El Tamiz

Ignora lo accesorio, atesora lo esencial

Conoce tus elementos - El titanio

Como sabéis los tamiceros añejos, en la longeva serie Conoce tus elementos recorremos la tabla periódica, con paso lento pero seguro, fijándonos en un elemento químico cada vez; tratamos en cada artículo de dar una idea general sobre las propiedades, origen, historia y aplicaciones del elemento, siempre de la forma más amena posible. En el último artículo de la serie estudiamos el elemento de número atómico 21, es decir, el escandio, en un artículo no demasiado brillante ni extenso, en parte dadas las características de ese metal. Hoy nos dedicaremos a un elemento mucho más conocido, un metal abundante, interesante y mágico: el titanio.

Naturalmente, puesto que el escandio era el elemento de veintiún protones y seguimos precisamente ese orden al recorrer la tabla periódica, el titanio es el elemento de veintidós protones y, cuando no está ionizado, veintidós electrones. Aunque puede conseguir ser estable de distintas maneras, en la mayoría de las ocasiones alcanza la estabilidad librándose de tres o –más frecuentemente– cuatro electrones. Se trata, como en el caso del escandio, de un metal de transición, de la “zona media” de la tabla, entre los elementos muy metálicos y los que no lo son.

Al contrario que el escandio, sin embargo, el titanio es muy abundante en la Tierra. Como siempre, te pido paciencia, pero como verás en un momento, no sólo está dentro de ti, sino que probablemente lo has tenido en la boca esta mañana, aunque luego lo hayas escupido, y seguramente te embadurnas con él en verano. El titanio está por todas partes, aunque a veces no sea fácil reconocerlo.

No en vano es el noveno elemento más abundante en la corteza terrestre: supone alrededor del 0,63% de su masa, es decir, una auténtica barbaridad. Sin embargo, al contrario que otros metales menos comunes que él, no se encuentra en la naturaleza en forma pura, sino como parte de muchas rocas, en distintas proporciones. De ahí que, a pesar de estar caminando sobre él todo el tiempo, no fuera un metal conocido por la humanidad hasta hace relativamente poco. Y es una lástima porque, como digo, es un metal mágico, casi divino.

Por suerte para nosotros y desgracia para él, el primero en encontrarlo no recibió el reconocimiento debido hasta demasiado tarde, o no llamaríamos a este bello metal titanio. Este desafortunado descubridor fue el clérigo inglés William Gregor, que además de sacerdote era mineralogista aficionado. Cuando Gregor fue destinado a la rectoría de Creed, en Cornwall, se dedicó a catalogar y estudiar distintas rocas de la zona, analizando sus propiedades físicas y químicas con gran minuciosidad.

Ilmenita

Ilmenita, FeTiO3 (Sebastian Socha, Creative Commons Attribution Sharealike 3.0 License).

Gregor calcinó, descompuso e hizo reaccionar casi cualquier mineral que caía en sus manos, y uno de ellos era particularmente interesante; se trataba de la ilmenita, que llegó a Gregor en forma de arena negruzca en un arroyo del valle de Manaccan en 1791. En ella, Gregor detectó óxido de hierro, algo nada sorprendente… y, al calcinarla, un residuo extraño: un polvo de una blancura deslumbrante, que el científico identificó correctamente como un óxido de algún metal, pero se vio completamente incapaz de identificar de qué metal se trataba, ya que no coincidía con las propiedades de ningún óxido metálico conocido (luego verás una foto de ese blanquísimo óxido).

Inmediatamente, el inglés se percató de la posible importancia de su descubrimiento y se lo comunicó a la Real Sociedad Geológica de Cornwall. Sin embargo, no sé bien por qué, el descubrimiento no tuvo demasiada repercusión… afortunadamente, creo yo, ya que Gregor había llamado al posible nuevo elemento manaccanita que, no me negarás, es bastante menos chulo que titanio.

Rutilo

Agujas de rutilo dentro de un cristal de cuarzo (imagen de dominio público).

