El Tamiz

Ignora lo accesorio, atesora lo esencial

Desde la mazmorra - Pasión > Conocimiento

Hace unos meses, en esta misma columna, hablamos acerca de la relación entre la enseñanza de la Ciencia y la Historia de la ciencia, y sobre cómo enmarcar los conocimientos en su contexto histórico y, sobre todo, cómo es importante establecer relaciones con personas y hechos que contribuyan a fijar conocimiento. Hoy quiero hablar brevemente de otro aspecto relacionado con ello, y que también intentamos poner en acción en El Tamiz. Se trata de una opinión muy personal –de ahí que hable de ello en este editorial–, y que estoy seguro parecerá estúpida a más de uno, pero bueno. El razonamiento es aplicable, por cierto, a la divulgación de cualquier tipo de conocimiento, no sólo el científico.

Parte del problema al enseñar o divulgar ciencia, que ya mencioné en aquel Desde la mazmorra, es la falta de tiempo y energía. Sobre todo al enseñar en la educación formal, existe un temario que hay que intentar cumplir, para el que muchas veces no hay tiempo. Esto no ocurre, afortunadamente, al divulgar de manera informal, pero el tiempo disponible para ello sigue siendo limitado, como las energías disponbiles, con lo que el problema persiste aquí, aunque no de forma tan intensa.

Como consecuencia, es fácil caer en el error de pensar que lo más importante que hacemos quienes enseñamos o divulgamos Ciencia es proporcionar conocimiento, cuanto más, mejor. En mi opinión, esto no es así en absoluto incluso aunque nuestro objetivo final sea que nuestra audiencia aumente su nivel de conocimiento, y quiero intentar razonar el porqué.

La clave de la cuestión es comprender que, a lo largo de la vida de un individuo que pueda aprender algo de nosotros de forma exitosa –sea un alumno en un colegio, un lector de un libro o una página web, lo que sea–, nosotros le proporcionaremos un porcentaje casi despreciable de su conocimiento total sobre lo que quiera que sea que le estamos enseñando. La cantidad de fuentes de conocimiento fácilmente accesibles en casi todas partes es, hoy en día, apabullante, y cualquier fuente individual va a ser siempre una aportación casi despreciable en cuanto a volumen de conocimientos.

¡Ojo! No quiero decir con esto que nuestra aportación sea despreciable, sino que lo es el bloque de conocimiento que podamos proporcionar. Piensa en ello: si estás enseñando a un nivel introductorio, lo ideal es que quien aprende tenga una base para poder aprender muchas cosas más adelante, que probablemente no le enseñarás tú. Y, si enseñas a un nivel avanzado, quien aprende llega ya con casi todo el conocimiento ya en la mochila. En volumen, cada uno somos un grano de arena – en volumen.

Sin embargo, casi todo el mundo ha tenido un profesor, un divulgador, alguien que ha marcado un antes y un después en su adquisición de conocimiento en un campo determinado (en mi caso, sin duda, Sagan y sobre todo Asimov); y ese “antes y después” no se debe a la cantidad de conocimientos adquiridos, y me atrevería a decir que ni siquiera por la calidad del conocimiento en sí, aunque a veces haya algo de eso. Mucho más importante que eso, en cualquiera de esos casos, suele ser el despertar en quien aprende de una emoción intensa, que se me ocurre llamar algo así como una revelación.

Esta revelación puede ser simplemente la maravilla ante el mundo que nos rodea; puede ser la comprensión tan clara de algo que despierta el hambre de saber más; puede simplemente ser, tras haber sido enseñado por profesores mediocres, la revelación de que es posible comprender algo con una claridad tan meridiana que nunca podrías haber imaginado algo así. Puede tratarse de la pasión por alcanzar conclusiones lógicas mediante el razonamiento, o de comprender el presente a partir del pasado, o la emoción simple de cierto sentido de pertenencia, de “haber encontrado tu sitio”, de que hay otros como tú. Puede ser muchas cosas, pero si la has sentido, sabes a lo que me refiero.

