El Tamiz

Ignora lo accesorio, atesora lo esencial

Enviado el número de septiembre de 2014

Ayer enviamos la recopilación de artículos de septiembre a mecenas y colaboradores habituales. Este mes ha habido un pequeño cambio: el antiguo formato mobi para Kindle ha sido sustituido por el más moderno azw3. Quienes usais Kindle deberíais usar el azw3; si alguien tiene algún problema que me lo diga y lo resolvemos.

El resto de formatos es el de siempre: pdf, epub, fb2 y html. También como siempre, las versiones de libro electrónico son gracias a johansolo. La versión pdf de este mes tiene unas 45 páginas A4 y la descarga es especialmente pesada por las imágenes de Jápeto.

En el número de septiembre:

  • El Sistema Solar - Jápeto
  • ¿Has leído Memorias de un viejo informático, de Macluskey?
  • Conoce tus elementos - El rubidio

Para recibir este compendio mensual puedes convertirte en nuestro mecenas aquí o colaborar regularmente en El Cedazo.

¡Que lo disfrutéis!

El Tamiz

4 comentarios

De: Ital
2014-10-01 01:57

Hola Pedro, hace cosa de dos meses o algo así dejé un comentario en "La paradoja de Benardete" que nunca fue aprobado, ¿me podrías decir la razón? ¡Un enorme saludo!

De: Pedro
2014-10-01 07:30

Ital, no lo sé seguro, pero probablemente el filtro anti-spam se lo comió con patatas (especialmente si tenía algo "sospechoso", como enlaces o texto en inglés). Puedes intentarlo quitando esas cosas, o mandármelo a pedro arroba eltamiz.com y lo cuelgo manualmente.

De: Ital
2014-10-12 22:25

Ok, gracias Pedro, te lo envié por correo casi tal cual estaba (¡qué suerte tener TOC! Nunca publico algo sin antes guardarlo en mi propio ordenador). Saludos.

De: Pedro
2014-10-13 07:24

¡Publicado! :)

Escribe un comentario

Todos los comentarios deben ser aprobados por un moderador antes de ser publicados. Si quieres puedes usar markdown. Todos los campos son opcionales excepto el cuerpo del comentario, claro:

Nombre:
E-mail: (privado, para que aparezca tu gravatar)
Sitio web:

« Conoce tus elementos - El rubidio Desafíos - El palo deslizante »