El Tamiz

Ignora lo accesorio, atesora lo esencial

Imágenes astronómicas - Los Ratones

Hace algún tiempo empezamos una serie de imágenes astronómicas de “nostalgia anticipada” tomadas por el telescopio espacial Hubble en los últimos años. En aquel artículo hablamos acerca de una nebulosa planetaria, la Nebulosa de la Hélice. Hoy vamos a hablar de algo a una escala (espacial y temporal) muchos órdenes de magnitud mayor: las galaxias en colisión de Los Ratones.

Como solemos hacer, explicaremos brevemente qué es lo que estás viendo, daremos enlaces a diferentes formatos y resoluciones, cómo encontrar los objetos en otras aplicaciones (como Google Earth o Stellarium), y en este caso en particular, podrás ver una pequeña animación de lo que pensamos ha ocurrido con estas galaxias durante los últimos cientos de millones de años. ¿Preparado?

Los Ratones es el nombre informal de dos galaxias espirales, NGC 4676A y NGC 4676B, situadas a unos 300 millones de años-luz de nosotros. Sí, eso significa que lo que vas a ver estaba ocurriendo hace 300 millones de años: en la Tierra, estaba acabando el Carbonífero. Las coníferas eran el “no va más” de la evolución vegetal, los tiburones eran aún evolutivamente jóvenes y el reinado de los dinosaurios estaba por llegar. Es una de esas cosas que nunca dejará de impresionarme de la astronomía.

Los Ratones

Como puedes ver, las dos galaxias no tienen ya la forma de una galaxia espiral típica (como la nuestra): están muy deformadas, y tienen largas “colas” azuladas, que les han dado el nombre. Llevan ya unos 160 millones de años mezclándose, y eventualmente formarán una única galaxia elíptica, puesto que la atracción gravitatoria es capaz de compensar la velocidad relativa entre ellas, de modo que no podrán escapar una de la otra.

Suele decirse que galaxias como éstas son galaxias “en colisión”, aunque el término es un poco engañoso: al fin y al cabo, la densidad media de una galaxia es minúscula, de modo que pocas cosas “chocan”. Lo que sí sucede es que se producen cambios cataclísmicos en las galaxias que se encuentran, puesto que las fuerzas gravitatorias de ambas galaxias, la una sobre la otra, producen “mareas” de gran duración que rompen el equilibrio que existía dentro de ellas.

En la foto puedes ver cómo el lentísimo “choque” de los dos Ratones ha alterado profundamente su estructura, especialmente en la periferia de cada galaxia. Si te fijas, el núcleo de cada una de las dos NGC 4676 sigue siendo más o menos esférico y de color amarillento: están formados por estrellas de la secuencia principal, maduras y relativamente estables, y al estar en el centro la cohesión gravitatoria interna ha sido suficiente, hasta ahora, para que no se vean muy afectadas por la gravedad de la otra galaxia, de modo que en el centro de cada una las cosas han seguido relativamente estables.

Pero, si te fijas en el exterior de cada galaxia, las cosas son muy diferentes: la interacción gravitatoria en esa zona sí ha sido muy intensa, y ha hecho que los brazos espirales de cada galaxia se “desenrollen”, convirtiéndose en las largas colas de los ratones. No sólo eso: la perturbación gravitatoria en las masas de gas y polvo de la periferia de cada galaxia ha hecho que se formen muchas nuevas estrellas, que son aún muy jóvenes y calientes, de color azulado -fíjate, por ejemplo, en el penacho de la parte superior derecha de la galaxia de la izquierda-.

También puedes ver cómo la unión entre ambas ya está en camino: ya hay una cantidad considerable de material entre ambas, ligado gravitacionalmente a los dos núcleos por igual. Poco a poco, este comportamiento se irá extendiendo, hasta que los dos núcleos se acerquen lo suficiente para formar uno solo y exista una sola galaxia, NGC 4676. Desgraciadamente, esto aún tardará unos cuantos cientos de millones de años, de modo que ninguno estaremos aquí para verlo (ni siquiera como especie, probablemente).

A continuación puedes ver una simulación de lo que, por lo que sabemos, ha sucedido durante el encuentro de los dos Ratones. Aunque parezca muy rápido y violento, recuerda que la duración “real” del video es de unos doscientos cincuenta millones de años. Las escalas de tiempo astronómicas son difíciles de asimilar. Aquí tienes el enlace al video: Colisión de los Ratones.

Cuando las dos galaxias hayan acabado de unirse, es posible que las “colas”, debido a la atracción gravitatoria del nuevo núcleo, caigan de nuevo hacia él y formen parte de la galaxia elíptica. También es posible que la energía cinética que tienen sea suficientemente grande para que no ocurra esto, sino que se conviertan en un halo de la nueva galaxia, orbitando el núcleo a una distancia mayor.

Además de la belleza de la imagen, Los Ratones son relevantes porque nos dan una idea de lo que va a ocurrirnos a nosotros mismos: la Vía Láctea sufrirá un encuentro similar con nuestra vecina, Andrómeda, y probablemente sucedan cosas parecidas a las que acabas de ver en la simulación. Sin embargo, una vez más, esto ocurrirá dentro de unos cuantos miles de millones de años con lo que ninguno estaremos aquí para ver en qué se convertirán las dos galaxias mezcladas.

Si quieres ver la foto a otras resoluciones y formatos de imagen, desde las comunes de pantalla para hacerla tu fondo de escritorio hasta la mayor resolución disponible (3973 x 1865), además de formato PDF, puedes hacerlo aquí.

Desgraciadamente, Stellarium no dispone de Los Ratones como imagen, aunque su localización sí está almacenada en el programa (si presionas CTRL+F puedes buscarlos, y su posición aparecerá marcada en el cielo). Sin embargo, sí puedes ver la imagen de estas galaxias en Google Sky, dentro de Google Earth. Una vez estés viendo el firmamento, escribe en la caja de búsqueda “the mice” (da igual que tengas la versión en inglés o español del programa). Podrás ver Los Ratones en su posición real en el firmamento. Menuda maravilla de programa.

Astronomía, Ciencia, Imágenes

5 comentarios

De: DanielSantos
2007-09-29 12:17:42

La animacion es alucinante.


De: oriol18
2007-09-29 18:38:39

En castellano no funciona "los ratones", sólo "the mice"


De: Pedro
2007-09-29 18:54:15

Gracias, oriol - voy a mencionarlo en el artículo. Sabía que podía contar con vosotros :)


De: otanion
2007-10-04 17:07:56

Si eso ocurriese con la Via Lactea, ¿que probabilidades tendriamos de sobrevivir en la tierra? ¿ de que ningun cuerpo chocase con la tierra, ni que ninguna fuerza gravitatoria desviase el rumbo del sistema solar, o de la orbita de la tierra?


De: otanion
2007-10-04 17:10:23

Por cierto, ¿habeis visto este video?

http://www.zappinternet.com/video/lazVmaCdeK/Hubble-pictures

Son fotos del hubble con musica de fondo. Esta muy bien.


Escribe un comentario

Todos los comentarios deben ser aprobados por un moderador antes de ser publicados. Si quieres puedes usar markdown. Todos los campos son opcionales excepto el cuerpo del comentario, claro:

Nombre:
E-mail: (privado, para que aparezca tu gravatar)
Sitio web:

« El ámbar gris Durante la semana [2007/09/30] »