El Tamiz

Ignora lo accesorio, atesora lo esencial

Falacias - El LHC puede destruir la Tierra

De vez en cuando recibo alguna petición de que dedique un artículo a la posibilidad de que el acelerador de partículas LHC del CERN, el famoso Gran Colisionador de Hadrones (Large Hadron Collider) destruya la Tierra creando microagujeros negros o materia extraña estable (ha sucedido en el foro y en comentarios, además de por correo electrónico). Según de quién viene la petición se trata de una pregunta sin más, o de la sugerencia de hablar sobre el asunto en la serie de Falacias, en la que he decidido incluirlo al final porque aparece de vez en cuando en los medios, y a veces como afirmación apocalíptica.

Soy consciente que este asunto ha sido desmontado antes, y por gente mucho más adecuada que yo, pero tal vez unir mi voz a la suya pueda ayudar a convencer a alguien; también creo que la mayor parte de los lectores de El Tamiz no os dejáis llevar por el amarillismo de los medios, pero los más viejos del lugar ya sabéis que a veces, en esta serie, no intento predicar a los convertidos, sino daros argumentos para cuando tengáis que lidiar con quienes defienden estas cosas. Cuanto más nos apoyemos unos a otros frente a las barbaridades que por ahí se oyen, mejor.

En cualquier caso, en Falacias tratamos de desmontar mitos e ideas falsas más o menos extendidas utilizando el razonamiento lógico cuando es posible. Por cierto, si no conoces esta serie y piensas que el nombre de “Falacias” es incorrecto porque esa palabra tiene un significado diferente en el DRAE, o bien crees que me las doy de iluminado y nadie cree estas cosas, te pido que leas la descripción de la serie antes de seguir.

Como siempre, expondré en primer lugar las afirmaciones que se oyen por ahí y los argumentos que plantean, para luego tratar de mostrar cómo no hay más que aplicar la lógica para desmontar esos argumentos. En este caso no me hace falta mucho espacio para exponer las razones por las que esto es un sinsentido, de modo que aprovecharé de paso para hablar de las cosas más interesantes relacionadas con todo este embrollo. Ésta es la afirmación falsa que desmontaremos hoy:

El LHC realizará colisiones de partículas con tanta energía que puede provocar microagujeros negros, materia extraña estable o alguna otra cosa impredecible que destruya la Tierra y a nosotros con ella.

Mentira cochina.

La idea básicamente es la siguiente, expuesta de un modo algo más extenso: el LHC va a acelerar partículas subatómicas hasta energías mayores que las que cualquier otro acelerador que hayamos construido hasta el momento. Por lo tanto, no podemos estar seguros de lo que puede pasar: los científicos ni siquiera están de acuerdo en las teorías que rigen el comportamiento de la materia a esas energías, y algunas de las hipótesis que manejan plantean la posibilidad de que las colisiones del LHC puedan crear microagujeros negros o materia extraña estable. Cualquiera de estas dos cosas podría provocar una “reacción en cadena” que destruya la Tierra; además, si no saben lo que puede pasar exactamente (o no lo construirían para experimentar), ¿qué otros horrores desconocidos podría desencadenar este acelerador de partículas?

Variaciones de esto, más o menos sutiles o amarillistas, han aparecido durante los últimos años –y especialmente meses, según se acercaba la fecha de puesta en marcha del acelerador– prácticamente por todas partes, y no tengo intención de enlazarlas. Si realmente quieres leer las barbaridades que se han visto por ahí, estoy convencido de que no te costará mucho encontrarlas: de hecho, sospecho que lo difícil es encontrar argumentaciones que desmonten las “teorías apocalípticas”. Pero, claro, el catastrofismo llama la atención y vende.

LHC destrucción

El LHC, superpuesto con la superficie.

En primer lugar, analicemos con algo más de detalle los dos peligros más concretos que se oyen por ahí relacionados con el LHC: los microagujeros negros y la materia extraña. Ambos son interesantes por sí mismos.

Ya hemos hablado antes en El Tamiz sobre los agujeros negros. Si recuerdas esa entrada, hablamos allí del concepto de radio de Schwarzschild, que depende de la masa de un objeto determinado. Dicho mal y pronto, si se consigue comprimir un objeto lo suficiente como para que se encuentre dentro de su radio de Schwarzschild, la velocidad de escape sobre su superficie será mayor que la de la luz y el objeto se convertirá en un agujero negro. Naturalmente, cuanto mayor es la masa del objeto, mayor es el radio de Schwarzschild, de modo que cuanto más ligero es más hace falta comprimirlo para lograr que se convierta en un agujero negro.

