El Tamiz

Ignora lo accesorio, atesora lo esencial

Diodos nadadores

Esta noticia parece una tontería, pero puede ser un paso muy importante para la nanotecnología. Un equipo de la North Carolina State University, EE.UU., ha conseguido hacer que diodos de alrededor de un milímetro de longitud se autopropulsen en un fluido: es decir, que los diodos naden.

Es posible que te estés preguntando tres cosas ahora mismo: ¿qué demonios es un diodo?, ¿por qué es esto importante para la nanotecnología?, y la más importante, ¿y a mí qué?

Vamos por partes.

Un diodo es un dispositivo muy utilizado en electrónica, y su principal característica es que deja pasar la corriente eléctrica en un sentido, pero no en el contrario. Son elementos estáticos, es decir, no tienen partes móviles, y pueden ser muy pequeños. Los del experimento de esta noticia son de un mm., pero pueden ser aún más pequeños. Aquí hay un par de ellos:

Una parte muy importante de la nanotecnología estudia la posibilidad de introducir micro-robots en el interior del cuerpo humano, moviéndose por distintos fluidos, como la sangre o la linfa. Pero, aunque parezca mentira, una de las principales dificultades para esto es que, cuanto más pequeño eres, más viscosos parecen los fluidos. La sangre, que ya es más viscosa que el agua a nuestro tamaño, se convierte en algo así como un puré de lentejas cuando la ves como un pequeño robot de medio milímetro. Y nadar en ese “puré” es muy difícil: requiere mucha energía, y los micro-robots no pueden llevar grandes baterías o serían demasiado grandes y pesados. Así que conseguir que un micro-robot nade es un gran paso para esta tecnología incipiente.

¿Por qué es esto importante para nosotros? Algún día, si seguimos avanzando en nanotecnología, podremos construir nano-robots que naden por nuestro torrente sanguíneo y realicen tareas como, por ejemplo, retirar trombos en formación, o limpiar nuestras arterias de colesterol. Incluso localizar células cancerosas y eliminarlas. La nanotecnología médica puede mejorar nuestra calidad de vida y extenderla durante muchos años. Pero, para poder hacerlo, los nano-robots tienen que “nadar”.

Los científicos de esta universidad han conseguido superar el problema de “nadar” en la sangre con una solución muy ingeniosa, que voy a tratar de explicar brevemente: bañan el cuerpo con un campo eléctrico oscilante (que, a las frecuencias utilizadas, no es dañino en absoluto). Este campo eléctrico, a su vez, induce una minúscula corriente eléctrica en el diodo. Pero, como el diodo sólo conduce la corriente en un sentido, entre sus dos polos (que son dos pequeñas patillas metálicas) aparece otro campo eléctrico opuesto al que lo creó. Pero puesto que el diodo está en el interior del líquido (por ejemplo, sangre), los iones del líquido son empujados de un polo del diodo hacia el otro: y, por la ley de acción y reacción, el diodo es empujado en sentido contrario, y se mueve.

Lo genial de esta solución es que, por un lado, el diodo no tiene ninguna parte móvil: no tiene “aletas” ni una hélice ni nada parecido. Al ser tan pequeño, el pequeño campo eléctrico que crea y la minúscula fuerza con la que empuja los iones que lo rodean son suficientes para impulsarlo a una velocidad de algunos milímetros por segundo (que, a la escala de una arteria, es muy rápido). Por otro lado, si mi explicación no ha sido demasiado horrible y se entiende algo, puedes ver que el diodo no tiene ninguna pila ni combustible ni nada parecido: la energía que lo propulsa proviene, en última instancia, del exterior del cuerpo.

Desde luego, esto es sólo un primer paso, y falta mucho por hacer, pero es emocionante vivir en tiempos así. ¿Diodos nadadores? ¡La ciencia ficción está aquí!

Biología, Ciencia, Tecnología

1 comentario

De: katerine
2008-07-09 05:01:54

hola sabes que interesante soy estudiante de eletrónica estoy comenzando y me encanta todo lo que sea en novedades sobre electronica

chevere


Escribe un comentario

Todos los comentarios deben ser aprobados por un moderador antes de ser publicados. Si quieres puedes usar markdown. Todos los campos son opcionales excepto el cuerpo del comentario, claro:

Nombre:
E-mail: (privado, para que aparezca tu gravatar)
Sitio web:

« ¿Qué tiene que ver conmigo el Pb(NO3)2? Mares en Titán »