El Tamiz

Ignora lo accesorio, atesora lo esencial

Konstantin Tsiolkovsky

Continuamos hoy Hablando de…, la larga serie de artículos en la que recorremos diferentes aspectos de ciencia y tecnología de manera aparentemente aleatoria, haciendo especial énfasis en aspectos históricos y enlazando cada artículo con el siguiente. Tratamos, entre otras cosas, de poner de manifiesto cómo absolutamente todo está conectado de una manera u otra.

En las últimas entradas de la serie hemos hablado acerca del proyecto nuclear Nazi, algo que nunca llegó a ocurrir posiblemente gracias a Werner Heisenberg, aunque el bando aliado sí utilizó armas atómicas en los bombardeos de Hiroshima y Nagasaki, llevados a cabo por bombarderos B-29 Superfortress, cuyos motores estaban construidos por la empresa fundada por los famosos hermanos Wright, los primeros en hacer volar un aeroplano, máquinas que se convertirían en armas en la Primera Guerra Mundial, aunque no tan terroríficas como el gas mostaza, que en el mar se polimeriza y puede ser confundido con ámbar gris, utilizado en la Edad Media como amuleto de protección contra la Peste Negra, posiblemente causada por la bacteria llamada originalmente Pasteurella pestis en honor de Louis Pasteur, una de cuyas hazañas fue terminar con la plaga que estaba acabando con las larvas de Bombyx mori francesas, productoras de seda, una sustancia que, en comparación con su peso, puede llegar a ser bastante más resistente que el acero, aunque no llega a la resistencia de los nanotubos de carbono, una de cuyas posibles aplicaciones más prometedoras es como estructura de un futuro ascensor espacial, propuesto por primera vez por Konstantin Tsiolkovsky. Pero hablando de Konstantin Tsiolkovsky…

Tsiolkovsky

Konstantin Eduardovich Tsiolkovsky (1857-1935).

Es difícil expresar con palabras la magnitud del genio de Tsiolkovsky. Más allá de hablar de su vida a grandes rasgos y discutir algunas de sus ideas, mi objetivo con este artículo es precisamente ése – tratar de plasmar por escrito las emociones que siento al leer sus ideas y compartir la enormidad de su visión. Porque, más allá de su capacidad como científico teórico, Konstantin Tsiolkovsky era un visionario muy adelantado a su época… y a la nuestra. Espero que leer sobre él te deje tan pasmado como a mí. Antes de empezar a hablar sobre él, una pequeña perla para que vayas haciendo boca, de una carta del propio Tsiolkovsky de 1911 (ojito a la fecha y la cita):

La Tierra es la cuna de la humanidad, pero no podemos vivir para siempre en una cuna.

Konstantin Eduardovich Tsiolkovsky nació en Izhevskoye, en el entonces Imperio Ruso. Era de familia polaca (su padre había emigrado a Rusia antes de nacer él), humilde y extensa: tenía diecisiete hermanos. Desde bien pequeño, Kostya (el diminutivo del muchacho) fue diferente de los demás – a los diez años padeció la escarlatina y, como consecuencia, perdió gran parte del oído. Su sordera lo acompañaría el resto de su vida, y tendría dos efectos fundamentales sobre él: por una parte, lo aisló en gran manera del mundo exterior, empujándolo a la introspección y la vida interior. Por otra parte le produjo en cierta medida un complejo de inferioridad que se veía impulsado a compensar con su inteligencia y duro estudio y trabajo.

La biblioteca de su padre no tenía muchos libros, pero el muchacho sordo los devoró todos. En el colegio no le fue nada bien, probablemente por una mezcla de sordera y facilidad para evadirse en su mundo interior. A los catorce años dejó la escuela y a partir de entonces –con contadas excepciones– se convirtió en autodidacta. A los dieciséis años, con gran esfuerzo de su familia, Kostya viajó a Moscú, donde permanecería durante tres años. Allí pasó todo tipo de penalidades económicas, pero al mismo tiempo sació su hambre de conocimientos con los enormes recursos de la capital del Imperio: visitó todas las bibliotecas importantes, sobre todo la Chertkovskaya y la Casa Pashkov. Allí aprendió simplemente leyendo en las bibliotecas de matemáticas, mecánica analítica, astronomía, física, química, literatura clásica y filosofía.

En Moscú conoció a su verdadero mentor, el filósofo Nikolai Fyodorov. Este individuo era otro verdadero genio, un excéntrico visionario (en ciertos aspectos muy similar a Tsiolkovsky) cuyas ideas impactaron profundamente al joven Kostya. Fyodorov era un transhumanista: creía en el progreso científico como la clave para alcanzar la felicidad, abolir la muerte y el sufrimiento y llegar a un nivel evolutivo superior, no por azares de la naturaleza, sino por diseño y planificación humanos.

Las ideas de Fyodorov eran absolutamente revolucionarias. Piensa que estamos hablando de 1875 – sin embargo, este filósofo aboga por la unión de la humanidad entera en una causa común: la eliminación de la muerte mediante la ciencia. Predice además un futuro en el que podremos diseñar nuestros propios órganos internos en un laboratorio, eliminar la enfermedad, controlar el clima y explorar el cosmos. Por otro lado, Fyodorov no tenía preparación científica, de modo que se limitó a exponer lo que en su opinión deberíamos plantearnos como objetivos últimos de la humanidad.