Por ejemplo, con una masa de unos 150 millones de Soles no hace falta mucho para obtener un agujero negro: con que la densidad sea aproximadamente la del agua, ¡listo! Pero si quisiéramos convertir nuestro Sol en un agujero negro nos costaría algo más: habría que comprimirlo hasta que ocupase una esfera de unos 3 km de radio, lo cual requeriría una enorme cantidad de energía. La Tierra sería aún más difícil, pues sería necesario que su esfera tuviese tan sólo 1 cm de radio, como una canica súper-pesada. Pero, en principio, cualquier objeto hasta un límite muy pequeño puede convertirse en un agujero negro de manera natural o artificial, si se comprime lo suficiente y se gasta la energía necesaria para ello.

Desde luego, hacer un agujero negro artificial no es fácil. O bien hace falta una masa inicial gigantesca, o bien hace falta comprimirla hasta límites inimaginables, y en cualquiera de los dos casos suele requerirse mucha energía. De acuerdo con los proponentes de las teorías apocalípticas, el peligro del LHC es que las partículas van a moverse tan rápido que pueden llegar a acercarse la una a la otra en la colisión hasta que la masa de ambas esté dentro del radio de Schwarzschild de su masa total, con lo que se conviertan en un agujero negro minúsculo – un microagujero negro.

Lo que sucedería entonces, según los más apocalípticos, es que ese microagujero negro empezaría a absorber masa de su alrededor, haciéndose más grande y más pesado y, al final, “tragándose” el planeta entero y a nosotros con él. Nuestra recompensa por construir el LHC sería entonces acabar como un agujero negro de la masa de la Tierra (más la de sus sufridos habitantes). Ah, pero esta visión horrorosa presenta un par de problemas.

Primer problema: lograr eso requiere, de acuerdo con nuestros modelos actuales, una energía mucho más grande que la que conseguirá el LHC. Crear un microagujero negro necesita, como mínimo, de una energía de unos 1027 eV, y el LHC puede lograr energías de colisión de protones de unos 1015 eV. Es decir, haría falta un acelerador un billón de veces más poderoso que el LHC para crear un microagujero negro.

Segundo problema: incluso aunque fuera posible crearlo, ese agujero negro desaparecería casi antes de que nos diéramos cuenta de que está ahí. Esto tiene que ver con algo de lo que aún no hemos hablado en esta página, aunque caerá tarde o temprano en Cuántica sin fórmulas: la radiación de Hawking. A pesar de que, como digo, hablaremos más en profundidad de ella en su momento, dicho mal y pronto cualquier agujero negro emite fotones continuamente, con lo que va perdiendo energía (y, por lo tanto, masa) hasta desaparecer. Suele decirse, aunque el término no sea estrictamente correcto, que el agujero negro se evapora.

Naturalmente, un agujero negro gigantesco tarda mucho tiempo en desaparecer de este modo, pero uno pequeño puede tardar muy poco tiempo. De hecho, el tiempo de evaporación no es proporcional a la masa: es proporcional al cubo de la masa inicial. De modo que un agujero con la mitad de masa que otro se evapora ocho veces antes. Para que te hagas una idea, el tiempo de evaporación de un agujero negro de un gramo de masa, que sigue siendo un pedazo de agujero negro enorme comparado con los que podría crear un acelerador de partículas, es de unos 8·10-26 segundos. ¡Imagina entonces lo que sucedería con un microagujero negro! No daría tiempo ni a que la materia de alrededor “se diese cuenta” de que existe antes de que desapareciese, incluso aunque estuviéramos completamente equivocados en doce órdenes de magnitud y el microagujero negro sí pudiera ser creado por el LHC.

“Pero, ¿y si realmente estamos equivocados?”, puede que me contestes. “¿No cambian continuamente nuestras teorías, y nunca estamos completamente seguros de nada? ¿Es seguro arriesgar la existencia del planeta fiándonos de esas volubles teorías?”

