El Tamiz

Ignora lo accesorio, atesora lo esencial

Coche neumático

Todos oímos hablar de vez en cuando de vehículos que “no contaminan” y nunca llegan a fabricarse. Hace un par de años eran los coches eléctricos. Esta noticia de hoy puede parecer similar, pero me atrevo a escribirla porque me parece que puede llegar a algo real en poco tiempo: una empresa llamada MDI (Moteur Developpment International), que lleva años desarrollando un vehículo que funciona con tecnología neumática, acaba de llegar a un acuerdo con la empresa automovilística india Tata para la comercialización de su coche en la India.

El coche de MDI es neumático, es decir, funciona con aire comprimido. Básicamente, tiene un depósito en el que caben el equivalente a unos 90 metros cúbicos de aire, pero comprimidos hasta una presión de 300 bares (unas trescientas veces la presión atmosférica). Cuando el coche funciona, el gas se expande controladamente, empujando los pistones y moviendo el coche: no hay combustión de ningún tipo.

Una vez el aire se expande y proporciona la fuerza motriz, es expulsado por el tubo de escape - y, puesto que su presión ha disminuido de nuevo a la atmosférica, está muy frío (algo por debajo cero grados centígrados). Por lo tanto, la única emisión del coche es aire frío (y, puesto que ha sido filtrado antes de ser comprimido, aire limpio)._ (Esto no quiere decir que “no contamine nada”… sigue leyendo)_.

Para tener un consumo reducido, el coche de MDI tiene un sistema parecido al del Toyota Prius - cuando el vehículo frena, parte de su energía cinética se emplea en volver a comprimir aire, de manera que reutiliza parte de la energía original que hizo moverse el coche. (En el Prius, se hace mover un alternador). En los coches normales, la energía cinética se convierte en calor en los frenos, de manera que se dispersa y se pierde. Este sistema de “reciclaje de energía” re-comprimiendo el aire permite al coche ahorrar alrededor de un 13% en el consumo, de acuerdo con el fabricante. Además del motor neumático, también tiene un alternador y una batería.

Puesto que el aire expulsado está muy frío, el aire acondicionado del coche es muy eficaz (algo parecido a la calefacción de los coches de combustión interna, que aprovechan la elevada temperatura del motor). Sin embargo, la calefacción no lo es y, aunque no lo menciona, me imagino que será eléctrica. Además, al no haber combustión, el aceite lubricante no se ensucia, de manera que puede durar hasta 50.000 km sin necesidad de cambiarlo.

El vehículo tiene una autonomía de unos 300 km, y alcanza una velocidad máxima de unos 120 km/h. Ni la una ni la otra son muy impresionantes. Para recargarlo, puede utilizarse aire comprimido (en gasolineras), o bien conectarlo a la corriente eléctrica, puesto que tiene un compresor interno. Sin embargo, este segundo método tarda unas 5 horas en recargarlo. En gasolinera el tiempo se reduce a unos tres minutos. Es menos, pero sigue siendo mucho comparado con un repostaje de gasolina. Por otro lado, comprimir aire es muy barato - repostar el coche puede costar tan poco como 5€. ¡Eso sí que es ahorrar en combustible!

¿Es este el coche del futuro? Probablemente no. Por un lado, sólo es utilizable como vehículo urbano, por su autonomía y velocidad máxima reducidas. Por otro, hay que tener en cuenta que los “coches limpios” y la “contaminación cero” son, en gran medida, una falacia. Si se conecta el coche a la red eléctrica, ¿quién produce la energía eléctrica que permite recargarlo? Si se carga de aire en gasolinera, ¿de dónde ha salido la energía que hace funcionar el compresor de ésta? Al final, estos coches sólo pueden ser limpios si la generación de energía eléctrica lo es.

Pero, por otro lado, presenta innovaciones que permiten ser optimistas mirando a un futuro no muy lejano. Y, sobre todo, no es simplemente un diseño. El coche es real y va a fabricarse pronto - los tanques de aire comprimido los fabrica Airbus, y la comercialización en la India la gestiona Tata. Es decir, no es simplemente un proyecto. Aunque su fabricación inicial es prácticamente artesanal (3000 vehículos al año), es un paso adelante en el desarrollo de vehículos alternativos a los de combustión interna y, si vende bien, tal vez su producción aumente y se abarate. Ahora bien, ¿serán los coches del futuro de célula de combustible, o de aire comprimido? Lo sabremos en unos años.

Aquí tenéis algunas fotos del coche: Galería. Eso sí, no entiendo por qué los coches “ecológicos” tienen que ser tan feos.

Tecnología

1 comentario

De: Alb
2010-10-03 13:42:43

Veo que te colaron este magufo.
Ls especificaciones que prometian(Autonomia, velocidad, frenos regenerativos, precio) eran completamente falsas.

Si haces unos pocos numeros, veras que para almacenar un par de kwh de energia, se requieren cientos de kg de aire comprimidos a elevadisimas presiones.

La densidad energetica del aire comprimido es varios ordenes de magnitud inferior a las baterias electricas, esto hace completamente inviable el sistema.

Elaborar frenos regenerativos mecanicos, que permitan recomprimir el aire es algo complejisimo, y ademas tendria enormes perdidas de energía. Aunque MDI lo pone en su publicidad, nunca se han planteado realizarlo.

El negocio de MDI no era vender coches de aire, sino licencias para la futura comercializacion de los mismos.


Escribe un comentario

Todos los comentarios deben ser aprobados por un moderador antes de ser publicados. Si quieres puedes usar markdown. Todos los campos son opcionales excepto el cuerpo del comentario, claro:

Nombre:
E-mail: (privado, para que aparezca tu gravatar)
Sitio web:

« África a vista de pájaro Imágenes astronómicas - Io »