De lo que no me cabe duda es de que, como divulgadores o educadores, la aportación más importante que podemos contribuir a la vida de nadie es proporcionar ese momento de revelación. Es irónico que, aunque lo que intentamos transmitir es conocimiento en último término, lo más esencial que podemos transmitir es pasión, pero creo que así son las cosas. Porque esa pasión servirá, muy probablemente, para que quien aprende de nosotros cambie su forma de pensar, o su forma de aprender, o descubra un mundo nuevo que nunca pensó que existiera, o que nunca pensó que pudiera ser tan maravilloso y fascinante, y cuando así sea tendrá acceso a cantidades de conocimiento mayores que cualquier cosa que podamos enseñarle.

De modo que crear maravilla en la mente de quien aprende es más importante que hacer que aprenda, puesto que mucha gente puede hacer que aprenda, pero no tanta gente puede hacerle sentir esa maravilla, que es el combustible que le permitirá aprender infinitamente más de lo que podríamos enseñarle nosotros personalmente.

La pregunta entonces, claro, es ¿y cómo demonios haces sentir esa emoción a alguien? No creo que haya una única respuesta, porque la emoción a la que me refiero, como he dicho antes, puede ser una de muchas. Creo, sin embargo, que no es posible hacer sentir esa emoción sin sentirla nosotros antes, pues es algo que se percibe aunque no lo queramos, y no es posible simularlo: debes estar apasionado tú antes de volver apasionado a nadie más.

Más allá de eso… no lo sé, ni soy la persona adecuada para enseñar eso, y mi objetivo hoy no es algo tan difícil, sino simplemente decir que me parece mucho más importante conseguirlo que transmitir cualquier tipo de conocimientos a nadie; me atrevería a decir que es esencial intentarlo incluso a costa de no enseñar tantas cosas. ¡Pasión, señores, pasión, que conocimiento lo hay a espuertas ahí fuera!

Desde la mazmorra, Editorial

32 comentarios

De: Juan Filas
2010-11-02 19:54:39

No he comentado nunca en El Tamiz, no soy una persona de comertar, pero si de leer... y mucho, conoci el tamiz hace muchísimo, cuando todavía tenia pocos posts, yo ya era una persona que le encanta la ciencia en general, siempre lo fuí, desde niño, pero al leer el tamiz por primera vez me di cuenta de que hay varias maneras de ver las cosas, y el punto de vista de El Tamiz me pego duro, cambio mi vida de alguna forma, como tu tuviste a Sagan y a Asimov, yo tengo El Tamiz, que me maravillo desde el principio, no por contarme algo nuevo, sino por la forma y la pasión que se expresa, haciendo maravillarme de todo lo que leo por aca, asi que termino simplemente GRACIAS, espero que nunca cambie.

Juan


De: Javier
2010-11-02 21:18:52

Creo que muy acertado. En mi opinión la gente que tiene la oportunidad y la valentía de seguir su vocación lo hace por amor. Y cometemos un error cuando intentamos "vender nuestro producto" con argumentos utilitaristas, que ni siquiera fueron los que nos convencieron a nosotros.

Estoy contigo, hay que entrar diciendo "Señores, yo amo esto. Fíjense qué maravilloso es"

Creo que la maduración consiste en general en que sea cada vez más el amor lo que articule tu vida, en todos sus aspectos, también en el profesional.

Así que mucho amor para seguir en la brecha haciendo esta labor.

Saludos

Javier


De: Patriot
2010-11-02 23:22:13

Pedro, yo en 7mo año, recibí clases con un profesor de ciencias que me inspiró mucho. Yo ya era amante de la ciencia, desde muy niño, pero este profesor me eseñó algo más, que es bueno ser como DaVinci, saber de todo un poco, y recuerdo que fue cuando me encantó la ciencia y todo conocimiento en general. Con el pasar de los años, se em fue enfriando ese ímpetu... mucho. Pero ahora, ya en la madurez de mi vida, conocí a otro gran profesor, con lo primero que aprendí de él me enamoré de nuevo de la sed de conocimiento, y de nuevo disfruto aprendiendo como cuando era niño. Estoy muy agradecido con ese gran maestro, su inparcialidad y objetividad, sencillez, moderación, honestidad y sentido del humor, han sido inpecables.

Mis agradecimientos a ese Profesor, Pedro Gómez, por su gran trabajo al lado de eltamiz.com, en verdad me ha motivado mucho.


De: chapu77
2010-11-03 05:18:48

Pues creeme que en varios has creado, gracias a tus sencillas explicaciones aunque profundas en conceptos, esos momentos de iluminacion/revelacion... saludos y buen trabajo!!!