No, estimado y cauteloso lector, no debemos arriesgarlo todo a una teoría que puede estar equivocada (aunque en este caso, como digo, no sea sólo ligeramente equivocada, sino en muchos órdenes de magnitud). Pero, si me permites que te adelante mi argumento final, si el LHC pudiera crear microagujeros negros y además, por alguna razón, estos microagujeros fueran estables y pudieran destruir la Tierra, nuestro otro acelerador (el grande, no la birria que es el LHC) nos hubiera destruido ya. Me temo que vas a tener que seguir leyendo mis diatribas para encontrar la explicación, pero deja que me repita: si esto fuera posible, no estarías leyendo este artículo porque la Tierra hubiera sido destruida por el acelerador potente que ya tenemos.

Pero sigamos con cosas concretas: el segundo peligro más mencionado por las teorías catastrofistas es el de la materia extraña estable. Hemos hablado de la extrañeza y las partículas extrañas en el contexto de física de partículas al hablar del kaón y de los hiperones, por ejemplo. Sin embargo, las partículas extrañas que conocemos son todas muy inestables. Algunas teorías, no verificadas hasta el momento, plantean que bajo las condiciones adecuadas y con una presión enorme sería posible crear materia extraña estable, que puede impactar contra materia normal (protones, neutrones, etc.) y convertirla a su vez en materia extraña estable.

Sucedería en este caso algo parecido a lo de los microagujeros negros: algo muy pequeño al principio que fuera “contagioso”, es decir, que fuera convirtiendo al resto de la Tierra en algo similar a sí mismo de modo que la Tierra, como la conocemos, dejase de existir. Acabaría siendo una “pelota de materia extraña”, y una vez más nuestra recompensa por construir el LHC sería la extinción.

El problema concreto en este caso es que, incluso dentro de las teorías no demostradas que predicen la existencia de materia extraña estable, la probabilidad de crearla no aumenta con la energía: desciende con la temperatura y la energía de las colisiones a partir de cierto valor. De modo que al ser más potente que cualquier otro que hayamos construido, en este caso, el LHC tiene muchas menos probabilidades de crearla que los aceleradores más pequeños que lo preceden. Puesto que estás leyendo estas líneas, los aceleradores más pequeños que el LHC no han destruido la Tierra tras multitud de colisiones, con lo que el LHC, mucho menos adecuado que ellos para este propósito, tampoco lo hará.

Ya, ya sé lo que puedes decir de nuevo: “¿Y si las teorías que plantean la existencia de materia extraña estable son ciertas, pero no del todo? ¿Y si no sólo es posible que exista, sino que la probabilidad de que se produzca aumenta con la energía en vez de disminuir? Entonces, el LHC podría crearla cuando otros aceleradores menos potentes no podían”.

Mi respuesta es una vez más la misma de antes: si eso fuera así, nuestro gran acelerador –el que deja al LHC en pañales– ya nos hubiera destruido hace mucho tiempo. Y aquí llegamos, por fin, a la verdadera clave de la cuestión, y el argumento que desmonta la Falacia de cabo a rabo. Si no me he limitado a él ha sido por dos razones: porque los peligros de los microagujeros negros y la materia extraña estable se oyen muy a menudo y no está mal estar informado de algunos detalles y cómo responder a ellos, y porque ¡qué diablos!, hablar de esas cosas es divertido.

La confusión acerca del LHC, extendidísima, es que la gente piensa que este acelerador es el más poderoso que ha existido nunca… y eso es absolutamente falso. Desde antes de que el ser humano anduviese sobre la Tierra ya existía otro mucho más potente: el propio Universo, que nos bombardea constantemente con partículas mucho más energéticas que las que el LHC podrá acelerar jamás. No es lo mismo “el más potente que hemos construido” que “el más potente que ha existido”, por más que nuestro orgullo de especie se empeñe.

El LHC logrará energías por colisión, como he dicho antes, de unos 1015 eV. Es cierto que nunca antes hemos logrado energías similares artificialmente, y este acelerador es, en efecto, un verdadero logro científico y tecnológico de la humanidad. Pero los rayos cósmicos que llegan a la Tierra todo el tiempo tienen energías que pueden llegar a ser muchísimo mayores. Aunque nunca hemos dedicado un artículo específico a los rayos cósmicos, sí los mencionamos al hablar del muón, ya que su impacto sobre las partículas de la atmósfera genera verdaderas “cascadas” de partículas inestables que resultan muy útiles a los físicos.

