El Tamiz

Ignora lo accesorio, atesora lo esencial

Fin de la misión STS-118

Después de unos 13 días de misión, el Endeavour ha vuelto a la tierra con éxito desde la Estación Espacial Internacional (ISS), finalizando así la misión STS-118, de la que hemos informado brevemente hace unos días.

Aunque no ha sucedido nada realmente digno de mención desde que escribiera sobre esto, sí quiero (para los entusiastas del espacio como yo) dar un par de pinceladas sobre lo que ha sucedido en la misión y publicar un par de imágenes que me parecen geniales.

La tripulación del Endeavour ha cumplido todos los objetivos de la misión: los nuevos módulos de la estación están instalados, el giroscopio problemático ha sido reemplazado y la misión de suministro ha sido realizada (así como la retirada de residuos).

Rick Mastracchio en uno de los paseos espaciales de la misión.

Los únicos incidentes durante la misión han sido relativamente menores: en primer lugar, ya hablamos del daño sufrido por el escudo térmico durante el lanzamiento. Al final, el daño no fue suficiente ni siquiera para realizar reparaciones de emergencia durante la misión: la lanzadera ha aterrizado con esa parte del escudo dañada sin problemas.

Imagen tomada por el brazo robótico del Endeavour de la zona dañada.

El segundo pequeño incidente fue un pequeño rasguño en un guante de Rick Mastracchio en uno de los paseos espaciales, que no significó ningún peligro (hace falta bastante para romper la presurización de esos trajes).

El único problema que ha afectado de algún modo a la misión ha sido, irónicamente, algo que ha pasado en la Tierra: el huracán Dean, que tenía ciertas posibilidades de afectar a Houston. Si esto hubiera ocurrido durante la misión, la NASA hubiera tenido que evacuar el control de tierra a un puesto de emergencia en otro lugar (algo que está bien previsto, pero que es bastante farragoso de hacer), de modo que se decidió adelantar la vuelta del _Endeavour _un día, para que pudiera aterrizar antes de que el huracán pudiera afectar a Houston.

Por otro lado, la presencia del huracán durante la misión nos permitió ver la hermosa foto tomada por los astronautas y que publicamos hace unos días. Por cierto, el primer comentario de los astronautas a través de la radio cuando vieron esa imagen desde el espacio: Holy smoke! (¡Santo cielo!). La verdad es que sí fue impresionante.

Pero hay otras imágenes no menos impresionantes que no tienen que ver con fenómenos meteorológicos. No te pierdas esta foto tomada por Clay Anderson, apuntando la cámara a su propio casco y mostrando los reflejos que en él se ven:

Por cierto, ya comentamos la costumbre de despertar a los astronautas con alguna canción desde el control de tierra. ¿La canción del último día de la misión? Homeward Bound (De vuelta a casa), de Simon y Garfunkel.

Tras esta misión, la ISS está al 60% de estar completa: ¡aún le queda! Sólo de las misiones “STS” (de la lanzadera espacial) tenemos que llegar hasta la 133: afortunadamente para los apasionados de la exploración espacial, todavía podremos disfrutar de unas cuantas misiones a la estación. Estaremos al tanto.