De: Kiyer
2010-11-03 06:54:38

Primera vez que comento para decir que en ocasiones este blog me hace sentir que por muy difícil que parezca un tema siempre la mejor manera de aprenderlo es interconectar todas las nociones relacionadas con él (Sobre todo con la cuántica sin fórmulas...) y lo veo en todos los artículos. Muchas gracias por su dedicación.


De: Elias
2010-11-03 10:34:42

Gracias Pedro, por la pasión que pones en compartir conocimiento. Y en la forma en que lo haces.


De: javier
2010-11-03 12:32:05

¿y cómo demonios haces sentir esa emoción a alguien?

Mi opinión personal al respecto del aprendizaje, basada en la experiencia personal de muuuuchos años de estudios, es que es imposible enseñar algo a alguien, ese alguien debe aprenderlo por si mismo y lo mas que puedes hacer es explicarle sus dudas o poner a su disposición conocimientos para que el aprenda.

Y es por eso que mi opinión al respecto del sistema educativo es que es desastroso por que se empeña en enseñar a los alumnos cuando lo que debería hacer es empeñarse en que ellos aprendan.

¿y como alguien aprende algo por si mismo?

Desgraciadamente es imposible aprender nada por el hecho de aprenderlo, se puede memorizar algo (que es como enseñan en el sistema educativo) pero ahí el límite del conocimiento está en la capacidad de memoria de cada uno, que en mi caso es limitada y además los ordenadores son mucho mejores que nosotros en memorizar cosas, por lo que hacerlo no tiene sentido.

La única forma de aprender algo es usándolo, yo puedo hacer un curso de photoshop pero si pasan 3 años y no lo he tocado, cuando vuelva a cogerlo no tendré ni idea, sin embargo si en 3 años lo he usado a diario el conocimiento acumulado tras 3 años de uso será increíblemente superior al que tenía cuando acabé el curso.

Aquí tengo que señalar que en el curso no “aprendí” a usar photoshop sino que memoricé unas técnicas y chorradillas para hacer vida, “aprendí” a usarlo poco a poco mediante su manejo.

Yo puedo memorizar como se hacen raíces cuadradas o cúbicas a mano, pero si no lo uso el conocimiento se pierde en cuanto mi memoria claudique y claudica tanto mas deprisa cuanto mas cosas trate de memorizar.

Sin embargo un conocimiento que se emplea (y por lo tanto se aprende) se graba a fuego y de forma duradera.

Hace 17 años yo aprendí a jugar al D&D (juego de rol) un juego con multitud de reglas complejas pero que usaba a menudo y que comprendía, bueno pues el otro día lo cogimos de nuevo y sorprendentemente (con sus mas y sus menos) podemos jugar sin ninguna clase de problemas.

¿Cómo se hace que alguien emplee un conocimiento para aprenderlo?

Por eso he puesto el ejemplo del D&D, una persona usa lo que le gusta, para lograr que alguien aprenda algo y aquí está la clave: ES NECESARIO QUE LE GUSTE.

Cuando a alguien le gusta algo, acaba siendo bueno en ese algo y me da igual que sea un deporte, que un conocimiento, que una técnica o una manualidad y me da igual que sea un adulto, niño o adolescente.

La forma de que un niño/adolescente aprenda cualquier conocimiento es que juegue con el a un juego que le guste y que sea adecuado a su edad, o que forme parte de un juego que le guste.

Yo aprendí estadística (probabilidades, probabilidad condicionada, combinatoria…) gracias a los juegos de rol, chico, no me gustaba especialmente, pero cuando tiras docenas y docenas de dados todos los días, acabas aprendiendo cuando tienes mas probabilidades de que la tirada salga bien…

Si quieres que tu hijo cante: cómprale el sing star y cuando le guste el juego, pregúntale si quiere mejorar en clases de canto, veras que va encantado.

Si quieres que tu hijo aprenda historia: cuéntale cuentos del CID, Aníbal o Carlomagno y cuando te diga que quiere mas dale un libro para que lo lea el.

Si quieres que tu hijo aprenda física vete al campo a tirarle piedras a un árbol, a hacer ranas en un lago y a hacer fuego frotando dos palos y luego pregúntale por que pasa lo que pasa.