El nombre de “rayos cósmicos” no es demasiado afortunado, pero bueno: se trata básicamente de protones, electrones y núcleos de helio (aunque nueve de cada diez partículas son protones) que se mueven a velocidades extraordinariamente altas y, por tanto, tienen energías gigantescas. Hay muchas fuentes de ellos ahí fuera, desde nuestro propio Sol hasta restos de supernovas y núcleos activos de galaxias; para que te hagas una idea, el máximo de energía detectado en partículas de los rayos cósmicos sobre la atmósfera de la Tierra es de unos 3·1020 eV. ¡Que se dice pronto!

No sé si te haces una idea de la barbaridad que eso supone, pero imagina esto: en un año, la luz recorre, evidentemente, una distancia de un año-luz. Bien, esta partícula de 3·1020 eV habría recorrido menos de un año-luz en un año (puesto que una partícula material no puede alcanzar la velocidad de la luz)… habría recorrido 0,00000005 metros menos que un año-luz. Difícil de asimilar, ¿verdad?

Desde luego, no todos los rayos cósmicos tienen tal energía, pero a la Tierra llegan con mucha regularidad partículas de esta naturaleza con energías de 1016-1019 eV, es decir, partículas decenas, cientos, miles, cientos de miles de veces más energéticas que cualquiera que pueda acelerar el LHC. Y la Tierra, por supuesto, no ha sido destruida por microagujeros negros ni por materia extraña estable ni por nada de nada.

De modo que tal vez el LHC no funcione; tal vez sea un desastre y explote, matando a todos los científicos que hay en él, o tal vez genere cosas insospechadas por nosotros: pero seguro que no destruye la Tierra, porque si no nuestro planeta no existiría ya. El LHC, comparado con los rayos cósmicos, es un juguete de feria.

“Ah, pero ¿y si simplemente hemos tenido suerte todos estos miles de millones de años?”, puedes preguntarte. Desde luego, no creo que en este caso estés siendo razonable, puesto que la Tierra lleva aquí muchísimo tiempo y ha recibido incontables impactos de partículas muchísimo más energéticas que las que va a producir el LHC, pero bueno.

Pero es que la Tierra no es el único lugar sobre el que se producen estas colisiones inimaginables, se producen sobre todos los cuerpos celestes: no se ha destruido así ningún planeta del Sistema Solar, ni el propio Sol, ni absolutamente ningún objeto del Universo que hayamos visto hasta ahora requiere de una explicación así, y debería haber muchos restos de ese tipo. Incluso aunque nosotros en particular hubiéramos tenido una fortuna absurda, deberíamos estar rodeados de agujeros negros grandes y pequeños, estrellas extrañas por todas partes… porque los rayos cósmicos lo inundan todo, continuamente.

“¿Por qué diablos entonces construimos el LHC?”, puedes plantearte, en este caso de manera muy razonable. “¿No era tan especial? ¡Ahora resulta que es un juguete!”

Sí, es especial, pero no porque consiga colisiones que nunca antes hayamos observado, o que no se estén produciendo ahora mismo según me lees. Es especial porque logrará producir esas colisiones a voluntad, donde y cuando nosotros queremos, y de modo que tengamos todos nuestros instrumentos de medida listos allí mismo para registrar hasta el más mínimo detalle de lo que está pasando. Como he dicho antes, a la Tierra llegan partículas muy energéticas todo el tiempo, pero la Tierra es muy grande y no podemos “mirar” a todas partes todo el tiempo. Además, los impactos suelen producirse en lugares muy alejados de nuestros laboratorios, cerca de la cima de la atmósfera, y no podemos ver lo que pasa allí mismo, sino los resultados muy alejados (como partículas que provienen de partículas que provienen de partículas involucradas en el choque).

Es decir, el LHC no es especial por ser poderoso –que lo es comparado con nuestros aceleradores anteriores, pero no con el Universo–, sino por ser conveniente. Nos permite ver las colisiones muy energéticas como a nosotros nos gusta, y probablemente de él saldrán unos cuantos Premios Nobel y, ¡ojalá!, la detección del bosón de Higgs o incluso de partículas fuera del Modelo Estándar.

Lo que no pasará es que la Tierra desaparezca.

Para saber más:

Ciencia, Falacias, Física

34 comentarios

De: meneame.net
2009-04-29 15:13:10

Falacias - El LHC puede destruir la Tierra...