Ah, pero con eso bastaba: sus ideas plantaron en el joven Tsiolkovsky la semilla de casi todo lo que haría después. Porque, como dijimos en el artículo anterior sobre el ascensor espacial, los logros teóricos de Tsiolkovsky en el campo de la exploración espacial son apabullantes, pero todos ellos tienen un fin último – alcanzar el estado de felicidad universal propuesto por su admirado Fyodorov. La ventaja de Tsiolkovsky sobre su mentor en este aspecto era, por supuesto, que disponía de una mente afiladísima para analizar problemas científicamente.

La segunda gran influencia en la juventud de Tsiolkovsky fue la ciencia-ficción. Si alguna vez oyes denostar este género literario, recuerda que muchos de los avances científicos de nuestra era tienen su origen en ideas propuestas en obras de ciencia-ficción, y el caso de Tsiolkovsky es uno de tantos. ¿Cómo es posible que en su juventud, en la segunda mitad del siglo XIX, Kostya pudiera leer ciencia-ficción? La respuesta es, por supuesto: Julio Verne.

Entre la miríada de libros que devoró en su infancia y adolescencia, Kostya disfrutó enormemente con De la Tierra a la Luna, publicado en 1865. A diferencia de muchos de sus contemporáneos, Tsiolkovsky no descartó la idea de viajar a la Luna como absurda, ni tampoco aplaudió ciegamente las ideas de Verne. Al contrario – se planteó seriamente la posibilidad de llevar a cabo tal hazaña, e identificó muy rápido el problema de la idea del genial francés, que ya mencionamos en el episodio anterior de la serie: la aceleración del disparo sería tan tremenda que mataría a los viajeros de la nave. A partir de ahí, Kostya empezó a cavilar sobre cómo llegar al espacio de manera realista, treinta años antes de la construcción del primer aeroplano por los Wright.

Sin embargo, la vida seguía su curso: tras tres años de estudio en Moscú, su padre le pidió que volviera al hogar familiar y Konstantin así lo hizo, aunque un par de años después su padre se jubiló y la familia se mudó a Ryazan. Allí Tsiolkovsky, aún sin independizarse, empezó a realizar experimentos relacionados con sus excéntricas ideas. De lo que no tenía duda era de que escapar del campo gravitatorio terrestre probablemente requeriría enormes aceleraciones, y nadie sabía entonces qué efecto podrían tener sobre el ser humano aparte de matarlo ni en qué punto le supondrían la muerte. Kostya construyó una centrifugadora en el hogar familiar de Ryazan y utilizó gallinas para verificar los efectos de la aceleración sobre su organismo.

En su breve estancia en Ryazan Tsiolkovsky ya escribió notas preliminares y realizó bocetos de gran importancia histórica, y que me producen escalofríos cada vez que los veo. Esto no es una exageración – me imagino al joven Kostya en una cabaña de madera en la Rusia Imperial de 1878, con un lápiz y un papel bajo una lámpara de aceite dibujando cosas como la que vas a ver: el primer dibujo conocido de un objeto construido por el hombre en órbita alrededor de la Tierra. En sus notas, Tsiolkovsky menciona la ingravidez aparente que sentirían los ocupantes de la nave:

Tsiolkovsky orbita

A los 22 años, su educación autodidacta tuvo por fin su recompensa: aprobó el examen de profesor de enseñanza pública (sin estudios universitarios ni tan siquiera con la escolaridad completa), y obtuvo una plaza de profesor de geometría y aritmética en la pequeña ciudad de Borovsk. Allí permaneció durante doce años, se casó y formó una familia.

Allí también continuó con el desarrollo de sus ideas: todavía eran pasos a tientas, pero pasos de gigante. En 1883 escribió El Espacio Libre. Allí se incluía un diagrama del diseño de una nave espacial. Una vez más, escalofríos. Observa el dibujo y hablemos de lo que se ve en él:

Nave espacial de Tsiolkovsky

En el interior del vehículo espacial puedes ver varios cosmonautas (uno de ellos arriba a la izquierda y otro abajo a la derecha) lanzando pelotas que se mueven en ingravidez aparente. Dos grandes giróscopos permiten conocer la orientación de la nave en el espacio. A la izquierda hay una pequeña cámara presurizada con dos compuertas para salir al exterior sin que escape el aire de la nave. A la derecha se ve una especie de cañón que dispara bolas a gran velocidad, impulsando la nave hacia el otro lado. Voy a repetirlo una vez más: este dibujo es de 1883, veinte años antes del mero vuelo de un aeroplano de los hermanos Wright.

Desde luego, algunos aspectos son ingenuos: el cañón que dispara bolas, aunque es ingenioso, no tiene mucho futuro… pero Tsiolkovsky no tenía un pelo de tonto. Era plenamente consciente de que era un dibujo preliminar y que había que refinar muchos aspectos prácticos, y lo haría a lo largo de su vida.