De: Ahskar
2010-11-03 12:40:01

Mi ventajosa posición como alumno y profesor/divulgador de forma simultánea me ha proporcionado perspectiva sobre el tema y no puedo más que darte la razón.
La pasión es fundamental, porque es contagiosa. Una clase, o una charla, dada con brío, con ánimo, con entusiasmo, contagia a los alumnos y a los oyentes. Esa misma clase dada apáticamente hace que los alumnos se duerman.
Lo que hace grande a un profesor o un divulgador es su capacidad para repetir una y otra vez la misma clase o la misma charla sin perder pasión, haciendo que ese momento sea realmente brillante para sus alumnos u oyentes que asisten por primera vez. Yo sé que eso es difícil, mucho más que saber explicar, porque si sabes explicar... ya lo tienes, pero la pasión hay que retenerla.
Y esta pasión en gran medida requiere de respuesta: una respuesta positiva por parte del público permite seguir manteniéndola encendida. Una respuesta negativa desanima y la desinfla, muy a pesar del profesor o divulgador.
Y faltaría aún otro factor complementario a saber explicar y a ponerle pasión: saber captar la atención, "vender" la información. Si no captas el interés del público, la respuesta será negativa y afectará negativamente a la pasión del divulgador.
En resumen, pienso que los tres factores que están en juego son: saber explicar, captar el interés, y ponerle pasión. y todos están muy relacionados, son tres soportes de la misma plataforma, y si falla uno, los otros dos se derrumban.

Sinceramente, en la universidad de hoy en día hay pocos profesores que tengan los 3 elementos, incluso que tengan 2 de ellos. Y es que la universidad contrata por carrera investigadora y no por saber explicar... lo que me parece un error. Invertir en gente que sepa trasmitir el conocimiento es invertir en el futuro de la ciencia.


De: Ahskar
2010-11-03 12:42:20

Javier: No puedo estar más de acuerdo contigo.


De: Antonio E.
2010-11-03 13:12:12

Pedro, me has emocionado. Gracias.


De: Albert Pasanau
2010-11-03 13:55:25

Encuentro muy interesante tu reflexión, Pedro. Realmente aciertas al señalar la enorme importancia que tiene el transmitir ilusión por aquello que se está enseñando. Cuando alguien está enseñando y lo hace con pasión es cuando puede dar al que escucha ese momento de "revelación" que te hace abrir los ojos y recibir aquello que se está transmitiendo en las mejores condiciones de aprender.

Sin embargo, cuando comparas y dices que la cantidad de conocimiento que hay circulando por ahí es enorme y la cantidad que uno puede transmitir desde el aula de un colegio una página web o un libro es mucho menor, debemos tener en cuenta que lo que debemos comparar no son esas cantidades brutas sino la actitud de aprendizaje que ponemos en cada una de ellas que tiene un gran impacto en la eficiencia del aprendizaje mismo, así como las horas que le echamos. Cuando estamos en un aula de una escuela o de una universidad, estamos muchas horas y, en general, estamos para aprender. Sin embargo cuando estamos leyendo un libro, aunque sea de divulgación científica, no estamos aprendiendo como si estuviéramos en un aula: no tomamos apuntes, ni comprobamos las demostraciones, ni hacemos esquemas lógicos. Normalmente estamos en una actitud mucho más lúdica. Con lo que lo que realmente nos quedará de conocimiento siempre será una cantidad mucho menor. Y ni decir cuando además debemos estudiar para examinarnos de esa materia.

Con toda esta divagación quiero decir que cuando somos mayores (yo ya lo soy), si examinamos los conocimientos que tenemos, me doy cuenta que la mayoría provienen de la educación formal, de la de escuchar, preguntar, codos y examen. Creo que realmente una cantidad considerablemente menor proceden de adquisiciones de carácter más lúdico. Debemos tener en cuenta que también incorporamos muchos conocimientos en nuestra actividad profesional (y porque se nos exige mucho de ellos). Los hobbys son una actividad que también aportan bastante conocimiento por la pasión que despiertan. Son conocimientos cada vez menos generales y más específicos y profundos.