Martin Heinrich Klaproth

El nombre fetén se lo debemos al químico alemán Martin Heinrich Klaproth, quien “redescubrió” el elemento en 1795, ignorante del descubrimiento anterior de Gregor. Klaproth detectó un nuevo metal en rutilo procedente de Hungría, y le dio el nombre de titanio en honor a los titanes de la mitología griega, no sé bien por qué, aunque el nombre es muy apropiado dadas las maravillosas características que resultó tener el nuevo elemento.

Cuando Klaproth se enteró del descubrimiento previo de Gregor, consiguió una muestra del óxido blanco que había encontrado el inglés y, efectivamente, detectó en él el mismo metal que había descubierto el alemán en el rutilo. Quedó claro pues, unos años más tarde de su descubrimiento “real”, que el nuevo elemento había sido realmente detectado por Gregor en primera instancia… pero el nombre de titanio se mantuvo.

Sin embargo, el titanio permaneció durante más de un siglo como una simple curiosidad de laboratorio. ¿Por qué? Es dificilísimo obtenerlo en una forma más o menos pura y en gran cantidad, de modo que ni siquiera se conocían sus características con mucha precisión. El primero en desarrollar un proceso que pudiera obtener titanio metálico de gran pureza fue el neozelandés Matthew Albert Hunter en 1910.

El proceso desarrollado por Hunter consistía, en primer lugar, en obtener tetracloruro de titanio (TiCl4) haciendo reaccionar rutilo con cloro y carbón de coque a altas temperaturas. En segundo lugar, el TiCl4 se combinaba con sodio, una vez más a grandes temperaturas, de modo que el sodio “robaba” el cloro al titanio, formando cloruro de sodio (NaCl) y dejando libre al titanio metálico. Hunter fue capaz así de obtener titanio metálico con una pureza del 99,9%.

Y, si realizases el proceso desarrollado por Hunter, lo que tendrías al final sería algo imposible de ver en la naturaleza; algo tan bello como esto:

Titanio metálico

Foto de RTC, publicada bajo licencia Creative Commons Attribution Sharealike 3.0 License.

Como puedes ver, se trata de un metal de color plateado, que parece no tener demasiado de especial. Sin embargo, sus propiedades resultaron ser bastante extraordinarias. En primer lugar, el titanio mantiene ese aspecto durante mucho tiempo, ya que a temperatura ambiente apenas se oxida con el aire. A diferencia de otros metales de apariencia similar, como la plata, los años apenas lo afectan, y al igual que el oro presenta una extraordinaria resistencia a la corrosión. De hecho, sólo el platino es más resistente a los ácidos, excepto que el platino es mucho más escaso, caro y pesado que el titanio.

Porque ahí estaba la otra propiedad divina del titanio: además de resistir los ataques químicos con tenacidad, era de una ligereza extraordinaria. El titanio puro tiene una resistencia similar a la de muchos aceros, pero es la mitad de denso. ¿Un metal extremadamente ligero, resistente e inmune a la corrosión? Sí, se trata en verdad de un metal casi mitológico.

El problema es que, a pesar de que el proceso de Hunter permitió obtenerlo a escala industrial, y a pesar de lo abundante que es en muchas rocas, se trata de un proceso muy caro. Unas décadas después, en 1940, el luxemburgués Guillaume Justin Kroll inventó un nuevo proceso de obtención, el que aún usamos hoy en día, más eficaz que el de Hunter, aunque todavía bastante costoso.

Kroll empezaba igual que Hunter, obteniendo TiCl4, pero luego utilizaba magnesio en vez de sodio para separar el titanio del cloro, lo que proporcionaba mayor pureza al titanio resultante. Sin embargo, sigue siendo un proceso tecnológicamente complejo y bastante caro (no ayuda el hecho de que, en el caso de Kroll, hace falta magnesio metálico que es bastante caro en sí para luego obtener el titanio).

El titanio tiene, además de sus propiedades utilísimas, algunas simplemente curiosas. Por ejemplo, como he dicho antes, a temperatura ambiente apenas reacciona con el oxígeno del aire, a diferencia de muchos otros metales. Incluso si la temperatura sube hasta cierto punto, sólo la superficie del metal se oxida, formando una pátina muy fina que protege al interior de la oxidación. Pero a unos 1200 °C (e incluso a menor temperatura si la concentración de oxígeno es grande) se oxida violentamente, es decir, arde. Ya sé que esto no lo hace único, pero es que su temperatura de fusión es de unos 1600 °C, ¡mayor que la de combustión!

