, las ciudades de la Liga de Corinto. Tebas y Atenas se rebelan también, pero nuevamente la presencia de Alejandro y del poderoso ejército que había creado Filipo los hizo cambiar prudentemente de opinión y ratifican a Alejandro como líder de la Liga de Corinto.

Alejandro empieza ahora una limpieza interna un tanto cuestionada. Manda a ejecutar a Amintas (el que era sobrino de Filipo y rey anteriormente) ya que éste, dado su linaje, era sospechoso de estar conspirando para recuperar el trono. A su vez, Átalo seguía en Asia, ¿recuerdan que fue enviado por Filipo como avanzadilla de la expedición? Él también era sospechoso de estar conspirando contra Alejandro, por lo cual Alejandro envió unos emisarios con orden de arrestarlo y ejecutarlo en caso de que se resistiera a comparecer en un juicio. Cosa que sucedió. También la familia de Átalo fue ejecutada junto a su sobrina (quien fue mujer de Filipo) y al hijo que tuvo con el mismo Filipo. Expeditivos métodos, no vaya a ser que en el futuro estos personajes traigan complicaciones mientras él esté conquistando Asia.

El presenciar a su padre siendo asesinado por uno de sus propios escoltas hizo mella en su mente, y se convirtió en uno de sus mayores miedos. La traición lo horrorizaba, ya que él dependía mucho de la confianza que transmitía a sus amistades. Más adelante, sus miedos se justificarán. ¡Hasta la próxima entrega!


Sobre el autor:

chapu77 ( )

entusiasta de la Historia y la astronomía pero decidió trabajar de ingeniero informático.
 

{ 15 } Comentarios

  1. Gravatar Cristhian | 29/06/2010 at 01:14 | Permalink

    Alejandro Magno es uno de los personajes históricos que más admiro, esta serie promete, porque por lo general lo que se encuentra por ahí son cosas muy simples, no tienen más que lo básico de lo que es Alejandro Magno. Es curioso que ahora quise abrir elcedazo pensando justamente en que puede ser que haya una nueva entrada :-D

  2. Gravatar Elias | 29/06/2010 at 08:01 | Permalink

    Yo mi admiracion la reservo a personas que han hecho algo por la humanidad, no que se han dedicado a reducir su numero. Con la cantidad de pensadores, cientificos, escritores, etc que han existido no puedo decir que admire a Alejando Magno, ni a Julio Cesar ni a Napoleon. Una cosa es que me interese su vida y otra cosa que lo admire. Y a mi los militares/conquistadores no me hacen demasiada gracia, sera porque me pongo en la piel de los inocentes que mataban.

    Pero bueno, son tradiciones de la epoca, ahora en la civilizada Europa, tenemos otras, Que unos las llaman asesinatos y otros cultura.

  3. Gravatar Un estudiante | 29/06/2010 at 01:56 | Permalink

    Recomiendo sobre el tema http://satrapa1.com/paginas/WEB%20filipo/Filipo_II_macedonia.htm con una cronología bastante buena de Filipo, aunque se acaba con su muerte, que es con lo que espero empiece de verdad esta saca

  4. Gravatar chapu77 | 30/06/2010 at 01:18 | Permalink

    Buenas, este proyecto es un tanto más ambicioso que los anteriores de Aníbal y Escipión. La bibliografía abunda, como también abundan los artículos y sitios web. El trabajo está basado en libros que mencionaré al final de la serie y no de sitios web. Satrapa1 es una excelente página, muy recomendable, pero profundiza aún más los temas, si les interesó mi serie, Satrapa1 es una excelente lectura para complementar los temas una vez que se tiene una idea general… saludos!

  5. Gravatar Macluskey | 30/06/2010 at 02:19 | Permalink

    Desde luego, las andanzas de Alejandro Magno están muy documentadas, sobre todo para los estándares de la época, y visto el trabajo de documentación que hace Manuel (Chapu77), será una gran serie, sin duda.

    Claro que, de momento, todavía no ha aparecido el “Gran Alejandro” que llegó a dominar una buena parte del orbe conocido. Espero ansioso a que los acontecimientos se vayan desarrollando… Muy buena serie, Manuel.

    Saludos

  6. Gravatar Macluskey | 01/07/2010 at 08:57 | Permalink

    Chapu (y todos): Acabo de crear la página de “Grandes Personajes de la Historia Antigua” en la página de “Series” de El Cedazo, enlazando con todos los artículos publicados hasta la fecha, y que asimismo contendrá el enlace a los siguientes. Por favor, revisa que todo esté bien, y si quieres cambiar algo, basta con decirlo.

    Saludos. Mac.

  7. Gravatar Pedro | 01/07/2010 at 09:08 | Permalink

    Mac, I love you :)

  8. Gravatar Macluskey | 01/07/2010 at 11:50 | Permalink

    Pedroooo: decirme eso a mí, precisamente a mí, justamente antes del fin de semana del orgullo gay…… ¡Me halaga!!!! ;)

  9. Gravatar chapu77 | 02/07/2010 at 06:30 | Permalink

    Muchas gracias MAC!

  10. Gravatar Alberto | 02/07/2010 at 07:56 | Permalink

    Alejandro es uno de mis personajes favoritos, después de Aníbal y Atila, esta serie sin duda alguna me mantendrá pegado al monitor.

    Un millón de gracias :)

    Saludos!!