Estoy reflexionando desde mi condición sólo de alumno, nunca he sido profesor, pero creo que es infravalorar demasiado la labor de los profesores el decir que se proporciona un porcentaje casi despreciable del conocimiento total de aquello que se está enseñando. Yo considero que dichas aportaciones son muy importantes en extensión y en profundidad y que además tienen la característica de ser los fundamentos de nuestra capacidad de aprendizaje, ten en cuenta que el aprendizaje es construir sobre lo construido previamente, y la fase de escuela es una etapa de cimentación, y sin una buenos cimientos no podremos construir edificios demasiado ambiciosos.

Eso, y además buscar los momentos de revelación.

Albert


De: Fernando-C
2010-11-03 14:10:32

Totalmente de acuerdo. Para conocimiento sin pasión, está la Wikipedia, los libros de texto y otros recursos.

Yo compararía el amor por la divulgación científica con la música ¿qué sentido tendría si no quedaran personas capaces de sentirla?

Además se disfruta mejor si podemos compartir lo que sentimos relajadamente con otras personas en un concierto… y si no tenemos que dedicamos a ello profesionalmente, ya que como muy bien apuntas “en la educación formal, existe un temario que hay que intentar cumplir, para el que muchas veces no hay tiempo”.


De: cuivielin
2010-11-03 14:43:14

La verdad es que este sitio tiene algo... quizá sea esa pasión de la que hablas. En cualquier caso, una vez más, gracias.


De: malpar
2010-11-03 15:58:07

Hola: descubrí el tamiz por casualidad hace casi un año y me sentí como el niño de las películas que de repente descubre un viejo baúl en el desván lleno de objetos a cada cual más interesante y maravilloso.

Soy ingeniero y lector de artículos de ciencia y de novelas de ciencia ficción desde pequeñito y sin embargo nunca he entendido tan biennúnca había comprendido, materias como la mecánica cuántica o la electricidad como en este blog.

¡Que digo¡ Nunca había entendido esas materias que memorizaba como un lorito para permitirme aprobar los exámenes y en las que me creía todo lo que me decían sin más.

Así que quiero aprovechar este "editorial" para felicitaros a todos los colaboradores del tamiz/cedazo y decirles que somos muchos los que estamos expectantes ante cada nuevo artículo y que los leemos aunque no participemos con los comentarios.

Pero sobre todo felicitaros por la pasión con la que escribis y que traspasa los caracteres de la pantalla para darnos de lleno y hacernos mirar el mundo que nos rodea de otra manera.


De: Proyecto#194
2010-11-03 16:47:57

No puedo estar más de acuerdo. Y no sólo para enseñar. Para todo, en el trabajo, en casa, en la cocina... si no pones pasión en lo que haces, quedará a medias.


De: Bosqui
2010-11-03 20:44:49

Yo tampoco había escrito nunca en este blog, aunque la adivinanza de los presos con símbolos en el cogote me sirvió para algunas sobremesas divertidas (precisamente tratando de contagiar a otros la "chispa" de la que hablas)

Pero este artículo sobre la inexplicable pasión par saber, por entender... me ha tocado la fibra sensible, Yo estudié ingeniería como consecuencia de unos días de mi infancia tratando de entender cómo funcionaba el diferencial de un coche a partir de unos dibujos. Ahora hay unas animaciones maravillosas que lo hacen más fácil de captar a la primera. Pero la lucha por entender y el incomparable placer que vives en el momento de comprender un mecanismo o fenómeno que se te resistía y que de pronto ves modelizado en tu mente funcionando en cámara lenta, son difíciles de expresar...
Supongo que lo mejor es que en este blog podemos confirmar la existencia de almas gemelas, de personas tan "tronadas" como cada uno de nosotros por estas cosas... :-)

Un millón de gracias


De: Juan Carlos Giler
2010-11-03 22:35:56

Gracias....!!!!!


De: Agata
2010-11-03 23:19:17

Me uno a los comentarios de los lectores habituales de el tamiz y nunca han comentado.

Impresionante el contenido de esta web.


De: Lluc
2010-11-04 00:11:05

Yo tampoco habia escrito nunca,pero leo El Tamiz casi a diario,asi que ,gracias por tu labor y sigue asi por muchos años.


De: Mazinger
2010-11-04 11:59:46

@Pedro

"¡Bienvenido a El Tamiz! Aunque no es mi primer intento de crear un blog, espero ser más constante que en anteriores ocasiones. ¡No es fácil cuando se tiene la capacidad de atención de un cachorro de perro de dos semanas! Si consigo mantener el interés e imponerme una rutina, todo irá bien."