Dicho de otro modo, al contrario que con, por ejemplo, el hierro, nunca podrías utilizar una forja normal para fundir titanio y hacer una espada o cualquier otra cosa con él, porque cuando lo calentases para fundirlo, mucho antes de alcanzar la temperatura suficiente para ello, ¡prendería como una antorcha! En la práctica, hace falta fundirlo en cámaras de vacío o en atmósferas de gases inertes.

Curiosamente, a pesar de su escasa reactividad a temperatura ambiente, incluso en algunos gases normalmente inertes como el N2 no es posible fundirlo: al calentarlo en una atmósfera de nitrógeno se combina con él para formar nitruro de titanio, con lo que tampoco llega a fundirse. Dado que, para casi cualquier uso práctico de su forma metálica, hace falta fundirlo, puedes ver por qué el titanio es tan caro a pesar de ser tan abundante. Es un metal “tecnológico”, en el sentido de que hace falta una tecnología relativamente elevada para poder emplearlo en la práctica.

Porque claro, si quieres soldar titanio, no lo puedes hacer en presencia de oxígeno ya que, como hemos dicho antes, arde antes de fundirse. De modo que suele soldarse en una atmósfera de argón, lo que requiere de cierto nivel industrial… de ahí que en época de Gregor y Klaproth el titanio no tuviera usos prácticos.

Dióxido de titanio

Dióxido de titanio, TiO2 (imagen de dominio público).

Hoy en día, en cambio, lo usamos para muchísimas cosas. La producción anual mundial de titanio es de más de cuatro millones de toneladas, aunque casi todo él (un 95%) se emplea en forma de dióxido de titanio, TiO2, del que hablamos en la infancia más temprana de El Tamiz (me da un poco de vergüenza enlazar el artículo porque me gustaría pensar que esto ha mejorado desde entonces). Como verás si lees esa entrada, el dióxido de titanio se emplea para una miríada de usos diferentes, poco espectaculares pero muy prácticos, y en la blanquísima pasta de dientes seguro que lo has tenido en la boca esta mañana, o sobre la piel en una crema solar recientemente.

Algunos otros compuestos del titanio, aunque no tan ubicuos como el TiO2, también tienen propiedades muy interesantes. Por ejemplo, el mononitruro de titanio (TiN) tiene un bello color dorado y una dureza excepcional, tanta como el zafiro (9.0 en la escala de Mohs), con lo que se emplea para recubrir sierras y taladros con cierta frecuencia –si tiene un tinte dorado en el filo o alrededor de la punta, probablemente es TiN–.

Pero la fama actual del titanio, a pesar de su ubicuidad como TiO2, se debe fundamentalmente a sus propiedades en aleaciones, dentro de la industria aeroespacial, por ejemplo. Del titanio metálico empleado cada año, casi dos terceras partes se destinan a construir aviones, helicópteros, cohetes y misiles, ya sea como parte de algunos aceros o aleado con aluminio, vanadio y otros metales. La razón debería ser evidente, si recuerdas las propiedades divinas del titanio: algo tan resistente y a la vez tan ligero es maravilloso para construir máquinas volantes. Para que te hagas una idea, el monstruoso Airbus 380 contiene casi 150 toneladas de titanio en su estructura y motores.

Airbus 380

Montaña de titanio volante, alias “Airbus 380” (imagen de dominio público).

Algo parecido sucede en la construcción de barcos, submarinos y similares: no sólo es un metal ligero y resistente, sino que su resistencia a la corrosión en agua salada lo hace también casi inmejorable en este aspecto. A partir de los años 60, la Unión Soviética empezó a construir submarinos nucleares con aleaciones de titanio que les proporcionaron una ventaja tecnológica considerable sobre sus contemporáneos fabricados por otros países: submarinos ligeros, rápidos, de casco más fino y ligero que los otros pero al mismo tiempo muy resistente.

También se usa, aunque en cantidades mucho menores, en muchas otras cosas que anteriormente se hacían con metales más terrenales: bicicletas, coches, palos de golf, etc. Casi cualquier cosa que pueda hacerse con acero “normal” puede fabricarse utilizando aleaciones de titanio que lo hacen… bueno, que lo hacen simplemente mejor.

