El Tamiz

Ignora lo accesorio, atesora lo esencial

Descubren un nuevo tipo de estrella variable

Astrónomos del Caltech de California han descubierto un nuevo tipo de estrella variable (como las novas y supernovas), al que han denominado “nova luminosa roja”, de un brillo intermedio entre una nova “normal” y una supernova. Varios ejemplos de este tipo de estrella variable se habían observado ya, pero con las últimas observaciones los científicos creen que pueden explicar qué produce el fenómeno.

Nova luminosa roja V838 Mon vista por el Hubble. Crédito: NASA/ESA

Utilizando el telescopio del Monte Palomar, el telescopio Keck I _de Hawaii y el _Telescopio Espacial Spitzer, los científicios han observado un objeto en la galaxia M85 (a unos 60 millones de años-luz de nosotros) que tenía un brillo diez veces mayor que la nova más brillante pero diez veces más tenue que cualquier supernova. El objeto de la foto es otro ejemplo menos brillante del mismo tipo de estrella variable detectado hace unos años.

Una nova “normal” se produce cuando en un sistema hay dos estrellas, una enana blanca y otra que puede ser una estrella como nuestro Sol o una gigante roja, y la enana blanca absorbe materia de la otra estrella (que está relativamente cerca). Llega un momento en el que la pequeña y densísima enana blanca ha absorbido tal cantidad de hidrógeno y helio de la otra estrella que se produce la fusión en su superficie. Esta reacción suele producirse con tal violencia que expele la materia al espacio y produce un aumento del brillo de la estrella muy espectacular. Sin embargo, estas “novas luminosas rojas” son aún más brillantes, y tienen un tono rojizo característico (de ahí el nombre).

No hay que confundir las novas con las supernovas, de las que hemos hablado aquí hace algún tiempo. La supernova es un proceso cataclísmico, mientras que la nova, una vez se ha producido, deja la estrella original más o menos intacta (sólo pierde un 5% de la masa que había absorbido). El objeto observado por los científicos no se acerca a la violencia de una supernova.

La estrella variable observada en M85 no es la única de este tipo en los últimos años: ha habido otras de características parecidas, como M31 RV y_ V4332_ en Sagitario y V838 Monocerotis (la de la foto). La magnitud del brillo de cada una ha sido diferente, pero todas están dentro del tramo entre una nova “regular” y una supernova, y todas se volvieron rojizas al aumentar de brillo.

Los astrónomos tienen una hipótesis para explicar el repentino aumento de brillo (que en el caso del objeto de M85 duró unos dos meses):** se trata de la unión de dos cuerpos estelares**. De acuerdo con sus cálculos, M86 OT 2006-1 (la estrella variable de M85) probablemente era un sistema binario con dos estrellas de masa similar a nuestro Sol.

Si esto es cierto, la energía liberada en la nova luminosa roja sería, en su mayor parte, de origen gravitatorio y no nuclear. De hecho, los cálculos energéticos parecen razonables - la energía liberada si dos estrellas como nuestro Sol colisionan y se unen, convirtiendo la pérdida de energía potencial gravitatoria en un aumento de temperatura, parece similar a la observada en M85.

En otros casos menos brillantes, los científicos creen que se trata de una estrella que se une, no a otra estrella, sino a un planeta. Por supuesto, para que podamos notar la liberación de energía en ese caso, debe ser un planeta gigante. Esto podría ocurrir, por ejemplo, cuando la estrella se convierte en una gigante roja y se expande muchísimo, de modo que su superficie alcance al planeta y lo absorba (como probablemente haga nuestro Sol con nosotros, aunque nuestro minúsculo planeta no producirá ninguna nova luminosa roja).

Para saber más: Artículo en New Scientist.