Regístrate | Conectar
El Tamiz Libros Recursos Series Únete 4 Users Online
Skip to content

¿Has leído… Hyperion, de Dan Simmons?




Muchos de los lectores de El Cedazo sois aficionados a la ciencia ficción, me consta, lo que me lleva a pensar que la mayoría habréis leído ya (¡y releído!) esta obra maestra del género, pero por si algún despistado aún no la ha devorado… ¡éste es el momento! ¿A qué esperáis, pues?

Aunque lo primero que hay que decir es a qué me refiero exactamente con “Hyperion, de Dan Simmons”. Porque, así visto, el título del artículo es ligeramente ambiguo. Me explico:

Hyperion es una novela del autor estadounidense Dan Simmons, escrita en 1989… pero, como es tan común en la ciencia ficción de hoy en día, es también el comienzo de una saga, en este caso de una tetralogía (o mejor dicho, de dos bilogías relacionadas… y sí, “bilogía” es un término correcto). Efectivamente, en 1991 se publicó “La Caída de Hyperion”, la continuación de “Hyperion” donde se resuelven buena parte de los misterios y temas que quedan abiertos en el primer título, y posteriormente, en 1996 y 1997, se publicaron las otras dos novelas de la saga: “Endymion” y “El ascenso de Endymion”, que cuentan su propia historia que sucede casi 300 años después de la historia original, pero fuertemente relacionada con ella, de tal modo que la historia completa queda “redonda” sólo tras la lectura de los cuatro títulos, lo que obviamente, recomiendo mucho. El conjunto de los cuatro libros se conoce como “Los Cantos de Hyperion”, y pueden encontrarse todos ellos en un solo volumen… bastante voluminoso, como es lógico deducir.

Sin embargo, en este artículo me centraré exclusivamente en la primera de todas ellas, que, siendo como era su autor prácticamente desconocido, resultó un formidable éxito de crítica, premios y ventas en su día: Hyperion, ganadora en 1990 de dos de los tres premios más importantes de la ciencia ficción: el Locus y el Hugo… sinceramente, no entiendo cómo no le dieron también el Nébula, pero ellos sabrán. Por cierto, no pongo los enlaces a la Wikipedia porque, para mi gusto, desvelan muchísimo de su argumento, mucho más de lo aconsejable.

Mmmm… A ver cómo me las apaño yo para que os entre el gusanillo de arrojaros sobre la novela sin dudarlo sin desvelar nada de su argumento (o al menos nada que no pueda encontrarse en la entradilla o en la portada del libro). Vamos allá.

Portada de Hyperion, la original de mi libro, de 1993

Han pasado no sé cuántos siglos desde nuestros días, y la Humanidad se ha esparcido por toda la Galaxia, gracias al invento de los teleyectores, artilugios similares a puertas que permiten el transporte instantáneo entre sus diferentes portales, aunque estén en planetas de sistemas solares alejadísimos entre sí.

Los teleyectores han sido inventados y desarrollados en realidad por el Tecnonúcleo, que ha entregado desinteresadamente dicho invento a los humanos para su uso y disfrute. Porque sí, las inteligencias artificiales se han vuelto finalmente autoconscientes y ahora son independientes de la Humanidad, aunque aliadas, y persiguen sus propios objetivos. Lógicamente, existen facciones y tendencias entre las IAs, lo mismo que ocurre entre los humanos, pero de cara a su comunicación con la Humanidad, ocultan su diversidad y sus luchas internas, ofreciendo siempre la misma “cara”: amable, siempre encantada de ayudar y de mejorar la vida de los hombres… pero eso sí, ocultando cuidadosamente en qué lugar concreto de la Galaxia se encuentran ubicadas.

La acción transcurre en Hyperion, un planeta perdido de una estrella situada en el confín de la Hegemonía del Hombre, prácticamente incivilizado, pero que de pronto se convierte en la clave para la supervivencia de la Humanidad, debido a que allí se encuentran las enigmáticas Tumbas del Tiempo, donde el tiempo avanza y retrocede a sus anchas. Además, Hyperion es el hogar del terrorífico Alcaudón (Shrike en el original). El Alcaudón, crudelísimo y gigantesco robot metálico que es capaz de moverse por el espaciotiempo como le apetece, es el objeto de culto de la poderosa Iglesia de la Expiación Final, que lo adora como el único y definitivo Señor del Dolor.