  11. Gravatar Cristhian | 03/07/2010 at 02:39 | Permalink

    @ Macluskey:

    Si chapu77 se envicia con elcedazo, creo que tendrán que borrar el “antigua” del título de la serie :-)

  12. Gravatar Sergio B | 10/07/2010 at 01:23 | Permalink

    Interesante articulo sobre un interesante personaje. La verdad es que yo ya he leido varias biografias sobre el bastante serias, nada que ver con la pelicula y siempre suele haber un tema que es complicado de calibrar correctamente. Me refiero a la importancia de Filipo II. Siempre se le suele mencionar al hablar de Alejandro y cualquiera con un poco de interes es Alejandro suele conocer a Filipo II, lo que despues de 2300 años, ya es para estar contento. Pero realmente lo logros de Filipo II si bien no tan pintorescos como los de Alejandro, ¿no son quiza mas dificiles? Convertir una ciudad de segundo orden en la mas importante de grecia, reunir a toda grecia bajo un unico mando y despues reunir un ejercito suficiente como para derrotar a Persia. La lastima es que despues fue asesinado. ¿Hubiera Filipo II derrotado a Dario III? Seguramente si. No creo que se hubiera interesado por ser faraon, ni que hubiese instalado su corte en Persia o nombrado satrapas, pero mas por no querer que por no poder. Sin duda sus conquistas no hubieran sido (por que no decirlo asi) tan quijotescas como las de Alejandro, pero creo que se merece un lugar mas predominante respecto al de su hijo que el que se le ha dado. Pero bueno, somos romanticos y hasta en la historia vende mas cierta aventura que la sobria consideracion de meritos.

    Alejandro excentrico si que lo era bastante, pero el militar, estadista y conquistador mas grande de todos los tiempos, me parece exagerar un poco. Como militar nunca vencio a ejercitos mejores que el suyo, mas grandes si, pero desde un dificil punto de vista mejores (habiendo personages como Anibal o incluso Napoleon, me parece hasta de mal gusto), como estadista creo un imperio que se deshizo inmediatamente tras su muerte y que es historicamente totalmente irrelevante (¿como se llamaba?), como conquistador sin duda si que hizo todo y mas de lo que se podia imaginar, pero fue ampliamente superado por los conquistadores españoles, portugueses o ingleses, que con ejercitos inmensamente superiores a los de su rivales, tambien se repartieron el mundo como si fuese una pizza. No pretendo con esto considerarlo un personage sin importancia, simplemente no exagerar tanto. Ser el mayor conquistador del mundo hasta que te superaron unos que se repartieron literalmente todo el mundo (hito no superable hasta que no empecemos a navegar por las estrellas), a mi me parece bastante.

    Como adelantado a su tiempo, yo soy de la idea de que si es adelantado a algo no solo es a su tiempo, sino tambien al nuestro, vamos, que ni en su epoca gustaban sus ideas ni nos gustan ahora. Sus ideas eran mas de una globalizacion, contra la cual nisiquiera ahora estamos a favor, que las ideas actuales de respecto y convivencia de culturas. El no queria respetar culturas, queria mezclarlas y hacer una unica y global (hasta donde llegaba su concepto de global). Aunque mejor tratar esto en siguientes entregas, quiza esta fuera solo la sensacion que me quedo a mi.

  13. Gravatar chapu77 | 12/07/2010 at 03:43 | Permalink

    hola Sergio B. Me alegra te haya gustado el artículo, me alegra más aún viendo que eres un entendido del tema. Espero que lo disfrutes y que haya un dialogo fluido durante las entregas contigo…

    Reconozco que decir que fue el “militar, estadistsa y conquistador mas grande” puede traer enojo en algun lector… y siendo mi opinion personal hace que el articulo pierda objetividad… pero esepero que no. De todas formas es argumento de debate en los mas altos ambientes universitarios y militares

    En tu comentario tocas diversos temas lo cual hace dificil una sola réplica “Alejandrista” (puesto que me considero, al menos hoy, un “Alejandrista”). Dime cual te gustaría que argumente.

    De todos modos quisiera decirte que Aníbal y Napoleón son otros militares gigantes y las comparaciones son odiosas y dfíciles. Incluso he hecho una serie de Anibal (y Escipion)!! que si no la has leido te invito a hacerlo, fueron mis primeros pasos en “el cedazo”

    Saludos

  14. Gravatar Jorge D'Uva | 27/07/2011 at 02:37 | Permalink

    Finalmente luego de tu invitación chapu77, creo que fue el año pasado, hoy me puse a leer, esta serie sobre Alejandro Magno, me parece un relato muy bien llevado y documentado, me atrevería a decir tipo novela histórica, que captó mi atención grandemente. No puedo decir que tengo un conocimiento acabado de la historia pero trato de nutrirme de esta serie de relatos con opinion y comentarios que ayudan a situarse y a comprender mejor los hechos que se están tratando. Si se transluce tu interés y profundidad en el personaje de Alejandro, lo cual da a entender las horas de esfuerzo y dedicación puestos en ello. Mis felicitaciones.

  15. Gravatar chapu77 | 28/07/2011 at 02:58 | Permalink

    Buenas Jorge, me alegra mucho te haya gustado. Gracias por los cumplidos, realmente hay mucha dedicación y esfuerzo en esto. La idea es ser lo más verosímil posible manteniendo el texto lo más ágil y resumido posible. Allí está el desafió, que no muchas veces llego a lograr.

    Espero que los próximos artículos te mantengan también “atrapado”… saludos!

Escribe un comentario

Tu dirección de correo no es mostrada. Los campos requeridos están marcados *

Al escribir un comentario aquí nos otorgas el permiso irrevocable de reproducir tus palabras y tu nombre/sitio web como atribución.