Lo has conseguido amigo... lo has conseguido.

(... Aquí una cortés y respetuosa inclinación de cabeza...)


De: Carlos Sánchez
2010-11-04 12:40:54

Yo quiero decir que cuando hago mi sección de noticias de Ciencia (en Canal Extremadura Radio, los martes por la tarde, solo unos 15-20 minutos), me fijo mucho en el "estilo El Tamiz", es decir, prefiero simplificar a que no se me entienda. Yo no soy de ciencias, sino de Filología Alemana, pero he terminado haciendo esta colaboraciones por la pasión que siento por la ciencia desde pequeño, y que ningún profesor se preocupó por alentar. Y estoy de acuerdo con Pedro en que no es tan importante el qué transmites, sino el cómo lo haces.

Yo he conseguido explicar en esos 15 minutos (y sin apoyo visual, claro, lo que lo hace más complicado) la importancia del CERN, de la búsqueda del boson de Higgs, o qué pasa cuando muere una estrella. Y el mejor piropo que me han echado ha sido un "¡coño, lo he entendido todo!" dicho por uno de los oyentes después de explicar porqué algunas estrellas se convierten en agujeros negros y otras no, el radio de Schwarzschild o la pelea entre la gravedad y las reacciones nucleares en el interior de las estrellas.

Quizás yo tengo facilidad para explicar las cosas (por ser tanto de ciencias como de letras) pero siempre procuro que cualquier persona sin formación científica entienda todo lo que yo explico... Y, claro, entre mis maestros están los ya citados Sagan, Asimov, Bryson o Pedro (no sé si en ese orden o en otro).

Procuro apoyar al Tamiz en la medida de mis posibilidades, ya sea comprando libros o directamente haciendo donaciones (donad, amigos, donad para que Pedro pueda seguir ocupándose en exclusiva de este tinglado. Es baratito, a partir de 5 euros...), y todo para que Pedro pueda seguir enseñándome y emocionándome cuando me entero de lo que leo...

Gracias Pedro...


De: David Grinberg
2010-11-04 16:22:23

Estimado Pedro:
Comparto tu opinión acerca de la transmisión de pasión como lo más importante que podemos hacer los educadores. Y si reflexiono acerca de los profesores que me marcaron en la vida no tengo más que estar de acuerdo, lo importante es abrir puertas en la curiosidad por saber qué es el mundo ya que al final estamos hablando de quiénes somos nosotros. Acabo de estar en Valencia con el Taller de Teatro Cuántico© que experimenta con el escenario sustituyendo a la pizarra, la satisfacción es grande tanto en México como en España, te lo cuento porque me gustaría invitarte próximamente a participar en uno de ellos y así mostrarte otra aplicación de tu "Antes Simplista que Incomprensible" y por supuesto saber qué opinas.
Un abrazo desde México DF


De: Aarón Blanco
2010-11-04 21:37:32

Me has dejado alelado Pedro, has resumido uno de los capítulos del libro Padres Brillantes, maestros fascinantes y seguramente sin saberlo. A tus pies.

Lo que comentas es algo que la inteligencia emocional lleva años estudiando, el como una información adjunta a un impulso emocional, fija de forma mucho más permanente la información en el recuerdo y, lo que es más importante, ayuda a querer saber.

Gracias por todo Pedro


De: Cristhian
2010-11-05 03:31:21

Realmente, no tengo más que añadir a lo que ustedes dicen, más que mi experiencia práctica, lo teórico ya lo plasmaron todo.

Yo recibí esa revelación desde hace poco, mis padres me inculcaron en la lectura de pequeño, pero me es increíble que aún así, esa revelación de la que habla Pedro me ocurrió a mí desde que tengo internet y encontré muchísima gente que piensa como yo, gente común, y entonces pensé en transmitir esa pasión a mis amigos, pasión por el conocimiento, ahora lo estoy haciendo, y hago como Pedro, desde las bases, no les digo desde un comienzo la conclusión para que memorizen, sino que hablamos desde la nada avanzando hacia la conclusión que ya la sé, vamos, el método Sócrates :D

Coincido con Javier en cuanto a la educación, el sistema es pésimo. En Matemáticas por lo menos nos dan el libro y tenemos que entender nosotros como se resuelve, eso me parece excelente, porque es el método que hablamos aquí, pero lastimosamente no se hace lo mismo con las otras asignaturas.