Los enjambres éxters (humanos evolucionados para vivir en el espacio profundo) avanzan hacia Hyperion para conquistarlo, sobre todo las terribles Tumbas del Tiempo; las Inteligencias Artificiales están a punto de enzarzarse en una guerra civil… en este ambiente de Armagedón, de fin de los tiempos donde la Hegemonía de la Humanidad, incluso la especie humana en sí, se está jugando el ser o no ser, Meina Gladstone, la FEM (Funcionaria Ejecutiva Máxima) del Senado de la Hegemonía, en colaboración con la Iglesia del Alcaudón, prepara una excursión desesperada a las Tumbas del Tiempo de Hyperion, en realidad una peregrinación en la que siete peregrinos de diferentes extracciones, inquietudes y sueños se dirigen a las Tumbas del Tiempo a presentar sus respetos al maligno Alcaudón, cada uno buscando respuestas a sus más íntimas preocupaciones y anhelos o, como bien dice la portada del libro, en busca de su destino.

Los siete peregrinos son:

Lenar Hoyt, sacerdote católico.

Fedmahn Kassad, militar de origen islámico.

Martín Silenus, longevo poeta nacido hacía eones en la Vieja Tierra, irrespetuoso y pagano.

Sol Weintraub, filósofo judío.

Het Masteen, templario conservacionista.

Brawne Lamia, detective agnóstica, y

El Cónsul (no se cita nunca su nombre, es simplemente “el cónsul”), que es, obviamente, diplomático, y profundamente descreído.

Los peregrinos, que no se conocen antes de ese momento, comienzan el viaje hasta el Palacio del Alcaudón, un difícil viaje que durará bastantes días, y deciden, para pasar mejor el rato, conocerse mejor e intentar dilucidar por qué ellos siete, precisamente ellos, han sido elegidos para realizar la peregrinación, que cada uno contará su historia, cosa que, tras fuertes discusiones, hacen precisamente en el mismo orden en que los he citado más arriba… Cada historia es distinta, cada uno de los peregrinos es a la vez victima y protagonista; son seis historias realmente maravillosas,[1] que podrían cada una de ellas haber ganado por sí solas un Hugo y un Nébula…

…Y hasta aquí puedo leer.

Por si toda esta verborrea no os ha generado todavía la necesidad imperiosa de comprar el libro y devorarlo, hay más, bastante más que contar sobre Hyperion.

Algunos os habréis dado cuenta de que su estructura es en realidad la misma de Los Cuentos de Canterbury de Chaucer, obra literaria clave de la Edad Media, en la que unos peregrinos que viajan desde Southwark a Canterbury para visitar el templo de Santo Tomás Becket deciden, para hacer más llevadera la jornada, que cada uno contará su historia al resto, aunque la verdad es que la coincidencia entre ambas obras no va más allá por motivos obvios: Los Cuentos de Canterbury se escribieron a fines del siglo XIV.

También llamará la atención la diferente extracción de cada peregrino, tanto por sus orígenes como por su fe… en el caso de los que tienen una, claro. Además, cuando leáis la novela os daréis cuenta de que cada historia está narrada con su propio estilo: rápido y entrecortado en el caso del militar; directo e irrespetuoso, pero con gran domino del lenguaje, en la historia del poeta; melancólico, al estilo de Shakespeare en Romeo y Julieta, en la intergaláctica historia de amor del cónsul…

Y, por fin, John Keats.

El poeta inglés John Keats, de metro y medio como él mismo se describía, está por todas partes en Hyperion, empezando por el propio título del libro, que hace referencia a un poema inacabado escrito por Keats en 1818 sobre las aventuras y desventuras del titán Hyperion, el hijo de Urano y Gea y padre de Helios, el dios Sol, en la mitología griega.[2] Muchos de los nombres de los personajes son tomados directamente de poemas de Keats o de personajes reales a los que conoció o amó: Fanny Brawne, Leigh Hunt, Joseph Severn, Lamia, Gladstone… Desgraciadamente, no puedo seros de gran ayuda sobre el tema Keats: lo poco que he leído de él me parece insufrible: poesía romántica poco menos que incomprensible para mí, que, tengo que reconocerlo, en general la poesía de todo tipo me deja bastante frío.

Sin embargo, lo realmente genial es que, con tanta referencia literaria y tanto guiño escondido o no tan escondido a autores de ciencia ficción o de ficción a secas, incluso a obras cinematográficas, Hyperion se lee de corrido. Sorprende a cada rato, hace gala de una imaginación desbordante, pero perfectamente integrada en el marco general de la obra, de tal modo que cada una de las seis historias, completamente distintas entre sí, se ensamblan de forma magistral en el gran mosaico de la peregrinación desesperada a los dominios del Señor del Dolor, del fatídico Alcaudón. El lector acaba completamente sumergido en el angustioso universo de la decadente Hegemonía del Hombre creado por Simmons, lo hace suyo hasta el punto que casi espera uno ver aparecer al dichoso Alcaudón a la vuelta de cualquier esquina…

Bueno, ya os he dado, creo yo, un montón de razones para que lo dejéis todo y corráis a leer esta maravillosa novela, para mi gusto una de las tres o cuatro magna opera[3] de la ciencia ficción de todos los tiempos.