[c&p] Soy consciente que este asunto ha sido desmontado antes, y por gente mucho más adecuada que yo, pero tal vez unir mi voz a la suya pueda ayudar a convencer a alguien; también creo que la mayor parte de los lectores de El Tamiz no os dejáis ll...


De: Javier Aranda
2009-04-29 15:37:50

Extraordinario, metódico y minucioso desmontaje de la falacia. Un gran trabajo Pedro. Creo que poco más que añadir, debería ser obligatorio en muchos gabinetes de prensa a la hora de hablar de nuevo sobre el LHC. :)

Sobre la radiación de Hawking, aparte de las varias demostraciones matemáticas derivadas a consecuencia del Principio de Incertidumbre de Heisenberg... ¿sería posible una demostración experimental en laboratorio? No lo digo por ponerlo en duda, todo lo contrario. Seguramente esto le daría directamente el Nobel a Stephen Hawking.

Por lo demás, todo lo que sea investigación básica, como el LHC, indefectiblemente acarrea adelantos científicos y también técnicos invaluables para la especie humana. Gracias por el post.


De: Morti
2009-04-29 15:42:44

Gracias Pedro por el artículo. Y hago una pregunta, durante la explosión de un artefacto termonuclear en la Tierra, que han llegado a los 50 Megatones de potencia, ¿Se producen partículas con energías equivalentes a las del LHC o los rayos cósmicos? Si es así, sería otro argumento para desmontar las teorías catastrofistas...

Saludos


De: jordix
2009-04-29 15:47:03

Un momento ¿cómo que no puede destruir la Tierra? ¿qué será lo próximo? ¿que el hombre ha llegado a la Luna? :D


De: Sebastian Huxley
2009-04-29 15:58:17

No importa que otros hablen del tema. De divulgador a divulgador, considero que es importante unir voces para que los mitos desaparezcan de una vez. Te felicito por el blog.
El tamiz rocks ! jajaja

Saludos.


De: Haller
2009-04-29 16:23:54

Creo que llevo unos 6 meses leyendo El Tamiz y este es el artículo que más me ha gustado de los que he leído (todos los publicados en los últimos 6 meses más alguno anterior).
Ya no solo es que hayas dado información correcta y valiosa, es que la redacción del artículo y el enfoque dado son muy buenos. Con redacciones de este tipo no solo se logra enganchar a lectores con un perfil predispuesto a leer estos artículos, sino que enganchas a lectores que en principio podrían no estar interesado en leer esto. Has cumplido con creces el objetivo de "divulgar ciencia".
Felicidades!


De: Manín
2009-04-29 19:15:25

Madre mía, qué gustazo da leer esto en El Tamiz... a ver si con estas armas puedo convencer a unos cuantos adoquines más de que el LHC no representa ningún peligro. xD

Gracias por aceptar nuestra sugerencia, Pedro. Y como siempre, muy buen artículo. ;)


De: Esteban
2009-04-29 19:49:32

Pedro,acojonante articulo Publicado!!.
-Me hizo acordar a terminator 3 , cuando la tx o la bella malvada atrapada dentro del tunel dada su naturaleza fisica es atraida por el campo magnetico y con su sierrita lastíma uno de los tubos. -

De hecho el LHC ha estado fallando posponiendo su propósito y abriendo un abaníco de dudas a toda la comunidad.

Mi pensamiento relacionado a las colisiones de los rayos cosmicos sobre nuestra tierra nos permite estar a salvo ahora bien, el LHC ¿ procurará lo mismo?.

Salu2 desde BS AS Argentina =)


De: Battosay
2009-04-29 21:20:33

Y, ¡ZAS! ¡En toda la boca!

Me quito el sombrero, me ha encantado el artículo. Desmontando una por una todas y cada una de las burradas que se oyen por ahí, pero lo mejor ha sido el final. Dejando migitas por ahí, sembrando pequeñas dudas, que los catastrofistas puedan tener una rendija a la que agarrarse, y al final el golpe de gracia.

No puedo dejar de albarte por este artículo, es que es precisamente como a mí me gusta desmontar este tipo de cosas. Estás completamente seguro de que llevas razón y llevas al otro justo a donde quieres, lo hinchas, y, justo después, le das tan fuerte que es imposible que vuelva a levantarse.

A ver si consigo memorizar las cifras, y si alguien se le ocurre volver a soltar tal burrada en mi presencia, usaré el conocimiento aquí adquirido para darle en toda la boca (metafóricamente hablando).


