El Tamiz

Ignora lo accesorio, atesora lo esencial

Nanofútbol en la Robocup

Puede que conozcas la Robocup, el mundial de fútbol de robots que se celebra cada año. Este año, además de las competiciones oficiales (Cuatro Patas, Humanoides, Tamaño Pequeño, Tamaño Mediano Simulación y Robots de Rescate), se va a estrenar una nueva como exhibición: la competición Nanogramo de “nanofútbol”, que puede que se incluya el año que viene como parte de la competición oficial.

Campo de juego Campo de fútbol de la Nanogram Cup.

Esta competición es para micro-robots. Los requisitos básicos para participar son dos: el robot debe caber en un cuadrado de 300 micras de lado, y no puede tener ningún tipo de cable. Parece que este año no van a jugarse partidos completos, sino que van a tener lugar pequeñas competiciones de demostración de “habilidades futbolísticas” de los micro-robots.

En primer lugar, se va a realizar una prueba de velocidad sobre una distancia de dos milímetros (que es, más o menos, lo que mide el campo de juego). En segundo lugar va a tener lugar una segunda carrera de portería a portería esquivando “defensores” (postes hechos de polímeros): por supuesto, la posición de los defensores no es conocida antes de empezar la prueba. Finalmente, los micro-robots tendrán que realizar una prueba de regate - deben llevar la “pelota” (un disco de 100 micras de diámetro) de una portería a la otra esquivando los defensores (una vez más, colocados en posiciones aleatorias desconocidas inicialmente) y marcar gol.

Pelota nanofútbol

La “pelota” de juego que puedes ver en la foto es un disco de de dióxido de silicio de diámetro de un pelo humano, con una “T” marcada para que sea más fácil verla en el campo de juego. Los espectadores podrán ver la actividad de los micro-robots mediante un microscopio, claro.

El campo de juego, por supuesto, es muy pequeño…De hecho, aquí tienes los dieciséis campos de nanofútbol de la competición (los cuadrados naranjas):

Campo de juego

Los robots, como hemos dicho, también son minúsculos. Aunque no son nano-robots en cuanto al tamaño, sí lo son en cuanto al peso, de unos pocos nanogramos (de ahí el nombre de la competición, Nanogramo). Por supuesto, los ordenadores que los controlan no están en el robot sino que transmiten las instrucciones remotamente y está permitido emplear energía externa para moverlos (pero siempre sin cables).

Hay cinco equipos que van a participar en la competición:

CMU1 CMU1.

CMU1, de la Carnegie Mellon University, hecho de dióxido de silicio y de aluminio y con 300 micras de largo.

USNA USNA.

USNA, de la Academia Naval de Annapolis, también de 300 micras y hecho de silicio y cromo.

ETH Zurich ETH Zurich.

ETH Zurich, del Instituto Federal de Tecnología Suizo en Zurich, una vez más en el límite de tamaño (300 micras) y fabricado de níquel y oro.

Polymer MEMS Pro Polymer MEMS Pro.

Polymer MEMS Pro, de la Simon Fraser University canadiense, de 250 micras de largo y hecho de metal y un polímero (no, no es muy específico).

Magic and Voodoo Magic and Voodoo.

Magic and Voodoo, también de la Carnegie Mellon University, de 300 micras y hecho de boruro de hierro y neodimio.

Finalmente, aquí puedes ver un video del equipo suizo practicando (metiendo goles con un microdisco de “pelota”): http://www.nist.gov/public_affairs/calmed/robocup.avi

Espero que, el año que viene, pasemos de estas exhibiciones de equipos individuales a un partido real…un video de un partido entre micro-robots sería genial.

Para saber más: Página oficial de la competición Robocup, Página oficial de la Nanogram Cup.

Nota: El crédito de todas las imágenes es del National Institute of Standards and Technology.