Y cuando la terminéis quizá os sentiréis impelidos a ver cómo termina la historia en La Caída de Hyperion, en la que se descubrirá por fin que los éxters no son los orcos que parecen ser en Hyperion[4] y luego cambiar de aires y de registro para seguir, casi 300 años después, las aventuras de Raúl Endymion y Aenea en el inquietante universo de Pax descrito en las otras dos novelas de la saga: Endymion y El ascenso de Endymion. Aunque, tratándose del lejano planeta Hyperion, donde se ubican las misteriosas Tumbas del Tiempo… ¿qué son 300 años de nada?

Disfrutad de la vida, mientras podáis.

  1. Sí, seis, no siete. Si queréis saber por qué son sólo seis, leed el libro, leñe. []
  2. El resto de la saga: La caída de Hyperion, Endymion y El ascenso de Endymion, son también títulos de poemas de Keats. []
  3. Sí, ése, “magna opera”,  es el plural latino de “magnum opus”. []
  4. Esto de “los orcos” va por nuestro querido J, para quien unos y otros son casi casi lo mismo… pero no. []

Sobre el autor:

Macluskey ( )

Macluskey es un informático de los tiempos heroicos, pero no ha dejado de trabajar en Informática y disfrutar con ella hasta la fecha. Y lo que el cuerpo aguante. Y además, le gusta la música...
 

{ 12 } Comentarios

  1. Gravatar Eagle | 24/08/2015 at 09:27 | Permalink

    No, si al final me vas a hacer leer otro libro en el iPhone, y mira que no es muy cómodo, pero con eso de tenerlo siempre a mano puedes leer cuando quieras. Ya sabes que el de Ramma no me acabó de convencer, pero le pones unas ganas al describirlos que le hacen a uno dudar…

  2. Gravatar Macluskey | 24/08/2015 at 10:47 | Permalink

    ¿El de “Cita con Rama”, dices, Eagle? ¿El de Arthur C.Clark? Bueno, hay que reconocer que tiene lo suyo, no es muy fácil. Éste es mucho más fácil, en ese aspecto, es muy sencillo meterse en la historia de cada peregrino. O eso creo yo, claro.

    Yo pienso que no te defraudará. Y las continuaciones, tampoco, porque son cada una completamente diferente a las demás. O eso creo yo, je, je…

    Gracias por comentar. Mac

  3. Gravatar Eagle | 25/08/2015 at 04:35 | Permalink

    Sí, el de cita con Rama.Te hace intrigarte, todo el rato suspense y… ¿qué sentido tiene el final?

    Ale, me lo apunto pa la lista. Los que no hayan leído nunca uno que acabo de terminar y que me ha encantado: Ready Player One. Simplement genial (aunque no tiene nada que ver con esta temática).

  4. Gravatar Macluskey | 25/08/2015 at 06:54 | Permalink

    Pues sí, el final de Cita con Rama es un poco… abierto, pero, ¿y cómo es el de 2001, una Odisea espacial…? Pues eso.

    Y “Ready Player One”, de Ernest Kline es muy bueno también, aunque, efectivamente, no tiene naaaaaada que ver con ninguno de estos dos.

    ¡Espero que Hyperion te guste!

  5. Gravatar Sergio B | 08/09/2015 at 08:01 | Permalink

    Pues yo me lei ya hyperion por un comentario de pedro en la entrada de Hiperion, en la que ya hace referencia a Mac. Ya de paso me ley los otros tres y aunque creo que me gustaron, la verdad es que el segundo parece un compendio de malas explicaciones de lo que queda tan bien en el primero, bueno, mas que malas igual no las mas buenas. Y los de endimion, demasiado chupipandi para mi gusto, pero muy bien cuadrado todo, sobre todo cuando un tiene libre albedrio en el tiempo y el espacio para cuadrar todo como sea necesario y ni el menor respeto por la ciencia. Claro!, ahora que recuerdo, me gustaron por que cai en que hiperion es de ciencia ficcion, los otros tres son de fantasia futurista y tienen de ciencia lo que el senor de los anillos, vistos asi no estaban tan mal y tienen mucha imaginacion.