De: Lluis
2010-11-05 05:05:45

@Carlos Sánchez
Tu penúltimo párrafo, muy pertinente. En en enlace de suscriptores aparece, a 5 de noviembre de 2010, un "72".
A ver si todos nos animamos, y aumentamos esa cifra. En serio, démonos el gustazo de picar ahí.
¿Ah, pero aún no lo habéis encontrado?

http://eltamiz.com/mecenas/

Venga...


De: Pedro
2010-11-05 08:45:35

El contador es manual, así que es 66, no 72; es que aún no he tenido tiempo de cambiarlo este mes (algunas suscripciones de un año hechas el octubre de 2009 no se han renovado ahora) :P


De: rscosa
2010-11-05 10:08:10

Y yo me pregunto, que es el conocimiento en nuestro cerebro? y una emocion? me gusta esa frase de contact: 'querias a tu padre? ... pruebalo'. Creo que el hecho de mostrar interes por lo que queremos aprender nos cuesta menos de aprender. Me encanta la ensenhanza mas por ver que alguien aprende que por lo que aprende asi, es como ensenhar a un ninho a andar, o a montar en bici, que sensacion mas maravillosa, no?

Saludos


De: xx32
2010-11-06 02:22:07

todos podemos apasionarnos con algo, pero no es fácil encontrar algo o alguien que despierte esa pasión, por eso me parece excepcional su trabajo y dedicación, y también es hermoso el hecho de encontrar gente en un mismo "lugar" con fascinaciones semejantes..............


De: Scarbrow
2010-11-09 19:39:11

Yo querría compartir una opinión que aún no he leído por aquí, y es que aunque "en volumen" lo que uno puede aportar puede ser limitado, no por eso significa que lo que uno aporta no sea realmente importante. Porque conocimiento hay mucho, pero hay que encontrar el método, la puerta de acceso, los pasos para digerirlo. Y eso este blog lo cumple sobremanera, por lo tanto, da lo mismo si lo que yo sé de cuántica lo aprendí en clase de Física II en la universidad o en "Cuántica sin Fórmulas", pero los enlaces (ideas, conceptos, resúmenes) de "Cuántica sin Fórmulas" son lo que me permite acceder a más después. El ser humano no deja de ser un mono glorificado, y los monos aprenden jugando. Y yo prefiero mil veces los cuantejos zanahoriófilos. He dicho.


De: Jerbbil
2010-11-10 12:41:23

¡Pero qué razón tienes, profe!

"Aquí un amigo, un admirador, un esclavo, un siervo" :)


De: Nelson
2010-11-13 03:59:16

Estimado Pedro. En un tema como este es donde me resulta imposible no comentar. Pues creo que la primera persona en abrirme los ojos ha sido precisamente usted. Juro solemnemente no recordar como ni por qué llegué a este lugar cuando cursaba cuarto de la E.S.O., pero casi por iluminación divina llegué al bloque de relatividad sin fórmulas. Desde entonces leo apasionadamente todo lo publicado en sitios como este y otros muchos, y lo mismo libros de física. Posteriormente unos pocos buenos profesores de filosofía, matemáticas y física, vieron mi pasión por el tema y remataron la tarea. Ahora soy estudiante de matemáticas en la universidad, y juro solemnemente una vez más que mi más fervoroso deseo al acabar matemáticas es hacer la carrera de física y doctorarme en esta última. De hecho estudio matemáticas como una forma de ampliar mucho más mi base matemática para luego ser un mejor físico.
Y toda mi vida empezó aquí, leyendo relatividad sin fórmulas. =)


De: Pedro
2010-11-13 11:25:01

Nelson, que se me salta la lagrimilla :)


Escribe un comentario

Todos los comentarios deben ser aprobados por un moderador antes de ser publicados. Si quieres puedes usar markdown. Todos los campos son opcionales excepto el cuerpo del comentario, claro:

Nombre:
E-mail: (privado, para que aparezca tu gravatar)
Sitio web:

« Cuántica sin fórmulas - El Teorema de Bell ¿Has leído "La paja en el ojo de Dios", de Larry Niven y Jerry Pournelle? »