De: Diego
2009-04-30 03:33:45

Cuando funciona nuevamente el LHC?, supongo que ya arreglaron el imán??

espero sus respuestas


De: Kenrae
2009-04-30 06:02:50

¡PAM!

Que buen artículo :)


De: Tritio
2009-04-30 11:03:22

Y ahora qué hago?¿ como devuelvo el dinero que he pedido a los bancos para disfrutar mis últimos meses de vida?¿ XD


De: Haplo
2009-04-30 11:41:08

Genial artículo Pedro, desmontado punto por punto con las armas dela razón. Deberías mandar este artículo a todas las redacciones de la prensa habitual, más a algunas pseudocientíficas, a ver si se enteran de una vez del asunto.

Aplausos: plas, plas, plas...


De: Protágoras
2009-04-30 11:49:03

Excelente artículo. Los adictos a las teorias conspiratorias y/o catastrofisticas hacen daño a la ciencia de muchas formas. Entre otras apartan la atención del verdadero debate, y de las críticas serias que un proyecto tan costoso debería provocar. Acabo de leer (http://www.cienciakanija.com/2009/04/29/en-la-frontera-de-un-nuevo-tipo-de-fisica-de-particulas/) un artículo interesante que de forma creativa hace que uno se cuestione los principios epistemológicos de la actual política científica internacional.


De: monti
2009-04-30 12:46:45

Muy bueno el artículo y muy bien explicado. Hace tiempo yo también escribí un artículo sobe el tema: http://teleobjetivo.org/blog/los-agoreros-contra-el-lhc.html (espero que me perdones el autobombo). En mi caso, el argumento que uso es todavía mas simple: Las energías que maneja el LHC son ridículas en comparación con la energía de las radiaciones cósmicas; esto quiere decir que si el LHC tiene potencia para destruir el mundo, hace millones de años que la radiación cósmica lo habría destruido. Dicho con otras palabras, el mero hecho de que aun existamos es la prueba de que el LHC es inofensivo.


De: stanley
2009-04-30 16:20:16


En mi caso, el argumento que uso es todavía mas simple.


Bueno, monti. Pero el argumento que usas también es uno de los que utiliza Pedro en el artículo, no? :) O eso me ha parecido entender...

Felicidades por el artículo


De: kemero
2009-04-30 17:00:36

¡UN MOMENTO! ¡no tan rápido!

Justo ayer, agarre la serie El Universo de National Geographic y hablaban sobre el LHC, y estaba ese físico que siempre aparece en la serie hablando, no me sé el nombre, pero es fácil de reconocer porque cuando habla siempre tiene cara de feliz cumpleaños (le pone mucha emoción a la física), y un peinado que pide a gritos un estilista...

Bueno, ese físico estaba emocionado porque iban a poder estudiar los agujeros negros en el LHC y el documental tenía una animación por computadora ¡y todo! muy convincente ;) de como se creaban los agujeros negros en el LHC, y yo me emocione también, y todos nos emocionamos! y si yo pude cambiar, y ustedes pudieron cambiar, PODEMOS CAMBIAR TODOS! y ahora me decís que no va a ser posible!! NO ES JUSTO! NO ES JUSTO!... me siento como cuando tenía 16 años y me dijeron que a Papa Noel lo echado del trabajo por recorte de personal y que no iba a tener mi Espada de Thundera para jugar a ser Leono... todo mal... :(


De: Ernesto
2009-04-30 20:33:02

Te volaste la barda hermano. Que artículo tan rifado es este.

Yo ya había pensado que el sol produce más energías que el LHC, y por eso no me asustaba y ni debería a los demás. Pero se me olvidaron los rayos cósmicos¡¡¡¡¡¡¡¡ (Que error¡¡¡), pero bueno, ya tengo más palabras para desmontar todas las palabrerías de los blogeros que dicen que ya se va a acabar la tierra !Si ya hasta están haciendo una lista por e-mail para recaudar firmas para que cierren el LHC¡. Que cosas tan extrañas.

P.D. CUANDO VAS A EXPLICAR LOS AGUJEROS NEGROS... Y LA RADIACIÓN DE HAWKINGS...

¡PEDRO... PORQUÉ ABANDONASTE "CUÁNTICA SIN FÓRMULAS" y "LA VIDA PRIVADA DE LAS ESTRELLAS"????

Esperaremos pacientemente.