No, no… todavía no he acabado de laudar este maravilloso metal. ¡Aún hay más! No sólo es ligero, tenaz, resistente a la corrosión y bello… además, no es tóxico ni es rechazado por nuestro organismo cuando está dentro de nosotros. Sí, lo has adivinado: es un componente de calidad extraordinaria de herramientas quirúrgicas, prótesis, implantes dentales y una multitud de aplicaciones similares.

Placa de titanio

Imagen de dominio público.

“Ah”, podrías pensar, “pero claro, podría ser peligroso en el caso de tener que exponerse a una Resonancia Magnética Nuclear… ¡pues tampoco! Resulta que el titanio es paramagnético, es decir, es sólo levísimamente atraído por los imanes, de modo que no es un peligro ni siquiera en ese aspecto.

Ya sé que sueno un poco apasionado, pero es un metal que me encanta: representa el logro tecnológico y científico, el triunfo de nuestro ingenio para adaptarnos al medio, un ingenio a veces titánico, si me perdonas la broma. A riesgo de entrar en asuntos personales, mi anillo de matrimonio es de titanio casi puro, y me enorgullece pertenecer a una especie capaz de construirlo, más que si fuera de oro o de plata.

En el siguiente artículo de la serie, el elemento de veintitrés protones, el vanadio.

Puedes encontrar este artículo y otros como él en el número de abril de 2010 de nuestra revista electrónica, disponible a través de Lulu:

Para saber más:

Conoce tus elementos, Química

36 comentarios

De: kemero
2010-04-14 18:38:34

Se hizo esperar pero valio la pena, volvió uno de los clásicos de El Tamiz y uno de mis artículos preferidos. =)

Otro artículo y otra dosis de desasnación: siempre creí que el Titanio era costoso por ser poco abundante. Increíble metal e increíble artículo.

PD: Pedro, como hiciste para meter las agujas de rutilo dentro de un cristal de cuarzo? :P


De: Brigo
2010-04-14 19:02:33

Gran artículo sobre un gran metal. Un método para obtenerlo de manera barata sería para Nobel.

Por cierto, creo que en la frase: "De ahí que, a pesar de estar caminando sobre él todo el tiempo, no fuera un metal conocido por la humanidad hasta hace relativamente pronto." ese pronto debería ser un poco, ¿no?


De: Antonio
2010-04-14 19:40:17

Sip, me ha gustado, y tienes razón, en las resonancias no canta, mas que nada porque yo tengo unos pocos tornillos injertados y no pasa nada...


De: Rodion Romanov
2010-04-14 19:41:18

En una extraña bajada de precio del Titanio fue que el Guggenheim de Bilbao se hizo de su piel. Originalmente debía ser de Aluminio.


De: Patriot
2010-04-14 22:08:11

que bueno! ni siquiera he leido el articulo, apenas recibi la noticia en mis feed´s y me vine en carrera a comentar... hace rato que esperaba la entrada del Titanio. solo espero que no me decepcione. no por el redactor, que escribe y explica muy amenamente, si no por el elemento en si. ya hubo uno que me decepciono


De: Patriot
2010-04-14 22:22:21

jajaja. no se profe, pero parece que compartimos esa atraccion misteriosa por el titanio. yo me enamore de el desde que lo escuche mencionar hace años y no conocia nada de el. pero si, esta muy bueno el titanio, para nada me decepciona


De: gabriela
2010-04-15 02:03:18

Muy buena esta entrada, pero no contesta mi inquietud...¿por qué se le añade a medicamentos, a golosinas, a postres en polvo?


De: Conoce tus elementos – El titanio
2010-04-15 02:44:02

[...] Conoce tus elementos – El titanio eltamiz.com/2010/04/14/conoce-tus-elementos-el-titanio  por mezvan hace 3 segundos [...]