Su trabajo más importante no se desarrolló durante su estancia en Borovsk, sino una vez que se trasladó a Kaluga en 1892. Permanecería allí hasta su muerte en 1935, como profesor de colegio primero y con una pensión estatal desde 1920 en adelante. Con contados instrumentos científicos que no construyera él mismo, como un pequeño telescopio (y los que construyó él no fueron muchos, más allá de la centrifugadora y algún túnel de viento casero), sin una educación académica formal, sin pertenecer a ningún equipo científico y sin la menor repercusión hasta muy tarde, con un lápiz y un papel, escribiría las propuestas y predicciones más revolucionarias de la astronáutica.

Sueños de la Tierra y el Cielo

Sueños de la Tierra y el Cielo (1895).

En 1895 publicó un libro de ciencia-ficción, Sueños de la Tierra y el Cielo, en el que la raza humana había colonizado el Sistema Solar, existían colonias orbitales alrededor de la Tierra y la humanidad obtenía minerales del cinturón de asteroides. Colonias orbitales alrededor de la Tierra producían gravedad artificial gracias al giro sobre su eje. Admiro profundamente a Arthur C. Clarke, pero tengo que decirlo – 2001, chúpate ésa.

A partir de ese año Tsiolkovsky se centró en el problema de la propulsión: ¿cómo impulsar un vehículo en el vacío del espacio? Lo de las bolas disparadas con un cañón era una idea burda, pero perfeccionándola era la solución al problema: la Tercera Ley de Newton era la clave de la exploración espacial. Entre 1896 y 1903, tras sus clases en el colegio, Tsiolkovsky realizó multitud de cálculos y propuestas teóricas sobre cómo lograr ese impulso en ausencia de objetos externos contra los que impulsar la nave.

Sus conclusiones fueron publicadas en 1903 en la revista Nauchnoye Obozreniye, en un artículo titulado La investigación del espacio mediante vehículos a reacción. El mismo año que los hermanos Wright lograban que su Wright Flyer realizase su primer vuelo controlado, en Nauchnoye Obozreniye podían leerse las siguientes palabras (!):

Visualicemos […] una cámara de metal alargada […] que dispone de su propia luz y oxígeno, con dispositivos que absorban el dióxido de carbono, efluvios tóxicos y otras excreciones animales […] diseñada para proteger no sólo los distintos instrumentos físicos sino también un piloto humano […]. La cámara contiene un gran volumen de sustancias que, si se mezclan, se convierten inmediatamente en una masa explosiva. Esta mezcla, al explosionar de forma controlada y uniforme en un punto determinado, fluye en forma de gas caliente a través de tubos que acaban en forma de trompeta o cuerno. Estos tubos se alinean a lo largo de las paredes de la cámara. Los explosivos se mezclan en el extremo delgado del tubo: aquí se obtiene la mezcla de gases calientes y densos. Tras sufrir una violenta rarefacción y enfriamiento, los gases son despedidos al espacio a una velocidad relativa tremenda por el extremo abierto del tubo.

Cualquier cosa que diga es tan patética al lado de este fragmento que mejor no digo nada – pero es que la cosa no acaba aquí. Entre las distintas mezclas explosivas que considera, Tsiolkovsky propone su favorita: oxígeno e hidrógeno líquidos. Pero este genio no se limita a dar propuestas cualitativas: en 1898 desarrolla una ecuación que permite calcular la masa de combustible necesaria para alcanzar una velocidad relativa determinada.

Esa ecuación, que sigue siendo una de las bases de la astronáutica moderna, se denomina Ecuación del cohete de Tsiolkovsky, y aplicándola Konstantin fue capaz de calcular la proporción de masa combustible necesaria para poner un cohete en órbita alrededor de la Tierra con una velocidad de 8 km/s (una velocidad que él denominaba primera velocidad cósmica). La cantidad de combustible era tremenda, con lo que su siguiente problema fue dar con una manera de disminuirla. ¿La solución?

Para que un cohete de una sola fase alcance velocidades cósmicas debe llevar una enorme cantidad de combustible. Así, para alcanzar la primera velocidad cósmica, 8 km/s, el peso del combustible debe superar el de todo el resto del cohete (con su carga incluida) al menos cuatro veces […] Utilizando fases, por otro lado, podemos obtener velocidades cósmicas mucho más altas, o emplear cantidades de combustible comparativamente pequeñas.

Todo hay que decirlo: el concepto de un cohete de varias fases ya era conocido en el campo de la pirotecnia, pero nadie antes de Tsiolkovsky (porque nadie antes que él se había planteado seriamente el análisis práctico del viaje espacial a reacción) había llegado a una conclusión tan detallada y precisa de cómo aplicar el concepto de las fases a un vehículo espacial.

Una vez resuelto el principal problema (la propulsión), Tsiolkovsky pasa a estudiar cómo proporcionar soporte vital a los astronautas, protegerlos de las grandes aceleraciones, darles las mayores comodidades posibles, etc. Atento al siguiente diagrama, mi parte favorita son las librerías:

Tsiolkovsky Cohete tripulado

Por otro lado, que el diagrama no te haga pensar una vez más que Tsiolkovsky peca de ingenuo: además de esas “bañeras”, en artículos posteriores realiza diseños sorprendentemente parecidos a los que utilizamos hoy en día para tareas cotidianas en el espacio, como duchas e inodoros que utilizan bombas de vacío para suplantar a la gravedad. Como digo, excéntrico era, pero tonto en absoluto.

