Regístrate | Conectar
El Tamiz Libros Recursos Series Únete 14 Users Online
Skip to content

Historia de un ignorante, ma non troppo… Balada si Joc, de Ligeti




En esta ignorante serie, hoy toca una entrada muy cortita para una deliciosa pieza corta (tres minutos, no más)…[1]

Hace quizá un par de años asistí a un Concierto en la Sala de Cámara del Auditorio Nacional de Madrid. Esta sala es mucho más pequeña que la Sinfónica, y es donde tienen lugar normalmente los conciertos de música de cámara. Ese concierto en concreto constaba de un precioso cuarteto de Bramhs, varias obras de Haydn (el auténtico inventor de la música de cámara como hoy la conocemos), que es siempre garantía de belleza musical,  y otras varias de György Ligeti. Como veréis, compositores separados entre sí por casi dos siglos, y su música, por tanto, es radicalmente diferente. Muy diferente.

De Ligeti, el cuarteto Meta4 (cuatro italianos portentosos, quienes estuvieron a cargo del concierto) nos “deleitó” con su Cuarteto núm.2 (un conjunto de chirridos, aullidos, gatos a los que se le pisa la cola, tranvías pasando por la calle y cosas de ese tenor: una de las obras más espantosas que he tenido la ocasión de escuchar en mi vida), alguna otra pieza que no recuerdo ni por buena ni por mala… y la Balada si Joc. Cuando se aprestaron a interpretarla, la mayoría de la asistencia hizo el gesto de taparse los oídos… ¡Pero no hizo falta! ¡En absoluto! Es una deliciosa pieza cortita, a la que dedicamos el artículo de hoy.

György LIgeti

György Ligeti fue un compositor húngaro nacido en 1923 y fallecido en 2006, pero nació en una localidad que, aunque en 1923 formaba parte de Hungría, en la actualidad es un pueblo rumano. Tales fueron las fuentes folclóricas en las que bebió Ligeti en su adolescencia. Se escapó por bien poco de acabar sus días en Auschwitz, Treblinka o algún sitio similar, como les pasó a su padre y hermano, dado que el buen György era judío, y al acabar la Segunda Guerra Mundial se desplazó a Budapest para terminar su formación musical, siguiendo las consignas y la forma de hacer del entonces recientemente fallecido Bela Bartok, gran compositor húngaro que sentó las bases de la etnomusicología, es decir, de las bases culturales y antropológicas de la música… lo que un ignorante llamaría las bases y connotaciones folclóricas de la música, vaya.

Ligeti fue un compositor de su tiempo, es decir, contemporáneo. Se interesó por todas las corrientes musicales del Siglo XX, generalmente atonales, y llegó incluso a componer ciertas obras basándose en los conceptos de la geometría fractal que pocos años antes había dado a conocer Benoît Mandelbrot (no quiero imaginarme cómo pueden ser…).  Sus obras, por tanto, suelen ser de difícil comprensión para el gran público (¡y no digamos nada para los ignorantes!), pero de tanto en cuando volvía a los orígenes bartokianos, y hacía incursiones en la música popular, sobre todo la húngara y rumana. Una de estas incursiones dio como resultado esta Balada si Joc (Balada y Danza), para dos violines, que es la protagonista de hoy.

La Balada si Joc (aunque tanto una de las aes como la s se escriben con acentos y tildes húngaras de difícil reproducción en un teclado español) fue compuesta en 1949, al poco de su graduación en Budapest. Se trata de una pieza corta para dos violines, que consta de dos movimientos: La Balada, que es un Andante, melancólico y muy expresivo, mientras que la Danza, que es un Allegro vivace, es una pequeña explosión de virtuosismo compartido por los dos violines. En cualquier caso, la duración conjunta de ambos movimientos es de no más de tres minutos… Realmente la pieza de hoy es una pieza corta. Está basada en canciones folclóricas de la Rumanía que le vio nacer (aunque él era húngaro a todos los efectos y por los cuatro costados). Y es muy bella. Y tonal, desde luego, si no, no le habría dedicado el artículo.