  6. Gravatar Luciano | 09/09/2015 at 11:14 | Permalink

    Con la historia de Sol Weintraub se me saltaron las lágrimas. Tengo una hija pequeña y no podía evitar identificarme.

  7. Gravatar Armot | 15/09/2015 at 06:05 | Permalink

    No me decidía si leer o no Hyperion después de terminar la Trilogía Marciana (voy por Marte Verde). Y con esta recomendación pues, ¡vendido!, como diría un yanki.

  8. Gravatar Yah2véh | 16/09/2015 at 01:18 | Permalink

    Bueno, fantástico Hyperion, comencé a leerlo nada más ver tu reseña, Macluskey. No he leido nada igual desde Begin, jejeje :P .

    En serio, hacía tiempo que no me atrapaba tanto un libro. Luciano, me pasó exactamente igual que a ti con la historia de Sol Weintraub, menudos lagrimones…

    Ni que decir tiene que ya estoy metido de lleno en “La caida de Hyperion”.

    Saludos

  9. Gravatar Macluskey | 21/09/2015 at 07:31 | Permalink

    Bueno, me alegro mucho de que os gustara, y supongo que no sólo la historia de Sol Weintraub… Y espero que las continuaciones os gusten también mucho, aunque, ya veréis, son cada uno de los tres libros de un estilo diferente.

    Gracias por comentar.

  10. Gravatar yah2veh | 23/02/2024 at 02:36 | Permalink

    Ocho años y medio después, paso por aquí sin recordar que en su día mi yo del pasado puso el comentario acerca de Hyperion, y me lo encuentro, jejeje, qué auto-sorpresa :-) Decir que desde entonces, no sólo terminé Los Cantos de Hyperion, sino que cuatro o cinco años después… volví a leerme la tetralogía al completo. Personalmente, puedo decir que es lo mejor que he leído en mi vida, totalmente recomendable Saludos

  11. Gravatar Macluskey | 23/02/2024 at 08:49 | Permalink

    Jeje, yah2veh, qué bueno que te acuerdes de Hyperion…

    No sé si decir como tú que es lo mejor que he leído en mi vida, pero está cerca. Y desde luego, con permiso del maestro Asimov, es lo mejor que he leído de ciencia-ficción.

    Y por cierto, me pregunto yo… ¿Qué rayos pasa ahora que apenas se escribe ciencia ficción?? Mi teoría es que con tanta película del género, casi todas iguales, lo que se escriben son guiones de pelis, no novelas donde se pueda desarrollar un tema con profundidad, retratar los personajes como dios manda, tener tramas secundarias que se entrecruzan… Si algún pirao decide hacer un día una peli sobre Hyperion, ¿os imagináis qué le pasaría a casi todas las historias de los peregrinos? Que desaparecerían. Se centrarían en una o dos, quizás la de Sol Weintraub y la de Martin Silenus, o quizás la Fedmahn Kassad, y al resto, aire. Esas tramas son demasiado complicadas para los devoradores de interminables secuelas de Star Wars. Por cierto, la falta de imaginación de los guionistas de estas pelis es tan tremenda que el guión del episodio 7 de Star Wars es el mismito que el del episodio 4. Así que desde entonces no he visto ninguna de las secuelas, precuelas, spinoffs y otras yerbas de Star Wars. En fin.

    Gracias por tu comentario.

  12. Gravatar yah2veh | 27/02/2024 at 11:54 | Permalink

    En su día, hace unos años, sobre 2015, se hablaba de una posible serie de Hyperion, en la que estaría implicado Bradley Cooper, y yo estaba relamiéndome, me parecía el formato ideal para la complejidad y el historión (los historiones) de Los Cantos, o al menos, para empezar, de Hyperion… más adelante, en 2021, ya se hablaba más bien de película… y mi sensación fue la misma que la tuya, es sencillamente imposible en una película abarcar Hyperion sin mutilarlo terriblemente… ¡si se podría hacer una película con cada una de las historias de los peregrinos! Y no digamos ya si hablamos de la tetralogía al completo.

    En fin, a día de hoy ya no hay noticias ni de una cosa ni otra, lástima Christopher Nolan anunciando una serie de Hyperion (o los Daniels, que acabo de ver “Todo a la vez en todas partes” y me ha entusiasmado, ¡imagínate!)

    Un saludo y gracias a ti, siempre es un placer pasar por aquí

Escribe un comentario

Tu dirección de correo no es mostrada. Los campos requeridos están marcados *

Al escribir un comentario aquí nos otorgas el permiso irrevocable de reproducir tus palabras y tu nombre/sitio web como atribución.