Desgraciadamente, en el mismo número de Nauchnoye Obozreniye en el que se publicaba el revolucionario artículo de Tsiolkovsky aparecía otro igualmente revolucionario, pero en otro sentido –en el político– que supondría la confiscación de la revista por parte de las autoridades zaristas. Como consecuencia, la repercusión de las ideas de Tsiolkovsky fue muy pequeña en Rusia, no digamos ya en Europa occidental, donde prácticamente nadie sabía de su existencia.

A pesar de que en varios artículos escritos entre 1911 y 1914 Tsiolkovsky detallaba los aspectos técnicos de sus vehículos de exploración espacial, la revista Nauchnoye Obozreniye había entrado en decadencia y sus escritos no llegaron a mucha gente (prácticamente a nadie fuera de Rusia). Aún faltaban cinco años para que Robert Goddard publicase su Un método para alcanzar altitudes extremas, nueve años para la tesis doctoral sobre cohetes de Hermann Oberth y treinta para que el propio Goddard lograse hacer volar un cohete con combustible líquido, pero todos esos logros –independientes de Tsiolkovsky– le supusieron gran fama por sus predicciones, y sus escritos se reevaluaron tras la popularidad de los otros.

La falta de repercusión exterior no significó una falta de reconocimiento dentro de su país, que pronto pasaría a ser la Unión Soviética – en 1919, dos años después de la Revolución, Tsiolkovsky se convertiría en miembro de la Academia Soviética de las Ciencias, y en 1920 dejaría su plaza de profesor y continuaría sus investigaciones financiado por el gobierno, aunque siempre en su casa de Kaluga y no como parte de ninguna institución académica más grande.

Tsiolkovsky

También en 1920, Tsiolkovsky escribe una carta hablando sobre comunicaciones por radio a la Organización de Jóvenes Técnicos en la que afirma que, aunque a largo plazo espera que colonicemos la Galaxia y entremos en contacto con otras civilizaciones, a más corto plazo la mayor esperanza de comunicación interestelar es precisamente la radio. En su carta afirma (¡en 1920!):

En el futuro cercano, ondas de radio de onda corta penetrarán en nuestra atmósfera y […] serán el principal medio de comunicación interestelar.

Amo a Carl Sagan, pero tengo que decirlo – SETI, ¡chúpate esa! Eso sí, no me extraña que muchos lo consideraran un excéntrico e incluso un loco.

Su pensión gubernamental no significa que Tsiolkovsky y el gobierno soviético se llevaran bien: por una parte, la Unión Soviética (como suele suceder en las dictaduras) pretendía ensalzar el espíritu nacional, y este pionero de la astronáutica era útil en ese aspecto. Además, nadie dudaba de la capacidad científica del ya maduro Konstantin, aunque fuera un excéntrico. Sin embargo, Tsiolkovsky era también incómodo para el gobierno: era un filósofo además de un científico, abogaba por la unión de la humanidad, la libertad y la apertura de mente, cosas que en las dictaduras suelen escocer a la autoridad.

De hecho, la Chrezvychaynaya Komissiya (la Cheka) lo arrestó y pasó algunas semanas en prisión en Moscú, por “escritos antisoviéticos”. Sin embargo, una vez que las teorías de Oberth se hicieron populares en 1923 el gobierno “redescubrió” a Tsiolkovsky y a partir de entonces recibiría honores y atenciones hasta su muerte en 1935. En 1987 la URSS acuñó una moneda de un rublo conmemorando el 130 aniversario de su nacimiento:

Moneda Tsiolkovsky

No es para menos: a pesar de que los conceptos más revolucionarios en lo que a la tecnología de la exploración espacial se refiere los escribió antes de la revolución bolchevique, durante los quince años que el gobierno soviético le proporcionó una pensión para que se dedicara básicamente a pensar y escribir Tsiolkovsky produjo centenares de artículos científicos y filosóficos extraordinarios.

Tsiolkovsky última época

Tsiolkovsky en su despacho (1930).

Desde luego no voy a aburrirte con largos artículos, pero no quiero dejar de pasar la oportunidad de mostrar párrafos verdaderamente magistrales que ponen de manifiesto la visión a largo plazo de este genio, y la verdadera motivación de sus investigaciones en astronáutica. No voy a comentarlos porque, una vez más, mis palabras son un triste añadido a las suyas.

El ser humano debe a toda costa escapar de la gravedad terrestre y tener en reserva, al menos, el espacio del Sistema Solar. Todo tipo de peligros nos acechan en la Tierra. No nos referimos a las dificultades que todos experimentamos cotidianamente: la humanidad se librará pronto de éstas. Hablamos de desastres que pueden destruir la totalidad de la humanidad o una gran parte de ella.

Por ejemplo, una nube de bólidos o un cuerpo planetario de pequeño tamaño con unas pocas docenas de kilómetros de diámetro podría caer sobre la Tierra, con un impacto tal que la emisión de sólidos, líquidos y gases producidos podrían barrer de la faz de la Tierra cualquier resto de hombres y sus edificios. El aumento de temperatura correspondiente podría freír o matar a todos los seres vivos.

En su Álbum de Viajes Espaciales de 1932, sólo tres años antes de morir, estudia más aspectos prácticos no ya de la exploración espacial, sino de la colonización de la órbita terrestre, el Sistema Solar e incluso el resto de la Galaxia.