En youtube sólo he encontrado un video con la Balada si Joc, que no es tal video, sino una foto fija de Ligeti acompañando una de las raras grabaciones que de la obra existen. Una pena, porque al ser sólo dos violines, es muy interesante ver a los intérpretes ejecutar cada uno su parte, a veces al unísono, otras veces en canon, en contrapuntos… pero no hay caso. Así que aquí tenemos la Balada si Joc, de Ligeti, interpretada (seguramente) por el Arditti String Quartet, aunque de los integrantes del cuarteto, evidentemente ni la viola ni el cello intervienen aquí, dado que me parece que ésta debe ser la única grabación normalmente disponible de esta obra. Como dura en total poco más de tres minutos, están los dos movimientos juntos en un solo video, como es lógico.

Vamos, pues, con la obra:

Un único violín comienza la pieza, en modo tranquilo (Andante), durante unos treinta y cinco segundos, en que entra el segundo violín a reforzar la melodía. En el minuto 1:10 vuelve a comenzar el tema inicial, esta vez ya ejecutado con los dos violines, y el tema continúa pausadamente hasta el final de la balada, en el minuto 1:55.

…Momento en el que empieza la danza, el Allegro vivace, que comienza con gran vivacidad como bien dice el título de la pieza, con el segundo violín en canon, repitiendo las frases de primero desplazadas en el tiempo, y una octava más agudo. Luego ya tocan ambos al unísono, en contrapunto… en fin, no hay mucho más que comentar en obra tan corta.

Simplemente, oídla y disfrutadla.

.

Aquellos de vosotros que dispongáis de Spotify, esta vez hay bien poco para elegir. Tan solo he encontrado dos versiones de la obra, una más o menos tradicional, por así decirlo, es decir, con sus dos violines como la grabación de youtube, pero arreglada también para cello, para hacerse cargo de las partes más graves (y no queda mal, por cierto), a cargo de Razvan Popovici, Diana Ketler y Christian Nas, y otra curiosa versión arreglada para banda de jazz o algo así, de una cosa llamada Ligeti Project, y que suena radicalmente diferente, con sus flautas, su percusión y tal… como son ambas tan cortitas, las he incluido en una única lista de reproducción, cuyo enlace podéis encontrar aquí. Los que tengáis Spotify gratuito, esta vez estaréis más tiempo oyendo anuncios que la propia música en sí, pero bueno.

En este tipo de obras es más válida que nunca la recomendación que siempre hago: oír la música en directo siempre que podáis. Las sutilezas que un buen intérprete puede obtener de un instrumento cuando actúa como solista o con muy pocos instrumentos, como es el caso de hoy, es difícilmente reproducible en casa con cualquier aparato de reproducción musical. No hay nada como escuchar la música en directo. Nada.

Disfrutad de la vida, mientras podáis. A ser posible, escuchando música.

  1. Sí, es cierto, rompiendo mis ancestrales costumbres, la entrada de hoy no tendrá las tres o cuatro mil palabras de siempre []

Sobre el autor:

Macluskey ( )

Macluskey es un informático de los tiempos heroicos, pero no ha dejado de trabajar en Informática y disfrutar con ella hasta la fecha. Y lo que el cuerpo aguante. Y además, le gusta la música...
 

{ 3 } Comentarios

  1. Gravatar Mario Jimenez | 27/03/2010 at 06:03 | Permalink

    Que gran pequeña obra de arte!

    Gracias Maclusky por compartir estas obras maravillosas con nosotros siempre leo tus posts y me ayudan a descubrir la música clasica. Gracias otra vez.

  2. Gravatar OboeCrack | 13/04/2010 at 03:49 | Permalink

    He traducido el artículo, así que la nota 2 ya no tiene sentido. Gracias por traernos esta deliciosa pieza. Saludos

  3. Gravatar Macluskey | 13/04/2010 at 07:22 | Permalink

    @Oboecrack: ¡Corregido! Ahora el enlace apunta a la wikipedia española y, desde luego, he eliminado la nota 2. ¡Gracias!

    Y me alegro que te gustara la piececita; tienes razón: es deliciosa. Saludos.

Escribe un comentario

Tu dirección de correo no es mostrada. Los campos requeridos están marcados *

Al escribir un comentario aquí nos otorgas el permiso irrevocable de reproducir tus palabras y tu nombre/sitio web como atribución.