De: Zuxana Danae
2009-04-30 21:05:50

Hola, oye no sabes cuando la van a poner en marcha de nuevo? se suponia que en Abril del 2009 pero ya no he sabido nada


De: Pedro
2009-04-30 21:13:11

monti, como dice stanley, ése es exactamente mi argumento principal, así que supongo que tú has ido más al grano :)

Ernesto, no he abandonado "cuántica sin fórmulas", es una serie en curso como muchas otras :) Respecto a "La vida...", no es un abandono, es una serie completada. Tal vez dediquemos una mini-serie a los agujeros negros en particular (el último artículo de "La vida privada..." era sobre ellos), pero eso será otra historia.


De: Chapu
2009-05-01 15:36:43

Un comentario off-topic: Tengo mono de la serie "el sistema solar". ¿Para cuando el siguiente capítulo? No tardes, please. Por cierto, que yo ya sabía que el LHC no iba a destruir la Tierra. Me lo han dicho los traterrestres del planeta Gritón.


De: David
2009-05-01 22:19:31

@Zuxana Danae:
Acabo de leer en la Wikipedia que está previsto para finales de Septiembre del 2009, comenzando las primeras colisiones en Octubre.


De: Jmartín
2009-05-02 09:50:07

Estupendo artículo muy bien explicado y con una simplicidad que recuerda al gran doctor Asimov.


De: Battosay
2009-05-04 15:26:08

Se me ha ocurrido una pequeña idea. Supongamos que todos estos agoreros tengan razón y el LHC lograse hacer colisionar dos protones con suficiente energía y crear un agujero negro.

Vale, ahora tenemos un agujero negro con la masa de dos protones. No tengo a mano los datos, pero me atrevería a decir que el radio de Schwarzschild de ese agujerito negro va a ser ínfimo.

Lo que se me ocurre a continuación, esto ya es imaginación mía, es que para acercar cualquier partícula a ese agujero negro tendríamos que darle un energía de cuidado. Según tengo entendido a nivel subatómico, las partículas no se tocan, si no que interaccionan a ciertas distancias, y si el radio de Schwarzschild es lo suficientemente pequeño, otras interacciones, aparte de la gravitatoria, se encargarían de separ el resto de las partículas del agujero de marras, haciendo que la tan temida reacción en cadena no se produjese.

La pregunta es, ¿esto tiene sentido o es que me aburro mucho en el trabajo?


De: Otaku2000
2009-05-06 17:28:05

Yo cuando vi el bombo que le estaban dando en todas las televisiones y en toda la red, pensé que todo esto del LHC y el fin del mundo es una campaña publicitaria para que la gente muestre interes en el experimento y asi no pase desapercibido como otros experimentos en la historia de la humanidad, jejeje, creo que me acerque bastante en suponer esto.


De: David Horat
2009-05-08 10:07:08

Felicidades por los artículos de este blog. Trabajo en el CERN, y aquí no va a pasar nada malo. Ni nos vamos a cargar el mundo ni nada por el estilo. Es lo que opinan varios Premios Nobel y físicos importantes que trabajan aquí o que colaboran con el LHC. En cualquier caso, creo que hay que recurrir a los expertos para resolver este tipo de cuestiones y no a las difamaciones que suelen haber por ahí.

Un saludo,
David


De: Bojiano
2009-05-10 23:58:20

Hola.

Ante todo, enhorabuena por el blog. Estoy de acuerdo en que el LHC es más seguro de lo que mucha gente cree, pero también quiero señalar que la seguridad que predicen los científicos depende de la validez del modelo estándar (la cantidad y cualidades de partículas que la física cuántica cree que existen)... y recordemos que la validez del modelo estándar es lo que pretende demostrar el experimento en el LHC.

para más información

http://lahipotenusahomicida.blogspot.com/

Salu2


De: anonimo
2009-10-24 17:45:29

Me gustaría pedirte un favor. Sé que atodo elmundo la teoria de la evolución es real, pero, ¿lo es de verdad? Investiga sobre el tema y verás sus múltiples incoherencias. Me gustarías que publicaras tu opinión después en un artículo, ¡hasta otra!