Cosmonautas y ventana

Cosmonautas en órbita observando las estrellas a través de una ventana.

Para mantener una atmósfera estable dentro de las colonias orbitales, Tsiolkovsky propone utilizar la energía del Sol para que plantas fotosintéticas renueven el oxígeno que respiran los seres humanos. En el dibujo puedes ver flechas que indican la orientación de los rayos solares, y cómo algunos astronautas flotan dentro del invernadero, con plantas creciendo en las paredes de la cápsula.

Invernadero espacial

Por otra parte, Tsiolkovsky era muy consciente de que harían falta muchísimos años para llegar a construir los aparatos que diseñaba y que era sólo un niño empezando a caminar en el campo de la exploración espacial. De hecho, tenía una idea bastante definida de qué había que lograr poco a poco y hasta dónde podríamos llegar en cada momento. En su Plan de Exploración Espacial de 1926 establece una secuencia de sucesos desde su época hasta la colonización de la Galaxia por la raza humana. Ojo al dato:

  1. Creación de aeroplanos a reacción.

  2. Aumento progresivo de la velocidad y altitud de estos aeroplanos.

  3. Fabricación de cohetes verdaderos a reacción, carentes de alas.

  4. Desarrollo de la capacidad de amerizar sobre una superficie líquida.

  5. Alcance de la velocidad de escape hasta la órbita terrestre, y primer vuelo orbital.

  6. Aumento progresivo de distancias y tiempos en los vuelos espaciales.

  7. Uso experimental de plantas para crear una atmósfera artificial en las naves espaciales.

  8. Uso de trajes presurizados para realizar tareas en el exterior de las naves espaciales.

  9. Construcción de invernaderos orbitales para las plantas.

  10. Construcción de colonias orbitales alrededor de la Tierra.

  11. Uso de la radiación solar para cultivar alimentos en el espacio, calentar los espacios habitables y proporcionar energía para los viajes dentro del Sistema Solar.

  12. Colonización del Cinturón de Asteroides.

  13. Colonización del Sistema Solar completo y más allá de él.

  14. Logro de la perfección individual y social.

  15. Superpoblación del Sistema Solar y colonización de la Vía Láctea.

  16. El Sol comienza a morir y los últimos humanos abandonan el Sistema Solar para vivir alrededor de otros soles. ´

No debe resultar sorprendente, por lo tanto, que Tsiolkovsky fuera una gran inspiración para los pioneros de la exploración espacial soviética. Sería la siguiente generación a la suya la que iniciara la carrera espacial, pero algunas de las figuras más importantes –Sergei Korolev, Ivan Kleimenov, Mikhail Tikhonravov y Valentin Glushko– lo mencionan como una influencia fundamental.

De hecho, los libros de Tsiolkovsky encontrados en la biblioteca personal de Korolev están cubiertos de anotaciones a lápiz, y en 1923 un joven Glushko de 15 años escribió una carta a Tsiolkovsky, que contestó amablemente; ambos iniciaron una relación epistolar que duraría años.

Los cosmonautas soviéticos visitarían desde el mismo comienzo de la carrera espacial, además del monumento y la tumba de Tsiolkovsky, su casa de Kaluga y su despacho, donde con un lápiz y un papel describiese prácticamente todas las cosas que ellos hacían en el espacio. Es difícil afirmar con seguridad que no hubiera habido un Sputnik o una Laika o un Yuri Gagarin sin Konstantin Tsiolkovsky, pero estoy seguro de que las cosas no hubieran sido iguales, aunque sólo sea por la inspiración que supone leerlo. El propio Gagarin inauguró el Museo Estatal de Cosmonáutica de Kaluga a un par de kilómetros de la casa de Tsiolkovsky.

De hecho, incluso los cosmonautas actuales no han olvidado a su “padre espiritual”, como puedes ver en esta foto de uno de los módulos rusos de la Estación Espacial Internacional:

Tsiolkovski en la ISS

Además de la ecuación de Tsiolkovsky y diversos monumentos, museos y demás honores terrestres, en mi opinión el mejor recuerdo de todos para este genio lo es por su localización – en la cara oculta de la Luna, invisible a los ojos humanos, siempre mirando hacia fuera, al resto del Sistema Solar y lo que hay más allá: el cráter Tsiolkovsky.

Cráter Tsiolkovsky

Cráter Tsiolkovsky fotografiado por la misión Apolo 15. [Versión a 2378x2382 px](http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/f/fa/Tsiolkovskiy_crater_Apollo_15.jpg “”). Crédito: NASA.

Todo esto no quiere decir que algunas de sus ideas no sean controvertidas desde el punto de vista moderno: por ejemplo, era partidario de la eugenesia –seguramente influenciado por Fyorodov–, aunque no formase una parte importante de su filosofía. Por otra parte, prácticamente todo el mundo lo era en aquella época, y poco podría imaginar el optimista y ermitaño Tsiolkovsky lo que la Alemania Nazi haría en nombre de la eugenesia muy poco tiempo después. Pero hablando de la eugenesia…

Para saber más:

Astronomía, Ciencia, Hablando de...

40 comentarios

De: epa
2008-05-19 20:34:19

Los cientificos rusos siempre han estado adelantados en lo que se refiere a investigacion, tanto de la aeronautica como de la cuantica.