De: Niko54
2010-04-15 06:55:39

Hola Pedro muy buen artículo, hacia tiempo que esperaba un artículo de esta serie..
A gabriela: Por lo que he estado hojeando en el enlace que puso Pedro, tiene que ver con que se desea que sean de color blanco: http://eltamiz.com/2007/04/05/%C2%BFque-tiene-que-ver-conmigo-el-tio2/
Saludos


De: Pedro
2010-04-15 07:32:56

Gracias, Brigo, ahora mismo lo corrijo :)


De: McDiufa
2010-04-15 07:57:40

Genial artículo,como siempre, ya echaba de menos esta serie, y algo que me ha parecido muy curioso es lo de ser metal paramagnético y más ligero que el acero, no entiendo por qué entonces los buques de guerra se siguen construyendo en Acero, puesto que esa cualidad del titanio los haría invulnerables ante las minas que explotan por influencia magnética. Supongo que por el precio...

Con respecto a las resonancias, entiendo que las placas de titanio, o lo que tiene en los dientes el de la foto, siguen relejando la energía EM (como los metales),con lo que, a pesar de no ser peligroso para el fotografiado, sí podría fastidiarle la máquina al médico y dificultaría ver a través de él, ¿no?


De: chemist
2010-04-15 14:57:47

Buen artículo, muy interesante.

Tengo importantes dudas sobre la frase "formando tetracloruro de sodio (NaCl4)" parece mucho más lógico que se formen cuatro molécula de cloruro sódico (4 NaCl) que no es lo mismo.

Parece que la wikipedia me respalda: http://en.wikipedia.org/wiki/Hunter_process

Ya se sabe, las malditas valencias...

un saludo


De: chemist
2010-04-15 15:07:10

Añado un buen enlace:

http://www.buzzle.com/articles/titanium-the-element.html

Un detalle interesante, nótese que en la mezcla de reacción (en ambos procesos) el Ti es el único sólido. La sal (NaCl) obtenida en el proceso hunter es líquida... ¡no me digáis que no es excitante!


De: Pedro
2010-04-15 17:04:07

chemist, madre mía, la barbaridad que he puesto, ¡qué vergüenza!, y lo habré leído diez veces... en fin, ahora mismo lo corrijo. ¡Gracias! :)


De: Juan Carlos Giler
2010-04-15 18:09:20

Excelente artículo, la verdad pensé que en los aviones el aluminio era el que predominaba.


De: Rafa
2010-04-15 21:54:58

Me lo he leido entero, me ha gustado y encima he aprendido¡¡¡
Una pena que cuando yo estudiaba no estaba esto...

Gracias


De: rialf
2010-04-15 23:25:39

Dios mio, quiero titanio!!!!. Cuando era pequeño salían las primeras bicis de titanio y se supone que eran lo más, ahora, despues de leer esto, necesito mi titanioo!


De: Pedro
2010-04-16 08:16:10

rialf, ¿Titanio? ¡Bah, jovenzuelos señoritos! Cuando yo era pequeño las bicis eran GAC y BH de acero relleno de plomo, que pesaban más que nosotros. ¡Y nos gustaba! :P


De: Haplo
2010-04-16 20:24:44

Yo tenía un reloj de Titanio y me gustaba por las mismas razones que a ti, Pedro... Me tuve que deshacer de el por que un amigo al estar jugando con el doblo la hebillita del extensible y se lo enjareté a buen precio :)

Pero como me arrepentí despúes!


De: gabriela
2010-04-17 06:54:10

Niko54 , sospechaba que era por la blancura...pero encontré que era una muy mala razón para ponerle un aditivo a un remedio, que no le veo la importancia si es verde, negro o blanco...Es como esto del papel, que para ahorrar cloro podrían hacerlo verde...y no me molestaría.


De: gabriela
2010-04-17 06:59:39

Pedro, con esto del "tetracloruro de sodio" que no era tal, espero que cuando este lapsus le ocurra a un alumno...el profe le perdone....jeje


De: Pedro
2010-04-17 10:48:38

gabriela, ¿per...pernodfe? ¿perdorle? No entiendo lo que quieres decir, creo que no conozco esa palabra :)


De: David
2010-04-18 12:43:54

Hola, soy estudiante de ingenieria aeronautica, y bueno, hablo sin haber podido comprobar datos concretos, pero me ha sorprendido mucho el dato de que hay 150 toneladas de titanio en el Airbus 380, como orden de magnitud me parece demasido ya que el peso de este avion, sin combustible ni carga, no deberia irse mucho mas alla de las 200-250 toneladas y tenia entendido que los materiales mas abundantes en la estructura son las aleaciones de aluminio y los materiales compuestos.