De: Yo
2009-12-04 16:50:58

A mi me hace gracia lo del término "desmontar" como si en un terreno donde ninguna teoría es capaz de predecir como funcionan las cosas pudiese realmente motarse o desmontarse mucho. El LHC se ha creado para hacer ciencia, esto no es muy ortodoxo, normalmente la experimentación sigue muy de lejos a las teorías que predicen lo que va a ocurrir y que están muy muy contrastadas por la observación.
Lo de que se ha "desmontado" por ejemplo, la teoría de Rossler, el padre de una de las disciplinas más prometedoras de la física como es la teoría del caos, pues habría que ver quien puede desmontar a ese nivel una teoría, quien es el científico cualificado para ello, ¿algún Nobel tan prometedor como Obama?
Tristemente al final es una cuestión de fe, y con la prisa que parecen tener ultimamente los que se autodenominan científicos en colgarse medallas, yo he perdido definitivamente toda mi fe en los científicos.


De: Angel
2009-12-04 19:20:29

Yo: lo primero del todo, si una teoría no se puede desmontar mediante ningún experimento, entonces no es ciencia.

Segundo, esta frase no la entiendo: "El LHC se ha creado para hacer ciencia, esto no es muy ortodoxo, normalmente la experimentación sigue muy de lejos a las teorías que predicen lo que va a ocurrir y que están muy muy contrastadas por la observación."

Si una teoría esta muy contrastada por la observación, ¿como puede seguir la experimentación muy de lejos a la teoría?

El modelo estándar esta muy contrastado en las energías del LEP y el Tevatron. Lo predicho por el modelo se ha medido con precisiones asustantes. Y el modelo estándar también hace predicciones para las energías del LHC. Lo que se espera del LHC (aparte de encontrar el Higgs) es observar cosas no predichas por el modelo (supersimetría, por ejemplo) y permitir mejorar la teoría (o cambiarla por otra) con datos experimentales. Hasta ahora cualquier cambio del modelo estándar son simples hipótesis (algunas más fundadas que otras), pero si el LHC no ofrece cosas nuevas, los teóricos van a seguir empantanados.

Por ultimo: "Tristemente al final es una cuestión de fe, y con la prisa que parecen tener ultimamente los que se autodenominan científicos en colgarse medallas, yo he perdido definitivamente toda mi fe en los científicos."

Pues no veo yo la fe por ninguna parte la verdad, pero si me puedes aclarar a que te refieres, encantado. Respecto a las prisas, ¿lo dices por el CERN? 30 años de trabajo en el acelerador... si, una prisa tremenda.


De: israel
2010-01-13 17:50:32

lo de hoy no es falacia,ni tampoco el tsunami de indonesia,ni la erucpion de volcanes el en anillo de fuego del pacifico, el LHC ya modifico la orbita de la tierra y lo seguira haciendo,lamentablemente hay personal que defenderan esta maquina y recien cuando se vena afectadas se daran cuenta que no tenia la razon,por favor que destruya esa maquina


De: Pedro
2010-01-13 18:13:05

israel, no tengo ni idea de qué estás hablando. ¿Quién ha modificado la órbita de la Tierra?


De: Battosay
2010-03-25 16:51:16

Pues está muy claro, Pedro, que parece que no te enteras.

La inclinación de la Tierra se ha modificado después del terremoto de Chile unos centímetros, y el terremoto es culpa del LHC que es una herramienta del diablo.

Si es que a los cientificos os hay que explicar todo, que parecéis tontos :P


De: Osvaldo
2011-12-17 18:36:13

Porque tendemos a pensar que el mundo subatomico es perfecto.Si tomamos dos atomos de oxigeno no tienen porque ser exactamente iguales, sin embargo las propiedades siguen siendo las del oxigeno. A nivel subatomico los efectos medibles son mas simple que las causas que los produce.
El poder energético del interior del átomo esta en todas parte donde haya materia, sin embargo ninguna bomba atómica a provocado una reacción en cadena capaz de destruir el planeta y eso es mucho mas poderoso que cualquier acelerador de partículas.
En el interior del planeta la presión es enorme, porque no se aplastan todos los átomos hasta convertirse en un agujero negro.


Escribe un comentario

Todos los comentarios deben ser aprobados por un moderador antes de ser publicados. Si quieres puedes usar markdown. Todos los campos son opcionales excepto el cuerpo del comentario, claro:

Nombre:
E-mail: (privado, para que aparezca tu gravatar)
Sitio web:

« Durante la semana #21 - ¿Cómo se sabe la edad de las rocas? Durante la semana #22 - El LHC puede destruir la Tierra »