De: Pablo G.
2008-05-19 20:49:34

Me he quedado con la boca abierta al leer este artículo sobre Konstantin Tsiolkovsky. Es increíble como pudo, en pleno siglo XIX, imaginar y describir tantas cosas que ahora estamos empezando a aplicar en la ciencia actual. Reconozco que no sabía quien era, pero desde ahora prometo no olvidar su nombre ni lo que llegó a hacer por la ciencia espacial.

Enhorabuena por el artículo, Pedro.


De: Ness
2008-05-19 20:51:46

Increible el señor Tsiolkovski. Asistí una vez a una conferencia en la que se hacía un repaso por su vida y sus logros, y al final me quedó en la mente sólo esta anécdota. Que cuando fue a explicarles a los de la academia su idea sobre la ecuación del cohete, no comprendían como un artefacto podría moverse si no se estaba apoyando en nada, hasta creo que rechazaron la teoría. Y es que lo de "apoyarte" sobre ti mismo me imagino que era difícil de imaginar por muy evidente que a nosotros nos parezca ahora.


De: Kike
2008-05-19 22:09:07

Digo lo mismo que Pablo G., me he descubierto a mitad del artículo con la boca abierta. Tampoco había oido hablar de él, pero ahora ya no se me va a olvidar...


De: meneame.net
2008-05-19 22:13:41

Konstantin Tsiolkovsky...

Artículo muy interesante que explica las predicciones sobre la exploración espacial tan importantes que hizo Konstantin Tsiolkovsky hace más de un siglo....


De: mikel
2008-05-20 08:31:36

me lo paso pipa en el eltamiz!!!!!! gracias,,,


De: jipifeliz
2008-05-20 09:34:12

Salud!!!!!!

Realmente increible este personaje, solo conocía referencias mínimas de este genio.
Un artículo genial Pedro.

Saludos.


De: cruzki
2008-05-20 10:29:07

A mi lo que me parece sorprendente es como cambian las cosas. Hay que anotar en algún lado que ni el efecto fotoeléctrico (para hacer paneles solares y obtener energía eléctrica) ni prácticamente la la bombilla (!!!) existían cuando este señor ya estaba haciendo planos de estaciones espaciales.

Supongo que a lo largo de los años se llevaría varios chascos (la velocidad de la luz, distancias en el cosmos y radiación cósmica de fondo) y algunas alegrías pero bueno.

Por cierto, ¿cómo pudo este señor hablar de colonizar la galaxia cuando el concepto de galaxia es posterior? Por lo menos de los años 30 o así (Hubble y el descubrimiento de las cefeidas en otras galaxias con las que pudo medir la distancia a ellas)


De: Minerva
2008-05-20 11:53:42

Siempre me interesan tus artículos. Incluso debo decir que tu serie sobre los elementos químicos me inspiró para hacer algo parecido con mis alumnos de 4º de ESO. Pero debo decir que este, ¡me ha emocionado!.
Andamos preocupados los profesores de Física y Química por la nueva asignatura "Ciencias para el mundo Contemporáneo" que comienza el curso próximo. SErá obligatoria en bachillerato, para todos, hasta para los de letras. El temario incluye un apartado de Astrofísica, otra inspiración.
Gracias.


De: Nergal
2008-05-20 12:27:26

Se queda uno con la boca abierta ante tal genio. Y sorprende ver como hay gente en todas las epocas que esta viviendo fuera de su tiempo. Espero que sepamos ver las personas que son asi en nuestro tiempo, porque son las que ven mas alla de lo evidente y hacen avanzar cualitativamente a la humanidad


De: Pedro
2008-05-20 13:15:24

Me alegro de que Tsiolkovsky os haya parecido tan impresionante como a mí :)

@ cruzki,


Por cierto, ¿cómo pudo este señor hablar de colonizar la galaxia cuando el concepto de galaxia es posterior? Por lo menos de los años 30 o así (Hubble y el descubrimiento de las cefeidas en otras galaxias con las que pudo medir la distancia a ellas)


Nonono... ¡el concepto de galaxia es muchísimo más antiguo que Hubble! Su trabajo es muy importante, pero si lees las ideas de Kant sobre la Vía Láctea verás que son muy parecidas a las nuestras, y Herschel elaboró un mapa de nuestra galaxia (no demasiado bueno en algunas cosas, pero bueno). Otra cosa es la medición precisa de la distancia a otras galaxias (y la existencia de otras galaxias además de la nuestra), pero algunos habían incluso medido distancias a otras antes de Hubble.

@ Minerva

Hay muchos otros artículos en esta serie relacionados con biografías de científicos y cosas como el proyecto nuclear Nazi que tal vez también te sirvan de inspiración para esa asignatura (que también nos viene a nosotros en mi colegio).


De: DanielSantos
2008-05-20 15:47:52

Genial artículo Pedro.
Es impresionante ver las ideas que destilaban genios como Tsiolkovsky.

Minerva, no sabia nada de la nueva asignatura: “Ciencias para el mundo Contemporáneo” Me parece una idea magnifica, de hecho con mi hermano (licenciado en Historia) comentaba muy a menudo lo preocupante que me parecía que personas con un bachillerato o una licenciatura desconocieran los aspectos básicos fundamentales de la ciencia.