Ya aprovecho para decirte que me encanta esta pagina, se la recomiendo a todo el que me deja y agradecerte el monton de cosas que he aprendido.
Un saludo.


De: Pedro
2010-04-18 13:17:21

David, pues sí, parece mucho, ¿verdad? Las fuentes que leí al escribir el artículo listaban entre 140 y 150 Tm de titanio, y eran varias, no sólo una. Lo raro es que ahora que mencionas esto he buscado otras... y en las de hace un par de años o tres es común mencionar 77 Tm de titanio. Por ahora dejo el artículo como está, pero qué extraño que la diferencia sea tan grande entre un valor y otro. Si te enteras de algo más, ya sabes :)

P.S. Tal vez alguna cifra esté o no esté contemplando la masa total y de ahí la incoherencia... ¿con/sin la masa de los motores, o algo así? Es extraño.


De: Jerbbil
2010-04-21 13:26:14

Buenos días,

Tenía yo la misma idea que el compañero Kemero, a saber, que el titanio es caro porque es poco abundante. Y fíjate tú que no. La duda que me entra es ¿realmente compensa utilizar este metal viendo el alto coste no sólo económico, sino sobre todo ambiental, que tiene su obtención? ¿No es en absoluto sustituible por nada menos perjudicial para el medio que tenga más o menos las mismas propiedades?

Ya sé que direis: Vaya por Dios, ya está la pejiguera ésta viendo pegas; pero sería interesante saber si, aparte de las innumerables ventajas que el profe nos ha enunciado de manera tan poco apasionada ;), existen argumentos que puedan hacer NO tan atractivo al sin duda casi mágico metal en cuestión.

Saludetes al profe y a los apañeros.


De: Óscar
2010-04-26 14:42:19

Hola

Sólo una aclaración para los que no se explican porqué el titanio no ha substituido al acero, si es igual de resistente pero pesa menos. El problema es que esto no es cierto del todo. El titanio tiene una relación resistencia-peso mucho mejor que el acero pero una resistencia mucho menor. Por tanto si en tu aplicación, el peso es importante y la resistencia que te da el titanio es suficiente entonces es lógico que lo uses. Pero hay muchas veces que necesitas una resistencia mucho mayor que cae fuera del alcance del titanio y tendrás que usar acero aunque pese más.
Con esto no quiero corregir el artículo ya que no conozco todos los aceros que existen y posiblemente habrá algunos tan "malos" que tengan la resistencia del titanio (por resistencia entendemos el módulo elástico, ya que las estructuras se diseñan para que trabajen en zona elástica) pero por lo común viene a ser del orden del doble de resistente. Incluso hay aceros aleados mucho mejores.
Un saludo a todos.


De: tecnogrial
2010-04-29 23:45:14

Enhorabuena por el artículo... Solo querria añadir un comentario: el titanio es caro tambien porque resulta complicado reducirlo, esto es, quitarle el oxigeno con el que se encuentra en la naturaleza. Hay que usar una combinacion de procedimientos quimicos, termicos y electroliticos que encarecen mucho su extraccion. Por lo demas el articulo es excelente, seguid asi.


De: Juan
2010-06-01 21:14:38

Óscar, trabajo diseñando piezas de máquinas y te aseguro que en el 90% de las piezas especifico aceros de menos de 800MPa de límite elástico, que es lo que tiene un Ti de uso típico(Ti-3Al-2.5V). En ejes muy cargados a veces se necesita algo más, pero aceros que te den más resistencia sólo los vas a encontrar habitualmente en muelles, engranajes, o herramientas (matrices, cuchillas, ...)
Ya de aceros de edificación ni hablamos, por ejemplo uno de los más típicos en estructuras metálicas soldadas tiene 275 MPa de límite elástico.


De: Óscar
2010-09-01 09:05:26

Sí Juan, lo que dices es cierto. Lo único que yo puntualizaba, es que es creencia común entre la gente que el Titanio es más resistente que el acero, cuando no es verdad. Sin dejar de ser un material excelente y en muchas aplicaciones mucho mejor que el acero.


