El Tamiz

Si no eres parte de la solución eres parte del precipitado

Conoce tus elementos - El kriptón

En el último artículo de la serie Conoce tus elementos, donde recorremos poco a poco la tabla periódica, hablamos sobre el elemento de treinta y cinco protones: el bromo. Aunque haga cuatro meses, espero que recuerdes que se trataba de un elemento tremendamente inestable, ya que un electrón más lo haría electrónicamente estable y no hay nada que proporcione más inestabilidad que justamente eso: estar muy cerca de la estabilidad. Esto significa que hoy hablaremos del elemento estable a cuya configuración electrónica aspiraba el bromo: el elemento de treinta y seis protones, el kriptón.

El artículo de hoy será corto y, francamente, no demasiado interesante, lo mismo que ha pasado con las entradas correspondientes a los otros elementos estables, como el argón y el neón. Como hice entonces, no pienso alargar esto simplemente para escribir un artículo de determinada longitud, de modo que cuando me quede sin cosas que decir, me callo.

Dicho esto, hablemos de este elemento inerte de treinta y seis protones.

¿Has leído Begin, de Macluskey?

Hace ya más de un año que hago una recomendación en ¿Has leído…?. En aquella ocasión hablamos sobre Navegante solar, de David Brin. Esta vez no se trata de ningún libro clásico del género, como aquel, sino de uno que acaba de publicarse. Además, todos los que lleváis tiempo por aquí conocéis bien al autor: Macluskey, el viejo informático, ignorante musical ma non troppo, uno de los pilares de El Cedazo y, además de todo esto, mi amigo.

Entenderéis entonces que hablemos del primer libro que acaba de publicar, y que no es una compilación de ninguna de sus series de artículos, sino una novela de ciencia-ficción titulada Begin. Como siempre, intentaré no destripar la trama del libro –luego dejaré la contraportada para que leas algo más de la descripción–, pero sí explicar por qué creo que merece la pena leerse, y dar una idea del estilo que tiene para que puedas decidir si puede gustarte o no.

Desafíos - Los koalindres colgantes (solución)

El desafío de los koalindres colgantes no tenía física demasiado complicada, sino que la complicación venía por el hecho de que había infinitas poleas con infinitos koalindres colgando de ellas. ¿Cómo atacar el problema del infinito? Básicamente había tres formas, y hay finalistas (y ganador) que han usado las tres. Espero que disfrutéis al leer cada vía de ataque al problema.

Para no mantener el suspense hasta el final, los finalistas han sido Hotze, Álvaro y Pablo, y el ganador ha sido Vicente. Pero lo importante no es eso, sino saborear sus soluciones y las tres vías (esto parece teología), de modo que vamos con ello.

Desafíos - Los koalindres colgantes

Hace ya unos tres meses del último desafío, el de la pendiente infinita. Espero que vuestras neuronas se hayan recuperado y tengáis el lápiz y el cerebro afilados, porque hoy vamos con uno nuevo, el último de este curso escolar.

Si no conoces nuestros desafíos, aquí tienes la presentación y la lista de todos los publicados hasta el momento.

Para quienes aprovecháis estos desafíos para refrescar conceptos vistos en el colegio, hoy os hará falta recordar las poleas. El lugar más eficaz seguramente es el artículo de Wikipedia sobre la máquina de Atwood, ya que como veréis es el núcleo del desafío de hoy.

¿Listos? Vamos con él.

[Matemáticas I] Rectas

Nota: Si ves las fórmulas mal (por ejemplo, si ves símbolos de dólar alrededor de esta $x$) es que no estás leyendo el artículo en la web, que es donde se ve bien. Prueba a leer el artículo original aquí: http://eltamiz.com/2014/05/29/matematicas-i-rectas/.

En la entrada anterior establecimos la base de la geometría analítica en el plano cartesiano. Como espero que recuerdes, terminamos el artículo hablando sobre algunas ecuaciones traducidas al plano, con las soluciones como puntos. Vimos entonces varias ecuaciones que representaban diferentes conjuntos de puntos, sobre todo rectas. Hoy nos centraremos precisamente en ellas, ya que entenderlas lleva a comprender conceptos esenciales para el futuro, como las derivadas y los vectores.

Pero, como siempre, antes de entrar en faena hablemos sobre la solución al desafío anterior.