De: Konstantín Tsiolkovski « Pasa la vida
2008-05-20 17:34:09

[...] un apunte: leeros el excelente articulo que le ha dedicado El Tamiz a Konstantín Tsiolkovki, un pionero ruso, nació nada menos que en 1857, de la astronáutica [...]


De: Pedro
2008-05-20 17:51:01

@ Daniel

Sí, nosotros en mi colegio también la empezamos el año que viene, y me parece una asignatura excelente (aunque siempre tengo dudas sobre qué es más importante enseñar, porque hay pocas horas). Yo no la voy a impartir, pero debe de ser una de esas de disfrutar dando clase como un enano.


De: Haplo
2008-05-20 19:11:36

Simplemente genial, muy buen artículo y ni que decir del genio ruso... No tenía ni siquiera electricidad, la humanidad aún no volaba, y el ya pensaba en viajar en la galaxia.

¡Emocionante!


De: cruzki
2008-05-20 19:16:17

Con respecto a la asignatura yo soy MUY pesimista. Estoy seguro que con alta probabilidad se convertirá en una asignatura tipo "tutorías" que el alumnado se saltará a la torera sistemáticamente. Pero bueno, ya nos contarás que tal la experiencia el año que viene.


De: Lluis
2008-05-20 20:47:44

Lo que cuentas de Tsiolkovsky es apasionante. Una verdadera sorpresa, sabía ya algo de él pero no todo. Y además no me daba cuenta del contexto. Es muy pertinente recordar las circunstancias personales, y que vivió a finales del siglo XIX. ¡Asombroso!

Pero de Tsiolkovsky ya hablas tu muy bien. Prefiero hablar del artículo en sí. Palabra que me ha encantado. Un principio divertido, mareando con ese montón de conceptos enlazados entre sí.

Una historia muy bien contada, con ilustraciones muy pertinentes, y manifestando y transmitiendo toda la emoción que el personaje requiere. Referencias muy oportunas al momento político.

Ilustraciones bien escogidas, y mejor comentadas.

Una honesta inclusión del lado oscuro de Kostia, pero bien matizada con lo que pronto pasaría en muchos países (no solo en la Alemania nazi, algún día puedes hablar de la eugenesia en sitios como EEUU o los países escandinavos).

¿Pegas? Solo una… ¡Quiero más!

Gracias


De: ElHombrePancho
2008-05-22 16:12:11

Yo también me he quedado con la boca abierta. ¿Dónde puedo conseguir "Sueños de la Tierra y el Cielo"?
Estupendísimo artículo.


De: Noeba
2008-05-23 14:45:22

Hacía tiempo que no me emocionaba tanto con una lectura... gracias por hablarnos de Tsiolkovski, pero sobre todo por la pasión con la que lo haces... Ha sido genial, Gracias!!!


De: Sablin
2008-05-23 18:54:32

Espectacular. Ni siquiera había oído hablar de él. Gracias de corazón.


De: Aggtoddy
2008-05-27 13:29:29

Grande artículo


De: jesus
2008-05-27 23:07:59

Apabullante. Me dejáis alucinado una vez más. Seguid así.


De: Daniel
2009-03-21 18:01:03

WUAUUU impresionante y muy interesante todos esto,,,, se que se reiran al saber como busque info aserca de este 'personaje , y es que ahy una serie Anime llamada Mobile SUit Gundam, no se si la han visto o escuchado y esa serie es como explicar las teorias de konstantin-tsiolkovsky ya que el creador de esa serie se basa en todas sus series de la saga sobre la Filosofia de konstantin-tsiolkovsky y de echo que es muy buena ,,,,, muchas gracias por este texto estubo de lujo ..


De: hablando de Thomas Henry Huxley… « Paulo Arieu Theologies Web
2009-07-02 23:59:59

[...] en el caso de Tsiolkovsky, leer sobre Huxley me parece inspirador, de modo que, si dominas la lengua de Shakespeare, te [...]


De:
2009-08-27 03:32:07

quede maravillado y sorprendido, soy un soñador y conocedor de los viajes espaciales y agradesco tu articulo infinitamente (es un eslabón que me faltaba y eso me explica varias cosas) pues algo asi es un faro de luz hacia el conocimiento, en el camino oscuro de la ignorancia de estos tiempos, en los q el humano desperdicia su creatividad e imaginación en cosas muy banales ycomerciales. Gracias! y felicitaciones, te sacaste un Diez x este articulo


De: xx32
2009-08-31 04:31:11

según konstantin, llevamos la mitad del camino recorrido (supongo que la fácil).................


De: marta
2009-09-02 19:43:58

Hola. Acabo de leer tu artículo sobre Tsiolkovsky...es genial, muy bueno y ameno. Sólo había oido la anecdota del centrifugado de gallinas...pobres, pero ahora con esta visión tan amplia ya entiendo el asunto. Gracias por ello. Por otra parte, es estupendo lo de la nueva asignatura en la Enseñanza Secundaría, a estas alturas ya estará más que ensayada...Yo si soy optimista, todo al principio cuesta, pero menos mal que hay un principio de divulgación de las ciencias cómo astrofísica y demás. Seguro que el éxito tiene mucho que ver con el entusiasmo de los profes y ese va por adelandado. Venga un saludo y hasta la próxima.