De: FER
2010-09-24 03:48:56

CON respecto al comentario de Jerbbil | 21/04/2010 at 01:26 | Permalink

Buenos días,

Tenía yo la misma idea que el compañero Kemero, a saber, que el titanio es caro porque es poco abundante. Y fíjate tú que no. La duda que me entra es ¿realmente compensa utilizar este metal viendo el alto coste no sólo económico, sino sobre todo ambiental, que tiene su obtención? ¿No es en absoluto sustituible por nada menos perjudicial para el medio que tenga más o menos las mismas propiedades?

Ya sé que direis: Vaya por Dios, ya está la pejiguera ésta viendo pegas; pero sería interesante saber si, aparte de las innumerables ventajas que el profe nos ha enunciado de manera tan poco apasionada , existen argumentos que puedan hacer NO tan atractivo al sin duda casi mágico metal en cuestión.

Saludetes al profe y a los apañeros.

[Editado por formato y tono - Pedro]El titanio es de los 9 metales mas abundantes que existen el planeta, incluso de la arena de de las playas se puede extraer, el motivo de su alto costo radica en el proceso de extracion, siendo esta la causa de sus elevado coste.


De: Juan Carlos Giler
2010-10-15 19:01:56

(Bender)- Te echare de menos Leela. Ya se q no eres mas q una forma de vida basada en carbono, pero yo siempre pensare en ti como en un montoncito de titanio.

(Fry)- Bender quiere decir q eres muy valiente, y lista, y guapa, y una gran amiga.

(Bender entre lloros)- Igual que el titanioo!! guaaaa!!

(Leela)- Todo esto es injusto, fui yo la q intento salvar a los Popplers. Tu (a Fry) te los zampabas como el cerdo q eres, y tu (a Bender) los pisoteabas por diversión. Deberiais estar aqui los dos en lugar de yo.

(Bender por lo bajo a Fry)- Alguien se está portando como el aluminio


De: Jose
2011-01-20 15:30:50

Muy bueno el artículo. A mi también me ha interesado desde siempre el titanio, mi padre es dentista y lo he visto desde pequeño. Te has olvidado una propiedad (aunque no se si la tiene el titanio puro o en aleación) que es muy práctica a la vez que curiosa, en frío es muy maleable pero si lo calientas vuelve a su forma original. Ya sabeis como se hacen los trucos de doblar cucharas xD.

Esta propiedad es importante en la ortodoncia ya que puedes doblar el arco fácilmente y luego con el calor de la boca vuelve a su forma original, arrastrando consigo los dientes.

Saludos


De: daiki
2013-01-07 07:29:31

¿porque el titanio y otros metales tienen diferentes numeros de oxidacion?...


De: Miguel Moreno
2015-03-15 22:23

"¿Un metal extremadamente ligero, resistente e inmune a la corrosión? Sí, se trata en verdad de un metal casi mitológico."

¡Y tanto! El titanio se considera el principal candidato a haber sido la inspiración de Tolkien para el mithril de la Tierra Media. Quizás influyó que Kroll desarrolló su método solamente unos pocos años antes de que lo publicara...

De:
2015-09-07 04:32

Siempre quise saber desde que me entere de la existencia del titanio de xq no hacian espadas en el medioevo con este material . Gracias muy buen aporte de difusion de ciencia Saludos

De: mauricio
2015-12-07 00:52

pedro: se donde hay tepetate con un alto contenido de pirita y titanio, ya lo lleve a un laboratorio y dio 920% de pirita (polvo de oxido de hierro dorado y 72 % de titanio el resto es manganezo) es exagerada la cantidad de mineral que hay en este tepetate si sientes que podemos hacer algo menviame un correo, no se como separarlos de la tierra. saludos a todos

Escribe un comentario

Todos los comentarios deben ser aprobados por un moderador antes de ser publicados. Si quieres puedes usar markdown. Todos los campos son opcionales excepto el cuerpo del comentario, claro:

Nombre:
E-mail: (privado, para que aparezca tu gravatar)
Sitio web:

« Desafíos - El pájaro azuzú (solución) A la venta los números de enero y febrero, enviado el de abril »