De: Uri
2009-09-23 14:42:56

No sé si es que no está o que no lo he encontrado, pero no veo la solución de tsiolkovsky al problema de las grandes aceleraciones

(muy buen artículo ;))


De: Kostantin Tsiolkovsky, un visionario de la astronáutica - AprenderGratis.com
2010-10-03 08:01:37

[...] Fuente: El Tamiz. [...]


De: Salvador
2011-04-21 20:54:34

Muy interesante articulo, no sólo por los datos científicos que aporta, sino sobre todo por la vision humana del personaje y su planteamiento filosófico respecto a la humanidad. Quiero pensar que Tsiolkovsky imaginaba un nuevo espacio vital para la humanidad porque intuia que la ¨cuna ¨que nos acogió, es decir : la tierra, tenía los dias contados


De: Rafael
2011-07-09 00:53:28

Es curioso, las ideas de este ruso sobre el ascensor espacial me recuerdan mucho a un personaje de una serie de anime: Aeolia Schenberg, de Gundam 00.

Para los no seguidores de anime, comentarles que la serie se ubica en una futura Tierra (2200, 2300...) donde la construcción de 3 ascensores espaciales crea tensiones entre las naciones.

No hay duda que el personaje del anime está basado en Tsiolkovsky:
http://neoshinka.files.wordpress.com/2009/02/aeolia-schenberg_gundam00_konstantin-tsiolkovsky01.jpg?w=400&h=239


De: ignorante
2011-07-15 10:39:48

además si os dais cuenta, los dibujos de las personas estan en suspensión, es decir carente de gravedad. Cómo puede ser?, si en ésa epoca se desconocia el efecto antigravitatorio. Mas que un genio, parecía ser un extraterrestre


De: Pedro
2011-07-15 11:21:14

ignorante,

¿Qué es el "efecto antigravitatorio", y por qué es sorprendente que Tsiolkovsky dibuje astronautas en caída libre?


De: J
2011-07-15 12:50:43

Al principio iba a hacer un chiste sobre esto: http://eltamiz.com/elcedazo/2010/03/16/antigravedad/

Pero mientras lo buscaba me encontré con esto otro: http://es.wikipedia.org/wiki/Antigravedad

No obstante, estoy prácticamente seguro de que ignorante no se refería a ninguno de los dos, sino a esto otro: http://eltamiz.com/2007/04/27/falacias-en-el-espacio-no-hay-gravedad/ (que fue el enlace que te faltó)


De: leonel
2012-06-27 16:25:15

Me encantó enterarme de lo grande de este previsor del Espacio. Estoy hacien do un curso básico de Astronomia y justamente entré a esta página por que anoche se habló de este Filosofo, y quise saber algo más y la verdad que me sorprendió el adelantamiento a los hechos de éste gran hombre. Gracias


De: Juan
2013-01-05 12:09:15

Qué bueno el articúlo y qué interesante fue Konstantin Tsiolkovsky. Qué genialidad la suya a la hora de imaginar - y acertar - en esa época cómo serián los viajes espaciales. Estoy seguro de que algún día dejaremos nuestra cuna y seguiremos su hoja de ruta...


De: Lorenzo escobar osorio
2014-04-08 00:38

"la cita esta mal escrita díce así:"LA TIERRA ES LA CUNA DE LA CIVILIZACIÓN, PERO NO PODEMOS VIVIR ETERNAMENTE EN LA CUNA" OJO CON ESAS ESPECULACIONES, TIENE QUE INVESTIGAR MAS, Y PROFUNDIZAR MAS...

De: Pedro
2014-04-08 08:13

Lorenzo, por lo que sé el original en ruso no se traduce exactamente ni como lo he hecho yo (que me he basado en traducciones, no el original), ni como lo has hecho tú. Ambos hemos escrito versiones diferentes de una traducción que no es exacta de "Планета есть колыбель разума, но нельзя вечно жить в колыбели".

En cualquier caso, gracias por intentar ayudar, aunque chico, podrías ser un poquito más cariñoso la próxima vez... ;)

De: muski
2015-07-02 20:03

muy interesante! Estaba buscando más información sobre este personaje genial al que he conocido hace apenas un mes. Gracias

De: ignacia
2016-11-12 21:05

hola, me interesó mucho leer el artículo. Se que es bastante escueto, dado lo poco que se ha permitido saber de Tsiolkovsky dado que practivcamente toda la industria aeronautica y espacial se basaron en su trabajo, algo que aún no quieren que se sepa. Como ejemplo deberian saber que a cambio de que no asesinara el gobierno Comunista a toda su familia, Tsiolkovsky tuvo que regalar, ceder al gobierno ruso todo su trabajo cientifico gratis, perdiendo con ello todo derecho de autor, se imaginan lo que eso significa?

Escribe un comentario

Todos los comentarios deben ser aprobados por un moderador antes de ser publicados. Si quieres puedes usar markdown. Todos los campos son opcionales excepto el cuerpo del comentario, claro:

Nombre:
E-mail: (privado, para que aparezca tu gravatar)
Sitio web:

« Cuántica sin fórmulas - El pozo de potencial infinito Durante la semana - Observado el nacimiento de una supernova »